miércoles, 22 de diciembre de 2010

No a la cuota y a la presencia policial en la UPR: antes que nada y después de todo, un asunto de moral.



Este proceso de publicaciones centradas en el temario universitario de Puerto Rico me ha ocupado largas horas y repetidos esfuerzos. Dentro de mis limitaciones y amparado en informaciones que he logrado absorber procedentes de múltiples fuentes y recursos he intentado una y otra vez de aportar miradas, interrogantes, aproximaciones e impresiones sobre las facetas de este problema. He desatendido otros asuntos por la necesidad de que solamente tengo tanto espacio disponible en los cuales invertir mis energías, sueños, desvelos y expresiones. Recapitulando y habiendo escuchado los comentarios recientes del Gobernador al igual que un impresionante mensaje de la estudiante Xiomara Caro que hace un llamado desde el alma a que se inicie el proceso de diálogo que se ha extraviado por completo de este proceso, presionado a asumir responsabilidades pendientes de esos temas y tareas que he dejado de lado, desde anoche he ido acercándome a lo que pienso es un planteamiento preliminar sobre el asunto. Les anticipo que se trata de un esfuerzo de tirar la raya en lo que respecta a variaciones del tema: respondo a ese reto, escuchadas tantas opiniones y ensayos de análisis, aquilatados tantos testimonios y la valentía de los que se oponen primeramente a la imposición de la cuota y ahora conjuntamente a la toma policial de los recintos universitarios del sistema UPR, ¿cuál es la interrogante fundamental?, ¿dónde y en qué reside el argumento principalísimo del asunto ante nuestra consideración? Por favor acompáñame en este breve recorrido para intentar llegar a nuestro puerto de salida...

En todo este proceso tan debatido nunca hemos visto lo que tal vez debimos exigir desde el principio: el estudio previo, meticuloso y amplio debemos suponer, que se presenta a la Junta de síndicos que recomienda la infame cuota de $800. Sospecho como es tan lógico sospechar que aunque no fuese materia evidenciaria solicitado en los foros pertinentes, su existencia como recurso debiese haber sido citado, expuesto y rediscutido tanto por su alegado formato metodológico como por sus esperadas informaciones de trasfondo, pero eso no es cierto, no hay menciones ni referencias a ese aparentemente elusivo e invisible documento. Igual se desprende del ejercicio lógico que al no ser un actor del drama que hayamos visto ocupar el escenario racional es que hay las posibilidades de que sea un Godot. Algo que no existe, que nunca ha llegado aunque fuese y sea esperado, algo cuya presencia esquiva pueda disipar las dudas horribles que atormentan a miles pero se niega a materializarse, un espectro funesto, algo que se infiere sin pruebas reales de su existencia y mucho menos cuestionada la maquinaria de su funcionamiento como ejercicio de pensamiento. Es un fantasma que recorre las costas de la isla (tal como el asesinado Rey padre de Hamlet), que muchos dicen haber escuchado y aparentemente nadie ha logrado ver sin embargo su maldición ha condenado a miles a encadenarse a la tragedia personal y familiar.

Las ironías de las secuencias de los eventos son inescapables, la decisión de la cuota (haya salido de dónde haya salido) es truco de un mago que a su vez ha desaparecido del circo.

Ante este misterio enigmático de las ciencias ocultas de los zoroastrales sacerdotes de la Gran Logia de Síndicos, en contraposición directa a las sombras de sus hechizos hay todo un despliegue de luces que iluminan ferozmente dudas y cuestionamientos de la cuota, todo un despliegue de voces de credibilidad y con rangos innegables que han aportado una diversidad de alternativas viables, un horizonte de caminos que se pueden seguir sin tener que tomar la ruta de las angustias y los sacrificios de la cuota. El coro en crescendo canta que no hay que tirarse por el barranco, que hay formas de escaparse de los peñascos, que nos podemos salvar del precipicio voraz y hambriento.

Si miras desde una distancia mediana, a unos pasos para darte el confor necesario del pensamiento en perspectivas, el cuadro es solo desconcertante cuando notas la insistencia e intransigencia del sector que propone dicha cuota en admitir o contemplar otras opiniones y sugerencias. De otro modo cuando ves por un lado abultado una cantidad de personas estructurando propuestas pensadas, documentadas y desarrolladas, mientras del otro lado percibes la testarudez y falta de sensibilidad de un grupo que se aferra a su dogma de la cuota como voto místico e inquebrantable, tienes hasta sugiero la fácil conclusión de que a corto plazo es urgente detener el tren de los acontecimientos porque la ruta impuesta parece a todas luces significar sacrificos de vidas humanas cuando luce ser un sacramento sanguinario totalmente cuestionado, inhumano y hasta inútil. Eso nada más, el cuadro de la manera que se revela, es suficiente razón para declarar un cese inmediato de las hostilidades, una tregua a las lapidaciones que significan que miles de estudiantes tengan que abandonar sus vidas de estudiantes y las torturas masivas a las que han sometido a miles de familias que sufren en carne propia un destino cruel e inmisericorde: solamente detener esta locura y repensarlo todo es decisión que brota con una fuerza indiscutible.


¿De dónde sale con tal fuerza el rechazo a la cuota?

Durante la primera mitad del S. XIV, en el punto central del oscurantismo medieval, un monje franciscano, Guillermo de Occam, encendió una pequeña luz que marcó el camino a seguir en el despertar renacentista. Con una idea simple pero cortante como una navaja, separó a la ciencia de la teología e inició el camino de una filosofía libre y abierta a la razón. Esta idea es conocida como "La navaja de Occam" o "Principio de economía del pensamiento" y durante siglos ha sido un pilar de la metodología científica demostrando su valor como criterio procesal ante los dilemas y los dogmas.

Entia non sunt multiplicanda sine necesitate
(los entes no deben multiplicarse sin necesidad o no expliques por lo más lo que puedas explicar por lo menos)

Isaac Newton lo explica de la siguiente manera: "No tenemos que aceptar otras causas de los fenómenos naturales que no sean aquellas verdaderas y suficientes para explicarlas"

Einstein advirtió que "todo se debe hacer tan simple como sea posible, pero no más simple."

En este momento el cenit se revela de manera panorámica, se cruzan todos los planos en una intersección con la esfera suprema de lo que me parece el razonamiento ulterior: he llegado a la playa que culmina el recorrido de todos los tributarios, es momento de apogeo: andados los caminos llegamos al mar y ante la inmensidad del horizonte, las olas incesantes me dicen que en estos momentos los hombres y las mujeres debemos mirar el paisaje y preguntarnos:

¿Dónde reside lo moral en esta encrucijada?

¿Dónde reside la validez de decirle, por ejemplo a esas madres y sus hijos e hijas que se enfrentan a tan terribles decisiones que sus sufrimientos son inevitables si verdaderamente no lo son?

El problema de la cuota es primordialmente y más que nada un problema de moral. La cuota impuesta someto, de la manera que se propone unilateralmente y de la forma inclemente que se ejecuta, es profundamenta e inevitablemente inmoral. Solo los necios y los corruptos son inmorales a sabiendas. Veamos la moralidad de la cuota y resolvamos este asunto de una vez y por todas.

Someto que es inmoral fraguar un castigo para miles de personas y familias sin que dichas personas y familias tuviesen una manera real y efectiva de participar en la toma de dicha decisión. La cuota es rechazada y odiada masivamente, es un hecho contundente y eso debe moralmente atar los procesos subsiguientes. Es inmoral que un grupo, sean quienes sean, se abroguen el derecho de repartir las fortunas y suertes de personas y familias de una forma unilateral, cerrados a las conversaciones, sordos a las opiniones y quejas de quienes han de tener que asumir el peso de dicha imposición, es simplemente e inaceptablemente inmoral.

"Ningunas imposiciones sin representación" resume un agravio fundamental que fue de las causas principales de la Revolución americana a la vez que encierra un pilar del sistema democrático moderno.

Someto que es inmoral que habiendo otras ideas, otras voces con criterios aquilatados, voces de peritos y conocedores de las materias relevantes, reconocidos, prestigiados y versados, que habiendo esa cosecha de cual labrar alternativas, es simplmente e inaceptablemente inmoral obcecarse a los mandatos dictatoriales de un ente que aparenta funcionar en entera marginalidad a los deseos y realidades de quienes son la comunidad a quienes se deben, y a quienes han de perjudicar notablemente. Es inmoral.

Someto que es inmoral que ante lo inevitable de lo equivalente a una masacre, no tengamos la sugiero obligatoria paciencia de escuchar, de abrir puertas, de sentarse con la gente que son quienes tienen el verdadero peso a sus espaldas y cuyas vidas se encuentran en grave riesgo y peligro. Es inmoral, es sanguinario y es cruel. Si trasladamos este tipo de escenario a un escenario de conflicto armado equivale a que un grupo de burócratas (porque ni siquiera son generales de las tropas en el peligro del combate) decida que hay que sacrificar miles de soldados para salvar una plaza cuando todos los oficiales y soldados gritan alarmados que hay otras maneras de defender dicho recinto. Es combate suicida y tonto. Raya en las estupideces insistir cuando quienes saben te dicen que hay otras rutas que no exponen tantas vidas, es inmoral, simplemente inmoral e inaceptable.

Someto que es inmoral que un gobierno no tenga los mejores intereses de las familias y las comunidades por encima de todo.

Lo moral es escuchar, lo moral es conversar y dialogar, lo inmoral imponer.

No hay excusas para la inmoralidad, y se exacerba la inmoralidad cuando se conjuga con la estupidez y se desfigura en crueldad.

Para terminar por ahora, el bardo inglés lo dice de una manera que creo debemos todos observar como la manera de los sabios y justos:

No te sientes a lamentarte, sino ponte alegremente a la tarea de reparar el daño hecho.
William Shakespeare

Por lo pronto, el Pueblo (y este humilde redactor en lo suyo) creo que se ha puesto alegremente a la tarea, esperemos que todos nos unamos a reparar los daños.

Amén.





6 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Hay un aspecto procesal del sistema de derecho llamado la competencia que alega regir que decisiones se lleven a cabo dentro del palio de las pertinencias y relevancias, en castellano que sean decisiones que competen significa que, usando un ejemplo que raya en la ridiculez, que en Puerto Rico no se pueda decidir problemas de esquimales en Alaska, eso planteado ese concepto se encuentra en crisis internacional por los alcances del internet por ejemplo ya que ciertamente algo publicado en Puerto Rico puede llegar a influenciar un proceso de esquimales en Alaska, es un debate vivo en Europa, ahora bien, el cuestionarnos la comptenecia como opera en Puerto Rico significa que puedes, ahora por lo menos como materia de debate, cuestionar la inpertinencia de digamos que haya gente de Yabucoa emitiendo decisiones (como el gasoducto) que perjudica a Adjuntas y Levittown, y en el caso de la UPR que haya un monton de gente que no estudia, ni ha estudiado (no tiene familiares estudiando) en la UPR emitiendo opiniones sobre un problema sustantivo (la cuota) que no les perjudica directamente, visto de otro modo, se supone que la prudencia sea lo que inhiba a personas de intentar influir en controversias que no les incumbe pero eso es pedir peras al palo de olmos, lo cierto es que es presumible que muchas de esas opiniones adversas provienen de personas hasta disgustadas por no tener relaciones directas con la UPR (revanchismo) lo cual se exacerba porque dada la realidad de la isla la mayor parte de los estudiantes desventajados economicamente terminan estudiando en universidades privadas (hecho objetivo)... vaya Ud. a aquilatar los argumentos desprovistos de actitudes emocionales y resesntimientos...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

creo que hay muchos emitiendo opiniones y hasta influenciando en el proceso de manera adversa que clraramente tienen agendas o al menos disgustos que no tienen que ver con los criterios de la cuota por ejemplo Romero Barcelo que no estudia en la UPR, sus hijos no estudiaron en la UPR, de hecho Melinda no tiene BA siquiera (se dropea de Sagrado), que carajo los guaynabitos y el Goberrnador (de quien andan buscando evidencia -que no aparece- que establezca que en su vida haya ido en cualquier momento a la UPR) y tanta otra gente dando opiniones o en su defecto asumiendo apatias lo cual es restarle meritos al issue...

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Dice Santo Tomás, en su SUMA TEOLOGICA: "Las leyes injustas pueden serlo por dos razones: Primero porque, contrariamente a las justas, se oponen al bien humano: o por razón de su fin, v.gr., cuando un soberano impone leyes onerosas a sus súbditos mirando a la gloria y los intereses propios más que a la utilidad común; o por razón de su autor, cuando un hombre dicta leyes que traspasan la potestad que le ha sido otorgada. O también por razón de la forma, por ejemplo, cuando se reparten las cargas a la multitud de una manera muy desigual, aun cuando se ordenan al bien común. Tales leyes son más bien violencia, porque, como dice San Agustín, “la ley, si no es justa, no parece que sea ley”. Por eso tales leyes no obligan en el foro de la conciencia..."
Se estipula un mensaje personal del Presidente de la UPR en el que llama bandoleros a los que se oponen a su mando y la cuota.
Bandolero se define como individuo que opera en contraposicion a un bando. Bando, raiz del sustantivo, es una norma o reglamento.
Bueno pero pedirle a De la Torres que asuma posiciones basadas en argumentos inteligentes es olvidar que dicho ex-profesor (mediocre en su mejor momento del pasado) se ha embrutecido notablemente: por sus acciones le conocereis...

Vega Borges aboga por reducir la cuota de la UPR dijo...

El alcalde de Toa Baja, Aníbal Vega Borges, aseguró hoy que debería ser una prioridad del Gobierno resolver el problema en la Universidad de Puerto Rico (UPR) y defendió que la prevista cuota de 800 dólares se reduzca sustancialmente y que la Policía salga de los recintos universitarios.

Vega Borges lo manifestó así tras recibir en su oficina a representantes del Comité de Representación Estudiantil (CRE) de la UPR, de la Asociación Puertorriqueña de Profesores Universitarios y del Comité de Madres y Padres.

El alcalde se comprometió a seguir “tocando puertas” para interceder en el conflicto estudiantil porque “el futuro del país está en la educación” y el joven que no estudia “lo voy a ver en los puntos de drogas, en la cárcel, muerto”.

Sin especificar qué puertas tocará, también evitó comprometerse con recurrir al presidente de la UPR, José Ramón de la Torre, si no cambia “esa actitud intransigente” con la que “hablando de diálogo impone su posición”.

“Yo estoy claro en muchas cosas. Sigo insistiendo en que me gustaría que todos los jóvenes estén en la universidad, mientras estén en la universidad van a tener las herramientas” para labrarse un mejor futuro, insistió el alcalde, que recordó que había invertido en su pueblo más de 40 millones de dólares en las escuelas.

Vega Borges reiteró que se debería reducir o incluso eliminar la cuota de 800 dólares, pero propuso que los estudiantes pusieran de su parte aceptando un aumento en la matrícula de 200 dólares.

El alcalde planteó la pregunta de si realmente se quiere acabar con el conflicto o si hay intereses para que se prolongue.

http://www.elnuevodia.com/vegaborgesabogaporreducirlacuotadelaupr-852155.html

Alcalde de Toa Baja recibe a estudiantes en huelga de la UPR dijo...

El alcalde novoprogresista de Toa Baja, Aníbal Vega Borges, se reunió esta mañana con jóvenes de su municipio que estudian en la Universidad de Puerto Rico (UPR) y que querían expresarle sus preocupaciones en cuanto a la cuota de $800 que provocó la actual huelga en el sistema y la presencia de la Policía.

Al final de la misma, Vega Borges aseguró que "tocará puertas" para tratar de llegar a una solución, pero opinó que la cuota se debe "reducir sustancialmente, hasta el punto de eliminarla", y propuso que si se necesita establecer, sea de $200.

Además indicó que la Policía no debe estar en los recintos, sino en los lugares donde hacen falta, de alta incidencia criminal.

"Creo que el gobierno central tiene la voluntad, pero por parte de la administración universitaria, no le veo voluntad (de resolver el problema)", confesó Vega Borges.

Cuando se le preguntó si el presidente de la UPR, Jose Ramón de la Torre, debe renunciar, dijo que "si cambia su actitud intransigente, que habla de diálogo pero no lo ejerce, creo que no debe dirigir una universidad".

El Alcalde anticipó que "estaré tocando puertas" a nivel central para aportar ideas en la búsqueda de fondos para la Universidad, como por ejemplo en el impuesto a las compañías foráneas.

Por su parte, los estudiantes salieron satisfechos de la reunión, no sin antes platear sus preocupaciones. La madre de tres hijas universitarias, Alis Morales, se puso de pie y cuestionó cómo podrá pagar $800 por tres.

"Yo con un sacrificio bien grande podría pagar $800 de la multa que le dicen cuota. Pero, ¿a cuál de las tres se la pago? ¿Cuál de las tres parece una delincuente para que la saquen a patadas? ¿A cuál se la pago y a cuál dejo sin estudiar?", cuestionó la madre soltera de Levittown al Alcalde, quien se mantuvo en silencio.

http://www.primerahora.com/alcaldedetoabajarecibeaestudiantesenhuelgadelaupr-457288.html

Confía Toñito Silva en encontrar una solución en la UPR dijo...

Para el representante Antonio “Toñito” Silva, el problema financiero de la Universidad de Puerto Rico (UPR) no es uno tan grande que no se pueda solucionar, y cree poder encontrar alternativas durante las próximas dos semanas para que la cuota de $800 se elimine o al menos se reduzca.

“Veo que no es un problema demasiado grande”, dijo a El Nuevo Día tras haber estado cuatro horas reunido con el presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), José Ramón de la Torre, para discutir los documentos que le había pedido desde octubre y éste le entregó la pasada semana.

En la reunión de ayer participaron además Raúl Candelario, director ejecutivo de la Comisión; Agustín Cabrer, miembro de la Junta de Síndicos de la UPR, y una ayudante de De la Torre.

De acuerdo con el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara, aunque pudo aclarar algunas dudas, los administradores de la UPR no le han provisto toda la información financiera que le ha solicitado, como los estados financieros auditados de enero de 2010 al presente.

“Necesito ver esos números para finalmente someter algunas recomendaciones. La impresión que tengo es que hay mucha burocracia en la Universidad, porque información que para mí debe ser rápida, se tardan un montón en conseguirla”, dijo. Ese es el caso de los estados financieros de los recintos, que ayer De la Torre dijo no tener.

Pero aunque Silva piensa que el tranque que mantiene a estudiantes de varios de los 11 recintos de la UPR en huelga se podría resolver pronto y de diversas maneras, percibe que “el presidente sigue pensando en la cuota”.

http://www.elnuevodia.com/%C3%A7onfiadotonitosilvaenencotnrarunasalidaenlaupr-852467.html