jueves, 14 de octubre de 2010

eficacia, eficiencia y justo: criterios para evaluar nuestro futuro energético

Tal vez cuando leas que he indicado que los criterios para evaluar nuestro futuro energético deben ser la eficacia, la eficiencia y lo justo pienses que sintetizo ideas radicales, que son pensamientos socialistas. Bueno, aunque puede ser verdad que estos criterios se encuentran en los planteamientos fundamentales del socialismo moderno, lo cierto es que en estos momentos en que el mundo se encuentra en los albores de una transición retante, en estos momentos en que las economías atribuladas por problemas recesionarios tienen que empezar a tomar decisiones fundamentales y en estos momentos que la necesidad de cambios de paradigmas es un reclamo que se escucha de diferentes y diversos sectores hay consensos que se imponen. Veamos, repito que he propuesto que cuando por ejemplo discutamos un proyecto como el gasoducto en Puerto Rico debemos enfocarlo desde el prisma de la eficacia, la eficiencia y lo justo, quiere decir, a saber:


eficacia. capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera.

eficiencia. capacidad de lograr un efecto determinado de la manera óptima.

justo. deber de conciencia de obrar ni más ni menos que lo que debe ser y lo necesario.

Puede ser que le sorprenda saber que estos criterios los he tomado no de escritos marxistas sino de un tratado actual de economía del Lord Nicolás Stern, actualmente el economista de mayor prestigio de Inglaterra y autor del 'Stern Review', desde la publicación de esa revisión del panorama energético mundial desde la perspectiva de la economía global en 2006, el profesor Stern se ha convertido en la autoridad mundial en cambio de clima. Su estudio cambió el enfoque de la discusión y lo centra en el idioma de las cifras que rigen la sociedad del nuevo siglo. Un momento de definición para la credibilidad del movimiento ambientalista previamente estigmatizado como un movimiento idealista y divorciado del análisis de la praxis. Actualmente Stern ha regresado de su puesto como jefe del servicio económico del gobierno de Inglaterra a su cátedra en el London School of Economics y mantiene un asiento en la Cámara de los Lores del Parlamento británico.

Crítico de lo que considera el escepticismo fomentado a menudo por los grandes intereses de mantener los negocios como de costumbre, él habla con su tono suave y estilo de profesor de lo que es el marco conceptual de la política, los costos y beneficios, la transparencia y así sucesivamente como cuando dice que hemos emprendido la revolución industrial más dinámica y más creativa de nuestra historia económica: la transición al crecimiento y desarrollo sustentable. Y que este crecimiento debe ser y será más seguro, más silencioso, más reservado, más limpio, y más biológicamente diverso. Plantea de manera firme un reto de nuestros tiempos, reto que en Puerto Rico nos debe inspirar al discutir el gasoducto de acuerdo a lo propuesto, se trata de acuerdo a Stern de que en Puerto Rico, al igual que tantos otros puntos del planeta, estamos en un lugar peligroso concerniente a nuestro sistema productivo y la gente debe reconocer la realidad a la que nos enfrentamos. Pero el reto es que podemos detenernos y cambiar de direcciones. El propone que el análisis sano, la imaginación educada, la dirección estable, y un espíritu de colaboración pueden reducir radicalmente los riesgos inmensos a los que estamos haciendo frente y trazar nuevas maneras de hacer las cosas para que en tres o cuatro décadas de grandes innovaciónes y creatividad sentemos los fundamentos de un mundo más sostenible, más de colaboración, y equitativo.


En estos momentos vemos un choque de visiones y estilos en el debate sobre la propuesta del gasoducto, por un lado hay un empeño obcecado de que la propuesta se implante de la manera tal y cual se nos ha presentado y buscan mediante promesas de reducciones en tarifas y ahorros en el pago de la electricidad convencer al Pueblo de aceptar lo que, por otro lado, ha sido cuestionado muy seriamente como una propuesta que no llena esos tres criterios de los cuales he hablado: de la eficacia, la eficiencia y lo justo. Se trata de que hay planteada la necesidad de alcanzar un consenso para una acción de proteger el ambiente, de garantizar la seguridad de comunidades en riesgo y esta necesidad exige atenderse con un sentido que supere una mentalidad estrecha y egoísta. ¿Cuán justo es que personas que no han de vivir cerca de los peligros directamente tomen decisiones que pongan en riesgo y expongan la vida y salud de miles de familias? ¿Estamos realmente preparados para resolver este dilema, y las implicaciones relacionadas? Si no, las preocupaciones de hoy pueden pronto convertirse en crisis existenciales del mañana. Si descuidamos calibrar correctamente el riesgo ambiental, las consecuencias potenciales pueden ser catastróficas, la interrogante es si la promesa de una supuesta rebaja de dólares y centavos vale lo que vale la vida humana, vale lo que vale la salud de la isla, y en todo caso la pregunta siguiente es si podemos lograr esa eficacia y eficiencia y ser justos a la misma vez. Este es el cuadro en el que tenemos que insertar el debate, este es el marco conceptual de la política, los costos y beneficios, y la transparencia que Stern insiste son prioridades. Hemos sido imprudentes al extremo al no haber considerado el resultado de un derrame de gas licuado o un escape de gas y seríamos más imprudentes (quizás estúpidos sea la palabra) si no pensamos en las consecuencias de la contaminación y efectos en terrenos ambientalmente sensitivos. Agregaría que somos igualmente extremadamente imprudentes si no miramos cuidadosamente qué puede suceder con una explosión de un tubo que se extiende de un lado de la isla a otro, que pasa demasiado cerca de comunidades. La imprudencia es la única palabra que aplica. Tenemos que reconocer la escala del riesgo. Seguir este proceso de implementación como va, como un negocio de costumbre, es demasiado absurdo incluso para expresarlo con palabras.

Somos la primera generación que tiene el poder de destruir la isla. Estamos reescribiendo la historia con episodios llenos de riesgos, peligros y temores innecesarios. Se puede describir tan solamente como negligencia imprudente asumir riesgos como estos.

El Profesor Nicholas Stern es Chair (presidente) de IG Patel, presidente del instituto Grantham de cambio de clima y ambiente; y director del observatorio de la India en London School of Economics and Political Science. Como barón Stern de Brentford, es un miembro de la Cámara de los Lores. Fue economista jefe y vice presidente del Banco mundial de 2000-2003, jefe del servicio económico del gobierno de Inglaterra de 2003-2007, y jefe de la revisión de la economía del cambio de clima a partir de 2005-2007 (Stern Review).

Libros de Nicholas Stern:

The global deal:

climate change and the creation of a new era of progress and prosperity.

N. Stern. Public Affairs. (2009)

The economics of climate change: the Stern Review.

N. Stern, Londres, (2007) Cambridge Press

A strategy for development.

N. Stern, Wash. D.C.. World Bank. (2002)

Ha anunciado la publicación de un nuevo libro: A Blueprint For a Safer Planet.

enlace adicionado (15.10.10):
Planteamiento de cierre de
Dr. Arturo Massol de Casa Pueblo en Foro ante Colegio de Arquitectos:

Nota de ROF (15.10.10):
Favor ver en comentarios el Comunicado de prensa que emite hoy Casa Pueblo y donde se plantea precisamente como falla la propuesta del gasoducto de la AEE al incumplir los tres criterios planteados, entiéndase:
El gasoducto propuesto es ineficaz: NO tiene la capacidad de lograr el efecto que se desea o se espera: NO tiene la capacidad de generar la cantidad de electricidad necesaria y sugerida;
El gasoducto propuesto es ineficiente. NO tiene la capacidad de lograr el efecto determinado de la manera óptima: Es un malempleo de recursos y significa inversiones e impactos excesivos.
El gasoducto propuesto es injusto: NO obra ni más ni menos que lo que debe ser y lo necesario: Es una propuesta que recarga las responsabilidades del fisco y expone injustamente a comunidades y predios de valor ambiental.

10 comentarios:

Wanda Rodriguez dijo...

No lo pudo explicar mejor, realmente esto es sumamente peligroso, que le vamos a dejar a nuestros hijos..nietos..un futuro incierto un PR hecho un desastre ambiental..por favor delen la importancia tan grande que este asunto requiere..no comprometamos nuestras montañas, rios, paisajes, playas..y al final de cuentas hasta nuestras vidas..

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Las agencias federales no tienen jurisdicción estricta sobre el gasoducto propuesto por ser un proyecto local, por ende no aprueban (ni desaprueban) nada, su labor es de asesoramiento y apoyo pero la iniciativa (poder decisional) es de los Puertorriqueños. Cuando informan haberse reunido con "con Wayne T. Lemoi, director regional del Sur del “Pipeline and Hazardous Material Safety Administration” (Phmsa), y con Mohammed Shoabid, director de operaciones de esa administración del Departamento de Transporte federal que supervisa la seguridad de conductos de transporte de materiales peligrosos" no dicen que es una sesión de apoyo y no adjudicativa... Medias verdades son equivalente a falsedades, someto. Por otro lado lo que propone la UTIER es una propuesta de un sistema intraestatal que no requiere de una tuberia extensa, es un sistema compacto, a menor escala de impacto. ROF

Casa Pueblo ante la Declaración de Impacto Ambiental Gasoducto dijo...

ADJUNTAS – Una evaluación de la Comisión Científica y Técnica de Casa Pueblo estableció que el proyecto del gasoducto, aún en el mejor de los escenarios, operaría con un déficit de al menos $4 millones anuales.

Con una inversión de $500 millones para la construcción del tubo, EcoEléctrica podría suplir escasamente un 15% de la energía del País. El ahorro producido sería de $52 millones anuales. Sin embargo, el repago de $36 millones anuales, más costos de peaje ($10 millones) y gastos de operación y mantenimiento suman $56 millones, $4 millones por encima del ahorro proyectado.

El déficit establecido demuestra la NO-VIABILIDAD económica de este proyecto. Esta análisis establece que jamás habrá una reducción en la factura del abonado, al contrario, esta inversión coloca la deuda pública de la AEE en una condición precaria. “El costo de la obra, los riesgos de salud, los daños ambientales no justifican su inversión”, expresó Casa Pueblo, a través de su director, el ingeniero Alexis Massol.

Asimismo, solicitó que la Junta de Calidad Ambiental “cumpla con su deber ministerial y proceda a no aceptar el documento ambiental presentado. El proyecto tiene un costo de $500 millones para producir una fracción mínima de la energía eléctrica del país y tendría un efecto negativo incalculable sobre nuestros recursos naturales. No hay posibilidad real de que el documento sea aceptado bajo los criterios de la Ley de Política Ambiental de Puerto Rico” sostuvo.

El anuncio surge en vísperas de la celebración de la Vista Pública Comunitaria de Casa Pueblo en la que esperan la participación de cientos de personas. “Esperamos a niños, viejitos, artistas, científicos, al pueblo en general a que se exprese en un foro abierto y decidamos como pueblo el destino de este proyecto que nos amenaza”, precisó.

Casa Pueblo es una organización de autogestión comunitaria que maneja reservas forestales del país con proyectos educativos alternativos. Sus proyectos operan con sistemas de energía renovable.

15 de octubre de 2010

Casa Pueblo -
Tel./Fax 787.829.4842 / 787.371.1020 / 787 579.5070
www.casapueblo.org / casapueb@coqui.net

Aseguran que el gasoducto operará con déficit dijo...

Comisión científica y técnica de Casa Pueblo asegura que el proyecto tampoco es viable económicamente.

Adjuntas- Una evaluación de la Comisión Científica y Técnica de la organización Casa Pueblo estableció hoy que el proyecto del gasoducto, aún en el mejor de los escenarios, operaría con un déficit de al menos cuatro millones de dólares anuales.

Según el director de Casa Pueblo, Alexis Massol, “con una inversión de 500 millones para la construcción del tubo, EcoEléctrica podría suplir escasamente un 15 por ciento de la energía del país. El ahorro producido sería de 52 millones anuales”.

Massol señaló que, “sin embargo, el repago de 36 millones anuales, más costos de peaje (10 millones) y gastos de operación y mantenimiento suman 56 millones, cuatro millones por encima del ahorro proyectado”.

Ante este escenario, el director aseguró que “el déficit establecido demuestra la no viabilidad económica de este proyecto. Esta análisis establece que jamás habrá una reducción en la factura del abonado, al contrario, esta inversión coloca la deuda pública de la AEE en una condición precaria”.

“El costo de la obra, los riesgos de salud, los daños ambientales no justifican su inversión”, expresó.

El portavoz de Casa Pueblo solicitó que la Junta de Calidad Ambiental (JCA) “cumpla con su deber ministerial y proceda a no aceptar el documento ambiental presentado. El proyecto tiene un costo de 500 millones para producir una fracción mínima de la energía eléctrica del país y tendría un efecto negativo incalculable sobre nuestros recursos naturales”.

Para Massol, “no hay posibilidad real de que el documento sea aceptado bajo los criterios de la Ley de Política Ambiental de Puerto Rico”.

El anuncio surge en vísperas de la celebración de la vista pública Comunitaria de Casa Pueblo en la que esperan la participación de cientos de personas.

http://www.elnuevodia.com/aseguranqueelgasoductooperaracondeficit-799186.html

Irene Hernandez dijo...

Roberto... concientizarnos para educarnos, es una responsabilidad que nos pertenece a todos los que habitamos en este planeta... nuestra generacion sera la que dicte la salud de esta, no es un asunto de politica, pero uno de caracter moral. Protegemos y cuidamos aquello que amamos, todavia estamos a tiempo de evitar, rectificar y conservar nuestra ecologia , donde quiera que habitemos. Esta propuesta para la Isla es totalmente " no viable", es totalmente inaceptable, peligrosa, ademas de ser un un acto totalmente lleno de retos y costos sumamente inconcebibles. Mejor que tu, no lo ha podido plantear nadie... por favor. continua por esta lucha, porque habemos miles de personas que " si " tenemos la sensibilidad y el compromiso por guardar y conservar nuestra belleza y recursos naturales para nuestro presente y para nuestras futuras generaciones. Un abrazo muy fuerte para ti.

Firme oposición al gasoducto dijo...

La Clínica de Asistencia Legal de Derecho Ambiental de la Universidad de Puerto Rico (UPR) solicitará hoy que se retire la Declaración de Impacto Ambiental preliminar (DIA-P) redactada para el gasoducto del norte y que se paralice el proyecto debido a todas las incongruencias que le rodean.

Asimismo, entidades como el Instituto Internacional de Dasonomía Tropical, Casa Pueblo y la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER) manifestaron su rechazo al proyecto, que atravesaría la Isla de sur a norte y de oeste a este.

El director de la Clínica, el abogado Pedro Saadé, explicó que un grupo de expertos de la Escuela de Derecho de la UPR se dio a la tarea de evaluar el documento ambiental de cientos de páginas y los errores que encontraron son suficientes para concluir que no se ha realizado un estudio profundo de los efectos de la construcción.

“Contrario a lo que sucede en otros casos, que antes de ir a vistas públicas hay algún tipo de escrutinio, aquí no lo hubo y las deficiencias son tales que no hay una oportunidad real para que el público se exprese”, indicó Saadé.

(sigue...)

Firme oposición al gasoducto dijo...

(desde anterior)

...Los “errores”

Saadé expresó que uno de los tantos errores de la DIA-P es que ignora los accidentes que en un futuro podrían surgir a causa del gasoducto.

“Este documento ambiental parte de la premisa falsa de que esto nunca va a fallar. Aquí no va a haber supervisión directa de agencia federal alguna, porque entendemos que esto se delega a la Comisión de Servicio Público y su récord con este tipo de desgracia -como la explosión de Río Piedras- no es bueno”, manifestó el abogado ambiental.

Tras una evaluación de su Comisión Científica y Técnica, la organización Casa Pueblo reveló ayer que el gasoducto operaría con un déficit anual de $4 millones, por lo que nuevamente reiteró su rechazo al proyecto.

Del mismo modo, el director del Instituto Internacional de Dasonomía Tropical, Ariel Lugo, concluyó que la DIA-P no realizó una comparación exhaustiva de las alternativas disponibles para el transporte del gas natural y favorece la alternativa por tierra sobre la transportación por agua sin tomar en cuenta todos los factores.

“La DIA es deficiente en dilucidar todos los efectos potenciales de la propuesta, particularmente en los efectos sobre los humedales, la hidrografía, las aguas subterráneas, las áreas protegidas, al igual que todas las amenazas que podrían causar las fallas en la tubería”, señaló Lugo en una misiva que envió a la Autoridad de Energía Eléctrica.

http://www.elnuevodia.com/firmelaoposicioncontraelgasoducto-799486.html

Opuesta la UTIER al gasoducto del norte dijo...

El presidente de la Unión de Trabajadores de la Industria Eléctrica y Riego (UTIER), Ángel Figueroa Jaramillo, expresó el viernes de forma oficial su oposición al proyecto del gasoducto del norte por entender que existen otras vías para bajar el costo energético en el país.

“De forma sosegada, pensada y responsable, la UTIER no le queda otro remedio que plantear su firme oposición al gasoducto del norte tal como está planteado. No podemos apoyar prácticas que nos han perjudicado en el pasado y esperar resultados distintos en el futuro”, subrayó el Presidente de la UTIER, luego de dejar claro todos los puntos en los que consideran que existen inconvenientes para desarrollar el proyecto.

La organización sindical destacó en primera instancia que la inestabilidad de gran parte del terreno por donde se vislumbra la ruta del gasoducto –particularmente entre Peñuelas y Arecibo– es uno de los elementos más importantes para oponerse a la construcción de la llamada Vía Verde. No obstante, Figueroa Jaramillo también señaló que existen incongruencias en la propuesta gubernamental.

“Buena parte de ese terreno es parte del Karso, cuya inestabilidad es ampliamente reconocida. Debajo de esos terrenos se encuentran, según expertos consultados, la formación de San Sebastián, que son terrenos expansivos que hacen casi imposible garantizar permanentemente la integridad de cualquier estructura construida sobre ello. La experiencia mejor vivida es la carretera PR – 10 que durante los últimos 20 ó 30 años no se ha podido garantizar esta ruta hacia Utuado y Adjuntas desde Arecibo”, dijo.

El líder obrero agregó que los mismos funcionarios de EcoEléctrica han admitido que no tienen capacidad suficiente para suplir la demanda de gas natural de todas las plantas generadoras del norte.

(sigue...)

Opuesta la UTIER al gasoducto del norte dijo...

(desde anterior)

“¿Cómo es posible que el gobierno haya comenzado un proyecto donde el que va a suplir el combustible no tenga la capacidad para los planes que tienen proyectado? Eso es falta de improvisación y la falta de un análisis profundo de la política energética del País”, sostuvo.

Así las cosas, consideró que es deficiente la Declaración de Impacto Ambiental Preliminar presentada por la Autoridad, por utilizar mapas de inundaciones que son obsoletos, a pesar de que los nuevos estaban disponibles.

“Los análisis geológicos son defectuosos e inclusive, se han inventado categorías geológicas que no existen. Las capacidades de los tanques de almacenamiento no cuadran con los datos presentados en el mismo documento. No hay en todo el documento ningún análisis serio sobre la viabilidad económica del proyecto. Los datos sobre comparación de emisiones entre derivados del petróleo y el gas natural no concuerdan”, expuso.

Entretanto, Figueroa Jaramillo indicó que el sindicato propone que se conviertan todas las plantas de la zona sur en gas natural.

“La propuesta de la UTIER consiste en convertir todas las plantas del sur a gas natural. Estamos hablando de que representa prácticamente el 65 por ciento de la generación de la Autoridad de Energía Eléctrica. Esto incluiría todas las unidades de Costa Sur, la termoeléctrica de Aguirre y el Ciclo Combinado de Aguirre. Con esto se reducen significativamente las emisiones al aire si se convierte a gas natural más de la mitad de la capacidad generatriz de la Autoridad”, afirmó.

De paso, comentó que si fuera cierta la alegación de la Autoridad sobre el costo del gas natural, se producirían ahorros que alcanzarían los cientos de millones al año y que permitiría un espacio para discutir otras opciones para la transición hacia las fuentes de energía renovable.
Por su parte, el ambientalista Juan Rosario aseguró que la Autoridad de Energía Eléctrica sí puede convertir las plantas de la zona sur para funcionar utilizando gas natural y generar la electricidad para el país entero. Mencionó también que inclusive, estas plantas podrían continuar funcionando con petróleo en casos de emergencia.

“Más de 50 por ciento de la capacidad de la Autoridad está en la planta de Costa Sur con sus 990 megavatios de capacidad instalada, y en los 1,492 de la plata de Aguirre. Si usted convirtiera a gas esas dos plantas usted literalmente podría suplir todas las necesidades. Inclusive en los momentos picos de todo el país”, argumentó.

Finalmente, sugirió que las plantas del norte se podrían utilizar de reserva o reactivo.

http://www.vocero.com/noticias/44-ultimas-noticias/15727-opuesta-la-utier-al-gasoducto-del-norte-.html

Gladys dijo...

Muy bien...