martes, 11 de enero de 2011

Tras unas horas y tras el humo disiparse...


Ya con el beneficio de cierta distancia, de unas horas transcurridas y, espero, habiendo aquilatado muchos de los argumentos que he tenido la oportunidad de leer sobre las actividades que ocurrieron dentro de las actividades de hoy (martes 11.01.11) pienso recapitular en algo ciertos comentarios y pensamientos que surgen ante el tema de los actos dentro de los actos.



Primero lo aparente urge replantearlo: hoy (11.01.11) se celebra una actividad que logra reunir una cantidad importante de estudiantes y los sectores que los apoyan en una actividad que guarda mucho valor temático (la figura de Hostos de cierta manera se ha integrado desde la inmortalidad a la lucha en contra de la cuota y del sistema universitario sitiado por las fuerzas policiales). Tras un receso, fruto de principios claros del significado de la universidad del Pueblo y las gestiones de coordinaciones certeras, el movimiento estudiantil ha comenzado esta etapa con los visos de un movimiento amplio multisectorial. No es poca cosa este logro. Tampoco es poca cosa haber propuesto de una manera tan fundamental una actividad de protesta que fuese un jaque directo a las maniobras y políticas represivas de los administradores universitarios y sus aliados. Dentro de este hecho masivo hubo confirmaciones de propuestas que se materializaron en solidaridad aunque previamente hubo quienes dudaban del camino a seguir.


Un paréntesis necesario: las alegadas bombitas de humo de acuerdo a la normativa de explosivos vigente en Puerto Rico no constituye material explosivo sino elementos recreacionales, de hecho no son siquiera ilegales (se venden dondequiera y sin restricciones ni requerimientos de mayoría de edad) lo cual concedo requiere comoquiera un juicio de racionalidad y prudencia pero de ninguna manera, de acuerdo a la ley, constituye un delito tipificado dentro de los delitos asociados a explosivos y materiales de pirotecnia, en el peor de los escenarios (muy cuesta arriba dado el Principio de legalidad y el requerimiento de intencionalidad) tal vez materia de negligencia menos grave...


Los teoremas publicitarios y los verdaderos principios de justicia.

De aplicar la lógica que esboza Fortuño, el admite ser culpable de las agresiones en el Hotel Sheraton y el Capitolio al igual que las agresiones recientes de Plaza Universitaria, la defensa del Gobernador ante las patadas de Rosa Carrasquillo por ejemplo, son idénticas que las manifestaciones del liderato estudiantil, si ellos son culpables e irresponsables, igual lo es el Gobernador, sometemos... en lo referente a conductas que se salen de las directrices en Puerto Rico sugiero es cosa de poca monta cuando lo comparas con eventos similares en Londres, Francia, Italia y Grecia...


Creo que urge contexto y realismo todo planteamiento y si ubicas el proceso dentro de comparables, vas a ver que lo malo o innecesario, siendo malo e innecesario realmente no cobra visos de tragedia, es mi forma de interpretarlo, recuerdo que en la huelga pasada una amiga francesa que visita la isla con mucha regularidad (a todo esto trabaja en el Ministerio del Interior) y que fue estudiante en la Universidad de París me comentaba lo dóciles, civiles y comedidos que eran los estudiantes huelguistas, me comentaba que en París no hay protesta estudiantil sin edificios y carros quemados...


En un mundo perfecto hubiese protestas nítidas, tolerancia a los disensos, derechos irrestrictos a expresiones ciudadanas, debate de altura, en la realidad se bate el cobre de la manera posible, y dentro de lo posible se opta por lo más efectivo, me parece que las actividades de hoy (11.01.11) fueron dentro de lo real, mesuradas y sin violencia encarnizada... que si unos u otro se salen de los alineamientos, bueno es entendible, tal vez superable, pero, guardando distancias, es como intentar acusar a todos los policías de la Fuerza de Choque por las patadas de Rosa Carrasquillo, tal vez los que estuvieron de lleno en los hechos tienen grados de responsabilidad relativos pero imposible, o por lo menos muy dudoso, pretender implicarlos a todos..


Quedarse en las excepciones sugiero nuevamente bastante mansas e inofensivas dentro de un marco real de comparables, es tal vez de alguna manera asignar valores equivocados a las cosas pero ya es mi manera de apreciar el aspecto realista de un proceso de cambios lo cual admito no es una excusa para estupideces...


Hay mucho sensacionalismo y destaque de las acciones negativas, lo criticable es criticable (realmente tampoco hubo actos de tan malas repercusiones pienso) pero de ninguna manera compara con el hecho fundamental de que hubo miles de personas en un acto de protesta afirmativa, sugiero cuidado con los valores que se asignan a los hechos...



Ayy los medios y su susceptibilidad tanto al desbalance sensacionalista como a inclinarse al lado de quienes pautan anuncios, bueno pero aparte lo cierto es que si acaso la doctrina de Obediencia jerarquica (culpabilidades que se asocian a personas que siguen órdenes de otros) con sus aplicaciones y excepciones, a saber, en cuáles momentos las acciones independientes de unos implican a todos, es un muy buen punto a debatir que urge evidencia clara ya que lo meramente circunstancial es demasiado vago y sujeto a recreaciones de hechos a base de comentarios inadmisibles, prejuicios y conjeturas mal intencionadas... dicho de otro modo existe una inclinación a limitar intencionalidades y por ende culpas a exactamente los que ejecutan los actos a menos que se puedan establecer con claridad y contundencia nexos funcionales, no son culpables todos por los hechos de unos pocos lo cual no le quita que tal vez los actos de esos pocos se pueda interpretar que de cierta manera desvirtúa en algo el hecho colectivo...


El issue es un issue de derecho, culpabilidades por asociación son muy sospechosas, un individuo o un grupo dentro de otro grupo mayor no necesariamente implica a los otros ni a terceros, este principio aplica tanto al Gobernador, que se excluye de las agresiones policiales, y a la masa estudiantil en relación con actos separados de individuos o grupos que operan independientemente, ese es el punto y es un punto importante...


No pagan todos por los platos rotos de algunos, no es justo, entonces de lo que se trata es de precisamente mediante el debate critico elevar el nivel de informaciones (aclarar sobre ese asunto clave de las culpabilidades por asociación) y el nivel de conciencia (tanto de los participantes como de la audiencia/pueblo), francamente un proceso de cambios sociales muy pocas veces se logra de una manera digamos nítida, sin problemas, confusiones, pasiones ni ciertos riesgos, al tratarse de motivar y promover la expresión en forma de protesta tal vez sea un tanto 'naive' pensar que no hayan quienes usen esa oportunidad de una manera cuestionable ya sea premeditamente, ya sea impulsivamente, es como querer andar justo cerca del mar en la playa y no exponerse a que te mojes los pies...


Igualmente inocente es presumir que los sectores opuestos a los reclamos estudiantiles, hoy propongo verdaderos reclamos del Pueblo, al verse enfrentados a lo que he llamado una ola creciente de solidaridad, al ver que sus argumentos y explicaciones truculentas han sido cuestionadas con una habilidad e inteligencia superior a sus argumentos, al saber que han cometido la torpeza de insistir en terquedades y negarse a contemplar alternativas, al ver que muchos de sus alegatos han sido impugnados, recurran a poner en primer plano lo que tal vez sea su única crítica con cierta credibilidad y validez: regresa la versión de los "revoltosos", regresa la paranoia oficializada y regresa el obviar los verdaderos argumentos escondidos tras esa fachada caricaturesca...


Hace una semana vimos estrellarse un esfuerzo mediático que buscaba manipular los verdaderos méritos de la controversia de la cuota y la presencia policial, hoy (11.01.11) unas bombitas de humo de esas que venden en las tiendas de curiosidades, algunos vidrios rotos y muebles sacudidos sirven de evidencia de que el terrorismo universitario internacional es un peligro real y verdadero aunque tras disiparse el humo lo cierto es que lo que hay son escasos y menudos actos individuales de algunos, pocas, personas y que realmente de peligro es más el susto que el disgusto...


4 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Al remirar los acontecimientos y contextualizarlos, hay mucho de los intentos de manipulaciones de medios en juego que buscan desvirtuar los verdaderos méritos de los hechos.

Beatriz Eugenia Ramirez Betances dijo...

La falta de autocrítica es lo que matará el movimiento estudiantil. Condonar cualquier cosa porque se está de acuerdo con la "causa" es la forma más rápida de acabar con ella.
Las capuchas han facilitado dos cosas:
la posibilidad de que infiltrados se hagan pasar por estudiantes (tan fácil que es casi, casi, risible)
La representación de los estudiantes como criminales y violentos.

Y las capuchas ¡fueron idea de los estudiantes! ¡Y pobrecito del que los criticara por eso!

Y habemos varios que llevamos tiempo hablando del error de las capuchas. No entender las fallas tácticas y estratégicas, no llevar a la auto crítica y la relfexión, es aún peor que los ataques de los Rivera Sanchas del mundo.

Rafah Acevedo dijo...

Excelente reflexión.

Maria Collazo Rivera dijo...

De acuerdo, muy lúcido.