miércoles, 17 de septiembre de 2008

El arte, la justicia social y el reto digital.



Está planteado un programa de masificación de enlaces informáticos en toda la isla respaldado por la Junta de Telecomunicaciones. Es mi interés ayudar a dotar dicho sistema de programas de justicia social. De eso se trata mi proyecto de vida y al que invito a todos los interesados. Actualmente dichos objetivos se enfrentan a lo que llaman la brecha digital que es el espacio que divide a grandes sectores de la población del Internet.

Los proyectos de acción social son proyectos de justicia social. Son ejemplos concretos de cómo los ciudadanos pueden crear conciencia, aprender y ocuparse de la equidad y de mejorar la calidad de vida en la comunidad, es apoderarse del trabajo de artistas, escritores y músicos que tratan como tema con todos los discrímenes y desigualdades socioculturales, y del diseño de experiencias de reafirmación e inclusión, particularmente con componentes de interacción social. Los artistas, escritores y músicos quieren ver que su trabajo significa algo, no sólo para sí mismos, pero a su comunidad, incluyendo otras comunidades. Uno de los recursos de mayor y gran alcance es el Internet al proveer ejemplos específicos de la justicia social en acción a la vez que sirve de un canal de expresión y asociación de dichos programas.

El Internet como canal de libertad de expresión y de asociación.
Desde los noventa, mucho se ha dicho sobre el impacto del Internet como canal de activismo social y cultural. Con la erupción moderna del movimiento global de la justicia social, los activistas han utilizado el Internet como medio de comunicación, como foro para la difusión de información y como herramienta para organizarse. El ciberactivismo- activismo sociocultural en el Internet - es un nuevo modo de acción, y nuevas prácticas tales como muestras de arte, literatura y música en línea, peticiones y campañas de email han realzado el repertorio de acciones posibles. Han utilizado el Internet como medio de comunicación, como foro para la difusión de información y como herramienta para organizar campañas de justicia social. ¿Pero qué efectos han tenido los activistas en el Internet? ¿Cómo han cambiado el Internet para hacer funcionar sus necesidades técnicas y metas?

El activismo y la tecnología combinan el carácter del ‘software’ libre derivado con las preocupaciones por justicia social en una escala planetaria. Los activistas tecnológicos son los informáticos que escriben, desarrollan y despliegan el ‘software’ para los proyectos en línea de los grupos de activistas. También desarrollan y mantienen portales y sitios; y proporcionan el soporte técnico, en gran parte, sobre una base voluntaria y libre.



La novedad del activismo tecnológico se mueve más allá de la alianza política de los activistas de la justicia social. Los activistas de la tecnología incorporan las metas democráticas en la misma tecnología usada para perseguir esas metas. Es decir, los activistas de la tecnología recodifican el ‘software’ previsto para uso de activistas de una manera que anticipe el cambio social progresivo que persiguen. De esta manera, los activistas de la tecnología producen una versión alternativa de la tecnología que es accesible, participante, y no jerárquica, y una visión alterna de la sociedad basada en esos mismos ideales.

Conceptuándolo de esta manera, podemos entender mejor cómo las metas y los valores del movimiento global de la justicia descienden de la invención del Internet. La tensión entre la lógica capitalista y los impulsos democráticos que caracteriza el Internet sugiere que sea una tecnología flexible. Así no es de extrañar que a medida que los intereses corporativos continúan colocando fronteras virtuales, el Internet emerge como el lugar geométrico de una nueva lucha. Como el Internet sí mismo, esta lucha es de varias capas. Es inmediatamente una competencia entre los intereses privados y públicos manifestados en el Internet, integrada por usos tales como el ‘World Wide Web’ (www), y también en la infraestructura subyacente, la capa lógica del Internet abarcando los protocolos y la transmisión de datos. Se contrapesan los intereses comerciales de dominar el Web, los empujes democráticos y aplicaciones públicos además, la influencia corporativa amenaza alejar más lejos el acceso al Internet mientras los visionarios cada día más plantean la necesidad de cerrar la brecha digital.

Si el Internet es una constructo social en su desarrollo, las oportunidades para el cambio existen. La ocasión de desafiar los desequilibrios de la sociedad industrial contemporánea, se presenta en la esfera técnica. La tecnología, por lo tanto, se modifica como proyecto político. No es una cosa pero algo en proceso, que se libera de las posibilidades opresivas. La tensión actual del activismo de la tecnología incorporada al movimiento global de la justicia explota esta ambivalencia, volviendo al radicalismo del movimiento del ‘software’ libre.

Tiene raíces en la contracultura digital de los años 60, con su creencia fundacional que la información debe estar libre. Es la redefinición de la tecnología como proyecto político conforme a la intervención democrática, y la promoción de un modelo social alternativo basado en la descentralización, la aportación de voluntarios, la cooperación y la capacitación de todos. El ‘software’ aparece así como ejemplo de la racionalización democrática: la creación y el uso de la tecnología que mina la jerarquía social existente. En el movimiento global de la justicia han reclamado el desarrollo de la informática como frontera política para la acción discutible. Desde entonces, los activistas de la tecnología han sido centrales al movimiento global de la justicia, facilitando la combinación nueva de activismo de la tecnología digital interactiva y de la justicia social. Desde enviar las computadoras recicladas a los países en vías de desarrollo, a los centros de acciones políticas, los activistas de la tecnología han abrazado claramente la política de la tecnología.



Indymedia y ‘software’ libre.
A través de la historia de seis años de Indymedia, el ‘software’ libre ha permitido a la colectividad desarrollar usos que animen la cooperación y la solidaridad en un campo igual de la participación entre los voluntarios. Críticamente, el ‘software’ libre cumplió requisitos técnicos mientras que promueve objetivos sociales: está claro que la tecnología que utilizan los activistas de la tecnología entienden la codificación como proceso técnico con implicaciones sociales.

Hacen una tentativa explícita de imbuir ‘software’ con los ideales que reflejan sus objetivos de la justicia social, nunca perdiendo de vista el propósito social del ‘software’, ni de la relación del usuario de la tecnología. Los activistas de la tecnología exhiben así la penetración en las asimetrías de la energía inherentes en sistemas técnicos capitalistas, como el Internet, así como el conocimiento que tales asimetrías son ambas construidas social y reflexivas de la desigualdad en el contexto social más amplio.

Wikis: La última frontera.
Creado para comunicar sus objetivos sociales, incluyendo justicia económica y ambiental, democracia y racial participantes e igualdad de género, la comunicación interna entre los activistas adoptaron posteriormente la tecnología del wiki en un esfuerzo para crear un sistema sostenible para documentar su proyecto. El propósito del proyecto global de la documentación es recolectar conocimiento colectivo. Tal documentación es vital, no sólo proporciona un expediente público, crea una fluidez que facilita la participación en los niveles de variación.

Un wiki es una serie de ‘webpages’ ligados, dinámicos que se puedan crear, corregir y suprimir por el usuario, sin que tenga que tener las habilidades de la codificación. Se documentan todos los cambios, así que la historia de los wiki es preservada y accesible para la vista. Debido a su accesible, diseño colectivo y participante, lo llaman la onda siguiente en el Internet democrático. El wiki facilita el flujo de información, que permite que los equipos trabajen junto y productivamente, y elimina el síndrome del ‘Webmaster’ del contenido. Además, el wiki ha probado útil como foro para discutir ediciones técnicas con respecto al funcionamiento de la red, mientras que su capacidad de almacenar documentos y los trabajos de investigación crea un almacén inestimable del conocimiento acumulativo.

El arte, la música, el Internet y la justicia social.
Un artista, un escritor o un músico con sed para aprender y ayudar a su comunidad, ¿creen que la creatividad y la imaginación son instrumentos para cambiar vidas y para construir un mejor mundo? Las oportunidades de construir la comunidad y de dar expresión a sus experiencias, artes y educación pueden servir como plataformas valiosas para incorporar la voz personal, construir alianzas, y compromisos públicos. ¿Cómo transformar la comunidad mediante las artes?

Ahora hacemos algo llamado arte y justicia social. Tiene dos componentes - filosofía y práctica. Apoyamos a los que hablan (o pintan, cantan, escriben) con la comunidad y acerca de qué hablan o lo que sea. Estamos interesados en los que están con sus pies en la tierra, los que hacen el trabajo creativo que propone cambios positivos: justicia social. La teoría y la práctica deben ser conectadas. El Internet si acaso es una forma de acercar el arte, la música y la creatividad a la comunidad. Es un medio democrático que puede y debe servir a la comunidad (más allá de los que interesan convertirlo en otro medio de mercadeo capitalista que solo propulse consumo de bienes).

En términos de arte y justicia social, hay ciertas clases de interacciones que debemos ayudar e impulsar. Uno, las universidades que tienen programas basados en la comunidad. Universidades que entrenen a los artistas, los músicos y los escritores desde el principio de sus carreras para trabajar, y ser responsables ante las comunidades que sirven. Un segundo grupo de instituciones que debemos impulsar son organizaciones de servicio de apoyo que ayudan a los artistas individuales que hacen trabajo basado en las comunidades.

El tercero es el de los grupos que han tenido una larga historia de hacer el trabajo basado en las comunidades y que se han desarrollado notablemente. Por ejemplo, el museo de Bronx ha tenido un programa por 17 años. Los artistas que han participado en el trabajo del programa son también la gente que está programando muchos de los programas públicos del museo. Saben qué tipos de programas atraen a los miembros del público que comparten sus intereses. Instituciones culturales que desarrollan programas a largo plazo y las relaciones estables y productivas con los artistas que benefician a la comunidad.

Otro ejemplo y del cual hoy estamos haciendo grandes avances es el uso del Internet para movilizar comunidades en el enfrentamiento a sus problemas. Casos como la lucha contra de Paseo Caribe han tenido un canal de expresión, un sistema de organización y voces activas en su lucha contra de empresas multimillonarios y burócratas corruptos. En la realidad de medios tradicionales comercializados a la merced de las inversiones de los grandes intereses, la alternativa del Internet se mantiene abierta y agresiva en su planteamiento de justicia social.

Si usted tiene un gran mensaje, y el mensaje es de gran alcance pero está presentado mal (incluyendo el temible efecto del enfoque aburrido) o si el mensaje no llega, podemos perder a veces a la audiencia: la comunidad. Si podemos, por ejemplo, conseguir a cineastas y comunicadores que trabajen con los grupos de contenido de justicia social, podemos ayudarlos para transmitir, representar o ejecutar sus mensajes con eficacia. El Internet es, en este sentido, apoyo o medio per sé. Los beneficiados son el artista y la comunidad.



What is "Social Justice"?
In my experience as a journalist I once believed that service in feeding the hungry and working to change policies causing hunger are two largely separate things. And there is some truth to that. But it is also highly subversive to do work. It is not possible to do justice in the abstract — you must touch real people. God's work in the world is for all to have enough to eat and to not be afraid.
- Sara Miles, Journalist, Author of Take This Bread, and Director of St. Gregory's Food Pantry

Social justice means moving towards a society where all hungry are fed, all sick are cared for, the environment is treasured, and we treat each other with love and compassion. Not an easy goal, for sure, but certainly one worth giving our lives for!
- Medea Benjamin, co-founder Global Exchange and Code Pink

Social justice means complete and genuine equality of all people. Not exactly stuff for Bartlett's, but there you go.
- Paul George, executive director Pennisula Peace and Justice Center

Social justice provides the foundation for a healthy community. It grows out of our sense that each person — each created being — has value. Only as we recognize the value and dignity of each person can we build a healthy community, so it's a slow, painful process of learning and growing. To help the process along we develop attitudes of respect for one another. We also shape policies and patterns of behavior to protect and enhance the worth of each person. We do this by building governmental and economic structures, educational and religious institutions, and all the other systems that provide for health and social welfare. This justice is not a goal that we'll ever reach, but a process, a struggle in which we can be engaged through all the pain and all the joy.
- Doug King, editor and WebWeaver, The Witherspoon Society of the Presbyterian Church USA

By social justice I mean the creation of a society which treats human beings as embodiments of the sacred, supports them to realize their fullest human potential, and promotes and rewards people to the extent that they are loving and caring, kind and generous, open-hearted and playful, ethically and ecologically sensitive, and tend to respond to the universe with awe, wonder and radical amazement at the grandeur of creation.
- Rabbi Michael Lerner, co-founder of the Tikkun Community

Social Justice means no kids going to bed hungry, no one without shelter or healthcare and a free and lively discussion and participation by all people in the political direction and organization of our communities and nation.
- Kirsten Moller, executive director and co-founder, Global Exchange

A long and mysterious historical process in which those who are excluded and exploited by social forces of privilege and power attempt to consociate into movements that struggle for: a more equitable distribution of social and economic goods; for greater personal and political dignity; and for a deeper moral vision of their society. Social justice is a goal toward which we move, always imperfectly, and persons and groups are motivated to realize it by their deepest spiritual and political traditions. Justice is only meaningful when it is historically specific and embodied (as opposed to theoretical or abstract).
The degree to which social justice is achieved in a given time and place should be measured by two (seemingly contradictory) notions: 1) the greatest good for the greatest number, and 2) how the least powerful and the smallest minorities in a society are faring. The vision of social justice is best articulated through stories that have the marginalized as their subject and that present hard questions to those at the center of power — stories like the ones Jesus of Nazareth told.
- Ched Myers, ecumenical activist, Bartimaeus Cooperative Ministries

"Social Justice Work"' is work that we do in the interest of securing human rights, an equitable distribution of resources, a healthy planet, democracy, and a space for the human spirit to thrive (read: arts/culture/entertainment). We do the work to achieve these goals on both a local and a global scale. Of course, except for those who require we follow the alleged dictates of one god or another, almost everyone could probably agree to such a broad definition of social justice. So, I would also want to articulate the specific systems that I believe we should be working to implement.
- Innosanto Nagara, co-founder DesignAction Collective

"Social Justice" — I love this term because it's a big enough umbrella for all of us. It brings together people of many different faith traditions, human rights and environmental activists, labor organizers, young people who want to make the world a better place, and on and on. When I speak of working for social justice, I begin with the teachings of Jesus, and his commitment to basic fairness and a life of dignity for the poorest of the poor. In our world today, that means we walk with the majority of the world's population that works hard every day with no expectation that life will ever get better. It means we cannot rest until everyone, everywhere, is paid a wage with which he or she can provide for the basic needs of his or her family. It means that those of us who have privilege must be willing to give up those things that cannot be sustained in a fair world — especially those things that use an unfair percentage of the world's environmental resources.
Social Justice isn't something I expect we'll attain in my lifetime. Fortunately, nothing could be more fulfilling than working to make it happen.
- Rick Ufford-Chase, international director, BorderLinks

algunos enlaces de interés y un poco de info:

http://ortizfeliciano.blogspot.com/2007/06/from-internet-to-gutenberg.html

http://ortizfeliciano.blogspot.com/2008/03/open-source.html

http://pr.creativecommons.org/



¿Qué son entonces las licencias Creative Commons?
Son licencias que protegen al autor y su obra y permiten al mismo tiempo algunos usos definidos por el mismo y que no se cierran en un estricto “todos los derechos reservados”. Estas licencias sirven para todo trabajo que una mente creativa produzca, sea musical, gráfica, escrita, filmada, etc., y donde el creador quiera proteger su obra pero dando ciertas libertades para su uso.

Eso es lo que las diferencia del famoso “copyright”, el cual es cerrado en absoluto mientras que la Licencia Creative Commons permite libertades según el autor lo elija. Aparte está el hecho que no hay que contratar abogados.

Artistas, fotógrafos, profesores, músicos, cantantes, cualquiera puede usar una licencia Creative Commons para sus trabajos, la ventaja es la flexibilidad que se ofrece ya que hay licencias para casi todo tipo de trabajo que se desee licenciar; ejemplo, músicos que liberan sus producciones bajo licencias creativas para que se pueden usar en programas tipo podcast e internet. Las ventajas en este caso no son solo para el autor, si no también para los que gustan de la música, aquellos que sólo desean disfrutar del arte pueden hacerlo sin enfrentarse a problemas legales con sociedades de autores.

En una sociedad que descubre cada vez más que el compartir es una magnífica forma de trabajar y crecer culturamente, Creative Commons surge como herramientas flexibles, útiles para cualquier autor, permitiendo trabajos colaborativos, que pueden crecer, protegiendo a los autores y permitiendo que los demás podamos aprovechar ese mismo trabajo según lo crea conveniente el autor/artista.

2 comentarios:

idris dijo...

Gracias a la Internet he conocido muchos artistas tanto en el arte y en la música. Psicólogos un sinfín de ideologías políticas. Pero todos están esperando que algo pase. Estamos atropellados y la justicia esta comprada. Tengo testimonio de eso porque del árbol caído todos hacen lena.

Anónimo dijo...

En una ocasión leí un texto de Rubén Blades que decía: "Leer da poder"; pero cuando leo tu texto reflexiono: "La información da poder." Rápidamente, pensé en muchos artistas protagónicos comunales a quienes me pareció debía hacerle llegar esta información.Porque soy de las que creo que la situación de los artistas es similar a la de todos los trabajadores. Su fuerza de trabajo no es remunerada con el valor cualitativo de su obra, ni por el tiempo necesario invertido para producirla; sino según la cotización que recibe como mercancía. Para ofrecer una respuesta contestataria a la política artística burguesa, el artesano-artista; el artista artesano debe tomar conciencia de su condición de trabajador, desarrollar solidaridad con todos los demás artistas en la defensa de sus derechos y la de todos.Este texto: "El arte, la justicia y el reto digital" está muy bueno, te sugiero lo sometas a la Revista Apuesta(Revista Alternativa de Política y Cultura) (dedicará un próximo número a "La cultura urbana y otros temas".Su correo es: revistaapuesta@yahoo.com El número saldrá para el enero-2009. ¡Gracias por ayudarnos a pasar información y educarnos a todos aquéllos de los sectores populares!Marie Ramos Rosado