domingo, 27 de marzo de 2011

¿Qué piensan los puertorriqueños sobre el gasoducto propuesto por la Autoridad de energía eléctrica?


61% a 19% están más preocupados que confiados por la seguridad del gasoducto...

56% a 27% no están convencidos que de que el gasoducto logre su objetivo principal...

Vistas de la Cordillera central de Puerto Rico:
amenazada de un desastre ecológico y una insuperable crisis sociocultural por el gasoducto según proyectado.

(titular:)

Gran preocupación con el gasoducto

Dudan de la sabiduría del gobierno...

(texto íntegro:)

El Nuevo Día. Antes de las alarmantes imágenes de incendios fuera de control en las plantas nucleares de Japón o del terremoto en el cercano Haití, muchos puertorriqueños dudaron de la sabiduría del gobierno cuando anunció la construcción de un gasoducto para transportar gas natural desde Guayanilla (hacia Arecibo cruzando la cordillera) hasta San Juan a plantas generatrices de energía eléctrica.

Por un margen de casi 2 a 1 en todo el País (56% a 27%), los participantes de la encuesta no están convencidos de que el gasoducto logre el objetivo principal de reducir los costos de la electricidad. El 17% dijo no tener una opinión al respecto.

Si bien es cierto que la política influye en la reacción del pueblo hacia el gasoducto (aproximadamente 6 de cada 10 seguidores del PPD, del PIP y de los electores no afiliados dudan del beneficio económico del gasoducto, al igual que el 44% de los miembros del PNP), la geografía parece ser el factor más determinante.

Las opiniones de los residentes del área metropolitana de San Juan en torno al impacto del gasoducto en sus facturas de energía eléctrica están muy divididas (por un estrecho margen de 49% a 44%, piensan que será más baja). Por un margen de 57% a 23%, los que residen en el resto de la Isla opinan que el uso del gas no reducirá el pago de sus mensualidades.

Las interrogantes acerca del impacto ambiental y la seguridad de las comunidades por el paso del extenso gasoducto de 92 millas están vivas en la mente de los puertorriqueños, sin importar dónde residan.

Por un amplio margen de 61% a 19%, los participantes de la encuesta están más preocupados que confiados por la seguridad del gasoducto.

Aunque las entrevistas de la encuesta se realizaron antes de la dramática cobertura noticiosa del terremoto en Japón y antes de los recientes temblores subterráneos en la zona que comprende a Puerto Rico y la República Dominicana, una abrumadora mayoría expresó gran preocupación sobre el impacto ambiental y la seguridad del gasoducto.

(Fin del texto según aparece publicado 27.03.11 en:

http://www.elnuevodia.com/granpreocupacionconelgasoducto-924723.html)


Nota de ROF.-

Los proponentes del proyectado gasoducto han invertido millones de dólares en una masiva campaña de publicidad y relaciones públicas para apoyar su propuesta sin mediar procesos de cambios ni revisiones fundamentales. El proyectado gasoducto ha igualmente contado con el apoyo abrumador y frecuentemente anunciado de la administración central y la mayoría legislativa asociada al gobierno de Luis Fortuño cuyas menciones en materia de tiempo y espacio de comunicaciones igual puede interpretarse como una inversión multimillonaria.

Sin embargo, el embeleco por más que se disimule o se trate mediante engaños de maquillar, sigue siendo un embeleco.

Y en Puerto Rico la sabiduría de los seres de la isla y el sentido común nos han enseñado con tristes y dolorosas lecciones de cuán capaces de destruir son aquellos que dejan de poner sus prioridades en la naturaleza.

A pesar de esta avalancha publicitaria incesante, un grupo cada día más grande de ciudadanos, como vemos en este estudio reseñado: la mayoría absolutamente abrumadora del pueblo, se opone al proyectado gasoducto basado en una multiplicidad de planteamientos periciales, testimonios e interrogantes claves que se han levantado impugnando los argumentos que supuestamente fundamentan dicho proyecto.

En este esfuerzo esclarecedor y compromiso con la verdad figura un valiente y decidido esfuerzo de un grupo inspirado por Casa Pueblo entre los cuales se destacan notablemente científicos de una variedad panorámica de especialidades, ingenieros, profesores de renombre intelectual, economistas, planificadores urbanos, sociólogos y gente de pueblo simplemente enamorada de su isla.


Puerto Rico se opone al gasoducto, punto,
déjen nuestra isla en paz.


Favor ver:
Sobre el gasoducto: primera parte.

Sobre el gasoducto: segunda parte.

Guasa na' ma'... revisado para incluir ma' guasa actualizada

eficacia, eficiencia y justo: criterios para evaluar nuestro futuro energético

Un argumento irrebatible...



¿A quién carajo escucha Fortuño y sus secuaces...?

"Entre los afiliados al PNP que contestaron la encuesta, el 81% opinó que la Isla va por mal camino y una cantidad mayor de seguidores del PPD (92%) opinó igual. Mientras, el 95% de los electores independentistas y el 88% de los no afiliados coinciden en que las cosas en la Isla están… malas... el 60% de los puertorriqueños espera que en los próximos 12 meses la situación económica de la Isla sea peor... " (ElNuevodía)


O acaso debemos preguntar:
¿por quiénes y para quiénes trabajan...???


¿A quién carajo escucha Fortuño y sus secuaces...?
addendum 27.03.11

"La contundente falta de apoyo.. no tuvo eco ayer en las esferas gubernamentales ..Miguel Cordero, reafirmó..“es la alternativa más segura y económica..”.. Arturo Massol Deyá ..de Casa Pueblo, afirmó.. “la gente sabe que esto no le va a bajar la factura, que tendrá graves consecuencias ambientales y que el riesgo es inmenso”. “Le corresponde al Gobierno escuchar al País”
(ElNuevoDía)

Hoy legisladores, funcionarios (asociados al gasoducto y otros) e implicados directamente en los resultados dramáticamente críticos de las gestiones gubernamentales han hecho un despliegue surtido de racionalizaciones, excusas y hasta acusaciones.

Dando un paso para atrás, pensemos en los efectos de la negación como proceso sicológico, un mecanismo de defensa inicialmente inconsciente mediante el cual el ser humano emplazado busca desapropiarse de una situación, un conocimiento o un diagnóstico.


Como ejemplo bastante usual, la persona que acude a un doctor aquejado (o hasta sin quejas) para una evaluación médica y al recibir informaciones traumáticas le echa la culpa al doctor. Igual el padre o madre que ante resultados frustrantes de las tareas académicas de su hijo o hija reacciona culpando la escuela y los maestros.

Podemos seguir pero creo que tienen la idea. Todos los que hemos pasado este proceso (muy normal en el llamado ciclo de crisis de conducta) sabemos que lo primero es aceptar la realidad.

En esas andan los PNP que no aceptan que un 81% de sus afiliados viven sumamente disgustados con sus ejecuciones. Ocho de cada diez. Y lo plantea un medio asociado a dicho partido. Pero parte de esa negación es no quere aceptar que dicho disgusto masivo lo conocen desde aquella asamblea de Rio Mar que previo a su celebración sondeos internos le reflejaron que no se iba a llenar porque, en ese momento, un 75% de sus militantes expresaba desinterés en asistir (lo cual tuvieron que resolver moviendo empleados de gobierno y hasta dando estipendios ($$$) a los asistentes.)

Haciendo un esfuerzo no sectario de análisis: parece ser que deben evaluar los efectos y defectos de sus gestiones, es evidente y a claras luces. Los nubarrones son de tormenta.
Sometemos.


8 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Perdonen que insista, en este comentario me dirijo muy en especial a los que como yo cariduro de Fajardo tuvo la experiencia de estudiar en CROEM en el Cerro las Mesas. Por décadas cientos de estudiantes hemos tenido esa oportunidad de vivir dentro de un enclave educativo justo en la punta de la primera elevación geográfica de la Cordillera central de nuestra isla. Sacaba uno la mano y podía tocar las nubes...

Nosotros los croemitas y croemeños que tuvimos esa experiencia de vivir casi un año en el primer cerro perteneciente a la Cordillera central de nuestra isla, que vivimos lo que se vive en contacto directo con nuestra naturaleza y sus seres, que respiramos el aire puro y caminamos entre el verdor fresco de nuestra isla sabemos, al igual que millones de hermanos y hermanas boricuas, lo que es 'tierra adentro'...

Hemos escuchado cómo respira nuestra isla...

Favor comuniquen a sus amigos, familiares y muy en espcial al resto de los croemitas y croemeños que creo que le debemos lealtad y agradecimiento al Cerro Las Mesas y la zona de la montaña, al igual que a las costas, los ríos y los valles...

pachi

Monsy Monsy Ramirez dijo...

Yo tambien insisto, Roberto. Cada vez difundo las noticias y videos sobre el gasoducto de la muerte. Comparto tu inquietud, que sabemos es la misma preocupacion de muchos. Quiero una isla libre del peligro que representa. Tenemos que unirnos como pueblo pensante y democratico.

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

No es solamente por nuestra isla:

¿Sabía que las comunidades en Wyoming a veces tienen días de peor calidad del aire que Los Ángeles debido a la perforación de gas natural? ¿Sabías que el proceso de la llamado fractura hidráulica - método de la perforación usado por la industria petrolera de gas natural - crea aguas residuales contaminadas que incluyen materiales radioactivos y productos químicos tóxicos? Desafortunadamente, los cabilderos de los grandes intereses petroleros y del gas han tenido éxito en abrir excepciones escapatorias en la legislación de agua potable y aire limpio, hay comunidades por todas partes de los Estados Unidos que sufren de los efectos de la perforación no regulada - aire sucio y agua potable contaminada.

Es un compromiso planetario, son Derechos humanos de vivir saludamente y en paz...

Irene Hernández dijo...

Mi amigo... Esta situación, homicida para NUESTRA naturaleza tan especial y peligrosa para todos, sencillamente no puede existir.... y como tu dices, es un compromiso planetario, por nosotros y por nuestros hijos. Ya me extrañaba... mi caluroso abrazo, como siempre, Roberto.

Noris V. Maisonet González dijo...

Roberto, tienes muy buenos reportajes en tu blog. Te felicito...

Ana Medina dijo...

Siempre que encuentro un artículo ralacionado a los desastres causados por el uso de gas, los pongo en mi página. Amo a mi patria y espero que mis nietos puedan disfrutarla al igual que yo.¡No al gasoducto!

Axel dijo...

"Cada cual haciendo su trabajo desde su trinchera"
Casa Pueblo de Adjuntas

Monsy Monsy Ramirez dijo...

El pueblo se pregunta como van a justificar los millones gastados en publicidad de algo que ni esta aprobado, el pueblo dice NO AL GASODUCTO, no tienen los permisos...Y ese dinero que? Nadie respondera por ese derroche millonario? Asi nada mas, se lo han robado, y nadie sera el culpable?