lunes, 13 de febrero de 2012

Nosotros y nosotras, el pueblo...


Debates se suceden, inspirados o instigados como quieras verlo, entenderlo o aceptarlo por el caos reinante en nuestro foro supremo. Dos recientes columnas nos han distinguido que quiero destacar:

'Ácida' de Mayra Montero
http://www.elnuevodia.com/columna-acida-1187755.html


"Suena muy fino lo de “crisis constitucional” cuando se habla del bajón bochornoso, de la riña grosera, del chisme impúdico y del reperpero colosal en que se ha hundido la más alta instancia judicial del País. Cualquier garata de cafetín tendría más decoro (y mucha más elegancia) que el espectáculo que están dando los nuevos jueces del Tribunal Supremo.Han entrado como elefantes a una cristalería. No ha habido momento más decadente en la historia de ese tribunal que el que atraviesa ahora. Por otro lado, todo el mundo especula, pero nadie en el País tiene muy claro lo que pasará, porque durante décadas los jueces del Tribunal Supremo se han comido lo que se han guisado. Crearon un mundo aparte dentro del universo judicial... El Tribunal Supremo no ha sido precisamente una tacita de buenos propósitos y ética intachable. Demasiadas veces se ha impuesto la prepotencia y el silencio cómplice. Ni autocrítica ni valoraciones exhaustivas. En períodos muy puntuales de su trayectoria pecó por omisión, por inercia o por frivolidad...Algunas de las conductas más arrogantes y antiéticas que se han dado en la historia de ese tribunal, no han partido de los jueces que actualmente componen ese foro. Hubo individuos tenebrosos y resbaladizos, nombrados por gobernadores del partido que ahora está en la oposición. Las responsabilidades históricas hay que asumirlas, pues de nada sirve reaccionar a un evento si no se mira la cadena de hechos que lo hicieron posible..."

Concurro y me reservo para comentar luego en este escrito.

La segunda columna que destaco 'Una constitución de embuste" de Wilda Rodríguez
http://www.elnuevodia.com/columna-unaconstituciondeembuste-1187767.html#.Tzj-ysf0aO4.facebook


"Tenemos una constitución de embuste desde el mismo día que se firmó. Hablamos de una crisis constitucional a la altura del 2012 cuando la tenemos hace 60 años...Esa constitución nos ha propiciado la trastada que ahora todos llaman crisis constitucional y que se resume en la encerrona de que un solo partido controla las tres ramas de gobierno. Que no puede sostener la división de poderes que dice garantizar. Que cuando se hace la pregunta del Chapulín Colorado -¿y ahora quién podrá defendernos?-, nadie se atreve a reconocer que la única apelación está donde siempre ha estado el poder: en el imperio...Por otro lado, los países son conscientes de que sus constituciones no están escritas en piedra..."

Nuevamente concurro, procedo al comentario:

Hay un vasto tema que subyace bajo estas dos ofertas, el tema de definir lo que es ese documento que llamamos constitución, palabra que nace de verbo constituir, a ver:

constituir. (Del lat. constituĕre).
1. tr. Formar, componer, ser.
2. tr. Establecer, erigir, fundar.
3. tr. Asignar, otorgar, dotar a alguien o algo de una nueva posición o condición.
4. tr. p. us. Obligar a alguien a hacer algo.
5. prnl. Asumir obligación, cargo o cuidado.

Es por ende este asunto un combinado de características, es acción y efecto, es esencia, calidades y cualidades diferentes, es forma y sistema de normas fundamentales de un Estado actual bajo las circunstancias en que es interpretado.

Define la constitución su naturaleza jurídica, es ser la ley fundamental de un Estado que define (valga la redundancia) el régimen básico de los derechos y libertades de los ciudadanos, y los poderes e instituciones de la organización política.

El pasaje anterior que sugiere definir tan gran concepto por un lado por panorámico es retante de la inteligencia, por otro lado por ser criatura de su momento se limita a las realidades del pueblo que le otorga credibilidad y validez aunque no deja de ser dinámica su relación. Para bien cuando abre espacios de libertades y garantiza derechos y para mal cuando se utiliza como ancla ante los cambios que exige el futuro. Es dialéctico como nos dice la Montero y es eterno ser viviente que desde que nace comienza a morir como en otras palabras nos refiere Wilda Rodríguez al hablarnos de la crisis permanente. Ciertamente la historia de las democracias modernas es historia que se resume entre períodos de crisis constitucional ya que son estos momentos en que se caldean las aguas sociales cuando dicho instrumento como termómetro parece querer reventar.

Hay tema para rato pero sin embargo hay poco rato para debatirlo porque el caos se consume sus hijos e hijas con su apetito voraz.

Brincando grandes distancias voy a sugerir que el documento constitucional de los Estados Unidos, precedente inevitable en todo este tema tuvo un indiscutible y eterno acierto que es el núcleo de toda su lógica y valor. La frase inicial "We the people" que traduzco como "Nosotros y nosotras el Pueblo..." Todo lo otro nace de ese ángulo inicial y si somos coherentes (cosa que la historia demuestra una y otra vez vez que no es necesariamente cierto) con dicha construcción todo siempre debe estar configurado, proyectado y desarrollado dentro de esa angularidad central y única de "nosotros y nosotras el pueblo..."

Pues entonces en todo momento de mayores dudas debemos volver a insertar el problema en esa óptica, aplique en el contexto de nuestra realidad y pregunte dónde nos hallamos "nosotros y nosotras el pueblo" en los predicados que se antojan en aplicarnos, ese es el ejercicio definitivo. La geometría del cosmos nos aclara que lo que quede fuera de la angularidad fundamental se excede, se sale de los confines, se extralimita, se exacerba, irrita, agrava las diferencias, aviva e intensifica las molestias por ende aunque en voces con autoridades momentáneas respaldadas con volúmenes de textos y fuerzas de gobiernos de turno, se ilegitima: su suerte echada.

Veamos unas palabras de Thomas Jefferson al abordar este dilema eterno:

"Some men look at constitutions with sanctimonious reverence, and deem them like the arc of the covenant, too sacred to be touched. They ascribe to the men of the preceding age a wisdom more than human, and suppose what they did to be beyond amendment. I knew that age well; I belonged to it, and labored with it. It deserved well of its country. It was very like the present, but without the experience of the present; and forty years of experience in government is worth a century of book-reading; and this they would say themselves, were they to rise from the dead. I am certainly not an advocate for frequent and untried changes in laws and constitutions. I think moderate imperfections had better be borne with; because, when once known, we accommodate ourselves to them, and find practical means of correcting their ill effects. But I know also, that laws and institutions must go hand in hand with the progress of the human mind. As that becomes more developed, more enlightened, as new discoveries are made, new truths disclosed, and manners and opinions change with the change of circumstances, institutions must advance also, and keep pace with the times. We might as well require a man to wear still the coat which fitted him when a boy, as civilized society to remain ever under the regimen of their barbarous ancestors."
-Letter to Samuel Kercheval. Thomas Jefferson (12 de julio de 1816)
http://etext.virginia.edu/etcbin/toccer-new2?id=JefLett.sgm&images=images/modeng&data=/texts/english/modeng/parsed&tag=public&part=244&division=div1


Lo traduzco como:

"Algunos hombres miran las constituciones con reverencia santurrona, y las juzgan como el arca del convenio (bíblico), demasiado sagrado para ser tocadas. Atribuyen a los hombres de la edad precedente una sabiduría más que humana, y suponen que lo que hicieron ser más allá de enmienda. Conocí esa era bien; Pertenecí a ella, y trabajé en ella. Mereció bien de su país. Estaba muy como el presente, pero sin la experiencia del presente; y cuarenta años de experiencia en el gobierno valen un siglo de lecturas de libros; y esto dirían, si fueran ellos a levantarse de los muertos. No soy ciertamente abogado de cambios frecuentes y sin probar en leyes y constituciones. Pienso que las imperfecciones moderadas se deben conllevar; porque, cuando son conocidos una vez, nos acomodamos a ellas, y encontramos medios prácticos de corregir sus malos efectos. Pero sé también, que las leyes y las instituciones deben ir en común acuerdo con el progreso de la mente humana. Como tal se convierten, se aclaran, según se hacen nuevos descubrimientos, divulgan nuevas verdades, y las maneras y las opiniones cambien con el cambio de circunstancias, las instituciones deben avanzar también, y guardar el paso de los tiempos. Puede ser que requiramos a un hombre todavía usar la capa que le entallaba cuando un niño, si como sociedad civilizada permanecemos bajo el régimen de sus antepasados bárbaros."

Vaya Ud. a entender lo que crea y entienda necesario...

2 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Como decía aquel famoso anuncio de Budweiser: Venga el chorro...O como dicen en los barrios: ya 'ta bueno de tanto bembeteo... Comisión de Seguridad Pública y la Judicatura del Senado en funciones: recogiendo chismes, bochinches, y comentarios de terceras manos... y ¿para esto le pagamos si ya tenemos al menos dos buenos programas de TV locales dedicados a los chismes (La Comay y Dando candela) sin contar los otros que nos llegan de Miami..???
A ver el sistema judicial funciona a base de ofertas de evidencia, a ver: REGLAS DE EVIDENCIA PARA EL TRIBUNAL GENERAL DE JUSTICIA, 1979 (32 L.P.R.A. Ap. IV)
Regla 3. Medios de prueba.
Los medios de prueba son los siguientes:
(a) El conocimiento judicial
(b) la evidencia testifical
(c) la evidencia documental
(d) la evidencia real, científica o demostrativa.
Regla 60. Definiciones.
Se adoptan las siguientes definiciones relativas a pruebas de referencia:
(A) Declaración: Una "declaración" es (1) una aseveración oral o escrita; o (2) conducta no verbalizada de la persona, si su intención es que se tome como una aseveración.
(B) Declarante: "Declarante" es la persona que hace una declaración.
(C) Prueba de referencia: "Prueba de referencia" es una declaración aparte de la que hace el declarante al testificar en el juicio o vista, que se ofrece en evidencia para probar la verdad de lo aseverado.
Regla 61. Regla general de exclusión.
Salvo que por ley se disponga otra cosa, no será admisible prueba de referencia sino de conformidad con lo dispuesto en esta Regla. Esta regla se denominará "regla de prueba de referencia".
Regla 62. Admisiones.
Es admisible como excepción a la regla de prueba de referencia una declaración ofrecida contra una parte si la declaración:
(A) Es hecha por dicha parte, bien en su capacidad individual o representativa, o
(B) es una que dicha parte ha adoptado como suya o ha expresado creer en su veracidad, teniendo conocimiento de su contenido, o
(C) es hecha por una persona autorizada por dicha parte a hacerla en relación con el asunto objeto de la declaración, o
(D) es hecha por el agente empleado de dicha parte referente a una materia dentro del ámbito de la agencia o empleo, durante la existencia de la relación, o
(E) es hecha por un coconspirador de dicha parte durante el curso de la conspiración y en la consecución del objetivo de ésta.
Conclusión: Los chismes, el me lo dijeron, el todo el mundo lo sabe, y otras expresiones bochinchescas NO SON EVIDENCIA ADMISIBLE...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

"Cuando los gobiernos temen a la gente, hay libertad. Cuando la gente teme al gobierno, hay tiranía.", "La extensión general de la luz de la ciencia ha abierto a cada visión la verdad palpable, que la masa de la humanidad no ha nacido con sillas de montar en sus espaldas, ni ha favorecido que unos pocos tengan botas y espuelas, listos para montarlos legítimamente…" -Thomas Jefferson