martes, 24 de agosto de 2010

En la semana de los/las economistas: (dedicado a Papi, y a Martha y a Rosario)


Esta semana se lleva a cabo un reconocimiento urgente, propongo que es prioritario en una isla sumida en la desesperanza examinar con cuidado los roles reales y los aportes necesarios de los y las economistas para enterarnos de sus identidades, y de la naturaleza y circunstancias en que enfrentan los retos más formidables a los que se enfrenta la sociedad moderna.

El Puerto Rico que amamos padece de una enfermedad catastrófica, un mal que aqueja todas nuestras manifestaciones de vida, dicha condición tiene síntomas legales que vivimos en la extendida injusticia, tiene síntomas sociales que observamos en la crisis del sistema educativo y el desplome de la salud emocional de nuestras familias y tiene síntomas sistémicos que observamos en la ineficiencia frecuente de las estructuras públicas y la insensibilidad de las entidades privadas. Las tras ramas principales del gobierno se hallan estancadas frente a los retos que le imponen sus responsabilidades: el ejecutivo desarticulado, el legislativo impugnada su capacidad de proponer soluciones y la rama judicial casi paralizada ante un monto de controversias y litigios que sigue creciendo mucho más de lo que sus recursos pueden atender. Este panorama se ejemplifica de la peor manera en la violencia que sofoca a todos los niveles desde las unidades primarias familiares hasta las comunidades que viven en temor.


Siendo cierta la impresión de que somos una isla que se hunde en un mar de problemas, el rol de los y las economistas cobra una importancia vital. No dejan de padecer a su vez de serios problemas, no dejan de haber serios conflictos de intereses y opiniones acomodaticias que desvirtuan sus mensajes y recomendaciones, es por esto que creo que la tarea del momento es la de reconocer, en el sentido mayor de entender, sus funciones y obligaciones.

Insto a todos a que iniciemos esta semana a celebrar de un modo distinto: propongo que leamos y escuchemos para seguir luego dialogando con nuestros y nuestras economistas. Hace falta escuchar de quienes sepan leer las brújulas y trazar nuevos mapas de estos mares.

El viaje de nuestro pueblo se encuentra en aguas inciertas, hay quienes proponen rutas que surgen de prejuicios y dogmas, hay quienes en el desespero quieren salir navegando por donde sea que les lleve las olas, y no dejan de haber oportunistas que insisten en que las direcciones que se trazen les beneficien de manera personal y egoísta, ninguno de estos navegantes nos van a sacar de la tormenta que nos azota. Hay cantos de sirenas traicioneras que nos tratan de seducir hacia lanzarnos contra los peñascos hambrientos que se esconden bajo las aguas turbulentas, hay generaciones de hermanos y hermanas boricuas en riesgo. He dedicado algunos escritos a estos temas y he de presentar algunos otros que estimo nos pueden ayudar pero necesitamos de las voces y las visiones que nos aporten quienes cultivan la más humana de las ciencias que a su vez es la más científica de las artes. ROF


Necesario: un nuevo paradigma económico.
El juego de las culpas continúa sobre quién es responsable de la recesión -los financieros que hicieron un tan mal trabajo de manejo de riesgos o los reguladores que no pudieron pararlos. Pero la profesión de economía lleva más que una pequeña culpa. Proporcionó los modelos que dieron acomodo a que los mercados podrían ser autorregulados; que eran eficientes y autocorrectivos. La hipótesis de mercados eficientes -la noción que los precios de mercado revelaron toda la información relevante - gobernó el día. Hoy, no sólo está nuestra economía en confusión pero también el paradigma económico que predominó en los años previos a la crisis - o por lo menos debe estarlo.

Es difícil que entiendan lo peculiar que eran los modelos macroeconómicos predominantes. Muchos asumieron que la demanda presuntamente igualaba las ofertas y las fuentes existentes de recursos -y que por ende no podría producir desempleo. (Ahora mucha gente disfruta de una dosis adicional de ocio; porqué son infeliz es una cuestión para la psiquiatría, no la economía, piensan algunos.) Muchos basados en “modelos representativos” - asumieron que todos los individuos son idénticos, y éste significado implica que no hay ningún mercado financiero significativo (¿quién présta a quién?). Las asimetrías de la información, la piedra angular de la economía moderna, también no tenía lugar en la realidad: podrían presentarse solamente si los individuos sufren de esquizofrenia aguda, una presunción incompatible con otras de las presunciones favorecidas, la supuesta racionalidad completa.


Los malos modelos llevan a la mala política: los bancos, por ejemplo, se centraron en las pequeñas ineficacias económicas que se presentaban de la inflación, y dejaron de atender las ineficiencias mucho mayores que se presentaban de mercados financieros y burbujas disfuncionales del precio del mercado inmobiliario. Después de todo, sus modelos dijeron que los mercados financieros eran siempre eficientes. Notablemente, los modelos macroeconómicos estándar incluso no incorporaron análisis adecuados de los bancos. Ninguno antes que Alan Greenspan de la Reserva federal, en su famoso mea culpa, pudo expresar su sorpresa que los bancos no hicieron un mejor trabajo de gerencia de crisis. La sorpresa verdadera era su sorpresa: incluso una mirada inicial de los incentivos perversos que produjeron los bancos y sus encargados habría avisado del comportamiento miope y evitado riesgos excesivos.

Los modelos estándar se deben evaluar por su capacidad profética -y especialmente su capacidad de predecir circunstancias que importan. El aumento de la exactitud del pronóstico (sabiendo si la economía crecerá un 2.4 por ciento o un 2.5 por ciento) es normalmente menos importante que saber el riesgo de una recesión importante. En esto los modelos fallaron desgraciadamente, y las predicciones de los políticos que se basaron en ellos, ahora, han minado totalmente su credibilidad. Los políticos no vieron la crisis venir, dijeron que los efectos estaban contenidos después de la explosión de la burbuja, y pensaron que las consecuencias serían de breve duración y menos severas.


Afortunadamente, mientras que muchos se centraban en estos modelos aquejados de problemas, investigadores se lanzaron a desarrollar acercamientos alternativos. La teoría económica había demostrado ya que muchas de las conclusiones centrales del modelo estándar no eran robustas -es decir, los pequeños cambios en las presunciones llevan a cambios grandes en conclusiones. Incluso pequeñas asimetrías de información, o imperfecciones en los mercados de riesgo, significan que los mercados no eran eficientes. Los resultados celebrados, tales como la mano invisible de Adán Smith, no fueron reales; la mano invisible era invisible porque no estaba allí. Pocos sostendrían hoy que los bancos, en su búsqueda de su interés propio, habían promovido el bienestar de la economía global.

La política monetaria afecta a la economía mediante la disponibilidad del crédito -y los términos en los cuales se hace disponible, especialmente a las pequeñas y medianas empresas. La comprensión de esto nos requiere analizar a los bancos y su interacción con el sector bancario en las sombras. La tarifa de Hacienda y los tipos de interés en préstamos puede cambiar marcadamente. Con algunas excepciones, la mayoría de los bancos prestaron una pequeña atención al riesgo sistémico y a los riesgos planteados por interdependencias del crédito. Los años antes de la crisis, algunos investigadores se centraron en estos temas, incluyendo la posibilidad de las cascadas de bancarrotas que se producen de una manera tan importante durante la crisis. Éste es un ejemplo de la importancia de modelar cuidadosamente las interacciones complejas entre los agentes económicos (hogares, compañías, bancos) - las interacciones que no se pueden estudiar en los modelos en los cuales se asume que son iguales. Incluso la presunción sacrosanta de la racionalidad ha sido atacada: hay desviaciones sistémicas de la racionalidad y las consecuencias para el comportamiento macroeconómico necesitan ser exploradas.


El cambio de paradigmas no es fácil. Se ha invertido demasiado en modelos incorrectos. Como los intentos de preservar la ciencia que predicaba a la tierra como céntrica del universo, habrá esfuerzos heroicos para agregar complejidades y refinamientos al paradigma estándar. Los modelos resultantes serán una mejora y las políticas basadas en ellos pueden resultar mejor, pero son también propensas a fallar. Nada que menos que un cambio del paradigma hará sentido real.

Pero un nuevo paradigma, creo, esta dentro de nuestro alcance: los bloques intelectuales están y el nuevo pensamiento económico está proporcionando un marco para unir un grupo diverso de peritos que se esfuercen para crear juntos este nuevo paradigma. Lo que está en juego, por supuesto, es más que la credibilidad de la profesión de la economía o de los políticos que confían en sus ideas: es la estabilidad y la prosperidad de nuestra economía.


Por Joseph Stiglitz
Publicado: 19 de agosto de 2010

El escritor, Stiglitz es recipiente del premio 2001 Nobel en economía, es catedrático en la Universidad de Columbia. Sirvió como presidente del Consejo de de asesores económicos del Presidente Bill Clinton y como economista principal del Banco mundial.

Tomado de
Needed: a new economic paradigm.
http://www.ft.com/cms/s/0/d5108f90-abc2-11df-9f02-00144feabdc0.html


Temas relacionados:

Dos más dos carajo da cuatro, no cinco ni tres...
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2010/07/dos-mas-dos-carajo-da-cuatro-no-cinco.html

Dos más dos carajo da cuatro, no cinco ni tres... segundo
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2010/08/dos-mas-dos-carajo-da-cuatro-no-cinco.html

Yo tengo ya la casita: el fracaso de la torre de Babel de la construcción de viviendas.
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2010/03/yo-tengo-ya-la-casita-el-fracaso-de-la.html

Traducción, edición y redacción adicional: ROF.

12 comentarios:

Rosario Rivera Negrón dijo...

Pachi gracias por tan exquisito escrito, como siempre. Sabes de sobra lo difícil que es abordar los temas económicos con rigurosidad y sentido de colectivo. Para "quienes cultivan la más humana de las ciencias que a su vez es la más científica de las artes" esto es más q una profesión, un apostolado. Tenemos grandes retos frente a nosotros, debemos acometerlos con entereza y valentía. Gracias por la dedicatoria, muy humildemente agradecida.

Martha Quiñones Domínguez, Ph.D. Universidad de Puerto Rico dijo...

Gracias...

Reyes Torres dijo...

Muy bien...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Y hay quien me dice, economistas, eso que importancia tiene... deja ver desempleados, crisis de viviendas, universidad en bancarrota, editoriales que cierran luego de registrar ventas record, jumm... seguimos, familias en crisis que multiplica los casos de violencia y maltrato, escuelas al garete, jumm... y quienes dicen que los problemas son politicos se deben hacer la pregunta esa de Kennedy: que pueden hacer los politicos por Puerto Rico si no tienen alternativas, como arreglan lo que evidentemente no funciona si no lo entienden y menos entienden de sistema alternativos.. sistemas queee..., jumm... y que de esos economistas que salen en los periodicos y la tele, esos mismos que tienen contratos que casualmente coinciden con cosas que diz que analizan, esos mismos que como dicen arriman las sardinas a sus brasas, o de aquellos que por sumas razonables, contratos de asesores e igualas te dicen lo que sea, como lo quieras, cuando sea...ufff... o aquellos que escriben en lenguas con un reguerete de terminologias y palabrotas y son expertos en doblar cifras para que se acomoden a sus planteamientos, aja de esos que han recomendado ya como cuatro prgramas de incentivos para el problema de viviendas y el problema, muy bien gracias... y por otro lao' los que todo lo resuelven con recitar cliches intelectualoides o citas seudorevolucionarias, dale los tremendos burgueses que se disfrazan de proletarios y creen que con eso es suficiente... y la crisis es ehhh... la crisis del capitalismo, si pepe, y el cielo es azul, y el sol sale de dia y la luna de noche, dime algo que no sepamos...

Christie Capetta Suro dijo...

Muy bien, pero no felicito para nada a Gustavo Vélez...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

La síntesis neoclásica englobó a muchas corrientes que dominaron la economía cada una con su época de apogeo, desde los clásicos hasta el monetarismo pasando por los marginalistas y el keynesianismo. Esta fue la corriente dominante durante muchos años pero no la investigación. Se han vertido muchas críticas hacia la síntesis neoclásica. Muchas de estas críticas atacan supuestos como el racionalismo, el proceso de toma de decisiones, la ausencia de insumo y retroalimentación entre individuios e instituciones, el individualismo metodológico, etc.. La síntesis neoclásica "evolucionó" incorporando modelos matemáticos mucho más amplios y complejos que permiten relaciones de comunicaciones, la racionalidad dialéctica (que incorpora contradicciones inherentes como procesos inevitables pero analizables) y otras formas de comportamiento, y herramientas que permiten modelar situaciones de cooperación, estrategias o cosas que antes no eran contempladas. Esta nueva corriente se llama economía moderna y es la corriente que hoy domina el terreno de la investigación. Es una economía heterodoxa, que engloba a varias corrientes que no están sujetas al fundamentalismo metodológico del método matemático deductivo, es decir, están abiertas a otros métodos de investigación, pero no descarta por completo utilizar el método matemático deductivo.

Neissa Juan dijo...

Lamentablemente asi estan las cosas... Cosas veredes como dijo Sancho. Y el dolor ajeno se multiplica y los ninos sufren en carne viva el maltrato que dia a dia le propinan sus padres. Y se acaba la dicha....que dicha? , si hasta cuesta sonreir, pues la sonrisa pueden interpretarla como una burla...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

En la semana de los/las economistas.
Escuchando el programa de Pabon Roca y hablan sobre incentivos en el programa de promocion de venta de viviendas. Concluyo que como economistas, los comentaristas son buenos abogados. Desarrollan el tema en formato adversativo, esto o aquello, debe ser o debe ser, propongo que este tipo de analisis es totalmente inadecuado e inclusive atropellado cuando hablamos de temas economicos. Inciden en un error fundamental: tratan al prospecto comprador de residencias como si fuese una mogolla monolitica y uniforme, inaceptable y peor, impertinente, los prospectos compradores son diferentes tanto en capacidad de compra como en capacidad crediticia. Al plantear los alegados beneficios del programa en relacion al costo (lo que se invierte y lo que se deja de recibir como ingresos al fisco) de verdad sus comentarios son lo que los americanos llaman "off the wall", disparates. En ningun momento hablan sobre los costos de las unidades en relacion al efecto de devaluacion de los inmuebles. Su enfoque suena a "cualquier cosa es buena" lo que de manera directa lo que se intepreta como que el programa lo que hace es ayudar a compradores afluentes a adquirir residencias (que comoquiera podrian comprar por su potencial de compra), ayudar a los desarrolladores a cuadrar su financiamiento bancario (en precario ante la sobre poblacion de unidades caras) y en fin llover sobre mojado. Este escenario me confirma que zapatero a su zapato, tal vez mucho de las deficiencias conceptuales e ineficiencias de estos programas es que son ideados por la gente inadecuada y proponen medidas irrelevantes a los verdaderos problemas. Saber argumentar, es decir dominar el tirijala, de ninguna manera significa que el contenido del debate sea sustantivo ni ajustado a los problemas. Estipulo y someto.

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Deja decirlo de esta manera, es un incentivo para que el que vive en un casa de $200mil, compre una de $300mil (sumando la propiedad anterior a la lista de casa caras sin compradores), es un incentivo para que los hijos de los adinerados puedan comprar lo que comoquiera podian comprar, es un incentivo para compras mayormente en zonas urbanas de grandes valores (por ejemplo Guaynabo, Dorado, etc.) y que no atiende en nada la inexistencia de residencias de valor de menos de $200mil (no hay) ni tampoco impacta la venta de residencias existentes (mercado de casas "viejas" -fix uppers-) ni promueve las segundas plantas que proveen alternativas a familias de pocos ingresos, no atiende de ninguna manera el asunto de los valores inflados de las propiedades ni el poco acceso a credito de las familias de pocos ingresos...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

En la semana de los/las economistas:
Proyecto 1720 (también en la Cámara de Representantes bajo la numeración 2814) que crea la Ley de Estímulo al Mercado de Propiedades Inmuebles: mediante $90 millones de inversión promueve la venta de 6,417 unidades entre los meses de septiembre y junio del año entrante, de un universo de unas 19,800 unidades de vivienda nueva que hay en la Isla cuyos precios rondan entre los $250mil en adelante... "asistencia gubernamental mediante el cual se fomenta la actividad económica en el sector privado... para auxiliar al sector de la construcción y la banca..." (ElNuevodia)
Observa que no se menciona las miles de familias que necesitan vivienda y no cualifican para viviendas de $300mil;
observa que el dinero para ayudar a los adinerados en la compra de nuevas mansiones sale de programas de ayuda a los pobres;
observa que los municipios beneficiados son los de las zonas urbanas mientras hay unos sesenta municipios (de poblaciones de menores recursos) que lo que veran son bajar sus presupuestos al afectarse el CRIM;
observa que hay un notable interes en impulsar la ventas de estas mansiones antes de que sean devaluadas (un 25%), en esto los bancos y los desarrolladores andan cogidos de la mano ("Bain Slack, analista de Keefe, Bruyette & Woods, opina que para reducir el inventario de viviendas es necesario que los precios bajen. Ya están bajando dice, y ofrece el ejemplo anecdótico de una propiedad en Condado donde la caída en precios ha sido de 30%."-Vocero)...
La que hay es un sendo toallazo a los desarrolladores y a los adinerados que pueden comprar casas de $300mil+, no aplica a segunda venta de viviendas existentes... pero aplica a casas de menos valor dicen los guaynaabitos ehhh que desgraciadamente no existen, ehh nadie es perfecto contestan, esto mi gente es el neoliberalismo guaynabito en su punto ayudar a quien no necesita ayuda a cuenta de los que si necesitan ayudas... Seguimos...

Raimon Botet dijo...

Esto no genera ni empleo ni actividfad economica, solo salva a unos pocos de la merecida quiebra....

Ian J. Seda Irizarry dijo...

Creo que este artículo que escribí recientemente, aunque es más enfocado a Estados Unidos, toca parte del problema en términos de lo que es necesario para una "verdadera" solución.
http://www.rebelion.org/noticia.php?id=112464&titular=el-capitalismo-depredador-a-tres-a%F1os-de-su-crisis-