martes, 7 de diciembre de 2010

Podemos ganar... razones (2do día)



Transcurrida la primera parte del paro de los estudiantes universitarios en contra de la cuota onerosa podemos comentar que los planteamientos que hemos hecho sobre las excelentes posibilidades de triunfo del movimiento estudiantil se han corroborado ampliamente. Hubo personas, como siempre las hay, que dudaban, otros temerosos, como siempre las hay, buscaban disfrazar sus miedos con argumentos esotéricos o pesimismos exagerados. Hemos planteado que el momento es de avance y de logros, el proceso es claro.

Primero y tal vez por sobre todo el asunto a mano sugiere ganar porque los argumentos en contra de la cuota son sólidos, son humanos, son democráticos e inspiran solidaridad y respaldo. El impacto de la cuota ha de afectar de una manera injusta y severa a los estudiantes, y por ende sus familias, procedentes de toda la isla y de todos los sectores y grupos sociales. Esta cuota no discrimina, pudiese ser trágica para más de cincuenta mil familias puertorriqueñas de todas las creencias y afiliaciones, indudablemente ha de causar una profundas crisis en las familias de la clase media y clase trabajadora ante un cuadro tan difícil de economías personales. Pudiese significar que miles de estudiantes tuviesen que abandonar sus anhelos y sueños, ningún padre o madre desea tener que decirle a su hijo o hija que interrumpa su camino al futuro. Ninguno sea del partido que sea. Ves esta lucha que han querido infructuosamente de decir que es un grupo tal o cual, es verdaderamente una lucha de todos. Eso la gente lo sabe porque son sus hijos e hijas, sus hermanos y hermanas. Sea quien sea que le diga el cuento de los grupos a una madre o una padre estadista, popular, o sea lo que sea, sabe que esa lucha no es de ningunos grupos ajenos, es su lucha, la de sus hijos, la de su familia. Pierden el tiempo y quedan como charlatanes embusteros con esos cuentos que suenan a embelecos politiqueros e inventos.

Segundo, todos esos alegatos de que la cuota es imprescindible han quedado totalmente desacreditados cuando han surgido tantas alternativas y sugerencias procedentes de tantas personas capacitadas y preparadas. Los mismos estudiantes han hecho de una manera sobresaliente sus asignaciones, han estudiado el presupuesto de la Universidad y han formulado certeras y razonables propuestas.

¿Cómo puede ser que la Junta de síndicos, que ha sido fuertemente criticada por la agencia acreditadora por sus malos manejos, estilos dictatoriales y falta de planificación pretenda sugerir que no tiene alternativas cuando de tantos grupos han surgido una cantidad impresionante de recomendaciones viables y razonables que no implican atropellar a los estudiantes universitarios y castigar severamente a miles de familias boricuas en plenas navidades?

Esos dos puntos iniciales reseñan brevemente lo que hoy todo Puerto Rico sabe y cree.

Pero cuando hoy digo que podemos ganar puedo añadir otros razonamientos que se han probado a saciedad y que el Pueblo ha visto con sus ojos. Pierden el tiempo en coordinar que los supuestos analistas a sueldo y payoleros usen su tiempo radial dando discursos llenos de odio, estereotipos inaceptables, mentiras y prejuicios. El que cree en ese tipo de discurso, cree en lo que sea, cree en gárgolas y en el cuco, el Pueblo no se traga esas mentiras. Cuando tratan de convertir el tema en uno de unos contra otros en el plano partidista, el estadista que tiene un hijo o una hija en la Universidad sabe que es un cuento chino. Cuando alguien que habla o se atreve a ir a una supuesta manifestación sin ser estudiante universitario o nunca haber ido a la Universidad de Puerto Rico, el Pueblo sabe que son puros paquetes y charlatanerías. Son pocos los líderes estadistas que se van a ir hasta las últimas en este tema sabiendo que conoce a estadistas que viven el temor de tener que buscarse esos $800 en cosa de semanas para ayudar a sus hijos e hijas, Siempre hay uno que otro que se dispara la maroma de decir un embeleco que ni el mismo se cree pero no convence porque es filfa lo que dice.

Los estudiantes pueden ganar porque han doblegado todos los argumentos y los escollos que les han presentado. A pesar de todos los intentos de manipular los medios, el paro fue y es un triunfo porque los estudiantes saben que es ahora o es nunca y en contra de vaticinios pesimistas, de traiciones, de mentiras y amenazas esquizoides como las del Decano de Derecho lograron llevar a cabo su cometido de una manera que hasta los estudiantes que de alguna manera se han opuesto a dicho paro sin embargo afirman estar en contra de la cuota. Cuando logras que hasta tus supuestos opositores apoyen tus planteamientos (aunque no ciertas acciones), definitivamente has triunfado. Si la cuota no es derogada, nunca ha de ser eliminada, eso lo sabe el pueblo.

Los estudiantes han derrotado la cuota usando los mismos argumentos que han usado para proponerla, demostrando que son argumentos falsos. No es necesaria la cuota ni tampoco resuelve la crisis presupuestaria de la Universidad, hoy eso lo sabe todo Puerto Rico y sabe que si hay muchas otras buenas ideas y maneras de salir del atolladero en el que han metido la Universidad los mismos que proponen la cuota.

Los estudiantes primero ganaron la guerra de las ideas y ahora dan la lucha porque se logre la justicia que se obtiene con las ideas justas, eso no hay forma de que la cuota lo pueda derrotar, es imposible.

Ante todos los insultos y las mentiras los estudiantes han sido razonables, justos, sencillos, claros y consecuentes al hablarle al Pueblo, a sus familias y amistades, y existe una satisfacción recíproca al escuchar sus mensajes llenos de seguridad y esperanzas en contraste con los discursos de odio con los cuales tratan inutilmente de callarlos.

Las evidencias y los testimonios muestran claramente que los agredidos han sido los estudiantes que solamente han hecho uso de su derecho constitucional a expresar sus opiniones en un asunto controvertible que les afecta de manera extremadamente adversa y que ha sido impuesto unilateralmente sin mediar procesos de consulta y que hasta la Middle States en sus comentarios en el Informe final plantea es obra de acciones destempladas, excesivamente centralizadas, carentes de planficaciones cuidadosas y ausentes de procesos participativos lo cual dicha entidad al igual que toda la comunidad universitaria denuncia como un proceso viciado.

Las evidencias y los testimonios obran en poder de los estudiantes, de los medios responsables de informaciones y al alcance del Pueblo. Son hechos irrebatibles las agresiones a un estudiante sin mediar razones y a manos de cuestionables agentes de seguridad privada contratados sin que medie criterios profesionales. Nuevamente estas evidencias se unen a los procesos en curso de sendas y serias violaciones de los Derechos civiles en Puerto Rico, sepan todos los concernidos que es un hecho que hay administradores universitarios imputados e implicados en dichas violaciones.

Alertamos al Gobernador y todos los interesados que el peso de la prueba es concluyente y obra a favor de la causa de los estudiantes. No es hablar de evidencia, es producir dicha evidencia y el estudiantado tiene esa evidencia y solamente le pide al Pueblo y al Gobernador que aquilate dichas pruebas en contraste con los habladurías, las mentiras y las narraciones fraudulentas que han esgrimido los que tratan de hacer de tripas corazones para justificar sus abusos, disparates y desaciertos negligentes.

Los estudiantes se conocen a ellos mismos y conocen a sus familias, sus palabras se inspiran en la realidad de sus familias, en las limitaciones que tienen que enfrentar y los sacrificios que tienen que hacer para apoyarlos en sus estudios por eso cuando hablan de los efectos negativos de la cuota, el Pueblo los entiende porque son cosas que son del Pueblo y no son las palabras de una señora encopetada de mirada fría y expresiones agrias que le habla a la gente de manera que transmite desprecio. Ni tampoco son las palabras de esos pocos estudiantes comemierdas que no les importa la cuota, no tienen beca ni les hace falta, y para el colmo son tan carifrescos que poco les importa un problema que puede afectar a sus compañeros, esos que con cara de lechuga piden intervenciones en el recinto y que se fastidien los pobres quienes los manda a ser pobres.

Los estudiantes han sido cuidadosos al hacer sus planteamientos y denuncias mientras que el Pueblo se ha cansado de que las palabras de la Rectora Guadalipe por ejemplo constantemente se prueba que son mentiras y cuentos de camino que luego le revientan en la cara.

Los estudiantes han ido a todos lados con deseos de dialogar, han tocado y siguen tocando todas las puertas, atienden a todo el que quiere escucharlos o ser escuchado mientras los administradores se esconden en sus oficinas lujosas y sus reuniones secretas, se niegan a hablar sinceramente y de forma abierta para luego en comunicados de prensa venir a decir que quieren dialogar cuando lo que han hecho es cerrarle las puertas a los estudiantes una y otra vez.

La fortaleza de los estudiantes es su sencillez y su valentía de enfrentarse a los peligros que se enfrentan armados con canciones, sonrisas y deseos de conversar.

El Pueblo ha visto como son sinceramente leales a sus compañeros estudiantes (hasta con los pocos que disienten) y comprometidos con la comunidad universitaria, sus planes y preparativos son de firmeza, se sienten seguros, y su inteligencia se nota claramente en sus acciones. Mientras los administradores se ven desleales y que buscan beneficarse de sus posiciones, proyectan inseguridad y lo que hacen como contratar a lo loco personal para la seguridad hace que todos duden de su inteligencia.

Están con ánimo los estudiantes a pesar de las adversidades, a pesar de que libran su lucha a base de puro sacrificio por otro lado los administradores y los síndicos se notan desmoralizados y no inspiran confianza. Eso se nota en sus caras y el pueblo los ve.

Por estas razones, porque esto lo sabe el Pueblo, por eso es que pueden ganar y por eso el Pueblo quiere que ganen porque si algo han sabido comunicar es que al ellos ganar al derogar la cuota, gana la Universidad.

Exhortación: Durante la huelga pasada los administradores universitarios tardaron dos meses en aceptar sus errores, hoy todos saben que quienes tuvieron siempre el deseo de dialogar fueron los estudiantes. Mientras insistieron en su intransigencia y sus mentiras provocaron agresiones y violaciones de Derechos civiles que hoy se encuentran bajo investigación hasta penal de parte de la sección de Derechos civiles del Departamento federal de Justicia. Hasta una estudiante universitaria pierde su vida producto de las irresponsabilidades de los administradores universitarios, eso no se olvida. Hoy nuevamente se han registrado agresiones lamentables por culpa de decisiones negligentes de los administradores universitarios.

Los estudiantes nuevamente se encuentran abiertos a dialogar pero no dispuestos a ser engañados que conste. La cuota ha sido derrotada por el Pueblo que apoya a los estudiantes. De todos los partidos, creencias ideológicas, grupos sociales y religiosos surge un clamor masivo y contundente de rechazo a esa cuota onerosa, unilateral e injusta.

Se han sometido una multiplicidad de alternativas que solo esperan ser implementadas mediando la participación de todos los sectores de la comunidad universitaria como precisamente ha insistido la Middle States.

Apunta esta fecha y haz la anotación pertinente, la historia nos espera...