viernes, 29 de agosto de 2008

encrucijadas o en qué pensar mientras esperas el tren



Soneo de famosa salsa vieja de los setenta:
Si echo pa’ lante, ay mira,
Me jalan pa’ tra’..
Que en todo en la vida es envidia,
Que barbaridad,
Y me rio, yo de la gente,
Porque lo mío, mío será..
Pero como hay gente que me tira,
Me voy a tener que preparar…

Siempre que enseñes, enseña a la vez a dudar de lo que enseñas.
José Ortega y Gasset

Cada vez que se encuentre usted del lado de la mayoría, es tiempo de hacer una pausa y reflexionar.

El camino arriba y abajo es uno y el mismo.

El hombre es el único animal que come sin tener hambre, bebe sin tener sed y habla sin tener nada que decir.

El secreto del éxito es la honestidad. Si puedes evitarla, estás hecho.

Es mejor tener la boca cerrada y parecer estúpido que abrirla y probarlo.

La primera obligación de la inteligencia es desconfiar de sí misma.

La soledad es muy hermosa cuando se tiene alguien con quien compartirla.

Nunca he permitido que la educación entorpezca mi aprendizaje.

Si dices la verdad, no tendrás que acordarte de nada.

Solo hay una forma de saber si un hombre es honesto: preguntárselo. Y si responde "sí", sabes que es un corrupto.

Un viaje de mil millas empieza con un paso.

Creemos, sobretodo porque es más fácil creer que dudar, y además porque la fe es la hermana de la esperanza y de la caridad. Esa frase querido amigo es de Alejandro Dumas. Pero saliéndome por un instante del recurso del mundo visto por la imagen del espejo y adentrándome en los recovecos de mis ideas convulsas sobre la esperanza déjame citar un texto antiguo, miles de años lleva retando a su interpretación:

XIII. Ansiedad
Los santos decían:
"Alabanzas y culpas causan ansiedad; el objeto de la esperanza y el miedo está en tu interior".
"Alabanzas y culpas causan ansiedad";
puesto que esperas o temes recibirlas o perderlas.
"El objeto de la esperanza y el miedo está en tu interior";
pues, sin un ego, no pueden afectarte la fortuna o el desastre.
Por tanto:
El que observa al Mundo como se observa a sí mismo es capaz de controlar el Mundo;
Pero el que ama al Mundo como se ama a sí mismo es capaz de dirigir el Mundo.
-Lao Tsé (老子)

El Tao Te Ching (道德經) es, sin duda, una de las obras más bellas y enigmáticas de la sabiduría oriental. Su riqueza ha sido interpretada a lo largo de los siglos en las más diversas y variadas formas. Siendo la obra literaria más traducida del chino y que data de cinco siglos antes de Cristo frecuentemente lo que dice una traducción es completamente diferente de lo que dice otra.

Yo personalmente he leído este pasaje escrito de variadas maneras pero para efecto de este ejercicio escogí la traducción al español realizada por Antonio Rivas.
(http://www.gorinkai.com/textos/tao.htm).

Confucio y Lao Tsé. Confucio nació en el poblado de Chang Ping, en el estado de Lu, en 551AC. Fue contemporáneo de Lao Tsé que nació en el distrito de Ku en el estado de Chu, a finales de la dinastía Zhou, en el año 571 AC. Lao Tsé llegó a ser el archivero de los archivos imperiales de la dinastía Zhou, y precisamente allí conoció a Confucio cuando éste fue a consultar los archivos para estudiar los ritos.
Dice la tradición que Lao Tsé salió a recibir a Confucio montado en un buey. Al encontrarse, Confucio le entregó a Lao Tsé un bellísimo ganso como presente. Confucio se quedó en Luo Yang varios días y discutió muchos temas con Lao Tsé. El historiador Suma Ch'ien, que vivió entre el 145AC y el 79AC narra así la despedida, que sucedió en el 517AC en la Biblioteca Real de Luo Yang, la Capital del Imperio Zhou. Al despedirse, Confucio agradeció a Lao-Tsé sus enseñanzas y su guía en el estudio de los maestros de los ritos cuyas obras se conservaban en la biblioteca, y éste le contestó:"Los hombres que mencionas están muertos y sus huesos se han convertido en polvo, solo nos quedan sus palabras. Por otra parte, cuando el hombre superior ve su oportunidad se eleva, pero cuando el tiempo corre en su contra, es arrastrado por el peso de las circunstancias. He oído decir que un hombre de negocios, aunque poseía tesoros que guardaba celosamente, parecía pobre, y que el hombre superior, aunque su virtud sea completa, exteriormente parece estúpido. Deja de lado tu orgullo y tus deseos, tus costumbres y tu voluntad impetuosa. No te convienen. Esto es cuanto tengo que decirte."

Confucio, al salir de su entrevista con Lao Tsé comentó:"Se como vuelan los pájaros, nadan los peces y corren los animales. Pero el que corre puede ser cazado, el que nada, ser pescado y el que vuela, asaetado. También existe el dragón. No se explicar como cabalga en el viento, ni a través de las nubes, ni como se eleva en el cielo. Hoy conocí a Lao-Tsé, el se parece al dragón".

Mientras el confucionismo exhorta a los individuos a someterse a las normas de un sistema social ideal, el taoísmo mantiene que el individuo solo ha de someterse a la pauta del universo, el tao (el camino), que no puede ni describirse con palabras ni concebirse con el pensamiento.

Es mejor viajar lleno de esperanza que llegar.
Proverbio oriental

El taoísmo es fundamental en la creación de las artes marciales y se puede ver claramente su influencia filosófica en el Bushido y en el Samurai no kokoroe:
Conócete a ti mismo
Siempre cumple con los compromisos
Respeta a todos
Mantén fuertes convicciones que no sean alteradas por las circunstancias
No hagas un enemigo de ti
Vive sin arrepentimientos

Nunca rompas una promesa
No dependas de los demás
No hables mal de otras personas
No le tengas miedo a nada
Respeta las opiniones de los demás
Ten compasión y entendimiento para todos
(Fragmento.)

Al final todo es muy simple.



"No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores" (Mt. 9, 13) es dirigida a Mateo (y a todo esto escrito por el mismo Mateo.. jummm) que era un publicano, un recolector de impuestos que, igual que en nuestros tiempos, no eran precisamente queridos por sus compatriotas, eran despreciados por trabajar juntando dinero para los romanos, lo que les permitía, guardando algo para ellos, vivir cómodamente. Su condición de recaudador de impuestos ha sido recogida en la iconografía del Apóstol. De hecho recogió tributos de aduana para Heródes. De esto provienen algunos de los atributos que en ocasiones lo identifican: una bolsa de dinero o un tablero de contar. Es el patrono de los banqueros, financistas, agentes del fisco y otros artistas del billete.

Mateo hizo un banquete para Jesús en su casa que provocó el escándalo de los fariseos, cuando vieron que Jesús y sus discípulos compartían la mesa con publicanos y pecadores. Jesús respondió diciendo que había venido a llamar a los pecadores. La Iglesia lo venera como mártir, no obstante la fecha se desconoce y hay un desacuerdo en el lugar en donde se llevó a cabo el martirio de San Mateo y también en el tipo de tortura que le fue infligida. Típico del santo protector de las tarjetas de crédito ¿ahhh..?

¿Convencer a quién de qué, amigos..?

Actúa siempre con acierto. Esto tranquilizará a algunas personas y asombrará al resto dice Mark Twain.

Platón, en uno de sus “Diálogos”, narra una discusión entre Sócrates y Calicles sobre la fuerza de la razón. Calicles rechaza la moralidad convencional y defiende otra basada en la ley del más fuerte asegurando que es la que impera en la naturaleza. Hacer el mal –sostiene Calicles– puede ser vergonzoso desde el punto de vista de los convencionalismos sociales, pero esos convencionalismos proceden de una moral gregaria, establecida por los débiles para defenderse de los fuertes. Los débiles, que son la mayoría, se juntan para modelar y esclavizar a los mejores y más fuertes de los hombres y proclaman como justas las acciones más convenientes para ellos.

A lo largo del diálogo, Calicles se va quedando sin argumentos, pero no deja de defender cínicamente sus ideas. Dice que los fuertes saben bien que, si hace falta, pueden cometer una injusticia con otros, porque esa es la justicia del fuerte. En un momento dado empieza a dar la razón a Sócrates, pero enseguida se desdice y asegura que no le interesa seguir hablando, porque no está dispuesto a ser persuadido por las razones de nadie, sino que recurriría a la fuerza para imponer las suyas.

Mezcla a tu prudencia un grano de locura, diría Horacio.

Mezcla conocimientos, pedagogía y humor, diría yo, e inicia el viaje largo hacia el interior de uno mismo. Buscarse uno mismo. Muchas veces nuestros temores y obsesiones impiden ver y descubrir quiénes realmente somos, vemos la “máscara”, aquello que nos gustaría ser y que los demás crean que somos. Una cara tan irreal, que incluso a nosotros mismos nos parece cierta. Tras ella se encuentra nuestra sombra que es la cara oculta de la realidad, la parte oscura que debemos descubrir para conocernos a nosotros mismos.

La mítica figura del hombre prudente y razonable, del buen padre de familia, que tan a menudo vemos en nuestra codificación legal es de verdad multiforme y depende de la idiosincrasia del juzgador. Recuerda a Shakespeare que dijo que la belleza está en “la mirada del que mira (the eye of the beholder)”.

Quien vence a los otros, es fuerte. Quien se vence a sí mismo, es poderoso.
Lao Tsé

Y los demás son los demás...

La verdad jamás daña a una causa que es justa.
Mahatma Gandhi

Para continuar tres notas.
Primero.
Que quede claro: estoy en contra de todo alza en precios, costos, servicios y demás nominaciones monetarias en aumento de bienes necesarios y esenciales.
En contra claro y seguro.
Creo firmemente que el subir precios, matrículas, servicios y demás bienes debe ser una medida extrema y de última opción. Siempre y en todo. Punto.
Cuestión de ideología y filosofía.
Cuestión de justicia y equidad. Punto.

Segundo.
Tengan cuidado con los falsos profetas dice la Biblia. Abundan.
Hay intereses mezquinos y personalistas avivando los fuegos de la pasión. Tengan cuidado con el canto de las sirenas que te conducen a los peñascos.
Tengan cuidado con las alianzas alimentadas con apetitos burgueses.
Son aquellos que gozan de los manjares esos que dicen que hay que hacer dieta.

Tercero.
Hay dos manchas a tu reputación e integridad que nunca, nunca se borran. Que se convierten en fantasmas feroces que nunca te habrán de abandonar y cuál feroz fantasma te aparecerán cuando menos te los esperes.
Ser chota o ser rompehuelgas.
Simple. No es honesto, no es íntegro, no es moral.
Pregúntale a Judas.

¿Diferencia a un neoliberal, un libre pensador y un corrupto politiquero?
Al ver un estudiante pobre el neoliberal dirá que el problema es del estudiante, porque no aprovecha las oportunidades que a todos nos brinda la universidad pero que para aumentar las oportunidades hay que aumentar la matrícula. Para el libre pensador se debe crear empleo y generar condiciones para que no exista pobreza entre los estudiantes universitarios. El corrupto politiquero lo llamará aparte y le dirá que hay que nombrar un nuevo Presidente y que le va a dar una beca a cambio de que vote por él.

El talento se educa en la calma y el carácter en la tempestad.
Johann Wolfgang von Goethe

Por eso creo en los libre pensadores...

“Llueve sobre nuestro pueblo una doctrina pesimista que lo desmoraliza y lo acobarda y que debemos atajar en todos los momentos. Hay que levantar el espíritu público de Puerto Rico y decirle que puede llegar a ser lo que quiera y conquistar su independencia si así lo desea su voluntad. Estamos en plena bancarrota cívica y es menester que llevemos una infusión moral a nuestro pueblo para que vuelva a creer en su destino y en sus probabilidades. Nuestra Patria está en plena guerra sin defenderse, sólo un resurgimiento de la moral colectiva puede salvarla.”

Aunque no seas independentista tienes que estar de acuerdo que esas palabras están bien escritas y se refieren a una realidad que conoces esas son palabras de Albizu Campos. Si palabras de Albizu Campos, un mejor ejemplo amigo de cómo decir grandes cosas aun cuando tu alma se sienta desgarrada a continuación, lee:

“El valor más permanente en el hombre es el valor. El valor es la suprema virtud del hombre y se cultiva como se cultiva toda virtud y se puede perder como se pierde toda virtud. El valor en el individuo es un supremo bien. De nada vale al hombre estar lleno de sabiduría y de vitalidad física si le falta el valor. De nada vale un pueblo estar lleno de vitalidad, y de sabiduría si le falta el valor. Porque el valor es lo único que permite la transmutación del hombre para fines superiores. El valor es lo que permite al hombre pasearse firme y serenamente sobre las sombras de la muerte y cuando el hombre pasa serena y tranquilamente sobre las sombras de la muerte, entonces es que el hombre entra en la inmortalidad.”

Es 1935. El coronel Riggs, jefe norteamericano de la policía de la isla, hace saber que los nacionalistas tendrán "guerra y más guerra" bajo su incumbencia. El 24 de octubre de 1935 se cumple su profecía. Existe gran agitación en la Universidad de Puerto Rico con motivo de una asamblea estudiantil que habrá de celebrarse. La policía tiende un cerco a la Universidad. Cerca de la calle Brumbaugh de Río Piedras un grupo de nacionalistas es interceptado por la policía. El carro en que viajan es acribillado a balazos. Mueren como resultado de lo que más tarde habría de designarse como "la matanza de Río Piedras" cuatro nacionalistas: Ramón S. Pagán, Pedro Quiñones, Eduardo Rodríguez Vera y José Santiago. Otro, Dionisio Pearson, resulta gravemente herido. Aparte de ello muere en la balacera un ciudadano que era inocente a los hechos. La policía alega defensa propia y muestra a uno de sus hombres heridos. Ni uno solo de los policías que participan en el ametrallamiento es acusado. Al contrario, muchos de los oficiales envueltos son ascendidos. El 23 de febrero de 1936 dos jóvenes nacionalistas, Hiram Rosado y Elías Beauchamp, ejecutan al coronel Riggs en respuesta a la Masacre de Río Piedras. Llevados al cuartel de la policía de la calle San Francisco de San Juan son allí acribillados a balazos por la policía, que alega defensa propia. Ante la tumba de los héroes puertorriqueños pronuncia Albizu Campos uno de sus más memorables discursos donde saqué la cita anterior.





Como de momento la cosa se puso extremadamente seria, optemos de nuevo por el relajo (aunque en el fondo del humor hay tragedias siempre escondidas):

El derecho de la mujer, a mi realmente me gusta el izquierdo también.

¿Qué te parece la política en Puerto Rico?
Si la política es el arte de gobernar, tenemos los peores artistas.

La edad no es un problema, el problema es vivir hasta tenerla.

¿Qué tiene en común un amor y el matrimonio?
Nada a menos que se conozcan por casualidad.

Cambiar de ideas es como cambiarte los calzoncillos,
nadie se da cuenta.

Ser miembro de una clase graduanda está chévere
si te garantizan que te vas a graduar.

Hay caras inolvidables,
las pesadillas son más difíciles de olvidar que los sueños.

La juventud ¿es un estado de mente o un estado demente?

El hombre que dice que entiende a su mujer está mintiendo,
la mujer que dice que entiende a su hombre sabe que el está mintiendo.

Ir al teatro es interesante,
el problema son las obras de teatro.

La honestidad es el camino seguro a la pobreza.

Deberían prohibir la guerra pero no las películas de guerra.

El único problema con apoyar la television de producción local
es la producción local.

Todos tenemos principios, pocos tenemos finales.

Un día maravilloso casi siempre empieza por la mañana.

¿Cómo saber que no estas muerto?
Si te lo preguntas.
¿Cómo saber si estas vivo?
Si te lo preguntas.
Y si no te preguntas ni uno ni lo otro, meramente existes.

El secreto de hacer negocios honestos, no existe.

La justicia militar es como la religión atea.

¿Por qué le dicen inteligencia al espionaje,
si hay que hacer trampa para averiguar algo?

¿Qué por qué es tan bonita?
Pregúntale a su cirujano plástico.

Para casarse ante un juez, deberías tener derecho a un jurado.

Confucio decía: “El que domina su cólera domina a su peor enemigo.”
El enojo, la ira generalmente es una manifestación agresiva del temor. En estos momentos te pregunto: ¿Tienes miedo?
Ahora que tal vez tus seguridades tiemblan y el optimismo se estrella contra las limitaciones y los rigores de un calendario cruel que al final se ha tornado monstruo caníbal de nuestros sueños y empeños.
¿Sientes temor?

Pues es simple, no tengas miedo. Desecha los temores.
Es una directriz simple, vieja y honorable, encontrada en los viejos y nuevos testamentos. Es el secreto de la vida.
C.S. Lewis escribió una vez: “Valor no es simplemente una de las virtudes pero la forma de cada virtud en el punto de su prueba.”
No temas.

Sé que tienen bastante en su mente y en su corazón para saber que de cierta manera es absurdo decir esto en este momento. Sin embargo quizás es lo más importante que tienes que aprender: enfrentarte al temor.
Veamos: Estás asustado de no poder expresar lo que sabes, de no lograr lo que deseas, de tomar la trayectoria incorrecta en estas horas críticas en que en que debes navegar cientos sino miles de páginas y conocimientos, en fin, de fallar en derecho.
Tus amigos más cercanos van por un lado, usted en otra.

De esta charca en que nos encontramos atascados tenemos que lograr llegar al río, y aún más adelante el mar nos espera. Y la charca nos ha sorprendido con sus aguas pestilentes, oscuras y espesas, y la corriente es áspera y los remos pesan.

Oh, si, hemos aprendido muchas cosas, tanto hemos aprendido que hemos inclusive aprendimos que hay miles de cosas que no nos enseñan.
Una universidad en la fachada debe tener la frase "expulsa el miedo" tallado en hierro fundido.

Rechaza ser acobardado por las opiniones de otras. Debemos tener la fuerza de decir no a las emociones incorrectas y abrazar los derechos con confianza. Y si mi experiencia sirve de algo en este momento te reto a que te rías en la cara del temor.
Hay un mensaje oculto en esto, si permites que la ansiedad te ofusque hay una gran probabilidad que lo que sabes, lo olvides, y lo que puedes recordar, lo bloquees.
Por eso, no temas.

Para muestra un botón, pues varios deben ser más que suficiente:
Alberto Einstein nació en 1879 en el seno de una familia judía en Alemania. Se crió en Munich hasta 1894 cuando su familia se trasladó a Italia por cuestiones laborales.
Se sabe que fue un niño tímido, retraído y con problemas con el lenguaje. Desde siempre Einstein demostró una inclinación especial hacia la matemática y la física, dejando de lado el resto de asignaturas aunque tuvo problemas con el álgebra (lo reprobó).
Cursó estudios superiores en el Politécnico de Zurich donde conoció a la que sería esposa, Mileva Maric. Tras graduarse en 1900 no pudo encontrar trabajo en la Universidad así que, tras pasar por varios trabajos, en 1902 y gracias a la mediación del padre de compañero de estudios, entró a trabajar como funcionario en la Oficina de Patentes de Zurich.
En 1903 se casó Mileva con la que tuvo dos hijos.
Se doctoró en la Universidad de Zurich en 1905 el mismo año en que adquirió gran fama mundial por la publicación de una serie de artículos sobre física que cambiaron la concepción del tiempo, la energía y el universo y sentaron dos de las bases de la física moderna: la era atómica y la mecánica cuántica.

Abrahán Lincoln nació cerca de Hodgenville, Kentucky, en una familia humilde. La vida del joven Lincoln fue dura y solitaria, acostumbrado al trabajo y contando con escasa educación formal; más tarde decidió estudiar leyes y ante la imposibilidad de asistir a alguna Universidad, realizó sus estudios de forma autodidacta, hasta que logró ser abogado. A los veinticuatro años hizo su entrada en política, cosechando fracasos iniciales. Tras ser designado diputado, perdió el cargo al oponerse a la guerra con México. Por dos veces más fracasó en su intento de conseguir un escaño en el Senado, debiendo retirarse a su residencia en Springfield (Illinois) para ejercer su trabajo como abogado.
Tuvo cuatro hijos de los que uno solo sobrevivió.
A los cincuenta años no se sentía muy cómodo con su vida, fracasado en su objetivo de desarrollar una carrera política.
Es muy conocido que por 28 años Abraham Lincoln experimentó un fracaso tras otro. Después de un ataque de nervios en 1833 intentó ser elegido a la Cámara de Representantes y perdió varias veces. En 1848 perdió su segunda nominación al Congreso y no fue aceptado como oficial en 1849. Estos fracasos no lo detuvieron en su lucha. En 1854 perdió en el Senado. Dos años después perdió la nominación para la Vice-Presidencia y fue de nuevo derrotado en el Senado en 1858. Pero no se dió por vencido.
Aunque poseía cierto renombre como abogado, su patrimonio no era demasiado amplio, debiendo hacer frente a algunas deudas. Eran sus amigos más cercanos quienes le animaban a intentar de nuevo el acceso a la política, si bien Lincoln se sentía decepcionado.
Una serie de casualidades daría, sin embargo, con Lincoln de nuevo dedicado a la política. Los desastrosos resultados académicos de su hijo Robert le obligaron a viajar hasta la academia de New Hampshire en que se hallaba estudiando. Previamente, Lincoln recibió el encargo de dictar una conferencia en Brooklyn, a cambio de doscientos dólares. El dinero podía venirle bien a su maltrecha economía, y además no interfería demasiado en su viaje. Aceptó el encargo y se comprometió a abordar temas políticos comprometidos en su charla, lo que generó expectación entre el público y los organizadores. Estos, viendo el interés despertado, cambiaron el auditorio a un gran local en Nueva York, permitiendo la asistencia de dos mil personas. La conferencia fue un rotundo éxito, abriendo los periódicos a la mañana siguiente con la reseña del evento. Rápidamente Lincoln fue requerido por los dirigentes republicanos para que dictara más conferencias en su camino hacia New Hampshire, pronunciando once discursos con el mismo éxito.
Se presentó entonces como candidato en la Convención Nacional Republicana, celebrada en Chicago el 16 de mayo de 1860. Para lograr ser designado como candidato debía derrotar en las urnas a otro candidato mejor colocado, William Seward. La casualidad volvió a favorecer a Lincoln: las papeletas para la elección tardaron en estar listas, tiempo que aprovechó el candidato y su equipo para ganar los apoyos necesarios. La importancia de ser candidato republicano era básica, pues prácticamente aseguraba la presidencia al hallarse los demócratas divididos en tres candidaturas por la cuestión de la esclavitud. Así, el 6 de noviembre de 1860 Lincoln salió elegido presidente.

Walt Disney fracasó en los negocios en varias ocasiones y tuvo un ataque de nervios antes de que llegara al éxito.

Enrico Caruso fracasó tantas veces con sus notas altas que su maestro de voz le aconsejó que se diera por vencido. No lo hizo. En su lugar, perseveró y se convirtió en uno de los tenores más grandes del mundo.

Henry Ford estaba en la ruina cuando tenía 40 años.

El maestro de Thomas Edison lo llamó ignorante, y después falló en más de 6,000 ocasiones antes de perfeccionar la primera bombilla eléctrica.

Sólo una cosa vuelve un sueño imposible: el miedo a fracasar.

“Si tienes un problema y no tiene solución, ¿para qué te preocupas? Y si tiene solución, ¿para qué te preocupas?” Confucio desde la antigüedad dió al traste con la fuerza destructiva de la ansiedad.

Entonces veamos que hemos aprendido más allá de las doctrinas legales y algunos casos de jurisprudencia. Hemos aprendido a sobrevivir.

“Todo lo que han aprendido los humanos, lo aprendieron como consecuencias de experiencias de ensayo y error, exclusivamente los humanos han aprendido siempre a través de sus equivocaciones”, dijo el filósofo Buckminster Fuller.

Cristóbal Colón se equivocó, lo que él buscaba era llegar a la India, y, si no fuera por ese desacierto, no habría regresado a Europa con un Nuevo Mundo en las manos.
Hay en nuestras vidas momentos en que es necesario olvidar todo lo que lo que se ha hecho, y volver a empezar.

Ed Land, fundador y presidente de Polaroid, inventor de la fotografía instantánea, tenía una placa en la pared de su despacho que rezaba: “Un error es un hecho cuyos beneficios plenos aun no se han volcado a tu favor”. Para eso, hay que aprender a olvidar los fracasos como impactos emocionales, pero aprender de los errores.

¿De qué se trata entonces? De perseverar.

El genio se compone de dos por ciento de talento y de noventa y ocho por ciento de perseverante aplicación. Ludwig van Beethoven

El verdadero tesoro del hombre es el tesoro de sus errores.
José Ortega y Gasset

El más terrible de los sentimientos es el sentimiento de tener la esperanza perdida.
Federico García Lorca

Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.
Martín Luther King

¿Por qué no tener confianza en la justicia del Pueblo? ¿Hay en el mundo esperanza mejor o que pueda igualarla?
Abrahán Lincoln

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Después de leer tus reflexiones, tan profundas pensé..."Hay personas que por no atreverse a soñar, dejan sus vidas en manos de cualquiera. ¡Hay que atreverse a soñar." (La libre pensadora). Por tanto, "La vida es un maratón como también lo es la fe.Aunque perdamos la delantera a mitad de la carrera, la victoria o la derrota de deciden en la meta." (Daisaku Ikeda-Japés).Roberto, 'siga pa'lante, pa'trás, ni para tomar impulso.¡Felicidades!

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Cuando tenía cinco años, Glenn Cunningham (1909-1988) sufrió serias quemaduras en las piernas y los médicos daban por imposible su recuperación. Todos creían que estaba condenado a pasar el resto de su vida en una silla de ruedas

Glenn Cunningham no quiso prestar oídos a lo que decían los doctores, y salió de la cama a la semana siguiente.

-Los médicos sólo conseguían ver mis piernas. No veían mi corazón. Ahora voy a correr más rápido que nadie.

En 1934, batió el record mundial de los 1.500 metros lisos con una marca de cuatro minutos y seis segundos. Se le hizo un homenaje como atleta del siglo en el Madison Square Garden.

Steve dijo...

Vaya, tremendo post! No la he podido acabar de leer todavía. Hay mucho para leer, y mucho más para reflexionar. Aquí te tengo una sugerencia para la "la sección humorística," por si no la has visto ya:

http://www.qsl.net/np3la/chabacanerias.html

Seguiré leyendo de tus posts en los próximos días...,

Entre tanto, gracias por esmerarte en ofrecer aportaciones tan positivas!