domingo, 1 de julio de 2007

una anécdota, una paradoja, un complejo y un temor.



la anécdota, al proponerse liberar cotorras criadas en cautiverio, léase, jaulas, uno de los problemas inmediatos era que no sabían volar en el espacio libre ni sobrevivir en libertad.

la paradoja, cuando un estudio concluyó que genéticamente una notable mayoría de los puertoriqueños podrían tener 'sangre taína', un sector alarmado de intelectuales puertorriqueños se lanzaron a criticar el procedimiento evaluativo del estudio y el tamaño de la muestra.




el complejo, gracias a fallas de diseño del censo 2000, más de 80% de los puertorriqueños afirmaron ser de raza-color de tez blanca.

y el temor: ¿qué temen los que descubren que tenemos derecho a ser puertorriqueños como cuestión de ley...?






Lo cierto es que el fanático tiene derecho a expresarse, a tener su opinión fundamentada tal vez en prejuicios y complejos, pero igualmente cierto es que ante un pensamiento claro y mesurado, los gritos se convierten en ruido y los insultos en contaminación, aunque no pretendo convencer, confío plenamente en que la mayoría, la enorme mayoría de los puertorriqueños, con diferencias de ideas, podemos trabajar juntos.

Igualmente creo que hay algo de un humor cínico y una necesidad de expresión de la inconformidad que tal vez muchas veces se manifiesta de manera distorsionada. Pero generalmente los resultados dejan a tanta gente con serias preocupaciones.



Pero cuando ves la cara del futuro sonriendo, tienes que creer que alegria rima plenamente con vida, y hoy con soy...