martes, 14 de junio de 2011

Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir. MLK

Doy entera fe de que lo siguiente es una apreciación justa y obra como fruta de la prudencia razonable:

Barack Obama debe su presidencia en vasta parte a la obra, el legado y sacrificio supremo del Reverendo Martin Luther King, Jr., sometemos.

"Sostengo que quien infringe una ley porque su conciencia la considera injusta, y acepta voluntariamente una pena de prisión, a fin de que se levante la conciencia social contra esa injusticia, hace gala, en realidad, de un respeto superior por el derecho."
-MLK


Óscar López Rivera fue miembro de la Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN). Es un hecho confeso. Es igualmente parte de ese testimonio planteamientos sobre las motivaciones políticas de los actos realizados como parte de una estrategia de lograr la independencia nacional para Puerto Rico.

Nunca mediaron ni se plantearon en el proceso motivaciones de objetivos ni intenciones de lucro, beneficio personal ni actos de venganza personal.

Narraciones y documentos sobre los actos imputados y el proceso judicial obran en récord. Nos referimos a una secuencia de hechos que ocurrieron durante la parte posterior de la década de los setenta y comienzos de los ochenta. El presidente Clinton ofreció clemencia a 12 miembros de ese grupo (López incluído), junto con cuatro miembros de los Macheteros. 11 miembros del FALN finalmente aceptaron las condiciones de la clemencia (gestiones negociadas por el Procurador General Auxiliar Eric Holder, hoy Secretario de Justicia). López rechazó la oferta como parte de un planteamiento de solidaridad (acto de conciencia) con Carlos Alberto Torres que no fue incluído en la oferta de clemencia. La condena acumulativa de López totaliza 70 años por cargos de conspiración sediciosa, cargos de violaciones a las leyes de armas y acusaciones de conspiración de cometer fuga de una instalación carcelaria mediando violencia. Los cargos de López Rivera, para efecto de comparable histórica, son similares a los presentados contra Nelson Mandela. López Rivera recientemente cumplió 30 años de encarcelamiento. El sistema correctivo le ha denegado sus peticiones de libertad condicionada.

El reclamo de libertad para Óscar López Rivera conforma los criterios de un caso de Derechos humanos en lo que respecta a castigos crueles e inusitados.


Que se sepa, liberar a Oscar López Rivera es propio de las enseñanzas del hombre cuyo sueño le abrió las puertas a todos los americanos.

Presidente Obama Ud. tiene la palabra.