miércoles, 11 de julio de 2007

Villa Cañona blues

Resumen-bosquejo de reunión
Presentes- líderes comunidad Villa Cañona, Policía/Tnte. Coronel Matos y oficiales adscritos Loíza, Alcalde Loíza/Eddie Manso, Sen. Héctor Martínez, ACLU/ Lcdos. Ramírez y González, Pro Bono Inc./ Lcdos. Couto y Pérez Mejía, Comisión de Derechos Civiles, representantes de COPI/Mari Cruz Clemente, Oficina de Comunidades Especiales/ Julia Torres, ROF.

1. Reconocimiento que existe situación grave de crisis en la comunidad;
2. Dudas e interrogantes sobre efectividad de acciones y acuerdos tomados en reuniones con la Policía;
3. Gran cantidad de querellas de abuso policiaco que producen intervenciones masivas de comunidad;
4. Existencia de programas y proyectos en la comunidad para bregar con problemas sociales que no son apoyados por la Policía;
5. Ausencia de protocolo claro de procedimiento de Policía durante operativos;
6. Uso de parte de miembros de la Policía de máscaras y falta de insignias;
7. Cuestionamiento de tendencia de conducta discriminatoria, racista y violaciones de derechos civiles;
8. Problemas de identificación de sospechosos vis a vis residentes inocentes/ cuestionamientos sobre debido proceso de ley/ acciones sin órdenes de arresto ni de allanamiento/ registros ilegales;
9. Efecto negativo total en la calidad de vida de la comunidad;
10. Hay dos querellas diferentes contra la Policía por hechos abusivos diferentes, hay una persona arrestada/acusada por agredir policía y daños a carro patrulla.
11. Se estableció coordinación entre líderes de la comunidad con el Comandante del Área y el Director del Precinto.
12. Se establecieron contactos para coordinar diferentes actividades y abrir canales de comunicación con representación legal/ Pro Bono Inc., ACLU, CDC.
Preparado por Roberto Ortiz Feliciano- Taller Derecho Civiles UPR.

Partes de prensa
tomados de Endi.com
10/7/07
Nueva denuncia de agresión policial en Loíza
Por LAURA N. PÉREZ SÁNCHEZ (AP)
(03:13 p.m.) Vecinos de Villa Cañona alegan que un batallón de agentes irrumpió en el vecindario y los registraron.
SAN JUAN — Los vecinos de la comunidad Villa Cañona en Loíza denunciaron hoy que un batallón de policías irrumpió en ese vecindario y registró a muchos de los residentes de la zona como represalia por sus comentarios a la prensa en los que aseguraban un patrón de abuso por parte de la Uniformada.
Ramón Cuadra, director del Proyecto Casa en Loíza, relató a Prensa Asociada que mientras él caminaba por una calle de la comunidad, adonde había acudido para buscar a dos estudiantes que participarían de una actividad, llegaron los agentes, le quitaron la ropa y lo lanzaron contra el suelo.
"Ellos llegaron en respuesta a que salió un reportaje de dos páginas denunciando brutalidad policíaca, me preguntaron... ¿tú fuiste el que buscó a la prensa?", aseguró Cuadra, quien indicó que los agentes se dirigieron a él utilizando palabras soeces.
Hoy, El Nuevo Día publicó que unos policías agredieron a residentes del sector la madrugada del domingo.
"Llegaron, me pusieron contra la pared, y me empezaron a quitar la ropa, y me tiraron al piso contra la brea caliente", agregó Cuadra, quien aseguró que los policías que intervinieron con la comunidad llegaban a 200.
Sin embargo, el superintendente auxiliar de Operaciones de Campo, Benjamín Rodríguez, señaló que el número de policías ascendía a 90 y que ocuparon la comunidad para desarticular tres puntos de droga que han identificado en el lugar. Indicó que establecieron un cuartel rodante por tiempo indefinido en el que mantendrán 15 agentes por turno.
"Eso es mentira, no hubo nada, simplemente la unidad motorizada está ocupando las calles... Estamos ocupando esa área de Villa Cañona, ahí hay armas, hay drogas, y hay unos bandidos que hay que sacar de allí. El 98% de las personas son gente buena, pero los bandidos están quedándose con aquello", agregó.
"Lo que hicimos fue que ubicamos un cuartel en donde está el punto de drogas, porque allí están sucediendo unas situaciones que no vamos a permitir, que dos o tres bandoleros, de los puntos de droga, estén haciendo que cuando la Policía va a intervenir, las situaciones se salgan de control", señaló en entrevista telefónica.
Por su parte, Patricia Torruella, de Iniciativa Comunitaria, indicó que como parte de la intervención, los policías impidieron el paso de los integrantes de esa organización, que como todos los martes llegaron hasta Villa Cañona para realizar su programa de intercambio de jeringuillas.
"A eso de las 11:30 de la mañana, se tiraron aquí alrededor de 35 a 40 carros de la policía, de (la Unidad de) Operaciones Tácticas de Carolina, y entraron todos para Villa Cañona, están rompiendo casas, dando palos", dijo.
Torruella señaló que, pese a que siempre han existido episodios de agresión de la Policía contra los más de 200 residentes de esta comunidad, ella nunca había presenciado una situación como la de hoy.
"Lo que están es caminando por las calles de forma amenazante, están golpeando a los residentes de la comunidad, enseñando su fuerza y la fuerza bruta de la represión y la criminalización de la pobreza", sostuvo.
http://www.endi.com/xstatic/endi/template/notatexto.aspx?t=3&n=244729

Otra denuncia de brutalidad
Por Mario Santana Ortiz y Sandra Caquías Cruz / seguridad@elnuevodÍa.com
Toledo exhorta a notificar abusos a través de la Policía, el NIE o el FBI.
Un incidente que la Policía reportó como una agresión a dos agentes es, en realidad, un nuevo caso de brutalidad policiaca contra los vecinos del sector Villa Cañona de Loíza, según su líder comunitario y una residente.
Sherley Quiñones Ceballo, de 33 años, sostuvo que a las 2:00 a.m. del domingo llegaron unos agentes a Villa Cañona y agredieron sin razón a su sobrino, Héctor Quiñones Andino, un joven de entre 22 y 23 años.
“No le dijeron nada. Se le tiraron encima. Le dieron una pela y le quitaron $300 y le tiraron el celular”, alegó.
Contó que una cuñada trató de socorrer al joven y los agentes la rociaron con gas pimienta. Otra familiar trató también de ayudarlo, con el mismo resultado, agregó.
Al joven finalmente pudieron llevarlo al centro de salud de Loíza y allí –supuestamente- llegaron “un montón de policías” e insultaron a varios residentes. Los insultos, según dijo, buscaban degradarlos por ser personas negras, sobre todo a las mujeres.
También dijo que, ya de vuelta en Villa Cañona, un policía vestido con ropas negras y que ocultaba el rostro con una máscara entró al patio de la casa de su hermano y rompió el cristal trasero de un carro. “Entró como ‘pedro por su casa’, sin orden”, sostuvo.
Para el líder comunitario en Villa Cañona, Rafael Rivera, éste ha sido el más reciente de los incidentes de brutalidad policiaca. Contó que el 30 de mayo pasado un agente del cuartel de Loíza se quejó de que le tiraron con una piedra, lo que provocó que llegasen agentes de la División de Operaciones Especiales (DOE), quienes supuestamente “repartieron palos” y lanzaron gases lacrimógenos en la comunidad.
Recordó que esa vez a un joven de 24 años paciente de retardación mental le rociaron el rostro con gas pimienta y contra una casa donde jugaban bingo lanzaron gases, a pesar de que allí había un bebé.
Asimismo, contó que un sábado agentes de la División de Drogas entraron sin orden a la casa de uno hombre de unos 60 años, registraron su propiedad y persona y le quitaron unos $500 en efectivo.
Además, sostuvo que ha habido policías que han pretendido, bajo amenaza de golpes, que adictos manchen –con pintura en aerosol que los mismos agentes les han dado– un mural de la comunidad que lee “basta de abuso policiaco”.
Tanto Rivera como Quiñones Ceballo identificaron a los agentes del DOE y de la División de Operaciones Tácticas (DOT) de Carolina como los que cometen los atropellos. “Los ánimos están bien caldeados”, dijo Rivera.
La Policía informó el domingo estos incidentes de manera distinta.
Un informe oficial indicó que a las 2:35 a.m. los agentes Fernando Rivera y Elvira Carrasquillo estaban dentro de una patrulla en la intersección de las carreteras PR-188 y PR-187, a la entrada de Villa Cañona, y varias personas les lanzaron objetos, rompiendo cristales de la patrulla –una Ford Explorer del 2004- y causándole una herida en la frente al agente Rivera.
Los agentes Rivera y Carrasquillo llegaron hasta el centro de salud de Loíza, pero quienes los agredieron también llegaron allí y terminaron de romper los cristales de la patrulla.
El agente Juan González acudió al lugar y fue agredido –no se especificó qué lesiones sufrió- y le rompieron un cristal a su patrulla, otra For Explorer del 2004, según la versión oficial de los hechos.
Reacciona el Superintendente
por otro lado, Pedro Toledo aseguró que la supuesta fuerza excesiva que miembros de la Policía usaron contra residentes de Loíza es investigada por la agencia de seguridad estatal y pudieran haber sanciones próximamente.
“El caso de Villa Cañona nosotros lo estamos investigando y le hemos dicho a todo el mundo que cuando haya un acto de brutalidad policiaca, un acto de corrupción, de negligencia, de inacción por la Policía, que lo notifiquen”, dijo Toledo. Los ciudadanos pueden hacer sus denuncias en la Oficina de Integridad Pública o la Superintendencia de Asuntos Internos.
“Ese caso de Loíza yo lo mandé a investigar y se está investigando”, aseguró antes de abundar que “entiendo que hay que ver cuantos méritos tiene esa alegación, por eso no quisiera hacer comentarios”. El Superintendente dijo que si la investigación revela que algún policía cometió brutalidad en una intervención con un ciudadano se atiene a ser expulsado de ese cuerpo del orden público.
“De ser necesario lo haremos”, sostuvo. Rechazó que la Agencia que dirige no tenga la capacidad para investigar y señalar miembros de ese organismo a los que se le imputa brutalidad policial.
Hizo saber a los que denuncian esa conducta que también puede acudir al Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y al Negociado de Investigaciones Especiales, a pedir una investigación sobre la alegada brutalidad policial.
“Tienen dos alternativas sino confían en la investigación interna”, dijo. Son varios los incidentes ocurridos en Loíza en el que los residentes se quejan de brutalidad policiaca. Incluso, uno de esos incidentes fue grabado y varios policías fueron convictos por tal conducta. “Ya pasó una vez”, reconoció el Jefe de la Policía.
http://www.endi.com/xstatic/endi/template/notatexto.aspx?t=3&n=244390

11/7/07
Ocupa la Policía a Villa Cañona
Por Mario Santana Ortiz / End.msantana@elnuevodia.com
Problemas de presunta venta de drogas y de orden público obligan a ubicar cuartel rodante.
LOÍZA – El mismo día que se publicaron las denuncias de residentes de Villa Cañona sobre policías que golpean y profieren insultos racistas, más de cien agentes entraron, algunos a caballo, otros con armas largas, a esta comunidad con el supuesto objetivo de garantizar la seguridad.
Una hora antes de la incursión, varias personas de la comunidad manifestaron que en otros lugares verán a los policías como protectores, pero en Villa Cañona –lamentablemente- los ven como personas de las que hay que protegerse.
No parece un temor infundado, sino la cosecha de muchos encontronazos que, según el relato de los residentes, apuntan a un abuso de agentes de las divisiones de Operaciones Especiales (DOE) y Operaciones Tácticas (DOT).
Peor aún, el alcalde de Loíza, Eddie Manso, aseguró que los abusos de los efectivos de la Uniformada no se limitan a Villa Cañona, sino que las quejas son las mismas en otras comunidades como Melilla, Las Carreras y Parcelas Suárez.
“Le hago un llamado al superintendente Pedro Toledo para que tome acción porque la violencia sólo engendra violencia”, reclamó el Alcalde. “La Policía tiene que hacer su trabajo, pero no puede ‘violarle’ los derechos a nadie”, expresó Manso.
Al ciudadano Juan Ramón Cuadra, director de un proyecto que educa a desertores escolares en Loíza, lo obligaron a desnudarse y a tirarse a la brea caliente y lo golpearon con las manos en la cabeza durante el operativo.
Cuadra denunció que los agentes que lo sometieron a esos abusos lo acusaron de haber sido quien alertó a la prensa sobre lo que sucedía en Villa Cañona.
Rafael Rivera, el líder de la comunidad, afirmó no tener dudas de que la incursión fue hecha en represalia por las denuncias.
Héctor Quiñones Andino, de 23 años, contó que a las 2:20 a.m. una patrulla se detuvo frente a él y se bajaron unos agentes vestidos de negro.
“Me gritaron ‘c...., salte del medio’. Yo les dije que estaba en lo mío... Me pegaron a la patrulla. Me obligaron a sacarme lo que tenía en los bolsillos... Yo tenía como $300... Nunca me los devolvieron... Me dijeron ‘no mires pa’ atrás’ y me dieron el primer golpe. Yo me viré y me echaron ‘spray’ ”, relató. “También me dijeron que si querían podían matarme y ponerme una pistola como que yo atenté contra ellos”, agregó Quiñones Andino.
Edwin Quiñones, su hermano, contó que a él también quisieron darle, pero les dijo que era diabético. “Ellos se rieron y me echaron ‘spray’ ”, recordó.
Sherley Quiñones Ceballos, tía de los dos jóvenes, denunció que ha escuchado agentes de las DOE y DOT gritarle a las mujeres de la comunidad “negras sucias”. “La situación está tan crítica que tenemos miedo que un muchacho de aquí mate a un policía o que ellos nos maten un muchacho”, advirtió Mayra Cruz Jiménez, tesorera de la junta comunitaria. Marta Tapia Peñalosa, de 47 años, reconoció que en su comunidad hay puntos de drogas, como en muchos otros sectores pobres, pero dijo que eso no puede ser razón para abusar.
http://www.endi.com/xstatic/endi/template/notatexto.aspx?t=3&n=244893

Comisión de Derechos Civiles objeta operativo
Por Mario Santana Ortiz / End.msantana@elnuevodia.com
Mientras Pedro Toledo justifica la intervención.
El superintendente Pedro Toledo dijo que en la comunidad Villa Cañona, en Loíza, hay un problema de tráfico de drogas y violencia que justifica la intervención de la Policía.
Pero la directora de la Comisión de Derechos Civiles (CDC), Palmira Ríos, señaló que cuando la vigilancia es al margen del respeto a la persona, en lugar de seguridad lo que hay es violación de derechos.
Toledo usó la agresión al agente Fernando Rivera, cometida el domingo de madrugada en el semáforo a la entrada de Villa Cañona, como ejemplo del problema que –en su opinión– ameritó la intervención de más de cien efectivos. A Rivera y a la mujer policía Elvira Carrasquillo les lanzaron objetos, les rompieron cristales de la patrulla y le causaron a Rivera una herida en la frente que requirió 14 puntos.
Toledo dijo que, a raíz de esos eventos, y “para garantizar la seguridad de los residentes”, entraron con un amplio despliegue de fuerza a Villa Cañona. Anticipó que dejarán un cuartel rodante por tiempo indefinido.
En cuanto a las denuncias de abusos de policías, Toledo volvió a instar a que se querellen. También dijo que si no confían en las investigaciones internas de la Policía, que vayan el Negociado de Investigaciones Especiales (NIE) del Departamento de Justicia o el Negociado Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés).
La doctora Ríos, por su parte, dijo que los nuevos señalamientos de la comunidad son consistentes con la información que obtuvo la CDC en una visita a Loíza el 22 de mayo pasado y con un estudio del 1998 de las doctoras Mayra Muñoz Vázquez e Idsa E. Alegría Ortega que revela actitudes racistas de la Policía en sus intervenciones con los loiceños.
Por su parte, el capitán Nicomedes Morales, quien comanda el DOE y DOT del área de Carolina, negó acciones indebidas de sus agentes y justificó la intervención al indicar que en la entrada a la comunidad hay un punto de drogas y que los loiceños se están matando entre ellos por “una guerra” entre distintos sectores.
En la primera mitad del año se habían cometido 17 asesinatos, el 32.7% de los 52 reportados en Carolina, formada por siete precintos y dos distritos. Loíza, de hecho, es el distrito con más asesinatos en el área. También está primera en agresiones agravadas (28% de todas las reportadas en el área), pero tercera en robos, cuarta en escalamientos y séptima (de nueve) en apropiaciones y hurtos de autos.
http://www.endi.com/xstatic/endi/template/notatexto.aspx?t=3&n=244892

tomado de el vocero.com

Agentes ocupan Villa Cañona en Loíza
Por: Tomás de Jesús MangualEL VOCEROLOIZA – Un contingente de la Policía de Puerto Rico ocupó ayer el sector Villa Cañona del pueblo de Loíza donde se habían estado reportando múltiples casos de violencia, incluyendo un asesinato en las pasadas semanas. El coronel Wally Matos Crespo, jefe de la Policía en el Area de Carolina, dijo que la agresión contra uno de sus agentes el pasado fin de semana, a quien tuvieron que tomarle 14 puntos de sutura en una herida que recibió en la frente con una piedra a manos de un desconocido, y la destrucción de los cristales a dos patrullas provocó que finalmente ayer la Policía tomara la determinación de ocupar este sector.Según el coronel Matos Crespo, la ocupación de este sector incluye la instauración de un cuartel rodante en la entrada principal y donde se mantendrá personal las 24 horas. También se colocaron tres controles de acceso a este sector, así como vigilancia continua y permanente frente a los cuatro "puntos" de drogas en el sector, señaló el alto oficial policiaco. "Esto es para neutralizar los puntos de drogas los cuales estamos trancando por ser los más importantes en el pueblo de Loíza", añadió el coronel Matos Crespo. Alegadamente, en la zona se mantiene una "guerra" por el control de las drogas con el barrio Las Cuevas de esta misma población. La pugna ya ha dejado dos personas asesinadas, entre ellos un joven con retardación mental. La ocupación policiaca incluirá la utilización de efectivos de la Unidad Montada y la Canina.Denuncian agresiónPor su parte, el líder comunitario de Villa Cañona, Rafael Rivera, dijo que en medio de la ocupación policíaca de ayer fue agredido el profesor del Proyecto Casa, Ramón Cuadrado, quien alegó fue lanzado al suelo con intención de que se despojara de su ropa en medio de un registro que le fue realizado por los policías allí asignados. Rivera dijo a EL VOCERO que Cuadrado no sufrió golpes de cuidado por lo que no tuvo que recibir atención médica.El líder comunitario señaló que también ayer martes en la tarde, el superintendente de la Policía, Pedro Toledo Dávila, envió allí al coronel Benjamín Rodríguez, superintendente auxiliar de Operaciones de Campo (SAOC), para reunirse con el Comité de la Junta de Residentes de este sector, el cual él preside. Allí discutieron diferentes puntos, entre ellos la ocupación de esta área loiceña. Según Rivera, otra reunión quedó pautada entre el coronel Rodríguez y su Junta para hoy miércoles en La Fortaleza. Allí se discutirán los alegatos en Villa Cañona de las supuestas brutalidades policíacas en el lugar. Rivera dijo que en esta reunión participarán también integrantes de la Comisión de Derechos Civiles.

http://www.vocero.com/noticias.asp?s=Locales&n=95799

tomado de otras fuentes
Nueva denuncia de agresión policial en Loíza
Por LAURA N. PEREZ SANCHEZ,
AP
Posted: 2007-07-10 15:30:22
SAN JUAN (AP) - Los vecinos de la comunidad Villa Cañona en Loíza denunciaron el martes que un batallón de policías irrumpió en ese vecindario y registró a muchos de los residentes de la zona como represalia por sus comentarios a la prensa en los que aseguraban un patrón de abuso por parte de la Uniformada.Ramón Cuadra, director del Proyecto Casa en Loíza, relató a Prensa Asociada que mientras él caminaba por una calle de la comunidad, adonde había acudido para buscar a dos estudiantes que participarían de una actividad, llegaron los agentes, le quitaron la ropa y lo lanzaron contra el suelo."Ellos llegaron en respuesta a que salió un reportaje de dos páginas denunciando brutalidad policíaca, me preguntaron... ¿ú fuiste el que buscó a la prensa?", aseguró Cuadra, quien indicó que los agentes se dirigieron a él utilizando palabras soeces.El martes, un periódico (El Nuevo Día) publicó que unos policías agredieron a residentes del sector la madrugada del domingo."Llegaron, me pusieron contra la pared, y me empezaron a quitar la ropa, y me tiraron al piso contra la brea caliente", agregó Cuadra, quien aseguró que los policías que intervinieron con la comunidad llegaban a 200.El superintendente de la Policía, Pedro Toledo, negó que el incidente fuera en represalia por una trifulca ocurrida el fin de semana pasado, cuando personas de Villa Cañona alegadamente agredieron a un policía con piedras, provocándole una herida que requirió 14 puntos de sutura, y le tiraron piedras a unas patrullas."Yo no he dado ninguna orden al respecto. Lo que pasa es que hay que ver los dos lados, aquí hay personas que usualmente hacen unas imputaciones de discrimen contra unas comunidades. Hay una realidad, en esa comunidad hay violencia, hay drogas, hay armas y hay personas indeseables y nosotros vamos a intervenir", dijo en tono airado."Si alguien agrede la Policía o resiste un arresto, nosotros lo vamos a intervenir... Si algún policía insulta, como se está diciendo, y lanza improperios, o patea o agrede a una persona, eso es indebido, o incorrecto e inaceptable y lo vamos a castigar. Pero vamos a ver entonces, quiénes fueron los que le rajaron la cabeza al Policía y quiénes fueron los que le lanzaron piedras a las patrullas", afirmó en entrevista radial (WUNO).El superintendente auxiliar de Operaciones de Campo, Benjamín Rodríguez, señaló que el número de policías que intervinieron ascendía a 90 y que ocuparon la comunidad para desarticular tres puntos de droga que han identificado en el lugar. Indicó que establecieron un cuartel rodante por tiempo indefinido en el que mantendrán 15 agentes por turno."Eso es mentira (lo del abuso), no hubo nada, simplemente la unidad motorizada está ocupando las calles... Hay unos bandidos que hay que sacar de allí. El 98% de las personas son gente buena, pero los bandidos están quedándose con aquello", agregó en entrevista con la AP.Por su parte, Patricia Torruella, de Iniciativa Comunitaria, indicó que como parte de la intervención, los policías impidieron el paso de los integrantes de esa organización, que como todos los martes llegaron hasta Villa Cañona para realizar su programa de intercambio de jeringuillas."A eso de las 11:30 de la mañana, se tiraron aquí alrededor de 35 a 40 carros de la policía, de (la Unidad de) Operaciones Tácticas de Carolina, y entraron todos para Villa Cañona, están rompiendo casas, dando palos", dijo.Torruella señaló que, pese a que siempre han existido episodios de agresión de la Policía contra los más de 200 residentes de esta comunidad, ella nunca había presenciado una situación como la del martes."Lo que están es caminando por las calles de forma amenazante, están golpeando a los residentes de la comunidad, enseñando su fuerza y la fuerza bruta de la represión y la criminalización de la pobreza", sostuvo.Toledo insistió en que los policías "vamos a establecer el orden allí". "Si los líderes comunitarios quieren colaborar con nosotros, yo envié al Superintendente Auxiliar de Operaciones de Campo (Bejamín Rodríguez) para que dialogue con ellos y vamos a sacar los policías, si alguno, que están ofendiendo, pero también tienen que colaborar con nosotros para establecer el orden en esa comunidad".

http://noticias.aol.com/articulos/canvas/_a/nueva-denuncia-de-agresion-policial-en/n20070710153009990012

Info re Villa Cañona*
http://comunidadesespeciales.gobierno.pr/pages/reg_carolina.html