domingo, 22 de mayo de 2011

¿Por quién cantan los pajaritos...?


Mírame a los ojos, dijo la cotorra puertorriqueña, soy 100% boricua y llevo viviendo en esta isla más tiempo que los seres humanos, mi derecho a vivir aquí es natural, te prohíbo construir ese embeleco de gasoducto...
"Gasoducto presenta una nueva amenaza para la cotorra puertorriqueña. Alertan que el gasoducto afectará el hábitat del ave. El posible impacto del gasoducto sobre la cotorra puertorriqueña llevó al Servicio Federal de Pesca y Vida Silvestre (USFWS) a pedirle al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos (USACE) que reinicie la “consulta formal” para esa especie en peligro de extinción, es decir, que evalúe adecuadamente cómo la polémica obra afectará su hábitat y supervivencia...." (ElNuevodía)
La cotorra puertorriqueña (nombre científico Amazona vittata) también llamada "iguaca" por los taínos, es un ave de la familia de los loros en peligro crítico de extinción. Tiene una población en libertad de unos 40 ejemplares, más unos 100 ejemplares en cautividad.
Vea BirdLife International (2010). Amazona vittata. En: UICN 2010. Lista Roja de Especies Amenazadas UICN. Consultado el 9 de marzo de 2012.
http://www.iucnredlist.org/apps/redlist/details/106001666/0
Cotorra, de color verde brillante con una banda roja en la frente, un anillo blanco alrededor del ojo y las plumas primarias azules. Miden aproximadamente doce pulgadas.
http://www.elnuevodia.com/gasoductopresentaunanuevaamenazaparalacotorrapuertorriquena-1208228.html#.T1oZFwFF8Nk.facebook

Ese manantial de sabiduría, literatura viva, cuentos populares y amor profundo que fue Doña Mercedes Carreras, mi abuela materna, en uno de tantos tomos de su enciclopedia oral de lecciones sobre el universo y barrios aledaños me explicaba con la ternura usual salpicada de su fino humor, que escuchar los trinos de los pájaros era más importante que tratar de entender el español enredao' de MacDowell (legendario metereólogo americano pero afincado en la isla y que fue el decano de los comentaristas climatológicos de la televisión boricua pero que realmente a pesar de vivir casi la enteridad de su vida adulta en la isla donde además era profesor en la Universidad de Puerto Rico, nunca aprendió a hablar un español que no sonara a chiste de barrio, teatro de plaza o pase de comedia folclórico con sus personajes del gringo masticando el idioma)...


Escuchar y observar los pájaros se complementaba con contemplar las nubes florecer y sentir las caricias de la brisa en el arte del clima tropical para Doña Mercedes...

Requería paciencia y detalle, incluía sus secretos y códigos de misterios...


En estos días que nuevamente hemos escuchado gente hablando del final del mundo recordaba a mi abuela y su sonrisa pícara, cuánto se hubiese reído de las declaraciones que hemos escuchado y cuánto me hubiese contado de previas declaraciones de predicadores que se buscan sus ganancias repitiendo lamentos y presagiando fatalidades, voces de almas perdidas, díria, que sin embargo siempre encuentran quienes los escuchen, hagan caso y paguen diezmo...


Armado del ritualesco café, muy a la Mercedes Carreras cuyo consumo del elixir era como un reloj que marcaba olores cada tres horas, escucho los trinos, veo el volar de mis aves y pajaritos...

"Pachi si los pájaros no se esconden es porque no va a haber verdaderos problemas..."


Los azotes de Hugo y Georges años despues de su partida confirmaron sus sentencias, en ambas ocasiones había notado que se ausentaron nuestras amigas aladas horas antes del encuentro con el funesto...


En algún momento de mi vida de preguntas variadas y respuestas surtidas hubo quien me dijo que era muy científica la pajarera teoría folclórica de mi abuela, que las aves por razones de sus cuerpos plumados podían sentir cambios ambientales, que si la presión, que el enigmático barómetro que en sus vidas simples era parte de su respirar...


La cosa es que el día de la llegada de otro de los finales anunciados con gravedad evangélica, los pájaros no dejaron de cantar, no abandonaron el jardín e iban de aquí a allá en el monte...


No puedo dejar de pensar en mi abuela y como me recordaba que los ángeles, esos mensajeros de Dios, eran aves con alas divinas...


...y hoy, esta mañana que me despierto noto sobre todas las canciones de la madrugada, una voz muy brillante e insistente de un ruiseñor que se ha empeñado en alegrar el rocío... y las reinitas juegan entre las hojas y los capullos, zumba el zumbador, armonioso y activo paisaje en el que el guaraguao vuela alto mientras los pitirres vigilantes lo observan...


Posdata.
Igual recuerdo adolescente haber comentado temas y preocupaciones similares a las que trato de narrar hoy, mi abuela con esa voz en la que entrecalaba breves carcajadas con acentos de humor me decía sobre predicadores y pájaros: "Pachi si hasta entre los pájaros hay el Pájaro bobo.. (reía) y hay el bobolón y hay el bobito..."

Pájaro bobo de Puerto Rico, ave endémica y es cierto hay el Bobo mayor y el Bobo menor (dos diferentes especies de la misma familia)...

La avifauna de Puerto Rico incluye en total 349 especies, de las cuales 166 (47,56%) son accidentales, 42 (12,03%) son introducidas ya sea directamente o indirectamente (la mayoría a través de la alteración de su hábitat) por los humanos, y 17 (4,58%) son endémicas. El restante son aves regionales, especies comunes al hábitat caribeño, y aves migratorias.

Cotorra puertorriqueña en peligro de extinción.

La avifauna de Puerto Rico ha disminuido debido a la extinción, actualmente hay en peligro de extinción tres: la cotorra puertorriqueña, la mariquita y el guabairo. Nos debe llamar la atención la desaparición de al menos seis especies endémicas previamente. Lo que nos compete y es nuestra responsabilidad como isleños es que este proceso es mayormente debido a la contaminación y el ultraje de su entorno natural.

Guabairo de Puerto Rico en peligro de extinción.

Los eventos naturales como vimos con los huracanes tienen su lógica ambiental, dramática pero eventualmente sanadora y regeneradora, sin dejar de ser sucesos transformadores en gran parte, como en El Yunque vimos que forman capítulos del renacer de la naturaleza, la contaminación no goza de esa magia necesariamente y de hecho marca heridas que tardan en cicatrizar sino por completo ultrajan el cosmos de manera insalvable.


Hay tristes lecciones de experiencias trágicas como la Bahía de Mayaguez y en mi nativo Fajardo, ese Icacos que tantos conocen y visitan tiene un enorme cráter que no es nada natural (extracción de cal) y la herejía monstruosa de Villa Marina que destrozó el balance marino de una playa hermosa y llena de vida para crear un embeleco de aguas muertas para los lujos de los ricos que incluyó un dragado contaminante y alteraciones a la fisionomía de la costa de lo que una vez fue la playa de Sardinera con un poblado de cientos de familias que vivían de la pesca que fueron violentamente expropiados.

Mariquita de Puerto Rico en peligro de extinción.

Un proceso trágico como el gasoducto propuesto y sus posibles implicaciones catastróficas se advierte que puede ser de fatalidades inimaginables para estos seres que me parece que tienen igual derecho a vivir felices en estas sus islas.

¿Por quién cantan los pájaros de nuestras islas?
¿Nos estarán advirtiendo nuevamente de las peripecias y los peligros de nuestro futuro?
Su canto, ¿será aviso de que igual somos los puertorriqueños todos seres en peligro de extinción?


Nota de interés: Todas los retratos de aves en esta entrada son pájaros de Puerto Rico.
Recomiendo:

4 comentarios:

reyesponc2 dijo...

Muy hermoso el texto y la selección de fotos es espectacular. Te felicito.

Sonia Rodriguez-Vallecillo dijo...

Cantan por tí y por mí, Roberto, y por todos los seres vivientes en la Tierra.

Irene Hernández dijo...

Que lindo.... Gracias Roberto, por presentar su posicion en el esquema de los COSMOS, pues todo tiene su funcion especial en la interconexion y la interdependencia, para que exista la armonia y para el balance de nuestra naturaleza. Las personas que no respetan ni protejen los derechos del reino animal, simplemente carecen de ciertas sensibilidades como seres humanos.

Ana Medina dijo...

Hermosa presentación, yo me crié en el campo, con todos a mi alrededor. Mi mamá daba muchas explicaciones de sus nombres y cantos. Son parte de nosotros... Sí, contestando a tu pregunta, quizás nos están poniendo en ese riesgo...Con la diferencia que ellos no pueden defenderse y nosotros sí.