jueves, 19 de noviembre de 2009

Situación jurídica, derechos humanos y solidaridad- opinan Judíos por Justicia en Palestina y algo más... Rev. 20/11/09


En el marco de la conmemoración de la Semana de Lucha contra el Muro del Apartheid y del Día Internacional de Solidaridad con Palestina formulamos lo siguiente:

El pueblo palestino soporta años de brutalidad, tortura, degradación y robo de sus tierras y recursos. Este último es el caso del agua, lo que provocó que el pueblo palestino en Cisjordania y Gaza sea uno de las poblaciones más privadas del mundo, mientras Israel se apropia de casi un 80 por ciento del agua extraída de los acuíferos de Cisjordania, hecho consolidado por el “Muro de Separación” construido bajo argumentos de seguridad.

Los israelíes quieren creer, y mostrar al mundo una fachada descarada de legalidad y democracia. Pero no hay mentira más grande que esta. Israel se basa en la fuerza bruta, la represión, el miedo, la colaboración, la traición, las palizas y las cámaras de tortura y la intimidación, humillación y manipulación diarias. Todo esto cuando no existe una operación militar como la última masacre de Gaza.


Quienes conozcan la historia del sionismo reconocerán el método, que se remonta a la década de 1920: “palmo a palmo”, y tratando de llamar la atención lo menos posible.

No quedan marginados de esta hipócrita fachada, los tribunales israelíes, los cuales son capaces de imponer, como máximo, una pena de seis meses a un interrogador que torturo a un prisionero hasta matarlo, o a un judío condenado por asesinar a un niño árabe, de tolerar “prisiones secretas” donde los reclusos “desaparecen” al estilo de la dictadura en Argentina.


¿Cómo se puede entonces explicar la indiferencia de la población israelí? La empresa de asentamiento de Cisjordania se ha convertido en un medio socioeconómico para muchos israelíes, quienes, gracias a los subsidios gubernamentales, pueden obtener casas (incluso con piletas de natación) que jamás podrían permitirse en Israel.

Los asentamientos garantizan el control de Israel sobre los recursos hídricos palestinos mientras que los palestinos no tienen qué beber. Los judíos también pueden beneficiarse de autopistas modernas construidas sobre tierras robadas a los palestinos, que sirven no solo a los colonos, sino también a muchos otros israelíes (como la ruta No. 6 que atraviesa todo el país de sur a norte), cuya conciencia de clase media en desarrollo precisa comodidad, eficacia y ahorro de tiempo.


Los colonos, reciben amplios subsidios para apropiarse de la escasa tierra arable y de sus recursos en flagrante violación del derecho internacional, y para disfrutar de un estilo de vida agradable cerca de los hacinados campamentos de refugiados y poblaciones devastadas por los ataques del Ejército israelí.

Israel no solo utiliza medios militares para lograr sus objetivos, “el Muro de Separación”, solo responde a estos objetivos” Israel y las leyes de propiedad En 1949, alrededor de 800.000 palestinos fueron desplazados de su tierra y aldeas. Israel controla todo el territorio de Palestina. Del 92% de tierras que estaban en poder de palestinos, hoy solo posee 7% de lo que es Israel hoy, y sólo un 8% de Cisjordania y la Franja de Gaza.

El primer desafío para Israel fue transformar su apropiación en una forma legal de propiedad de las tierras. Esto dio lugar a una serie de leyes.


La formación del Estado de Israel, implica la definición de éste como un “Estado Judío”, el cual esta enraizado en las leyes judías.

Una de los primeros pasos fue la reactivación de las “Regulaciones de Emergencia de Defensa” adoptadas por los ingleses en 1939 y readaptadas en 1948, pero esta vez sólo de aplicación para la población palestina.

En 1949, se promulgó las “Regulaciones de Emergencia de Zonas de Seguridad”, permitiéndole al gobierno declarar zonas palestinas como “zonas cerradas”, de la cuales sus pobladores fueron expulsados. Ciertas regulaciones permiten al gobierno restringir el movimiento de personas, detener o expulsar, prohibir organizaciones, imponer cierres, demoler casas, etc... Colonos e inmigrantes judíos no están sujetos a tales reglamentaciones, y tienen la libertad de cultivar libremente tierras, inclusive a las pertenecientes a los pobladores palestinos (tanto dentro del Estado de Israel y por supuesto en las zonas de Cisjordania y Franja de Gaza). Leyes marciales fueron impuestas dentro del Estado las cuales fueron abandonadas en 1966. Pero las restantes leyes de emergencia, están en vigencia.


Las leyes israelíes, de propiedad y propiedad de la tierra, pueden clasificarse en 3 categorías:

Para la obtención de tierras y su colonización, de aquellas de los cuales la población palestina fue expelida y evitar su retorno. (Ley de Prevención de Infiltración, 1954) La necesidad de legalizar tales obtenciones de tierra y evitar el reclamo por parte de refugiados palestinos y/o sus descendientes. El objetivo de “judaizar” las aéreas en las cuales la población palestina es mayoría.

En 1949, unos 150.000 judíos fueron asentados en propiedad palestina abandonada, y transformada de propiedad nacional judía (léase Fondo Nacional Judío, Agencia Judía, etc). Continuó en los años 60 en el llamado Triángulo de la Galilea o en el Desierto del Neguev, en el sur. Estas leyes son remendadas periódicamente, para su adaptación de las nuevas situaciones, pero con el mismo objetivo.


El sistema legal de la vivienda para los palestinos en Israel. La violación de la Ley de Planificación y Construcción, la población palestina sufre la discriminación en forma desproporcionada. Para la población palestina en la casi la totalidad de los casos, la vivienda termina siendo demolida. (90% de las demoliciones son de poblaciones palestinas). De las 50.000 viviendas palestinas, más de 20.000 están amenazadas por demolición.

Existen más de 100 aldeas palestinas, con una población de entre 70.000 a 100.000 habitantes, no reconocidas y privadas de todo servicio de infraestructura, y amenazadas con órdenes de demolición. Sobre en las zonas de la Galilea y del Neguev

Se estima que desde 1948 se han destruido entre 150.000 a 200.000 viviendas palestinas.


Las zonas ocupadas luego de la guerra de junio de 1967. Las consecuencias de la guerra de junio de 1967 fueron la ocupación, control y apropiación del territorio remanente de Palestina, que comprendía, el 22% de la Palestina Mandatoria. De acuerdo a la Ley Internacional, Israel no reconoce la formulación de retirarse de dichos territorios. Por el contrario, ha extendido su soberanía sobre el Este de Jerusalén y poblado Cisjordania y la Franja de Gaza con cientos de colonias en contravención de la Ley Internacional.

Existe la discusión dentro de la población israelí sobre el estatus de dichos territorios. No se los anexa legalmente, para apoderarse de las tierras y el agua y no tener que hacerse responsable directamente sobre la población palestina. La zona de Jerusalén no esta incluida en estas consideraciones.

La situación legal de los llamados territorios de Cisjordania y de Gaza (ésta hasta hace poco tiempo), es compleja, ya que se desenvuelve entre la situación legal impuesta por Israel y la Ley Internacional.

La situación de estos territorios de la de anexaciòn no declarada. anexa y se apropia de tierras y trata de reducir la población palestina, sea en forma directa o creando situaciones imposibles de sobrellevar.


Los puntos fundamentales de la legislación israelí son: Denegar la definición de “territorios ocupados” y por lo tanto no estar sujeta a la Cuarta Convención de Ginebra. La primacía del concepto de seguridad, a las cuales todas las leyes y ordenanzas están sujetas. El establecer la soberanía de facto sobre dicho territorio. Crear una dualidad en la legislación para diferenciar a los colonos israelíes de la población palestina

Uno de los primeros pasos después de la guerra de junio de 1967, fue la enmienda de la Ley de Administración y Ordenanza, de 1948. Para estipular esta ley será aplicada a cualquier área de Eretz Israel (La Tierra de Israel y no el Estado de Israel), por sola decisión del gobierno israelí.


Esta ley fue aplicada al día siguiente sobre la zona de Jerusalén en su totalidad, pero con la salvedad que la población palestina residente en la zona no tiene los mismos derechos que los residentes israelíes.

El sistema legal en los territorios ocupados después de la guerra de 1967 tiene tres principios legales: Ordenanzas militares para tener el control absoluto de todo el territorio. Estas leyes y ordenanzas prevalecen sobre cualquier otra ley. Leyes y ordenanzas militares para la modificación de las leyes Jordanas imperantes en los territorios. Remoción de las leyes que otorgan derechos a los palestinos sobre la posesión de sus tierras.

Los principales métodos de confiscación y apropiación en los territorios incluyen: Leyes de “propiedad abandonada” Declaración de “tierras del estado” Expropiación de tierras para “fines públicos” Expropiación de tierras para uso militar Declaración de “áreas cerradas” Delimitación de “reservas naturales”


Después del tratado de Oslo, el proceso de expansión y apropiación sufrió una vertiginosa aceleración a través de todos estos mecanismos, para asentamientos, construcción de carreteras, para la construcción del muro, para la formación de nuevos proyectos anexos a Jerusalén, etc.

Demolición de viviendas en los territorios como consecuencia del sistema de leyes militares Las demoliciones de viviendas en estos territorios están basadas en una variedad de pretextos legales, en donde el tema de “cuestiones de seguridad” o “necesidades militares” prevalecen de la mano de las leyes militares.

La excusa de la “seguridad” o “consideraciones militares”, incluye a los palestinos y a sus familiares, sospechosos de haber participado en acciones de la Intifada.

Está de más decir, que estas demoliciones no acarrean ninguna compensación de ninguna índole.


De acuerdo a la ley imperante hasta el año 2001 a la familia o palestino, se le otorgaban 48 horas para que puedan apelar en la Corte Suprema de Justicia, acciones que en su gran mayoría fueron denegadas.

A partir de dicho año ni siquiera dicha apelación es posible, cuando el argumento para la demolición es por temas de “seguridad”

Es válido aclarar que de acuerdo a la Cuarta Convención de Ginebra, o la Regulación de La Haya, la demolición de viviendas esta prohibida.

En los demás casos las pruebas que deben aportar aquellos a quienes se les impone la pena no sirven, ya que no hay argumento a favor de ellos que trascienda.


Decenas de miles de casas fueron demolidas en la Franja de Gaza (sin tomar en cuenta la última masacre), como en la ciudad de Rafah o en los campos de refugiados del sur de la ciudad de Gaza. Decenas de kilómetros cuadrados de plantaciones.

Los hechos hablan de por sí, sobre la criminalidad del sionismo y del Estado de Israel. Exigimos justicia

No en Nuestro Nombre

Judíos por Justicia en Palestina



Tomado de
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=95501



Nota de ROF.- Recientemente hemos brindado diversos puntos de vista sobre los asuntos relacionados a Palestina y Israel donde se destacan los eventos de la crisis de Gaza y el llamado Informe Goldstone en la ONU (sobre violaciones de derechos humanos durante dicho proceso), nos parece muy interesante y meritorio el ofrecimiento del grupo de Judíos por Justicia en Palestina que como hemos indicado refleja un sentir notable del sector de judíos inconformes (con la política xenofóbica y el programa de expansión/genocidio del Estado) de Israel desde sus comienzos como evidenciaron pensadores fundamentales del sionismo como Martin Buber.


Nota adicional.-

He decidido adicionar este breve segmento proviniente de una fuente fidedigna estadounidense sobre el Informe Goldstone. -ROF. 20/11/09

El Informe Goldstone

El resto del mundo y la mayoría de los estadounidenses se opusieron a los ataques israelíes contra Gaza en diciembre y enero pasados que dieron como resultado la muerte de 1.400 palestinos y 13 israelíes. Y hubo una amplia crítica del silencio no sólo del gobierno Bush/Cheney, sino también del presidente electo Barack Obama.












La investigación autorizada por la ONU del ampliamente respetado jurista sudafricano Richard Goldstone, él mismo judío, apuntó a crímenes de guerra de Israel y Hamás, aunque la crítica más dura fue para Israel por la inmensa cantidad de muertes de civiles.

Esta conclusión llevó al gobierno del Likud de Israel a activar su poderoso lobby estadounidense, que presionó a la Cámara de Representantes para que condenara el informe Goldstone, lo que hizo por 344 votos contra 36.
















En un despliegue impresionante de hipocresía, miembros de la Cámara calificaron el informe Goldstone de “irremediablemente parcial.” El jefe de la mayoría demócrata en la Cámara, Steny Hoyer llamó al informe “tendencioso, injusto e inexacto.”

Estos llamados “amigos de Israel” o no saben o no les interesa que este tipo de resolución sólo empeora las cosas respecto a los intentos estadounidenses de desactivar la cólera explosiva que se acumula en Oriente Próximo. Es un regalo para al Qaeda.

Que EE.UU. haga el juego de esta manera al lobby del Likud –y la sugerencia implícita de que las vidas de 1.400 palestinos no tienen mucha importancia– también es malo para el pueblo de Israel. Por cierto, puede ser suicida, al retardar el imperativo geopolítico para que Israel haga la paz con sus vecinos árabes y así impida alguna futura catástrofe.











Más cerca de casa, al identificarse aún más con –y al justificar– la represión israelí contra los palestinos, EE.UU. ayuda a crear más Khalid Sheikh Mohammeds y Ramzi Yousefs, más jóvenes terroristas determinados a hacer que Washington y el pueblo estadounidense paguen un precio.

No se requiere ningún salto lógico para concluir que los legisladores amigos del Likud – los Steny Hoyers, los Howard Bermans, los Ileana Ros-Lehtinens de este mundo – difícilmente podrían imaginar una mejor manera de elevar el nivel de la amenaza de terroristas que se nutren con llagas supurantes como la calamidad en Gaza.



Ray McGovern trabaja con Tell the Word, el brazo editor de la ecuménica Iglesia del Salvador en Washington, DC. Ex oficial del ejército y analista de la CIA, trabajó en Alemania durante cinco años, es cofundador de los Profesionales Veteranos de la Inteligencia por la Cordura. Pasó algunas semanas en Israel y en los territorios ocupados en el verano de 2008.

Fuente: http://www.consortiumnews.com/2009/111509a.html

2 comentarios:

Gilbert Salas dijo...

Sabemos que no todos los palestinos son terroristas, como tampoco los americanos (PR incluido) son INFIELES, como muchos extremistas musulmanes se refieren a los CRISTIANOS e Israelitas. Esta guerra entre palestinos e israelitas no terminará nunca, mientras quieran sacar a Israel de Su Territorio. Amigos, no todo lo que se lee en la Prensa es cierto, hay que analizar bien la fuente, y como dice el gran escritor Pachi, tenemos que “dudar de todo”. Pero la Historia es una y se me hace muy difícil olvidar la masacre de 11 atletas israelitas (civiles) en Munich durante las Olimpiadas del ‘72. Black September y sus aliados fueron tratados como héroes por su gran “ejecutoria”, y para colmo secuestraron un avión alemán a cambio de los asesinos que resultaron vivos. ¿Y que tiene esto que ver con lo que sucede Hoy en Israel?, ¿Qué tiene que ver Septiembre 11?
Si ser Cristiano significa ser infiel para otros, seguiré siendo así hasta el Fin. Pero luego no pidan cacao si cacao prefieren. Cada cual tiene derecho a creer en la religión que le plazca y a vivir en perfecta paz. Shalom!

José M. López Sierra dijo...

Puerto Rico es el mejor ejemplo del récord sobre los derechos humanos en Estados Unidos

Puerto Rico ha sido una colonia del gobierno de Estados Unidos por los últimos 116 años. La Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el colonialismo un crimen en contra de la humanidad en el 1960. La ONU le ha pedido, hasta el presente, 33 veces que descolonice inmediatamente a Puerto Rico. Estas 33 resoluciones de la ONU representan la voluntad democrática de esa organización internacional. Sin embargo, el gobierno de Estados Unidos, hasta ahora, las ha ignorado. Más aun, el gobierno de Estados Unidos ha mantenido encarcelado al prisionero más antiguo del mundo, Oscar López Rivera, a pesar de una tremenda presión internacional para liberarlo.

Toda nación tiene el derecho inalienable a su auto-determinación e independencia como un derecho humano básico. Por esa razón, toda persona colonizada tiene el derecho de usar todos los medios necesarios para descolonizarse bajo la ley internacional. Eso quiere decir que el criminal en nuestra relacional colonial con el gobierno de Estados Unidos es el gobierno de Estados Unidos y no Oscar. ¡Por lo tanto, el gobierno de Estados Unidos le ha violado los derechos humanos de casi 4 millones de gentes en la isla de Puerto Rico por los últimos 116 años!

El gobierno de Estados Unidos ha usado el terrorismo de estado para mantener a Puerto Rico en el coloniaje. De nuevo, el mejor ejemplo de eso ha sido el haber tenido encarcelado al puertorriqueño Oscar López Rivera por los últimos 33 años. Eso sobre pasa los 27 años que estuvo Nelson Mandela encarcelado. También es importante señalar que 12 es esos años fueron en aislamiento. Eso constituye otra violación a nuestros derechos humanos.

El gobierno de Estados Unidos mantiene todo eso en un closet para que nadie se dé cuenta. De esa manera, el gobierno de Estados Unidos puede más fácilmente acusar a otros países de violar los derechos humanos de sus ciudadanos. Obviamente, el gobierno de Estados Unidos realmente no le importa que se violen los derechos humanos, ya que él mismo los violas también en su nación. Su único interés en hacer estas acusaciones es para controlar a eses naciones para obtener beneficios financiero para el 1% de gente del cual el gobierno de Estados Unidos trabaja.

José M López Sierra
www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com