lunes, 23 de noviembre de 2009

La violencia doméstica: un reto para la investigación en salud pública. Rev. 29/11/09


Nota de ROF.- El 23 de noviembre de 2009 se inició el día con otra noticia fatal de violencia hacia un mujer justamente la semana del Día Internacional de No Más Violencia contra la Mujer:

06:54 a.m.
Muere mujer a manos de su ex pareja. Es la víctima número 16 de la violencia doméstica.

La violencia doméstica cobró anoche su víctima número 16, tras un incidente reportado en las Parcelas Martínez del Barrio Candelero Debajo de Humacao, informó el oficial de prensa de la Uniformada, Eduardo Andino.

La víctima fue identificada como Mabel Merced López, de 29 años. La mujer recibió múltiples heridas punzantes en diferentes partes del cuerpo, según el informe de novedades.


El supuesto agresor, identificado como Luis Alberto Cruz, se internó en un monte aledaño para intentar huir de la Policía. Sin embargo, en horas de la madrugada puedo ser atrapado. Éste se encuentra en la región policiaca de Humacao en espera de la radicación de cargos.

Se indicó que la hija menor de la víctima presenció los hechos e intentó defender a su madre.

Por Frances Rosario/END
http://www.elnuevodia.com/mueremujeramanosdesuexpareja-640843.html


En el marco del Día Internacional de lucha contra la violencia hacia la mujer, declarado por la Asamblea General de la ONU, afirmo que es una flagrante violación a los derechos humanos, un imperdonable delito criminal y una causal de discriminación dicha conducta: argumentos compartidos por activistas, ONG, y hasta Naciones Unidas.


La violencia masculina hacia las mujeres es una situación grave e intolerable en Puerto Rico, se ha convertido en un problema prioritario de salud pública.


Es fundamental evitar que la violencia de género siga pasando de una generación a otra.


Es un imperativo moral del mayor rango que el sistema de justicia se asegure de que no se tolere la reincidencia y se esfuerce en lograr hacer efectiva y eficiente el sistema de protección de las víctimas de violencia de género. (Favor ver: '“Salvaje” mata mujer frente a su hija' y otras notas de prensa relacionadas en comentarios donde se revela que el agresor tiene un largo historial de actos violentos.)


Pregunta triste pero obligada: en qué momento un acto de la llamada violencia doméstica (prefiero usar el término violencia de género) se puede considerar un crimen de odio como por ejemplo "Luis Alberto López Cruz..con un largo historial de violencia contra las mujeres, -incluyendo un asesinato previo.." (END), quien ...mata a puñaladas a una mujer (frente a su hija) porque ella lo rechaza...


Me uno a la jornada que realiza esfuerzos de incrementar la conciencia sobre la problemática de la violencia contra la mujer en Puerto Rico. Basta ya.


Exhorto a que visites:

Apuntes para no más violencias institucionales contra las mujeres y nuevas relaciones de poder. Érika Fontánez Torres; catedrática asociada de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico

http://poderyambiente.blogspot.com/2009/11/apuntes-para-no-mas-violencias.html



Igualmente el tema fue abordado previamente en:

Violencia contra la mujer

http://ortizfeliciano.blogspot.com/2007/07/violencia-contra-la-mujer.html


Unamos nuestra energías e iniciativas para dar al traste con este grave problema de discrimen y agresiones.
ROF





La violencia doméstica: un reto para la investigación en salud pública

Introducción
La violencia doméstica está considerada como un problema de salud pública que afecta a muchas mujeres y a sus familias tanto en Estados Unidos, como en el ámbito mundial. En los países en los que se han realizado estudios sobre su prevalencia se reportan cifras alarmantes. La violencia doméstica tiene consecuencias físicas, psicológicas y sociales, entre las que se pueden mencionar: homicidio, lesiones graves, enfermedades de transmisión sexual y VIH/SIDA, vulnerabilidad a las enfermedades, suicidio, problemas de salud mental, efectos en los niños derivados de haber presenciado actos de violencia, costos agregados de atención de salud y efectos sobre la productividad y el empleo (1).


En 1985, el ex Cirujano General de los Estados Unidos General C. Everrett Koop catalogó la violencia doméstica como problema de salud pública, estimulando a las comunidades a desarrollar programas de intervención. Desde entonces, varias organizaciones como el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) se han dedicado a crear programas para tratar de prevenir y controlar este problema. En 1993 el CDC estableció el "Family and Intimate Violence Prevention Team'' como parte del Centro Nacional de Prevención y Control de Traumas cuyo propósito principal es analizar los problemas de abuso familiar (2). Algunas de las actividades y proyectos patrocinados por el CDC incluyen el desarrollo de definiciones uniformes de violencia doméstica, y de programas comunitarios con el propósito de evaluar la respuesta comunitaria para reducir la violencia doméstica.


El CDC tiene un sistema de vigilancia en siete estados para el monitoreo de heridas por armas de fuego y las conductas de riesgo relacionadas. Esta agencia además realiza encuestas nacionales telefónicas para estimar la incidencia y la prevalencia de abuso físico y sexual, al igual que los costos que conllevan. Estos evalúan la relación entre la experiencia de violencia, factores de riesgos y estrés psicológico entre los niños, factores de riesgo asociados a la violencia interpersonal entre los adolescentes y los efectos del abuso psicológico y físico en las mujeres (3). En Puerto Rico, sin embargo, no se han desarrollado estudios similares.











En Puerto Rico la violencia doméstica es usualmente tipificada como un comportamiento delictivo pero esta constituye además un serio problema de salud para la familia puertorriqueña. Según la Ley 54 del Código Penal de Puerto Rico Artículo 103 del 15 de agosto de 1989, la violencia doméstica es un "patrón de conducta constante de empleo de fuerza física o violencia psicológica, intimidación o persecución contra una persona, por parte de su cónyuge, ex cónyuge, una persona con quien cohabita o haya cohabitado; con quien sostiene o haya sostenido una relación consensual o una persona con quien se haya procreado, para causarle daño físico a su persona, sus bienes o a la persona de otro para causarle grave daño emocional". En Puerto Rico, entre 1989 y 1998, este delito representaba el 21,89 por ciento del total de delitos cometidos en ese período (4).


El costo social que la familia tiene que pagar por la violencia doméstica es muy alto, las marcas emocionales que deja este problema son imborrables y continuarán afectando las futuras generaciones. Por tal razón, es necesario investigar este fenómeno que está afectando tanto a la familia puertorriqueña.


Magnitud de la violencia doméstica
La violencia doméstica ataca el fundamento de toda sociedad, la familia. El Departamento de Justicia de Estados Unidos estimó que el 95 por ciento de los ataques de esposos o ex esposos son cometidos por hombres a mujeres (5). En Estados Unidos durante 1992, 3.9 millones de mujeres casadas o que convivían con su pareja fueron abusadas físicamente por sus cónyuges (6). Se estima que entre 8.3 y 11.3 de cada cien mujeres en los Estados Unidos son maltratadas por sus esposos o novios anualmente (7).


En uno de cada tres incidentes de violencia doméstica se han utilizado armas de fuego y una de cada tres mujeres ha resultado herida (8). Una de las formas de identificar personas que han sufrido este tipo de maltrato es mediante las visitas a las salas de emergencia de los hospitales. En Estados Unidos de 7 por ciento a 30 por ciento de las mujeres que visitan dichas salas lo hacen por motivo de incidentes de violencia doméstica (2).












En Puerto Rico con la creación e implantación de la Ley Nº 54 se ha intentado brindar apoyo, protección y orientación a las víctimas de violencia doméstica. A pesar de dichos esfuerzos el aumento de casos de violencia doméstica es alarmante. La Comisión para los Asuntos de la Mujer indicó que una de cada tres mujeres será víctima de violencia doméstica en algún momento de su vida y que el 52 por ciento de las mujeres asesinadas en Puerto Rico han muerto a mano de sus esposos o compañeros (9). Los casos de violencia doméstica en San Juan representan el 75 por ciento de los casos que maneja la Oficina de Asuntos de la Mujer (10). Según datos de la Policía de Puerto Rico, en 1993 se registraron 17.873 casos de violencia doméstica, 18.079 en 1994, 19.411 en 1995, 19.132 en 1996 y 21.217 en 1997 (10). Los asesinatos a mujeres por motivo de estos incidentes para 1993 fueron 42, para 1994, 30, en 1995, 38, en 1996, 34, en 1997, 34 y en 1998, 29 (10).


En Puerto Rico se han realizado pocos estudios y existen pocas estadísticas sobre violencia doméstica. Sólo existe un estudio en el ámbito nacional (11) en el que se recopilan datos de violencia doméstica. En él se incluyeron tres preguntas relacionadas al tema. Aunque estas proveen un marco general de la problemática en Puerto Rico, es claro que se necesitan más estudios para conocer mejor los subgrupos de la población con alto riesgo y/o prevalencia de violencia doméstica.









En los hallazgos de la encuesta reproductiva realizada en Puerto Rico entre 1995 y 1996 se menciona que del total de mujeres entrevistadas entre las edades de 15 a 49 años (las que tienen o tenían pareja) el 48,19 por ciento reportaron haber sufrido maltrato. De las 438 mujeres de 25 a 34 años el 52,75 por ciento reportan haber sufrido maltrato físico y emocional por parte de sus esposos o compañeros, les siguen las edades de 15 a 24 años que de 210 entrevistadas el 47,28 por ciento reportó maltrato y finalmente de las 620 mujeres de 35 a 39 años el 41,51 por ciento reportó maltrato (11).


Las estadísticas de violencia doméstica no representan la realidad de la magnitud del problema debido al sub-reporte de casos. En la encuesta nacional del crimen realizada en Estados Unidos, casi la mitad de los casos encontrados (48 por ciento) no fueron reportados a la policía (6). Las estadísticas oficiales que existen, subreportan la condición por falta de detección, debido a que la mujer no busca ayuda de servicios policiales o sanitarios posiblemente por vergüenza, temor, o por factores culturales y socioeconómicos. Muchas veces la mujer no reporta los actos de violencia por la naturaleza privada de esos eventos, el estigma social asociado y la creencia de que no sirve de nada informarlo (12). Otra posible razón para el sub-reporte está en las limitaciones de la definición legal de violencia doméstica, en la que ofensas que deberían ser catalogadas como actos de violencia doméstica no sean contabilizados como tal, por ejemplo, muchos eventos de maltrato emocional pasan desapercibidos. Además, si la mujer tiene un diagnóstico psiquiátrico, podrían enfrentarse a la pérdida de la custodia de sus hijos y que su esposo alegue que los problemas son causados por la condición de la esposa (13).


La violencia doméstica no solo afecta a la mujer también afecta a sus hijos. El abuso de niños se ha reportado en un 33 por ciento a 55 por ciento de las familias en que ocurren episodios de violencia doméstica (2). Cuando el maltrato surge o se agudiza durante el embarazo aumenta el riesgo de parto prematuro, bajo peso al nacer, daño y muerte fetal. El abuso durante el embarazo está asociado a depresión mayor de la madre, intentos suicidas, utilización de alcohol, tabaco y drogas ilícitas (14). La prevalencia de maltrato en la mujer embarazada es de 3.9 a 8.3, mayor que entre las mujeres no embarazadas (15). Existe además un riesgo cuatro veces mayor en las mujeres embarazadas maltratadas de tener niños bajo peso al compararlas con mujeres embarazadas no maltratadas (16).


Impacto de la violencia doméstica
Algunos estudios proveen evidencia sobre las dimensiones de la violencia doméstica que pueden tener impacto en la salud de las víctimas así como sobre la influencia que pueda tener en sus vidas y en su salud mental. Estos estudios abordan el impacto de la violencia doméstica, el cual va mucho más allá de ser un mero incidente y se refleja en el estado de salud de la víctima. Estas consecuencias pueden incluir desórdenes gastrointestinales, desórdenes psiquiátricos, intervenciones quirúrgicas y en muchos casos hasta la muerte (18, 19, 20, 21).


La violencia doméstica es la principal causa de lesiones en las mujeres de 15 a 44 años en Estados Unidos (22). Es además una de las mayores causas de pérdida del hogar, crímenes violentos entre los jóvenes y abuso de substancias controladas. El 93 por ciento de las víctimas de violencia doméstica son mujeres (23) Las mujeres abusadas físicamente, frecuentemente enfrentan lesiones severas y el 22-35 por ciento de las mujeres que visitan la sala de emergencia de algún hospital lo hacen debido a lesiones relacionadas a abuso por parte de su pareja (24).


Otra dimensión que merece igual evaluación al estudiar la violencia doméstica es el impacto que ésta causa en la economía de los países, que tienen que afrontar grandes gastos tanto en cuidados médicos directos, como en refugios para las víctimas, en programas de orientación y prevención, en el mantenimiento de sistemas de vigilancia y de base de datos y en líneas telefónicas para el reporte de casos y consultoría. Estos esfuerzos, en unión a la de organizaciones de base comunitaria, al diseño de legislación dirigida a la protección de las víctimas y al procesamiento del agresor, responden a un enfoque salubrista para solucionar el problema de violencia doméstica (25). Además se ha recomendado la política de desarrollar protocolos para la identificación, tratamiento y referido de víctimas de violencia doméstica en las salas de emergencia de los hospitales (26).


En Estados Unidos los costos relacionados a la violencia doméstica alcanzan cifras muy elevadas. Estos costos se dividen en diferentes áreas como servicios médicos, servicios legales, educación, prevención y líneas telefónicas de emergencia, entre otros. En términos generales, se cree que se gasta de 5 a 10 billones de dólares anualmente en Estados Unidos en problemas relacionados a la violencia doméstica (23). De éstos, alrededor de $3-5 billones se usan en la atención médica requerida a consecuencia de incidentes de violencia domestica. La Organización Mundial de la Salud indica en un informe de 1998 que la atención ambulatoria para mujeres con historial de agresión sexual o física cuesta 2.5 veces más que la atención a otras mujeres (1). Esto es así ya que según los estimados del "National Violence Against Women Survey", el 18-30 por ciento de las mujeres víctimas de abuso físico reciben más de un tratamiento médico, tales como hospitalización y terapia física, y también reciben tratamiento más de una vez (27).


El Instituto Nacional de Justicia (INJ) y el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CPE) patrocinaron una encuesta telefónica con una muestra representativa de la nación americana (8,000 mujeres y 8,000 hombres) sobre violencia en contra de la mujer durante los meses de noviembre de 1995 a mayo de 1996. Esta encuesta reveló además que, en promedio, las mujeres víctimas de abuso físico pasan 8.5 noches en el hospital y tienen 18.5 sesiones de terapia física (28). En promedio, se facturan $1,633 por persona por año, por servicios médicos ofrecidos a niños, mujeres y personas mayores abusadas (28).


En Estados Unidos los incidentes de violencia doméstica traen también pérdidas causadas por ausencias al empleo y baja productividad, que significan otros $100 millones (29). En Canadá, mediante una encuesta nacional, el Centro de Investigaciones de Violencia contra la Mujer y Niños, encontró que el 30% de los incidentes de agresión a esposas que les fueron notificados consumieron tiempo de las actividades regulares del trabajo y el 50 por ciento de las mujeres que fueron lesionadas tomaron licencia por enfermedad (1).

Factores de Riesgo
La mayor parte de los factores de riesgo estudiados con relación a la violencia doméstica son de carácter sociodemográficos. Estos incluyen: sexo, edad, grupo étnico, estado marital y factores de carácter socioeconómico. Otros factores de riesgo para la violencia doméstica, que se incluyen en los estudios son el embarazo y conceptos sociopsicológicos, como lo son la distribución del poder en la relación y la calidad y la capacidad de manejar problemas dentro de la relación.


1. Factores Sociodemográficos

a. Sexo
Según los resultados de la encuesta del INJ y el CPE mencionada anteriormente el 18 por ciento de las mujeres en los Estados Unidos reportaron haber sido violadas, mientras que el 52 por ciento reportaron haber sido abusadas físicamente, en algún momento de sus vidas. Este evento abusivo se pudo haber dado ya sea, en la niñez de la mujer, o en su vida adulta.


En la encuesta del INJ y el CPE, el 25 por ciento de las mujeres reportaron que fueron abusadas físicamente y/o violentadas por sus esposos actuales o compañeros de convivencia, comparado con un 8 por ciento de los hombres. Del total de las mujeres que reportaron ser abusadas físicamente, el 32 por ciento reportaron trauma físico, comparado con el 16 por ciento de los hombres. La encuesta también reveló que la mayoría de los actos violentos fueron llevados a cabo por hombres, ya que el 93 por ciento de las mujeres y el 86 por ciento de los hombres fueron violentados por personas del sexo masculino (27). Además Bachman (12) reporta que comparado con los hombres, las mujeres experimentan 10 veces más abusos de violencia doméstica por sus compañeros íntimos.


El factor de riesgo más importante para ser víctima de violencia doméstica es ser mujer, ya que aproximadamente el 95 por ciento de las víctimas de violencia doméstica son mujeres (30). Las estadísticas del Departamento de Justicia de Estados Unidos revelan que dos terceras partes de los abusos en contra de las mujeres fueron cometidos por personas allegadas a ellas (28 por ciento esposos o novios, 35 por ciento conocidos y 5 por ciento otros familiares) (31). Este dato es parecido al reportado por el INJ y el CDC, donde el 76 por ciento de las mujeres fueron abusadas físicamente o violadas por su esposo o compañero consensual, el 17 por ciento por conocidos, como amigos, vecinos o compañeros de trabajo y solo el 14 por ciento fueron abusadas por un extraño.


b. Edad
La violencia doméstica es más prevalente en mujeres de edad reproductiva. En la encuesta del INJ y CPE realizada por teléfono en Estados Unidos se obtuvieron los siguientes resultados: del total de mujeres que reportaron haber sido violentadas, el 21,6 por ciento tenía menos de 12 años, el 32 por ciento de 12 a 17 años, un 29.4 por ciento tenía de 18-24 años y las que tenían más de 25 años representaban un 16,6 por ciento (27).


Según Olson (32) las víctimas de violencia doméstica tienen un rango de edad de 15 a 61 años (media 28.5 años). Estos datos fueron obtenidos de un estudio prospectivo en un grupo de mujeres de 15 a 70 años de edad, quienes se presentaron a un centro de trauma urbano durante un período de tres meses en 1994, reportándose un total 4,073 casos de violencia doméstica.

La diferencia de edades entre la pareja se asocia a un mayor riesgo de cometer homicidios contra la mujer. En un estudio realizado por Mercy et al, se evaluó una muestra de 16,595 homicidios cometidos por cónyuges y se encontró que las mujeres que eran de 5-9 años más jóvenes que sus esposos tenían más riesgo de ser víctimas de homicidios por sus esposos que las mujeres 5 años menores que sus esposos (33).


En la Encuesta de Salud Reproductiva de Puerto Rico constituida por una muestra de 5,944 mujeres en edades entre 15-59 años un 48,19 por ciento de las mujeres reportaron haber sido agredidas físicamente. De éste (48,19 por ciento) el 16 por ciento de las mujeres alguna vez casadas o unidas, entre las edades de 25-34 años, reportaron haber sido empujadas, golpeadas o insultadas y un 34 por ciento entre 15-24 años y un 48 por ciento entre las edades de 35-49 años informó algo similar (11).


c. Grupo étnico
En la encuesta telefónica realizada por INJ y CPE entre mujeres de diferentes razas y trasfondo étnico, en la que se tomó una muestra representativa de mujeres en los Estados Unidos, la prevalencia que se reportó de violencia y abuso físico fue estadísticamente diferente por grupo étnico. Las mujeres indias nativas americanas e indias nativas de Alaska fueron las que más reportaron violaciones y abuso físico (64,3 por ciento), mientras que las mujeres de las islas del Pacífico y Asia son las que menos reportaron violencia doméstica (51,9 por ciento). Las mujeres hispanas reportaron menos incidentes de violencia doméstica que las no hispanas (54,9 por ciento, 55,9 por ciento; respectivamente) (27).

En un estudio de prevalencia efectuado por investigadores del Departamento de Ginecología y Obstetricia de la Universidad de Texas se encontró un riesgo menor de abuso físico en mujeres no hispanas que en mujeres negras usuarias de alcohol (OR=3.0 y OR= 6.0 respectivamente) y drogas (OR=2.1 y OR=3.7 respectivamente). La población estudiada fue de 501 mujeres embarazadas de tres culturas distintas: hispanas, no hispanas y negras (34).


Los hallazgos encontrados por Wagner et al (35), revelaron que la exposición de abuso se mantiene similar entre negras, blancas, mujeres que residen en zonas rurales y urbanas. Sin embargo, la manera de enfrentar el problema es diferente entre cada grupo. Las mujeres de raza negra responden con violencia a los abusos físicos de su pareja, mientras que las de raza blanca no responden con violencia a los abusos físicos a los que son sometidas. Estos resultados fueron obtenidos a través de un estudio retrospectivo utilizando una muestra de 407 mujeres en una clínica de medicina de familia de la Escuela de Medicina de Georgia.










De 290 mujeres embarazadas seleccionadas al azar de clínicas públicas y privadas de Texas, se encontró que el 78 por ciento eran latinas y el 22 por ciento eran de raza negra, de este total 24 por ciento mujeres fueron abusadas durante su embarazo. La distribución observada en cuanto a etnicidad en violencia doméstica en este estudio fue el siguiente: 29.2 por ciento negras, 33,3 por ciento latinas, 33,3 por ciento blancas y 4,2 por ciento otras (36).


d. Nivel Socioeconómico y Educativo
La relación entre nivel socioeconómico y violencia doméstica no está claramente establecida en la literatura. En cuanto al nivel socioeconómico del agresor, en un estudio realizado en 602 mujeres casadas residentes de Maryland a través de una encuesta aleatoria, se reportó una asociación entre nivel educativo bajo y la violencia doméstica. En este estudio solo el 14 por ciento de los hombres abusivos tenían un octavo grado de educación o más comparados con el 86 por ciento de los que nunca abusaron de sus esposas las cuales tenían una educación mayor. Se reportó además que el 16 por ciento de las mujeres casadas de bajo ingreso (menos de $10,000) fueron abusadas alguna vez en su vida comparadas con el 6 por ciento de las mujeres que tenían un ingreso mayor de $10,000 anuales (37).


En Puerto Rico se llevó a cabo un estudio con 225 mujeres que recibían asistencia del programa especial de alimentos suplementarios para mujeres e infantes en 1995. En éste se encontró que en cuanto a nivel socioeconómico, las mujeres que aportaron salarios de $100-$199 semanales tenían una puntuación promedio más alta de maltrato físico, en comparación con los restantes subgrupos de mayor aportación económica. El hecho de que la entrevistada recibiera asistencia pública se encontró asociada a una mayor incidencia de maltrato físico. (38)






e. Zona Residencial
La diferencia por zona urbana o rural en las prevalencias de violencia doméstica no se ha estudiado frecuentemente en la literatura. Un estudio efectuado en Nicaragua reveló que las mujeres que vivían en zonas urbanas experimentaban más violencia doméstica que las que residían en zonas rurales. No obstante se especula que estos resultados podrían deberse a un subreporte de casos en la zona rural.


f. Otros Factores de Riesgo
Varios otros factores se han estudiado con relación a la violencia doméstica. Entre éstos, el embarazo es uno importante. Según estudios descriptivos en Estados Unidos del 4 por ciento a 17 por ciento de las mujeres embarazadas han sido atacadas por su pareja durante y después de su embarazo (2). Otro estudio señala que del 10 por ciento al 32 por ciento de las mujeres que buscan cuidado prenatal han tenido historial de abuso (40). En este estudio se utilizó el diseño de caso-control, se escogió una muestra de 742 mujeres embarazadas de la población total y se realizó en la clínica de obstetricia de la Universidad de Virginia. Los datos fueron recogidos a través de un cuestionario (40). Otro estudio (41) de carácter prospectivo entre mujeres áfricoamericanas, hispanas y blancas reveló que el 17 por ciento de las mujeres entrevistadas habían sido abusadas durante su embarazo. De este 17 por ciento; un 52 por ciento eran negras, 32 por ciento eran hispanas y el 36 por ciento eran mujeres blancas. El estudio se realizó en clínicas públicas prenatales de Houston y Baltimore utilizando un cuestionario para detectar abuso.

2. Factores socio-psicológicos





a. El poder en la relación
El balance del poder en la relación marital o "empowerment" es un concepto multidimensional que se ha investigado en la literatura como un factor de riesgo para la violencia doméstica (42). Babcock et al. (43), divide el poder en la relación en tres aspectos básicos: bases, procesos y resultados. Las bases del poder son las características personales, los recursos que una de las partes aporta a la relación e incluye aspectos económicos, de conocimiento, destrezas y virtudes. El control que uno de los componentes de la pareja pueda ejercer sobre otro es una de las bases del poder en la relación, las cuales incluyen definiciones culturales o roles ligados al género, recursos afectivos, como el nivel de envolvimiento o independencia, recursos personales, como la apariencia física y recursos cognoscitivos (43,44). Los procesos del poder son las técnicas interaccionales de la pareja como la asertividad, la persuasión, las técnicas de resolución de problemas o las demandas que utiliza el individuo para obtener el control. El resultado del poder en la relación está relacionado con quien toma la decisión final, o quien gana. Por otro lado, el poder decisional en un área (por ejemplo, sexual) no necesariamente implica tener poder en otras áreas (por ejemplo, económico) (42).


Para medir poder en la relación marital varios investigadores (38, 42, 43) utilizan desigualdades en la toma de decisiones de la pareja. Una medición efectiva debe cumplir con cuatro condiciones: que el tema sea de importancia para toda la familia, incluir áreas decisionales balanceadas entre decisiones de la mujer y del hombre, que la decisión afecte a la familia por completo y que sea aplicable para los distintos tipos de familia. En el estudio de Centers et al (42), se utilizó este concepto, incluyendo preguntas acerca de decisiones tales como: qué cenará la familia, qué programa de radio o televisión sintonizar, qué carro comprar, si se debe adquirir seguro de vida, el tipo de casa o apartamento que deben elegir, la elección del tipo de trabajo del hombre y/o la mujer y si ésta debía trabajar, la elección de médicos y el lugar dónde vacacionar, entre otras. Se encontró que el poder del marido disminuye con la edad, con la duración del matrimonio y cuando hay segundas nupcias, pero aumenta con el nivel de ocupación y de educación. Además se encontró que el tener personalidad autoritaria (variable de personalidad utilizada) está relacionado significativamente con el ejercicio de poder en el matrimonio.


En la literatura se ha examinado el poder económico como base para la violencia doméstica, y se ha encontrado que mujeres con trabajos de mayor remuneración y mayor nivel de educación que sus esposos, experimentan mayor amenaza de violencia (de por vida), que las esposas con ocupaciones similares a sus compañeros. En dicho estudio se midió el poder en una escala y se encontró relación entre el poco poder en la toma de decisiones en la pareja masculina y el alto grado de violencia de parte del hombre hacia su pareja (42).


En todas las teorías psicoanalíticas y sociológicas acerca de la violencia doméstica, las explicaciones están centradas en relaciones con desigualdad en el poder (20). En términos del resultado del poder, se ha encontrado que el poder decisional está asociado con la satisfacción marital. En la literatura se reporta que en las parejas donde el marido dominaba la toma de decisiones, la esposa era abusada tres veces más que en las relaciones de parejas donde ambos deciden, contrastando con ocho veces mayor la frecuencia de violencia en relaciones en donde la mujer dominaba la toma de decisiones (44). Al tomar en consideración parejas donde hay pocos desacuerdos maritales, no hay diferencias entre la violencia hacia la mujer con esposo dominante, mujer dominante o ambos. Cuando se añade la tensión de mucho desacuerdo entre la pareja, en las relaciones dónde la mujer es dominante, se reporta más violencia hacia la esposa (45).


De acuerdo con Leonard & Senchak (44), la creencia de que ambos en la relación tienen igual poder, aparenta ser factor protectivo contra la violencia marital. Otro aspecto, que sirve tanto como base y como parte del proceso del poder, son las destrezas de comunicación marital (déficit de comunicación). Cuando la esposa es más competente verbalmente que el marido, la única forma de expresión efectiva del esposo suele ser la agresión física. Las diferencias por género en este patrón de conducta se pueden atribuir a los estereotipos, donde el hombre tiene mayor control para obtener lo que quiere, mientras que la mujer, con menor poder, utiliza presión psicológica para influenciar en el comportamiento de su pareja. Además, el hombre mantiene el poder que tiene sobre la mujer utilizando los recursos que ella desea, como el envolvimiento, acercamiento, o un cambio en su comportamiento (43). Muchas normas culturales y políticas y prácticas sociales también limitan las posibilidades que tiene la mujer para dejar la relación y apoyan la violencia doméstica.



b. Barreras para denunciar la violencia doméstica
Las barreras para denunciar abuso y recibir atención médica a las que se enfrentan las víctimas de violencia doméstica son complejas y variadas. Una agravante del problema de violencia doméstica es que las mujeres que son víctimas de maltrato tienden a permanecer calladas sobre su situación y a no acusar a su pareja por miedo a ser nuevamente violentadas (47). Existen una serie de factores los cuales influyen en las mujeres y provocan que esta permanezca callada y no busque ayuda, tales como: miedo a que se intensifique la violencia, vergüenza, baja autoestima, factores sociales como obligación con su familia o pareja y factores relacionados con el sistema de salud como dependencia económica, los costos elevados del cuidado de salud y largo periodo de espera (47).


La mayor barrera para el acceso a cuidado médico manifestada por las mujeres maltratadas que participaron en un grupo focal, es que su pareja no les permite buscar ayuda médica. Las barreras relacionadas al sistema de cuidado médico incluyen la falta de tiempo, miedo de ofender a la paciente por preguntarle acerca del abuso, creencia de que no pueden ayudar, falta de continuidad con la paciente y falta de educación acerca del tratamiento y detección. Entre las barreras de la paciente se encuentra la vergüenza el miedo a la reacción de los demás, negación, miedo de las posibles repercusiones con su pareja, miedo a la policía, falta de recursos financieros y miedo a que la familia se separe (48).

En un estudio realizado por Hamberger, et al. (48), se entrevistaron 115 mujeres que fueron agredidas por su pareja. Estas mujeres fueron reclutadas tanto de grupos de apoyo como de otros grupos que le ofrecen ayuda a mujeres maltratadas en el sur este de Wisconsin. Más de la mitad (54 por ciento) de las participantes informaron haber visitado a un médico por alguna lesión física resultado de maltrato, de estas 53 por ciento utilizó la Sala de Emergencia y un 43 por ciento visitó al médico en su oficina privada. El 56 por ciento de las mujeres en este estudio reveló que los médicos aceptaban con suma facilidad cualquier explicación falsa sobre cómo ocurrió la lesión y un 45 por ciento indicó que los médicos trataban las lesiones sin preguntar como ocurrieron. Al examinar el aspecto emocional un 10 por ciento manifestó que los médicos las atendían como si estuvieran molestos con ellas y un 3 por ciento comentó que su médico hacía chistes relacionados a la violencia doméstica durante el examen médico.


El género del médico puede determinar la actitud hacia las pacientes de violencia doméstica (50). Los médicos varones, están menos interesados en asuntos de violencia doméstica que sus colegas mujeres. Los médicos del género femenino evitan diagnosticar víctimas de violencia doméstica entre sus pacientes femeninas. Este mecanismo de protección es más común con pacientes blancas de clase media alta que reflejan un status racial y socioeconómico parecido al de las médicas del género femenino.

Robert I. McAfee, antiguo presidente de la AMA, expresó que: "Menos de un 10 por ciento de las veces no nos tomamos el tiempo extra para ir más allá del mero tratamiento de los problemas médicos y quirúrgicos de la violencia doméstica y de esa manera tratar de prevenir el próximo episodio" (51). Las restricciones de tiempo pueden ser una barrera para realizar trabajos eficientes con pacientes maltratadas. Muchos médicos sienten que el tiempo para intervenir efectivamente es inadecuado cuando la paciente revela abuso (52). Los proveedores primarios frecuentemente son penalizados (por sus jefes) por pasar demasiado tiempo con sus pacientes (13).






Conclusión
Definitivamente la violencia doméstica es un problema de salud pública que se expresa en todas las culturas, razas. ocupaciones y niveles económicos. Requiere de soluciones inmediatas disponibles para las víctimas además de acciones que a largo plazo logren disminuir la prevalencia de esta conducta en nuestra sociedad.


El entender la conducta de violencia doméstica en diversas comunidades de la población es un paso importante para la erradicación de la violencia doméstica en contra de la mujer. En Puerto Rico existe solo un estudio con una muestra representativa de la Isla que provee alguna información sobre la prevalencia de este problema en la Isla. Se necesitan más estudios que identifiquen los subgrupos de mujeres que están más a riesgo y que ayuden a identificar mejor los factores de riesgo asociados a esta conducta. Es importante la participación de médicos y de investigadores de comunidades minoritarias en estas investigaciones. En investigaciones sobre prácticas clínicas se observa que el fallo en la detección de la información necesaria sobre la violencia, se agrava por factores socioeconómicos y culturales, que no se pueden separar de la violencia doméstica.


Para minimizar las barreras que le surgen a las víctimas de violencia al momento de buscar ayuda (como por ejemplo el silencio), son necesarios estudios que enfocados en los orígenes del silencio de las mujeres y en el establecimiento de mejores relaciones de paciente-proveedor, ayuden a romper ese silencio. Se deben incluir en el currículo de los médicos estudios sobre los factores que afectan la violencia doméstica tales como desigualdades en nivel socioeconómico y educativo y entender mejor las barreras que existen para reconocer el problema para poder realizar una mejor detección de los casos que se presentan en las clínicas.


La educación a médicos y a profesionales de la salud es un paso importante, pero no es suficiente para la prevención y erradicación de la violencia doméstica. Para lograr calidad en el cuidado se requieren cambios en la educación de los proveedores médicos, cambios en la estructura de cuidado de salud, recursos comunitarios y cambios en las fuerzas sociales que permiten que las mujeres sean abusadas.


Carmen N. Vélez, PhD, Catedrática; Janice Vega, MPH; Diana Torres, MPH; Zulema E. Martínez, MPH; María del Carmen Sánchez, MPH; Ángela E. Fumero, MPH; Elsa Ríos, MPH; Sonia M. Cardona, MPH;
Luz V. González, MPH; Adis Umpierre, MPH; Ayleen Godreau, MPH.
Departamento de Bioestadística y Epidemiología, Escuela Graduada de Salud Pública, Recinto de Ciencias Médicas, Universidad de Puerto Rico


Referencias












1. WHO-Women's Health and Development. Violencia contra la mujer: un tema de salud prioritario. http://www.who.int/ frhwhd/VAW/infopack/ Spanish/violencia.infopack.htm. Ultima revisión: 4/11/98 fecha de acceso: 23/5/99.
2. Bullock K. Shorstein S. Improving Medical Care for Victims of Domestic Violence. Hospital Physician 1998; 34 (9):42-58.
3. Centers for Disease Control and Prevention. Division of Violence. 1999.
4. Policía de Puerto Rico. División de Estadísticas. Perfil de la violencia Doméstica en Puerto Rico. San Juan, 1998.
5. Zawitz M. Highhlights from 20 years of Surveying Crime Victims: the Natíonal Crime Victimization Survey, 1973-1992 . Washington DC: US Department of Justice. Bureau of Justice Statistics. Oct 1993.
6. The Commonwealth Fund. First Comprehensive National Health Survey of American Woman. New York. July 1993.
7. Plichta SB, Duncan M.M. Plichta L. Spouse Abuse. Patient-physician Communication, and Patient Satisfaction. Am J Prev Med 1996: 12(5):297-303
8. Strauss MA. Medical Care Cost of Intrafamily Assault and Homicide. Bull NY Acad Med 1986; 62(5):556-560.
9. Comisión para los Asuntos de la Mujer. Oficina del Gobernador. Perfil de la violencia doméstica en Puerto Rico. Enero - Diciembre 1997.
10. Berríos H. Intolerables los casos en San Juan. El Vocero. 25 Nov.1997:20.
11. Encuesta de Salud Reproductiva 1995-1996. Resumen de los hallazgos. Escuela Graduada de Salud Pública. Recinto de Ciencias Médicas. Universidad de Puerto Rico. Mayo 1998.
12. Bachman R, Saltzman L. Violence Against Women: Estimates from the Redesigned Survey. Special Report-U.S. Department of Justice. August 1995.
13. Warshaw C. Domestic Violence: Changing Theory, Changing Practice. JAMWA 1996: 51 (3):87.
14. Mezey GC, Dewley S. Domestic Violence and Pregnancy. BMJ. 1997: 314(7090): 1295.
15. Mayer L, Liebschutz J. Domestic Violence in the Pregnant Patient; Obstetric and Behavioral Interventions. Obstet-Gynecol-Survey. 1998: 53(100):627-635.
16. Mc Farlane J, Parker B, Soeken K. Abuse During Pregnancy: Association with Maternal Health and Infant Birth Weight. Nurs Res. 1996: 45(1): 37-4.
18. Leserman J, et al. Impact os Sexual and Physical Abuse Dimensions on Health Status: Development of an Abuse Severity Measure. Psychosom Med. 1997; 59(2):152-60.
19. Leserman J, et al. Selected Symptoms Associated With Sexual and Physical Abuse History Among Female Patients with Gastrointestinal Disorders: The Impact on Subsequent Health Care Visits. Psychol Med. 1998: 28(2):417-425.
20. Roberts GL, et al. The Impact of Domestic Violence on Women's Mental Health. Aust NZJ Public Health. 1998; 22(7):796-801.
21. Ganatra BR, Coyaji KJ, Rao VN. Too Far, Too Little, Too Late: A Community-Based Case Control of Maternal Mortality in Rural West Maharashtra, India. Bull World Health Organ. 1998; 76(6): 591-8
22. Uniform Crime Reports, Federal Bureau of Investigations. Violence Against Women Act, Violence Against Women Office. 1991.
23. Chambliss LR. Domestic Violence: A Public Health Crisis. Clinical Obstetrics and Gynecology. 1997; 40(3): 630-638.
24. Adams D. Identifying the Assaultive Husband in Court: You the Judge. Boston Bar Journal July/August 1989: 33-34.
25. Uniform Crime Reports, Federal Bureau of Investigations. Violence Against Women Act, Violence Against Women Office, 1994.
26. Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organizations: Accreditation Manuals for Hospitals. Vol 1. Standards. Oakbrook Terrace, lllinois Joint Commission on Accreditation of Healthcare Organizations. 1992: 21 -22.
27. Tjanden P, Thoennes N. Prevalence, Incidence, and Consequences of Violence Against Women: Findings from the National Violence Against Women Survey, National Institute of Justice. Centers for Disease Control and Prevention, Nov 1998; 1-5.
28. Langan PA, Innes CA. Preventing Domestic Violence Against Women. Department of Justice. Bureau of Justice Statistics. Washington, DC. 1986.
29. Domestic Violence for Health Care Providers, 3rd Edition, Colorado Domestic Violence Coalition. 1991.
30. El-Bayoumi G, Borum M, Haywood Y. Domestic Violence in Women. Medical Clinic of North America. 1998;82(2): 391-401.
31. Bachman R. Violence Against Women: A National Crime Victimization Survey Report. Bureau of Justice Statistic. US Dept of Justice. 1996.
32. Olson L, Antil C, Lynne F. Increasing Emergency Physician Recognition of Domestic Violence. Annals of Emergency Medicine. 1996; 27: 741-745.
33. Mercy JA, Saltzman LE. Fatal Violence Among Spouses in the United States, 1976-1985. Am J Public Health. 1989; 79(5): 595-599.
34. Berenson AB. et al. Drug Abuse and Other Risk Factors for Physical Abuse in Pregnancy Among White Non-Hispanic, Black and Hispanic Women. Am J Obstet Gynecol. 1991; 64(6 pt.1):1491-1496,
35. Wagner PJ, et al. Experience of Abuse in Primary Care Patients. Racial and Rural Differences. Arch Fam Med. 1995; 4(11): 956-962.
36. Helton AS, Mc Farlane J, Anderson ET. Battered and Pregnant: a Prevalence Study. Am J Public Health. 1987;7(10): 1337-1339.
37. Petterson R. Social Class, Social Learning and Wife Abuse. Social Service Review. 1980; 54: 390-406.
38. Lao J. Prevalencia y factores de riesgo asociados a ser víctimas de violencia doméstica en la Clínica WIC del Centro de Diagnóstico y Tratamiento de Río Piedras. Tesis sometida para el grado de Maestría en Ciencias-Epidemiología. Universidad de Puerto Rico. Recinto de Ciencias Médicas. Mayo 1996.
39. Ellsberg MC, et al. Wife Abuse Among Women of Childbearing Age in Nicaragua. Am Journal Public Health 1999: 89(2): 241-244.
40. Hillard PJ. Physical Abuse in Pregnancy. Obstet Gynecol. 1985; 6(2): 185-190.
41. Mc Farlane J, et al. Assessing for Abuse During Pregnancy. Severity and Frecuency of Injuries and Associated Entry into Prenatal Care. JAMA. 1992; 267(23): 3176-3178.
42. Centers R. Raven BH. Conjugal power structure: A Re-Examination. American Sociological Review. 1971; 36:264-278.
43. Babcock JC, et al. Power and Violence: The Relation Between Communication Patterns, Power Discrepancies and Domestic Violence. Journal of Consulting and Clinical Psychology. 1993; 61(1):40-50.
44. Leonard KE, Senchak M. Prospective Prediction of Husband Marital Agression within Newly Couples. Journal of Abnormal Psychology. 1996; 105(3): 369-380.
45. Murphy CM, Meyer SL. Gender, Power and Violence in Marriage. The Behavior Therapist. 1991; 14: 95-100.
46. Coleman DH, Straus MA. Marital Power. Conflict and Violence in a Nationally Representative Sample of American Couples. Violence and Victims. 1986; 1: 141-157.
47. Smikle CB, et al. Physical and Sexual Abuse: A Middle-Class Concern? Journal of Reproductive Medicine. 1995; 40(5): 347-350.
48. McCauley J, et al. Inside the 'Pandora's Box: Abuse Women's Experiences with Clinicians and Health Services. J Gen Intern Med. 1998; 13: 549-555.
49. Hamberger LK, et al. Physician Interaction with Battered Women: the Women's Perspective. Archives of Family Medicine. 1998; 7: 575-582.
50. Gremillion DH, & Kanof EP. Overcoming Barriers to Physician Involment in Identifying and Referring Victims of Domestic Violence. Annals of Emergency Medicine. 1996; 27(6): 769-773.
51. Manwick C. Domestic Violence Recognized as a World Problem. JAMA. May 1998; 279(19): 1510.
52. Alpert E.J. Violence in Intimate Relationships an the Practicing Internist: New "Disease" or New Agenda? Annals of Internal Medicine. 1995; 123(10): 774-778


Este trabajo forma parte de la investigación: Conocimiento y actitudes hacia la Violencia Doméstica de mujeres que reciben servicios de salud en dos hospitales del área metropolitana, realizada como parte de los requisitos del grado de Maestría en Salud Pública con Concentración en Epidemiología. 1999. Departamento de Bioestadística y Epidemiología. Escuela Graduada de Salud Publica. Recinto de Ciencias Médicas. La Dra. Carmen N. Vélez, PhD. Catedrática del programa dirigió la investigación. El trabajo fue editado para esta publicación.

Fuente:
Mujer y Salud. Año 4, número 2-3, pp. 12.19, mayo-septiembre 2000.

Tomado de
http://www.isis.cl/temas/vi/reflex5.htm


Ultima hora.- Mientras se conmemora el Día Internacional de lucha contra la violencia hacia la mujer: Rebajan cargo de asesinato a hombre que mató a puñaladas a esposa por celos en Trujillo Alto frente a sus dos hijos...
lunes, 23 de noviembre de 2009/ Primera Hora


Hombre cae a batazos a madre de sus hijos mientras dormía. Las autoridades policiales presentaron cargos criminales contra Edison Arias Varela, de 46 años, por la agresión contra su separada esposa en la madrugada del viernes (27 de noviembre) en su residencia de la urbanización Pepino, en el municipio de San Sebastián...a la 1:53 de la madrugada del viernes, cuando irrumpió en la residencia de su esposa, logrando acceso a la habitación de la víctima de 46 años, quien se encontraba durmiendo, y la agredió con un bate de madera en diferentes partes del cuerpo.


Ella ya dormía en su cama cuando de repente su esposo, del que está separada, irrumpió en la casa, le gritó que la iba a matar y le dio una paliza de no menos de 50 batazos que por poco la convierte en otra víctima fatal de violencia doméstica.


Con todo y lo gravemente herida que resultó, Luz se levantó, forcejeó con su atacante, que también agredió a los hijos menores cuando trataron de socorrer a su madre. El agresor...la emprendió a batazos contra su hijo de 14 años de edad, cuando junto a su hermano de 12 años intentó socorrer a su progenitora. El muchacho, al igual que su hermano producto del matrimonio de la pareja, recibió un golpe en el hombro izquierdo.

[F]ue atendida por el doctor Pablo Rivera, quien le diagnosticó heridas abiertas en el área de la frente, parte posterior de la cabeza, oreja y antebrazo izquierdo, hematomas en diferentes partes del cuerpo...24 puntos de sutura en las heridas...[h]oras más tarde el agresor...fue sorprendido mientras intentaba quitarse la vida ahorcándose con una soga. Allí, agentes cortaron la misma y el hombre fue llevado al hospital Buen Samaritana, de Aguadilla.


"Lo único que quiero decirle a otras mujeres que estén pasando por lo mismo, que en el momento que vean episodios de maltrato, griterías, abuso o amenaza, que tomen precaución y no lo dejen llegar hasta donde llegué yo —que por poco me matan y me quitan la vida—, muchas veces porque los hijos no se críen sin el papá", dijo Luz, de 46 años.

Editado por ROF a base de informaciones de las siguientes partes de prensa:
http://www.elnuevodia.com/presoporpegarbatazosaesposa-642650.html
http://www.elnuevodia.com/agredeasuesposaeintentasuicidarse-642215.html
http://www.notiuno.com/2009/11/hombre-cae-a-batazos-a-madre-de-sus-hijos-mientras-dormia/
http://www.primerahora.com/XStatic/primerahora/template/content.aspx?se=nota&id=347457


Addendum que se impone.-

Herida difícil de cicatrizar
Necesaria la intervención temprana con los hijos de la violencia doméstica
Por Antolín Maldonado Ríos / arios@elnuevodia.com
Así como la niña de ocho años que presenció la muerte de su madre Mabel Merced López en el barrio Candelero Abajo de Humacao el domingo pasado, los menores que presencian el asesinato o maltrato en cualquier acto de violencia doméstica deben recibir apoyo sicológico y emocional de inmediato, aun cuando esa ayuda de primera mano no sea la de un profesional.











Aunque sí es necesaria la intervención de un experto, los familiares o allegados deben ser esa fuente primaria en caso de que no haya accesible un profesional de inmediato. Así opinó la sicóloga académica investigativa, Blamaris Falcón Mulero, quien indicó que el primer paso es proveerle al niño o la niña el calor humano que le haga sentirse seguro y amado por el resto de las personas.

“Uno debe conducirlo a que esa experiencia pueda ser de fortaleza y hacerlo ver que dentro de todo, puede identificar personas de apoyo que sean de la familia o amistades. Es importante trabajar en ese momento con el niño, sea el sicólogo o la ‘titi’”, dijo Falcón Mulero, quien trabaja en el área de consejería y terapia del proyecto comunitario PECES.


De hecho, aunque el crimen de Humacao no fue tipificado como un caso de violencia doméstica al no poderse establecer que la víctima y el acusado Luis A. López hayan mantenido una relación sentimental, la trabajadora social clínica Rita Córdoba aclaró que sigue siendo una experiencia traumática para la niña.


En lo que va de año, 16 mujeres y un hombre fueron asesinados en incidentes de violencia doméstica, según la División de Estadísticas de la Policía de Puerto Rico.

La directora de prensa de la Uniformada, Hilda Rivera, dijo que no hay estadísticas que indiquen en cuántos de esos casos hubo niños presentes, pero la sicóloga Cora Arce Rivera, directora ejecutiva de la Casa Protegida Julia de Burgos, estima que en casi todos los casos los menores son testigos, ya sea en incidentes con desenlace fatal o en los que se manifiesta un maltrato verbal o físico sistemático de uno de los dos padres hacia su cónyuge.

“Siempre les afecta. Casi el 100% está presente o por lo menos escuchan los ruidos, las palabras soeces del padre hacia la madre, los gritos... de una manera u otra siempre están participando de la situación de violencia doméstica”, dijo Arce Rivera.


Ese porcentaje es alarmante si se considera que la cifra de casos reportados de violencia doméstica en lo que va de año es de 16,430, según datos de la División Especializada de Violencia Doméstica de la Policía de Puerto Rico. A esta fecha, en el 2008, los asesinatos en incidentes de violencia doméstica iban por 25 de acuerdo con Jessica Pizarro, agente en esta División.


A menor escala, Arce Rivera tiene las estadísticas de su centro, que muestran el impacto adverso en la niñez. Informó que en el año fiscal 2008-2009 Casa Protegida Julia de Burgos recibió en sus dos albergues de San Juan y Ponce a 106 mujeres maltratadas de toda la Isla, de las cuales 84 (80%) llegaron con sus hijos. Allí, estos reciben ayuda sicológica al igual que sus madres.


Como parte del tratamiento, las terapias de juego y de arte son las más usadas en niños según coincidieron por separado, Córdoba y Falcón Mulero.

Pero la trabajadora social subrayó que aunque parezca cruel pedir al menor que reviva ese capítulo traumático de su vida, es realmente un mecanismo saludable para que exprese su dolor, se desahogue en lugar de reprimirlo, y al mismo tiempo entienda que lo que vio, en este caso de parte del atacante, no es una conducta normal ni buena.

“No sólo es experimentar la emoción del miedo sino expresarla a nivel cognoscitivo y que llegue a la conclusión de que eso estuvo mal hecho y que así no son las relaciones”, añadió Córdoba.


“Tiene que ser una terapia intensiva, en que pueda (al niño o la niña) darle coraje, llorar y conectarse con otras figuras que lo protejan en adelante”, puntualizó Córdoba, directora del Instituto de Terapia Familiar en Santurce.

posdata- Favor ver: 'La violencia contra la mujer es delito' por Vilma S. Martínez/ embajadora Estados unidos en Argentina en comentarios. ROF

Recomiendo- Acabado de salir (27 de enero de 2010) y baja gratis en PDF...

LA TRAMPA DEL GÉNERO. MUJERES, VIOLENCIA Y POBREZA

http://www.amnesty.org/es/stay-informed/publications/books/la-trampa-del-genero

23 comentarios:

Primera hora dijo...

Mientras se acerca el Día Internacional de lucha contra la violencia hacia la mujer: Rebajan cargo de asesinato a hombre que mató a puñaladas a esposa por celos en Trujillo Alto frente a sus dos hijos...

Rebajan cargo de asesinato a hombre mató a esposa en Trujillo Alto
lunes, 23 de noviembre de 2009
Nydia Bauzá / Primera Hora

David Matos Montañés será enjuiciado por apuñalar de muerte a su esposa, Lizzia Acevedo García en otro triste hecho de violencia doméstica ocurrido el primero de septiembre en el condominio Parque Arcoiris en Trujillo Alto.

El juez Francisco Borelli del Tribunal de Primera Instancia de Carolina halló causa para juicio contra David Matos Montañés pero le rebajó el cargo de asesinato en primer grado a la modalidad de segundo grado.

Borelli falló en contra del imputado en otras tres violaciones a la ley de armas -por el uso de armas blancas-, luego de escuchar el testimonio del agente investigador de Homicidios, Calixto Camaño, quien alega que el hombre le confesó los hechos.

El juez dijo que la fiscalía no logró probar la premeditación del asesinato que es uno de los elementos para que se configure el delito de asesinato en primer grado.

Familiares de la víctima abandonaron llorosos la sala judicial tras escuchar la determinación del juez.

"Aquí no hay justicia... un asesinato en primer grado, bajarlo a segundo grado. ¿Quien le dice esto ahora a los nenes. El nene chiquito que lo vio cuando él la estaba matando", dijo entre sollozos una hermana de la occisa.
Lizzia, de 35 años, había procreado Matos Montañes, dos niños, un nene de dos años y una niña de 11 años.

El agente Calcaño declaró que el imputado le confesó que la había matado el 31 de agosto en la noche después de una discusión y un forcejeo en el lecho matrimonia.

"El me indicó que ella le había sido infiel y que le había hecho un gancho", declaró el policía. Dijo que el imputado le confesó que primero le hizo dos heridas en el cuello con un pedazo de madera de una cuna y luego la hirió con un cuchillo y unas tijeras. Después se llevó los nenes , le confesó el crimen a una vecina y ésta llamó a la Pólicía.

http://www.primerahora.com/diario/noticia/policia/noticias/rebajan_cargo_de_asesinato_a_hombre_mato_a_esposa_en_trujillo_alto/346209

Julia Serena Monzon dijo...

WAOOO, SON DATOS QUE ESTREMECEN A CUALQUIERA...

Primera hora dijo...

“Salvaje” mata mujer frente a su hija
martes, 24 de noviembre de 2009
Maribel Hernández Pérez / Primera Hora

Hoy es el Día Internacional de No Más Violencia contra la Mujer.

Pero ayer, una niña de ocho años fue la testigo del salvaje ataque a puñaladas de su madre a manos de un hombre al que había rechazado sentimentalmente y que resultó ser un ex convicto reincidente de asesinato y agresiones contra ex parejas.

Mabel Merced López, de 29 años, fue asesinada de varias puñaladas en el cuello y el tórax el domingo a las 11:10 p.m. en su residencia de las parcelas Martínez del barrio Candelero Abajo, en Humacao.

La mujer y su hija llegaron a su residencia y notaron que había una ventana rota. De inmediato, Mabel pensó que se trataba de Luis Alberto López Cruz, de 37 años, el hombre que la cortejaba, pero había rechazado, que al parecer la estaba acechando.

De hecho, de acuerdo con la pesquisa del agente de la División de Homicidios de Humacao Joel A. de Jesús Torres, el hombre sabía que la ventana por donde escaló el hogar de la mujer estaba dañada.

“Cuando ella (Mabel) llega se sorprendió al ver la ventana rota y pensó en él (Luis). De lo que se puede decir, ella comenzó a reclamar que le rompió la ventana cuando él salió de una habitación y comenzó a agredirla”, sostuvo la directora de la Comandancia de Investigaciones Criminales de la región de Humacao, Lilliam Rivera.

López la empujó hasta la cocina, donde se armó de un cuchillo con el que le infligió varias heridas que le provocaron la muerte en la escena, donde fue ocupada el arma.

El asesino abandonó el hogar rentado donde vivía la mujer, quien laboraba en la tienda Sam’s Club de Humacao, y se fue muy tranquilo hasta la residencia de sus padres, ubicada en ese barrio. Allí se acostó a dormir , como si nada.

“Recibimos unas confidencias y lo arrestamos en la residencia de sus padres, porque él no tenía intenciones de entregarse”, detalló el teniente Miguel Sánchez, director de la División de Homicidios de Humacao.

El individuo confesó los hechos con frialdad, pero no justificó el crimen.

“Está tranquilo… dice que está arrepentido, que no sabe por qué lo hizo”, agregó el teniente Sánchez.

La comandante Rivera, por su parte, indicó que se está recopilando evidencia para determinar si se puede manejar como un caso de violencia doméstica bajo la Ley 54, pero se investiga el caso como uno de índole “pasional”.

“La relación consensual no la hemos podido determinar, se investiga como un delito pasional, lo pasional parte de lo que han manifestado, que es que estaban pretendiéndola. Ella es una muchacha cristiana, asistían a la misma iglesia… aparentemente a ella ya no le interesaba”, dijo Rivera.

López fue acusado por el asesinato de su pareja en el 1991, pero tras ser sentenciado a 12 años, cumplió el mínimo de prisión y ya para el 1995 volvió a delinquir, siendo acusado de agresión y robo, también contra una mujer.

Según su historial de individuo en la División de Violencia Doméstica de esa región, el 18 de marzo de 2001 López agredió con los puños en diferentes partes del cuerpo a su compañera consensual en su residencia de las parcelas Martínez del barrio Candelero Abajo de Humacao.

Según la sargento Beatriz Hernández, de la referida división, López fue acusado por agresión, intimidación y amenaza. Según su ficha, también fue acusado por violación a los artículos 3.2 y 3.3 de Violencia Doméstica.

El caso era consultado anoche con el fiscal Luis Navas, que contaba con el testimonio de la menor, que acudió apoyada por su tía.

En la sala de espera de la fiscalía la niña, ajena al triste desenlace, contemplaba con cariño y con la esperanza de volverla a ver, las fotos que se tomó con su madre mientras compartían en varias actividades.

http://www.primerahora.com/diario/noticia/policia/noticias/salvaje_mata_mujer_frente_a_su_hija/346262

El vocero dijo...

Mata mujer de 12 puñaladas
Por Tomás de Jesús Mangual
EL VOCERO
24 de noviembre de 2009 04:00 am

Luis Alberto “Pidy” López Cruz, convicto por asesinato y tentativa de asesinato, fue arrestado ayer lunes en horas de la madrugada por alegadamente matar de 12 puñaladas a una mujer de la cual estaba “enamorado a lo adivino”.

Este crimen, que estremeció el barrio Candelero Abajo de las Parcelas Martínez en Humacao, se reportó el domingo a las 11:10 de la noche, cuando se identificó a la víctima, como Mabel Merced López, de 29 años.

El asesinato, ocurrió en presencia de la hija 8 años de la mujer.

López Cruz, quien llevaba sólo semanas en la libre comunidad tras cumplir una larga sentencia por el asesinato también a puñaladas en 2001 de una ex compañera identificada como Madelis Lugo, conoció a Merced López en una iglesia pentecostal en el barrio Candelero Abajo. “Pidy” había estado “piropeando” y enamorando a Mabel quien lo rechazaba constantemente.

“Estaba enamorado de ella a lo adivino”, sostuvo la directora del Cuerpo Investigativo de la Región de Humacao, la comandante Lilliam Rivera Molina, en medio de la investigación de este caso.

De acuerdo a la investigación realizada por el teniente Rey F. Luyando, el teniente Miguel Mejías y el agente Joel De Jesús junto al fiscal Luis Navas, fue cuando Mabel llegó a su hogar luego de participar en un servicio religioso dominical que se topó dentro de su residencia a López Cruz, quien en medio de una acalorada discusión relacionada al por qué lo rechazaba, la tomó por el pelo, la arrastró hasta la cocina y allí le propinó las doce puñaladas.

Todo esto lo hizo en presencia de la hija de la víctima quien ahora figura como testigo estrella de este cobarde asesinato.

http://www.vocero.com/noticia.php?id=35190

El nuevo dia dijo...

Largo historial de violencia
Por Eugenio Hopgood Dávila / ehopgood@elnuevodia.com

Humacao - Luis Alberto López Cruz, un desempleado con un largo historial de violencia contra las mujeres, -incluyendo un asesinato previo-, admitió ayer que mató con un cuchillo de cocina a una joven a quien pretendía enamorar frente a la hija de su víctima.

Así lo informó ayer la comandante Liliam Rivera, jefa policial de la Región de Humacao, quien se mantenía al tanto de los pormenores del asesinato de Mabel Merced López, de 29 años, ocurrido la noche del domingo en las Parcelas Martínez del barrio Candelero Abajo de este municipio.

Ella trabajaba en Sam's de Humacao y a él no se le conocía oficio, según la Policía.

Temprano anoche, López Cruz era transportado al Tribunal de Río Grande donde le someterían cargos de asesinato en primer grado y violación a la Ley de Armas, informó el agente de Homicidios, Joel de Jesús Torres, quien investiga el caso.

La jueza Lourdes Díaz le fijó una fianza de $2 millones por los cargos mencionados. Por no poder prestar la suma, el individuo durmió anoche en la cárcel regional de Bayamón, indicó el oficial de prensa de la región de Humacao, Marcos Rivera.

No se le sometió el caso bajo la Ley 54 de Violencia Doméstica porque no había elementos para vincularlos como pareja o ex pareja, sostuvo De Jesús.

“Se me aguaron los ojos... yo he visto muchos casos terribles pero esto está fuerte”, comentó consternado el curtido investigador de homicidios, poco después de participar, junto al fiscal Luis Navas, en la entrevista a la niña de ocho años, hija de la víctima.

"Ella luchó, trató de defender a su mamá”, sostuvo el agente De Jesús.

Al momento de declarar sobre los traumáticos hechos de la noche anterior, la niña desconocía que su madre había muerto y pensaba que aún estaba hospitalizaba, según se indicó.

La pequeña llegó a la fiscalía de Humacao acompañada de su tía y su abuela. Las mujeres indicaron que no querían hacer comentarios a la prensa.

Confesado el crimen

Más temprano en la tarde la comandante Rivera y el teniente de Homicidios Miguel Sánchez, informaron que López Cruz, había sido advertido de sus derechos a permanecer en silencio y a solicitar la presencia de un abogado, pero no obstante, había optado por confesar los hechos.

Rivera resumió los hechos a base de lo que dijo fueron las admisiones de López Cruz.

Según dicha versión, el hombre había estado cultivando la amistad e intentando enamorar a Mabel, quien residía en la misma calle donde viven los padres de él en las Parcelas Martínez.

Aparentemente había surgido un rechazo a las pretensiones de López Cruz y éste optó por la violencia, como lo había hecho con otras en el pasado.

(sigue...)

El nuevo dia dijo...

(desde anterior)

El domingo por la noche, el individuo aprovechó que ella no estaba en su casa, donde vivía sola con su niña, removió un ventanal, que conocía que estaba suelto, y entró.

Cuando ella llega con su hija, poco después de las 11:00 p.m., se percata que la ventana está fuera de sitio y comenzó a comentar que seguramente había sido el frustrado pretendiente, sin saber que él la acechaba desde la oscuridad dentro de su hogar, según explica Rivera a base de las admisiones.

López Cruz entonces la sorprende y la agrede con las manos y la lleva a la fuerza hasta el interior de la casa.

Allí agarró un cuchillo cocina y la apuñaló en el cuello y en el tórax varias veces, mientras la hija de ocho años, heroicamente luchaba y trataba de aguantar la mano asesina.

Se acostó a dormir

El criminal huyó y en algún momento de la noche entró a la casa de su padre, separada apenas por unas cuatro casas de la escena del crimen y se acostó a dormir. Esa misma noche se recibió una confidencia sobre su ubicación y a eso de las 5:00 de la mañana lo arrestaron, informó la Policía.

“Ella era una muchacha cristiana”, dijo al comandante Rivera. Y agregó que él, según su propia versión, “iba a la misma iglesia que ella”.

“Se habría convertido después de que salió de la cárcel”, comentó Rivera sobre las presuntas inclinaciones religiosas del asesino de mujeres.

Por su parte el teniente Sánchez a preguntas de los periodistas indicó que López Cruz “dice que está arrepentido” aunque se ve “tranquilo”. “Dice que no sabe por qué lo hizo”.

Había matado a otra mujer

En 1991, a López Cruz, quien entonces tendría unos 21 años, se le acusó por el asesinato de una mujer, también en Humacao, que entienden era su pareja, pero tampoco se le sometió por violencia doméstica, reveló la comandante Rivera. No se pudo obtener el expediente judicial de López Cruz ayer para informar más detalles de sus casos.

El agente De Jesús, sostiene que el sujeto llegó a cumplir cárcel por ese crimen, pero la condena real fue tan corta que en 1995, cuatro años después fichado con un caso de agresión y robo.

La comandante sostuvo que la pronta excarcelación puede haberse debido a las generosas bonificaciones que se permitía bajo el antiguo código penal.

Luego en 2001, también en el barrio Candelero Abajo, fue acusado de violencia doméstica por golpear a puños e intentar estrangular a su entonces pareja.

http://www.elnuevodia.com/largohistorialdeviolencia-641172.html

Violeta Vega dijo...

Aay Roberto, que le esta pasando a nuestra querida Isla, hay que hacer algo, no podemos permitir estas cosas y el maldito gobierno, bien gracias...

Millie Lazu dijo...

Gracias Pachi... es real aunque muy lamentable. Es necesario que todos creemos consciencia y comencemos a hacer la diferencia...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Conoció a su asesino en la iglesia
Solamente eran amigos, aseguró el padre de la mujer asesinada.

Melanie. La niña de ocho años descubrió ayer que su progenitora murió luego que Luis Alberto López Cruz la agredió con un cuchillo de cocina. Melanie presenció el brutal ataque.

Melba conoció a su asesino hace dos años en la Iglesia Pentecostal Creyéndole a Dios...“Se conocieron en la Iglesia después que cumplió una condena por matar a su esposa”

...[E]ntre ambos sólo existía una amistad, que López ayudó a Melba a conseguir la casa donde residía desde hace ocho meses y donde ocurrió el crimen el pasado domingo.

La residencia, localizada en las parcelas Martínez del Barrio Candelario Abajo, pertenece a un familiar de López y se encuentra a poca distancia de su casa y de la residencia de sus padres.

“Como mi hija no tiene quien la ayude, él la ayudaba en la limpieza de los carros. La ayudó a pintar la casa. Es como cuando una persona está enamorada de otra que busca a ver si puede conquistarla”, indicó (el padre). Pero aseguró que su hija no correspondía a los gestos y avances del hombre.

“La hija mía no sabía que él la estaba acechando como tal. Eso se descubre por todas las cosas que hizo a lo último”, afirmó. Indicó además que desconocía que su hija era acechada por este hombre. Que descubrió la situación después de su muerte. “Ella me ocultó que él le había dado, pero ahora que murió, fue que me lo dijeron. Hoy alguien me llamó y me lo dijo”, añadió. Según Merced, hubo otros incidentes. Ha recibido información de que su hija supuestamente radicó una querella contra López después que recibió una carta amenazadora. Además éste había entrado a su casa por una ventana previo al asesinato y solía merodear la vivienda constantemente.

“Nosotros la habíamos aconsejado por el historial de él que se separara, pero ella parece que no podía porque si lo hacía el tipo la podía matar”, afirmó.

Señaló que quizá el miedo evitó que su hija buscara ayuda o le contara a su familia la situación. A pesar de este cuadro, Melba no buscaba otro lugar para mudarse y, por el contrario, planeaba iniciar una aventura empresarial con López.

Éste iba a administrar una guagua de mantecados que ella había adquirido.

“Ella a lo mejor creía que dándole el carrito, la guagua de los helados, lo iba a mantener ocupado”, respondió.

...Mientras en las parcelas Martínez, una comunidad con una angosta calle que sirve de entrada y salida, imperaba el silencio entre los residentes, mayormente familiares y amigos de López.

(Editado por ROF)
Tomado de
http://www.elnuevodia.com/XStatic/endi/template/nota.aspx?n=641553

El nuevo dia dijo...

ONU insta a hombres a cesar la violencia contra mujeres
miércoles, 25 de noviembre de 2009
Actualizado hace 2 horas (08:56 a.m. )
Edith M. Lederer / Prensa Asociada

Naciones Unidas.- Los hombres deben ser un modelo de conducta en la campaña mundial para erradicar la “pandemia” de la violencia contra las mujeres, dijo hoy el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, al anunciar la creación de un grupo llamado Red de Líderes Hombres.

Ban consideró inaceptable que casi el 70% de las mujeres sufran de los hombres alguna forma de violencia física o sexual, y en la mayoría de los casos “de sus esposos, compañeros íntimos o algún conocido”.

Los hombres —jóvenes y adultos— del mundo deben sumarse a la red y comprometerse a colaborar para terminar con la violencia contra las mujeres y niñas en cualquier parte, desde el hogar hasta las zonas en conflicto, dijo el titular de las Naciones Unidas.

Ban señaló que los hombres “tienen una participación crucial” porque son una parte importante del problema y un elemento clave de la solución.

De no ser que los hombres cambien sus actitudes y conductas, advirtió, “la violencia contra las mujeres continuará”.

El secretario general hizo las declaraciones en la celebración del 10mo aniversario del Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres, que se cumple el miércoles, y en una conferencia de prensa. Estuvo acompañado de varios integrantes de la nueva red y de activistas de la campaña para erradicar la violencia contra las mujeres.

Ban dijo que está “alentado por el impulso” de la campaña que emprendió en el 2008 con el título de UNeTE para Terminar la Violencia contra las Mujeres, pero que consideró que como hijo, marido, padre y abuelo era esencial establecer “una especializada Red de Líderes Hombres”.

Los hombres deben compartir las enseñanzas de que los verdaderos hombres no violentan ni oprimen a las mujeres, y el lugar de la mujer no está solamente el hogar o el campo sino en las escuelas, las oficinas y las salas de reuniones, especificó Ban en un comunicado.

Los conceptos fueron reiterados en un mensaje en video del arzobispo sudafricano Desmond Tutu, ganador el Premio Nobel de la Paz y uno los 14 primeros miembros de la red. Tutu lamentó que las numeras formas de violencia contra las mujeres incluyen el tráfico, el matrimonio infantil y el abuso doméstico.

“Eres un hombre débil si utilizas tu superioridad física para agredir y tratar brutalmente a las mujeres”, señaló.

http://www.facebook.com/ortizfeliciano?ref=name

Primera hora dijo...

Estudiantes de periodismo honran víctimas de violencia de género
miércoles, 25 de noviembre de 2009
Actualizado hace 2 horas (11:37 a.m. )
Prensa Asociada


En un silencio roto sólo por cada uno de los nombres de las 16 mujeres asesinadas en lo que va de año, estudiantes de la Universidad de Puerto Rico marcharon por el recinto riopedrense para reclamar el fin de la violencia de género en la Isla.

El recorrido incluyó 16 paradas en las que lo universitarios gritaban a coro el nombre de las víctimas fatales de un mal que el año pasado provocó 20,389 querellas ante la Policía por violaciones a la Ley 54 de Prevención de Violencia Doméstica.

En 2008, 26 mujeres y un hombre murieron en incidentes de violencia doméstica. Nicole Díaz Cádiz, una estudiante de cuarto año de periodismo, destacó la importancia de que el trato de este tema en los medios de comunicación sea responsable ya que es consciente de la influencia que tienen la información publicada sobre la sociedad.

"Es bien importante que nosotros escribamos con perspectiva de género. A veces, en los medios de comunicación usamos muchos clichés que resultan sexistas", indicó Díaz Cádiz a Prensa Asociada.

"Si somos los primeros que nos expresamos de manera sexista en los medios, damos pie a que otras personas hagan lo mismo", indicó.

La marcha organizada por estudiantes de periodismo partió de la Escuela de Comunicación y atravesaría varias facultades hasta llegar a la Torre de la Universidad.

El 25 de noviembre es el día internacional en contra de la violencia de género en honor a "Las Mariposas" las hermanas Mirabal de la República Dominicana que fueron asesinadas por el régimen de Rafael Leonidas Trujillo en 1960 en represalia por su lucha en contra de la dictadura.

http://www.primerahora.com/diario/noticia/otras/noticias/estudiantes_de_periodismo_honran_victimas_de_violencia_de_genero/346548

Primera hora dijo...

Mujeres denuncian traición del Gobierno en el Capitolio

miércoles, 25 de noviembre de 2009
Actualizado hace 2 horas (11:32 a.m. )
Arys Rodríguez Andino / Primera Hora

Frente a un árbol navideño artificial e inmóvil, el Moviemiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (Mampr) tomó simbólicamente la constitución del Estado Libre Asociado en la rotonda del Capitolio para denunciar la traición del Gobierno de lo que se supone esté garantizado en el documento.

Las fotografías del presidente senatorial Tomás Rivera Schatz, la senadora Kimmey Raschkee y el senador Roberto Arango, entre otros, fueron cortadas en dos mientras el grupo de mujeres gritaba “¡traidores!”.

“El preámbulo de nuestra constitución establece claramente que la fuente de poder de nuestro gobierno es la voluntad del pueblo. Esa voluntad ha sido consistentemente ignorada en detrimento de poblaciones vulnerables como la de las mujeres. También se ha violentado con total desfachatez la normativa constitucional de separación entre Iglesia y Estado para promover un discurso gubernamental que nos discrimina, nos excluye y nos violenta”, expresó Josefina Pantojas, portavoz del Mampr.

La actividad no anunciada en el Capitolio fue rechazada por el superintendente Eliezer Velásquez, quien dijo que el grupo se valió de una tetra para realizar la actividad sin permiso.

“Esta no es un área de manifestación y no es el mejor ejemplo”, declaró Velásquez, quien sugirió que la manifestación se debió llevar a cabo en cualquiera de las escalinatas.

http://www.primerahora.com/diario/noticia/otras/noticias/mujeres_denuncian_traicion_del_gobierno_en_el_capitolio/346547

El vocero dijo...

Llevan reclamos al Capitolio
Por CyberNews
25 de noviembre de 2009 11:00 am
El Capitolio – En una sorpresiva manifestación relámpago celebrada el miércoles en la mañana en el Capitolio, integrantes del Movimiento Amplio de Mujeres de Puerto Rico (MAMPR) tomaron simbólicamente la Casa de las Leyes como parte de sus actividades de conmemoración del Día Internacional de No Más Violencia Hacia las Mujeres.

“El preámbulo de nuestra Constitución establece claramente que la fuente del poder de nuestro gobierno es la voluntad del pueblo. Esa voluntad ha sido consistentemente ignorada en detrimento de poblaciones vulnerables, como la de las mujeres. También se ha violentado con total desfachatez la normativa constitucional de separación entre Iglesia y Estado para promover un discurso gubernamental que nos discrimina, nos excluye y nos violenta como seres humanas”, expresó la Lcda. Josefina Pantojas Oquendo, portavoz del MAMPR.

“Ante esto, el MAMPR ha decidido conmemorar este Día Internacional de No Más Violencia Hacia las Mujeres señalando a nuestro más cruel agresor: el gobierno. Más aún, tenemos que señalarlo y denunciar a los legisladores y funcionarios que con su palabra, acción y omisión traicionan nuestra Constitución y se convierten en personas incapaces de ocupar las posiciones de las cuales se aferran cada cuatro años con tanta vehemencia”, añadió Amárilis Pagán Jiménez, también portavoz del MAMPR.
Pasadas la 10:30 a.m. un grupo de unas 25 personas, entre los que había hombres, mujeres y algunos niños, accedieron a la Casa de las Leyes simulando ser turistas. De pronto, desplegaron pancartas en las que expresaban rechazo a la intervención religiosa en la actividad gubernamental, exigían una acción proactiva por parte de la Procuradora de la Mujer, el respeto a los derechos humanos en su concepto más amplio que comprende el derecho a la salud, a la vivienda, a la educación y al trabajo.

“La primera de nuestras exigencias es que se honre el estado laico, que la separación entre Iglesia y Estado se mantenga. Puerto Rico parece una teocracia en este momento, con oraciones al abrir las sesiones legislativas, oraciones en todos los actos gubernamentales y argumentaciones sobre principios religiosos para aprobar o no aprobar leyes”, dijo Pagán.

En tal sentido, reclamaron acción de la Legislatura para que se derogue la Ley 7 que, a su juicio, no hará otra cosa que elevar la cifra de pobreza que se traduciría en más violencia hacia la mujer.
Las portavoces del Movimiento Amplio de Mujeres leyeron a viva voz un documento en el que repudiaron el trabajo de los legisladores y a medida que los fueron mencionando por sus nombres exhibían fotos con sus rostros, que fueron rotas, al mismo tiempo que gritaban “traidor”.

(sigue...)

El vocero dijo...

(desde anterior)

“Cada una de estas fotos nos muestra la cara de un agresor y de un traidor. Hoy afirmamos que ninguno de ellos y ellas estará en el gobierno en el 2012”, exclamaron mientras depositaban las fotos rasgadas en un paño que leía: “Traidores a la Constitución / Fuera en el 2012”.

Según explicó Pagán, la protesta no fue anunciada por temor a que les fuera denegado el acceso al Capitolio, cuya rotonda rápidamente fue acordonada por más de una docena de policías, ante una protesta evidentemente pacífica.

Por su parte, el superintendente del Capitolio, Eliezer Velázquez, catalogó la acción del Movimiento Amplio de Mujeres como un abuso y una falta de respeto a la Casa de las Leyes. “Esta es un área que un día como hoy está abierta para los turistas y no para este tipo de manifestaciones. Y el área de la Constitución no es para eso. Puede entrar todo el mundo, pero visitantes, turistas pueden venir aquí hoy, estudiantes, pero este tipo de actividad no dignifica la Constitución de Puerto Rico”, dijo.

Entretanto, Amarilis Pagán y Josefina Pantoja reaccionaron de inmediato a las palabras del Superintendente del Capitolio. “El debe leerse la carta de derechos de la Constitución de Puerto Rico antes de decir sus palabras para que se dé cuenta cuales son los derechos fundamentales que allí se invocan porque una falta de respeto es lo que ocurre en el Hemiciclo cada día cuando comienzan la sesión con una oración violando la separación de Iglesia y Estado. Una falta de respeto es cada vez que un presidente del Senado se expresa despectivamente de compañeras legisladoras. Una falta de respeto es cada vez que se impide la entrada del público al Hemiciclo cuando la sesión está en proceso cuando este es un derecho establecido en el reglamento y en la Constitución. Y una falta de respecto es que el gobierno siga atropellando al País olvidándose de los principios de la Constitución”, manifestaron.

Transcurridos unos 20 minutos de iniciada la protesta, los manifestantes replegaron sus pancartas y aplaudieron por varios minutos antes de abandonar el Capitolio.

http://www.vocero.com/noticia-35281-llevan_reclamos_al_capitolio.html

El nuevo dia dijo...

Mujeres denuncian a políticos “agresores y traidores”

Realizan en el Capitolio una toma simbólica de la Constitución y denunciaron expresiones de violencia del gobierno.
Por Cynthia López Cabán / clopez@elnuevodia.com
Un grupo de mujeres realizó hoy una toma simbólica de la Constitución de Puerto Rico que se encuentra en el Capitolio para denunciar lo que consideran expresiones de violencia del Gobierno actual.
A las 10:39 de la mañana, tres pancartas cayeron del segundo piso de la Casa de las Leyes para iniciar la manifestación del Movimiento Amplio de Mujeres.
Inmediatamente, Amárilis Pagán Jiménez y Josefina Pantojas Oquendo iniciaron la lectura de un manifiesto ante la presencia de algunos turistas que caminaban por el lugar.
“Las mujeres de Puerto Rico, amparadas en los principios y valores de nuestra Constitución, estamos de pie en la Casa de las Leyes y declaramos que el principal agresor de todas nosotras es el gobierno actual”, indicaron ambas manifestantes.
Ante la presencia de las mujeres en la rotonda, unos siete policías se congregaron alrededor de ellas y se mantuvieron vigilantes durante la breve protesta.
En el manifiesto, las mujeres identifican el desmantelamiento de la Oficina de la Procuradora de las Mujeres y la violación del principio de separación de iglesia y estado, como algunas de las agresiones del gobierno.
“Por eso hoy señalamos a nuestros agresores y los nombramos como lo que son: Traidores a la Constitución y a nuestra Carta de Derechos”, agregaron en voz alta.
Al mismo tiempo, otras tres manifestantes comenzaron a romper las fotos de 20 funcionarios electos, que calificaron como agresores y traidores.
Entonces cayeron al suelo fotografías del gobernador Luis Fortuño, los senadores Kimmey Raschke, Thomas Rivera Schatz, Migdalia Padilla, Carmelo Ríos, Juan Eugenio Hernández Mayoral y Antonio Faz Alzamora, entre otros.
“Cada una de estas fotos nos muestra la cara de un agresor y un traidor. Hoy afirmamos que ninguno de ellos y ellas estará en el gobierno en el 2012”, afirmaron.
Simultáneamente, en la plazoleta norte del Capitolio, Aida Cruz Alicea realizó una manifestación sentada en una silla, vestida de negro y, a su lado, diversos paños que denunciaban la violencia contra las mujeres.
Sobre el suelo descansaban 16 pares de zapatos que representaban a cada una de las mujeres que han muerto en lo que va de año a manos de sus parejas o ex parejas.
Cruz Alicea explicó que su manifestación era una manera de expresar el dolor y la indignación que sentía por la muerte de las mujeres.
Esta manifestación se realizó hoy, 25 de noviembre, Día Internacional de No Más Violencia contra las Mujeres.
Estudiantes honran víctimas de violencia de género
Por otro lado, los estudiantes de la Universidad de Puerto Rico marcharon por el recinto riopedrense para reclamar el fin de la violencia de género en la Isla.
Según Prensa Asociada, el recorrido incluyó 16 paradas en las que lo universitarios gritaban a coro el nombre de las 16 víctimas fatales en lo que va de año.
En 2008, 26 mujeres y un hombre murieron en incidentes de violencia doméstica.
Nicole Díaz Cádiz, una estudiante de cuarto año de periodismo, destacó la importancia de que el trato de este tema en los medios de comunicación sea responsable ya que es consciente de la influencia que tienen la información publicada sobre la sociedad.
“Es bien importante que nosotros escribamos con perspectiva de género. A veces, en los medios de comunicación usamos muchos clichés que resultan sexistas”, indicó Díaz Cádiz a Prensa Asociada.

http://www.elnuevodia.com/mujeresdenuncianapoliticosagresoresytraidores-641739.html

Indira Marrón Quiñones dijo...

Gracias siempre...gracias por el escrito,por ponerlo y ser parte de los que luchan por el respeto al projimo,sea del sexo que sea...la gente tiene que entender que no hay que llegar a que una Org de ningun tipo pelee por nuestros derechos,hay que fomentar valores en la gente para que simplemente cresca el amor y el respeto,que amemos y respetemos sin diferencia y sin distincion de razas,sexo,de orientacion sexual,de nivel educacional,edad,clase social o lo que sea...todos tenemos derecho a respetar y ser respetados,creo que si aprendieramos como sociedad a amar y respetar muchas cosas y muchos males serian inexistente...pero es una utopia...pero tan linda...
Ahora con respecto al dia escojido por la ONU para que fuese el dia de la no violencia es maravillozo que hallan tenido en cuenta a "las Mariposas" y es maravillozo a la vez.Ellas fueron un ejemplo en vida y mas alla de la muerte siguen señalando a los verdugos...y es que casi siempre historias como las de ellas son tapadas,tratadas de anular,y es un ejemplo que pueden ocultar la historia ,manipularla,tratar de borrarla pero la justicia tiene alas de mariposa y boca de viento y el viento la lleva y sigue de boca en boca...entonses la historia no es historia y es actualidad y es dia a dia y en algun momento los verdugos caen...y esa caida casi siempre es muyyyy fuerte y escandalosa y se lleva a muchos enredados...
En el 2006 pude conocer aqui en Puerto Rico a la mas pequeña de las hermanas y la unica que quedo viva.2 meses despues fue "mariposa"mi nombre dando un pedasito de mi para mi pueblo boricua y fue en honor de las mariposas"Mirabal",y de la flor nacional de mi Pais Cuba...
y meses despues una de las personas que mas he amado me hiso heridas profundas,hubo fisicas, pero las mas profundas fueron donde es mas difisil de curar,en el corazon...y aunque de nada sirvio la justicia y aun me señalan con el dedo y me tratan de traidora,no me importa,porque el dia que sus manos me mandaron a un hospital,otro ser humano me ayudo,me curo y me dijo bien claro que que yo queria ser Indira o un #...
Y si no hubiera hecho la denuncia tal vez hoy no seria la traidora y si ese # que el Dr me hablo...
quiero decirle que las amenasas siguen dia a dia aun hasta el dia de ayer que me conste pues aun no he chequeado mi email hoy y tube que cortar el celular pues ya no podia mas con las llamadas de el y sus amigos...

(sigue...)

Indira Marrón Quiñones dijo...

(desde anterior)

...pero ya de esto han pasado 2 años y el me dice que no va a desistir y que siempre va a molestarme... tengo todo para provarlo,emails,llamadas y mensajes de texto a mi celular incluso de su propio celular(y su numero es el mismo desde hace años) y tambien al de mi marido,mas de 10 querellas con la policia y una bala pegada en la puerta de mi apartamento con tape de electrisista y mi nombre con una letra para mi fasil de identificar pues por varios años la vi dia a dia...pero nooooo eso es que yo estoy loca y si fui a la policia soy una traidora pues a un compañero no se le llama a la policia...pero me pregunto,y esta bien que este "compañero" le pegue ,amenase,hostigue y haga daño a una mujer?ahi nadie opina...
Muy personalmente no tengo ni creo en caudillo alguno,mi admiracion a una persona es ganada no solo por sus luchas ,sus ideas y sus logros ,sobre todo por como trate a su semejante sea esta quien sea y no por la posicion,cargo o lo que sea que ocupe,no me importa si es de Izquierda o Derecha de al frente o de atras ,lo mal hecho esta mal hecho y mas si se supone que hablamos de personas que "luchan" por una igualdad y unos derechos sociales (y predican la moral en calsoncillos)en casa del herrero cuchillo de palo? es ironico pero conosco mujeres que son pluscuanfeministas y el novio les cae a galleta y a golpes y ellas se quedan calladas "como acto patriotico" bahhhh lo considero una hipocresia total y le cuento que dos de esas feminasis me apedrearon en isla verde por yo poner mi caso de ley 54 del que no me arrepiento en absoluto y aunque han hecho todo lo posible por cerrarlo y por callarme se que en algun momento se hara justicia no se si aqui en mas alla,pero como le dije la justicia tiene alas de mariposas y los verdugos seran jusgados...por eso para callarme la boca hace falta mas que la bala en mi puerta en mi misma cabeza y creo que aun asi no me quedare callada...
Gracias por permitirme estos minutos,para mi este es un dia muy muy importante y se lo agradesco profundamente...

Carmen Laura Baez dijo...

Gracias por postear esto, te felicito, Roberto!

Rose Marie Arroyo Mendez dijo...

Bravo! Gracias Roberto por tener la valentia y la dignidad de levantar la voz, en contra de todo tipo de injusticia. Necesitamos mas hombres que se atrevan hacer lo mismo, pero tambien necesitamos que mas mujeres borren la tradicional mentalidad hembrista.

Maiia Almanzar dijo...

estoy 100% de acuerdo...

Katherine Sheimadi Flores Rivera dijo...

Mee too! Hace falta mucho coraje y valentia para acabar con estos abusos.... Todos podemos hacer algo al respecto...

Vilma S. Martínez/ embajadora Estados unidos en Argentina dijo...

La violencia contra la mujer es delito
El maltrato que se ejerce sobre las mujeres por el solo hecho de serlo no es "cultural" sino que implica acciones que deben ser prevenidas y castigadas. Se trata de una pandemia para la que los gobiernos deben tener respuestas contundentes.

Por: Vilma S. Martínez/ embajadora Estados unidos en Argenina

Desde 1991, el mundo destina los 16 días que van del 25 de noviembre, Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, al 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, para resaltar la idea de que la violencia contra la mujer en razón de su género constituye una violación tajante de los derechos humanos.

La violencia contra la mujer no es una cuestión "cultural" sino de orden delictivo. Es un problema que atañe a todas las naciones y requiere una respuesta proporcional a este tipo de delitos.

La violencia contra la mujer destruye la vida de niñas, mujeres jóvenes y adultas. La violencia de género desgarra familias y comunidades y priva al mundo del talento que necesita con tanta urgencia.

Lamentablemente, demasiadas mujeres de todas las edades son víctimas de esta clase de violencia en diversas etapas de su vida por su condición de mujer; son víctimas de situaciones de violencia que van del feticidio femenino al cuidado deficiente de la salud y la nutrición desde niñas, del casamiento infantil a la trata y de los denominados asesinatos "por honor" y asesinatos por motivos de dote al abandono y ostracismo al que a veces son sometidas las viudas. La lista no se agota aquí.

Esta clase de violencia constituye una pandemia mundial que atraviesa etnias, razas, clases sociales, religiones, niveles educativos y fronteras internacionales. El único elemento común radica en la elección de las víctimas por su condición de mujer. Estas diversas formas de violencia de género tienen su raíz en la baja valoración que ha recibido y sigue recibiendo la mujer en todo el mundo.

Para poner fin a la violencia de género se necesita procesar a más responsables de este delito y, al mismo tiempo, trabajar para lograr la igualdad completa de la mujer en todos los ámbitos de la vida.

La violencia de género no es sólo privativa de la mujer; atenta contra los derechos humanos y la seguridad en todo el mundo. Dada la condición de problema internacional, este tipo de violencia requiere también soluciones a nivel internacional. Estados Unidos posee el compromiso de trabajar con gobiernos, instituciones multilaterales y una gran diversidad de socios del ámbito privado -desde activistas y defensores, a sobrevivientes y líderes de la sociedad civil - para poner fin a la impunidad de los que cometen estos delitos y garantizar la implementación plena de las leyes que reconocen la igualdad de la mujer y el derecho a vivir sin violencia.

Estamos trabajando a fin de promover el compromiso de los hombres en la eliminación de la violencia. Instamos a los líderes religiosos a que incorporen estos mensajes, acordes con todos los credos, a sus actividades y acciones de alcance comunitario. Asimismo, estamos colaborando para que los niños y niñas de todas las naciones tengan acceso seguro e igualitario a una educación de calidad que enseñe el valor intrínseco de cada persona.

...
Las mujeres son la clave del progreso y la prosperidad para el siglo XXI. Cuando las mujeres son marginadas y maltratadas, la humanidad no puede progresar. Cuando se les conceden sus derechos y se les brinda igualdad de oportunidades en materia de educación, salud, empleo y participación política, las mujeres mejoran a sus familias, sus comunidades y sus naciones.

Es hora de que la violencia doméstica contra la mujer sea una prioridad para todos nosotros.

Tomado de

http://www.clarin.com/diario/2009/11/26/opinion/o-02048713.htm

Por las nubes la tasa de “feminicidios” dijo...

Por las nubes la tasa de “feminicidios” en la Isla
Urgen estadísticas para identificar los factores de riesgo
Puerto Rico es uno de los 10 países con mayor cantidad de “feminicidios” -mujeres asesinadas por sus parejas- a nivel mundial.
El dato fue revelado ayer por el doctor José Sanmartín, del Centro Reina Sofía para el Estudio de la Violencia en España, durante el Tercer Encuentro de las Ciencias Sociales sobre la Violencia Intrafamiliar que organizó la Universidad del Este (UNE), en Carolina.
Aunque será en marzo cuando se divulguen los hallazgos del Tercer Informe Internacional sobre la Violencia contra la Pareja, Sanmartín adelantó que Puerto Rico se destaca por la cantidad de feminicidios.
Según el también rector de la Universidad Internacional Valenciana, la proporción de mujeres ultimadas por sus parejas en la Isla supera por más de tres veces la de España, donde el año pasado se registraron 60 feminicidios.
Datos de la Policía indican que aunque este año no se ha reportado ninguna muerte por violencia doméstica, en 2009 se reportaron 16. Cabe destacar que 15 de las víctimas fueron mujeres.
De acuerdo con Sanmartín, algunos modelos educativos de crianza, donde los padres son autoritarios, permisivos o hiperprotectores con sus crías, suelen generar individuos con potencial de ser agresores de sus parejas.
Sanmartín indicó que el patrón de crianza permisivo, por ejemplo, suele generar niños y jóvenes egocéntricos y poco empáticos “que no ven a los demás como personas, sino como instrumentos o medios a su servicio. Por eso, cuando esto no es así, se revuelven en contra de ellos, como lo puede ser su pareja”.
Igualmente, según Sanmartín, padres protectores generan hijos poco responsables de sus actos que suelen adjudicar la culpa a terceros, como su pareja.
“Son impulsivos, posesivos, inseguros, individuos que por cualquier debate piensan que es un ataque en su contra”, dijo Sanmartín, quien urgió a que se recopilen estadísticas sobre la violencia para identificar los factores de riesgo.
chocan las estadísticas
El doctor Eduardo Lugo, catedrático auxiliar de la UNE, reconoció que las estadísticas locales son “imprecisas” y no reflejan la magnitud del problema de la violencia, pues sólo se nutren de los casos reportados y varían entre las distintas agencias de gobierno.
El sicólogo resaltó que en el 2008 la Policía reportó 20,389 casos de violencia doméstica. El 84% de las víctimas fueron mujeres, en su mayoría de 20 a 39 años. La inequidad económica, de género y racial fueron identificadas por Lugo como factores asociados a la violencia.
Mientras, la doctora Marizaida Sánchez, de la Escuela Graduada de Salud Pública de la Universidad de Puerto Rico, coincidió en que urge un plan coordinado de prevención contra la violencia. Mencionó que hay 193 programas contra el maltrato de menores, pero muchos están fragmentados.

http://www.elnuevodia.com/porlasnubeslatasadefeminicidiosenlaisla-668751.html