sábado, 23 de octubre de 2010

Querida familia, o sobre el poder del voto...


Querida familia,
hermanos, hermanas, sobrinos, sobrinas, primos y primas, hijos e hijas, en fin, millones da familias latinoamericanas que viven en los Estados Unidos, un abrazo...
De acuerdo a las cifras de visitantes en el balcón de ortizfeliciano he compartido con unos once mil y pico de amigos y amigas del otro lao' del charco, de esos un poco más de seis mil me alegran a menudo con sus visitas frecuentes, se unen al coro de las rumbas y me dan parrandas, vienen de Florida, Nueva York, Georgia, California, Texas, Washington (el distrito federal), Massachusetts, New Jersey, Illinois, Virginia, Pennsylvania, Conneticut, Arizona, Rhode Island, ambas Caroilina (del Norte y del Sur), Maryland, Ohio, el otro Washington, Colorado, Minnesota y Michigan para mencionar solo algunos de los estados (de hecho se han recibido visitas de todos). Les agradezco que nuestro vecindario sea tan generoso, rico en amistades y sobretodo chévere...

Somos una familia extendida, mi blog hasta ahora es en nuestro idioma, así nos entendemos cuando cantamos, amamos, bailamos y soñamos...


A medida que nuestra amistad ha ido creciendo, he tratado de cuidar ciertos detalles como explicar los contextos y marcos de referencia siquiera mínimamente para que entiendan temas que tal vez proceden estrictamente de hechos que se registran en Puerto Rico. Igual trato de atender sus reclamos de tratar aspectos que inciden directamente en sus comunidades y sus procesos de vida en los Estados Unidos.

A este tipo de reclamo respondo y precisamente enfocado en el marco de las elecciones venideras en los Estados Unidos. Me han escrito solicitando impresiones y hasta recomendaciones sobre las tareas del momento. Quiero atender el asunto con la premura y la importancia que tiene, se que tantos otros como yo, aunque fuera de los Estados Unidos, tenemos esas fuertes relaciones familares y de amistades cercanas, y por lo tanto, igual les puede interesar. En todo este tema acaso siempre tiene un rango indiscutible de importancia como hecho social de trascendencia y relevancia.



Vamos a la tarea: Las elecciones del 2010 y los votos latinos. aproximaciones, tendencias y diferentes estimados.

Reciente escuchaba en un reportaje televisado a uno de estos personajes histéricos que han surgido en el escenario político estadounidense perteneciente a la rabia callejera ultraderechista que se conoce como el Tea Party haciendo alarde de sus complejos xenofóbicos y estupideces ideológicas: gritaba, tal posesionado por fuerzas demoniacas, que nadie que no conociese la palabra VOTE debiese tener el derecho ciudadano de votar, con sus manifestaciones aderezadas de odio intentaba implicar a los latinos por ser hispanoparlantes... tonto, como tantos de estos Tea Party, tontos que valga peligrosos, pero definitivamente tontos, desconoce que la palabra VOTE es igual palabra en español que en inglés...


Además de las evidentes y patológicas xenofobias y racismo, y el desconocimiento atroz tanto de su propia Constitución e historia, ¿porqué exacerban sus ataques a los hispanos estos representantes anacrónicos de la ultraderecha? Lo cierto es que en vano intentan detener el tiempo y el advenimiento de una sociedad plural formada, entre otras cosas, por una, cada día más importante, comunidad de latinoamericanos dentro de la sociedad estadounidense de manera vibrante, palpante y descollando en puestos de liderato.


El voto de la comunidad latinamericana es clave en ocho estados donde se libran las batallas más duras al Senado y a puestos de gobernador así como en 17 de las contiendas más reñidas para la Cámara de Representantes, señala un informe que menciona que los hispanos están llamados a jugar un papel decisivo en los reñidos comicios al Senado y a los gobiernos estatales de Arizona, California, Colorado, Florida, Nevada, Nuevo México, Nueva York y Texas, donde representan al menos el 10 por ciento del electorado.

Según el movimiento político America’s Voice, son 12 los estados en que los hispanos jugarán un papel clave y decisivo.


Los candidatos que se "ganen" a los hispanos se verán recompensados con los votos de un segmento cada vez mayor del electorado. El Consejo Nacional de la Raza (NCLR) espera que este año voten 700.000 hispanos más que en las legislativas de 2006.

Un reporte publicado por la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos(NALEO), asegura que el crecimiento de esa cifra es notablemente más grande que cualquier otro grupo poblacional en Estados Unidos: en total, un millón de votos más que en las elecciones de medio término del 2006. Este grupo de personas con derecho a votar determinará las elecciones de Texas a Colorado.


Nuevo México, donde los votantes hispanos son el 38.4 por ciento de la población elegible para votar, encabeza la lista. Le sigue Texas, California, Arizona, Florida, Nevada, Colorado, Nueva York, Illinois y Connecticut. Virginia, donde los hispanos son el 3.3 por ciento de la población elegible para votar, se coló en la lista junto con Pensilvania, donde los latinos son el 3.1 por ciento de los elegibles para votar.

Nadie puede ganar una elección estatal (en una cantidad significativa de estados) sin ganar un cierto porcentaje del voto latino. "Por ejemplo, en California si un candidato no recibe por lo menos entre el 35 y el 40 por ciento del voto latino, pierde. Y eso también ha sucedido en Arizona, ha sucedido en Nevada, en Texas y en Florida", indica Álvaro Vargas, director de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO).

Hoy en día hay 23 hispanos en el Congreso y uno en el Senado, destacamos a nuestros Luis Gutierrez, José Serrano y Nydia Velázquez, y el objetivo de los grupos de empoderamiento comunitario es seguir creciendo, sólo en nueve estados de Estados Unidos no hay candidatos de origen latino en la contienda electoral. Hace doce años sólo había candidatos latinos en 26 estados. Ahora son 41 los estados en los que algún latino compite por lograr un asiento.



Para bien o para mal, la inmigración influenciará la participación del voto latino, calculado en 20 millones de hispanos elegibles para votar en Estados Unidos, según el Centro Hispano Pew, lo que representa el 9.2 por ciento del electorado.

La contienda más competitiva es la que tiene lugar en Nevada donde el líder de la mayoría demócrata en el Senado Harry Reid libra una dura lucha con la republicana Sharron Angle ('Tea bagger') por el escaño que ha mantenido durante más de dos décadas. El informe recuerda que los latinos representan más del doce por ciento del electorado en Nevada y destaca que su elevada participación inclinaría la balanza a favor de Reid. La candidata republicana al Senado, Sharron Angle, ha recibido fuertes críticas por sus posiciones ultrareaccionarias de extrema derecha y por la forma en que retrata en sus comerciales de campaña a los indocumentados.

Un video asociado a Angle propone una propuesta estratégica de intentar inhibir el efecto del voto hispano y ha causado controversia esta semana ya que instaba a la comunidad latina a no votar para protestar por la falta de reforma migratoria y el incumplimiento de las promesas de campaña de los demócratas electos, entre ellas las del presidente de Estados Unidos, Barack Obama. La campaña de comerciales en televisión y radio pidiendo a los latinos no votar para "castigar a los políticos", por no llevar a cabo la reforma migratoria, fue duramente criticada por diversos grupos como "irresponsable" y "mentirosa", y cancelada por Univision. La campaña fue emprendida por un grupo denominado 'Latinos for Reform', cuya cara pública es Roberto G. de Posada, un activista que ha liderado varios grupos republicanos, el más reciente 'The Latino Coalition' —del que salió hace unos tres años— y trabajó para el Comité Nacional Republicano.


El comercial de 'Latinos for Reform', que fue transmitido por Univision y luego fue retirado por la televisora, relata: “Este noviembre tenemos que mandar un mensaje a todos los políticos. Si no mantuvieron su promesa de reforma migratoria, no pueden contar con nuestro voto”. Diversas organizaciones hispanas respondieron contra dicho comercial. Entre ellas, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

Antonio Gonzalez, de South West Voter Registration Institute, calificó a Latinos para la Reforma como un grupo "falso, interesado únicamente en suprimir el voto de la comunidad y enmascarado como un esfuerzo a favor de los latinos. No lo es". El actual director ejecutivo de Latino Coalition, una organización pro empresarios latinos, de la que De Posada fue director, se distanció de la campaña antielectoral de su ex líder.

"Quiero que se sepa que no estamos afiliados de ninguna manera con esa campaña", dijo Alan Gutiérrez. "No sólo no estamos asociados con ella, sino creemos que va contra nuestro país, es antiestadounidense decirle a la gente que no vote". El mismo grupo Latinos for Reform estuvo involucrado en 2008 con unos comerciales contra Obama en los que muchos vieron la intención de explotar las diferencias entre afroamericanos y latinos.


A eso se sumarán 17 tensas contiendas para la Cámara de representantes/Congreso donde las cifras de votantes hispanos registrados es lo suficientemente alta como para alterar los resultados de las elecciones si los latinos mantienen los patrones de voto del pasado.

John Podesta, presidente del 'Center for American Progress', a base de las informaciones que deduce la organización de un informe de tendencias que elaboró, señala que no está claro si el desencanto con la gestión del Congreso desincentivará el voto hispano o actuará como un revulsivo. El mismo Centro Hispano Pew, recientemente publicó otro estudio que evidenció falta de entusiasmo de los votantes latinos por los comicios: Sólo la mitad de los registrados para votar manifestó con certeza que asistirá a las urnas este 2 de noviembre.

Sin embargo, contrario al reporte de Pew, Latino Decisions dijo que comenzó a ver en sus encuestas semanales “las primeras señales del creciente entusiasmo e intensión de votar entre los votantes latinos”. La organización reportó que el 75 por ciento de hispanos planea votar en las próximas elecciones, en contraste con el 51 por ciento reportado por Pew. Según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos (NALEO), 6,5 millones de latinos acudirán a las urnas, un millón más que en los comicios legislativos de 2006.



De acuerdo con el analista político y director del Departamento de Asuntos Fronterizos de la Universidad de Arizona en Tucson, Javier Durán, profesor de español y portugués, “estamos viendo mayor interés de los hispanos por votar”. “Los recientes acontecimientos en Arizona, sobre todo la aprobación de la ley estatal 1070, están provocando que se incremente aún más el registro de nuevos votantes hispanos”, agregó Durán.

Por su parte, la vocera de la organización Mi Familia Vota en Arizona, dijo que más de 10 mil hispanos se registraron para votar por correo en los últimos meses. En Georgia, el número de hispanos registrados para votar aumentó el 22 por ciento desde las elecciones del 2008, lo que significa el mayor incremento entre grupos, y una señal de interés que ha despertado una campaña salpicada por una retórica anti-inmigrante. De acuerdo con cifras oficiales, el número de nuevos votantes latinos en el estado aumentó el 22 por ciento en comparación con el 11 por ciento del total de los nuevos votantes registrados. “Las cifras de la Secretaría del estado demuestran que desde las elecciones del 2008 hasta ahora, los hispanos han tenido el mayor aumento en el porcentaje de todos los grupos demográficos”, dijo Jerry González, director de la Asociación de Funcionarios Latinos Electos en Georgia (GALEO).

Los latinos con derecho a votar serán determinantes y el elemento que reta interpretaciones es la disponibilidad emocional de latinos de participar en el proceso: de ir a votar. Un estudio publicado por la Post-Kaiser encontró: con relación a otros grupos poblaciones de EU, los latinos son los menos interesados en los comicios. Pero Vargas de NADEO estima todo lo contrario. De acuerdo con sus estimados—en las que se encuentra el dato de que se agrega un latino a la población de EU cada 30 segundos—la votación latina crecerá hasta en 50 por ciento en algunos estados:


Con esos datos sobre la mesa Podesta aseguró no entender que los candidatos conservadores hayan decidido "dar la espalda" este año a los votantes hispanos, algo que dijo puede obedecer a la influencia del ultraconservador "Tea Party". Podesta destacó además que la retórica anti-inmigrante en los anuncios electorales es la más fuerte de la historia reciente. "La marca republicana se ha visto seriamente dañada en los hogares latinos por una estrategia cuestionable que consiste en convertir a los inmigrantes en los chivos expiatorios", apunta el estudio. Los sondeos entre el público hispano muestran un descontento mucho mayor con los republicanos que con los demócratas en el tema migratorio debido a iniciativas como la ley anti-inmigrante de Arizona.

El informe divulgado recuerda que la inmigración aparece por primera vez este año como la principal preocupación de los votantes hispanos, algo que dicen les preocupa tanto o más que la lenta recuperación económica. Aun así, los analistas inciden que existe también un creciente descontento con los demócratas por su fracaso a la hora de aprobar una amplia reforma migratoria. “Me he topado con un cierto nivel de escepticismo de los votantes latinos y de los partidarios de la reforma migratoria cuya paciencia claramente se está agotando, pero les digo, y por ahora la mayoría está de acuerdo, que es nuestra responsabilidad votar”, dijo Luis Gutiérrez, congresista por Chicago, Ill.. “En la comunidad latina, aquellos de nosotros que somos elegibles, debemos votar por aquellos que no pueden”, agregó.

Lo que nos lleva a atender por lo menos ligeramente lo que voy a llamar el aspecto de las calenturas por las dudas con el Compadre Obama.


El porcentaje de aprobación de Obama entre los hispanos ha disminuido de 79% en abril del 2009 a 58% en junio del 2010, de acuerdo con el Pew Hispanic Center. La mayor preocupación de los demócratas es el acelerado porcentaje de disminución, una caída de 13 puntos entre los meses de enero y junio (una encuesta de Gallup en el mes de julio determinó que la aprobación de Obama entre los hispanos había disminuido a apenas 55%). Mientras tanto, la proporción de hispanos que desaprueban el desempeño de su gestión ha aumentado de 18% a 33%. Por el contrario, el porcentaje de aceptación de la gestión de Obama se ha mantenido fijo este año entre los afroamericanos y los blancos no hispanos. La gran mayoría de afroamericanos (91%) mantiene su aprobación por el desempeño de la gestión de Obama. Entre los blancos no hispanos, 38% aprueban la gestión mientras que 52% la desaprueban, situación que no presenta cambios desde el mes de enero.

Una encuesta entre 1.500 votantes hispanos jóvenes realizada en Estados Unidos durante el mes de junio no es alentadora. Menos de 10% presta mucha atención a las elecciones congresales. Los demócratas necesitan especialmente ese voto. Un estimado de 50.000 ciudadanos hispanos cumplen 18 años de edad cada mes, por lo que el segmento de hispanos por debajo de los 30 años es el más creciente entre los votantes hispanos. Aunque algunas encuestas indican que los hispanos se mantienen políticamente comprometidos, Vargas, de NALEO. espera un buen número de votantes latinos (tan alto como 75%). “En esta ocasión, la diferencia es que están motivados por el miedo y la rabia, más que por la esperanza o una perspectiva más positiva por el futuro”. Sin embargo, los vaticinios son inciertos, y a menudo depende de las diversas localidades del país y de quién sea el candidato.

Si algo podemos adelantar es que se reviste de actualidad y vigencia el insertarse con conocimientos y detalles en este marco tan controversial y que sugiere debate urgente. Es momento nuevamente de asumir posiciones y tomar decisiones.


Conclusiones: el poder de votar.
El voto se puede interpretar de diferentes maneras, como un derecho, como un instrumento, como un deber, como una excusa legitimadora, de diversos modos lo puedes entender. Propongo que si tienes dudas o curiosidades sobre el tema es porque de alguna manera lo has considerado como parte de un ejercicio realista y pragmático. Siendo, si es, de ese modo mis sugerencias son que luego de haber ubicado el contexto real en el que poblacionalmente te insertas a nivel macro, desarrolles un ejercicio digamos personal del problema. El voto tiene cuales y tales significados y potencialidades en tu entorno personal, familiar y de comunidad.

Los orgullos hacia nuestra personalidad y cultura, las relaciones e importancias con nuestros pueblos originales y quienes somos no debe interponerse al reflejo claro de que los hispanoamericanos son una parte vibrante, productiva y de gran valor social en el mundo estadounidense. Los efectos del racismo, la opresión y los discrímenes no deben producir un defecto en cuanto a nuestra capacidad de entender claramente nuestras identidades y realidades. Sobretodo hay que asumir roles afirmativos y concientes de nuestro papel histórico , futuro y potencialidades. Pa' lante que no nos detiene nadie...



Hay un refrán que aplica: ante la duda, saluda. Creo que a menos que tengas fuertes percepciones, dudas fundamentales o conceptos absolutamente contradictorios con el proceso, debes considerar seriamente votar e instar a que tus amistades y familiares asuman un proceso decisional serio y formal sobre el asunto, y luego el compromiso fluye de visiones claras, sin necesidad de descansar en clichés, discursos repetitivos ni complejos de inferioridad. Si decides votar eso no necesariamente implica que reniegues de tu personalidad, tal vez sea una forma de reafirmarla. Vives en los Estados Unidos y no necesitas que yo te diga como se siente el supuesto resurgir de la extrema derecha con sus ideas supracapitalistas y pasiones racistas.



Por lo pronto les recomiendo: ubica el estado en el que vives y la realidad del proceso que se desarrolla en tu comunidad. Asume tu rol. Veamos un desglose de algunos estados en los que el voto latino es indiscutiblemente importante y decisivo:

Hay 766.000 votantes hispanos elegibles en Arizona, el 18% de todos los votantes elegibles en el estado;

5.4 millones de votantes hispanos elegibles en California, el 24% de todos los votantes elegibles en el estado;

434.000 votantes hispanos elegibles en Colorado, el 13% de todos los votantes elegibles en el estado;

202.000 votantes hispanos elegibles en Connecticut, el 8% de todos los votantes elegibles en el estado;

16.000 votantes hispanos elegibles en el distrito de Columbia (Washington DC), el 4% de todos los votantes elegibles en el estado;

1.8 millones de votantes hispanos elegibles en Florida, el 15% de todos los votantes elegibles en el estado;

178.000 votantes hispanos elegibles en Georgia, el 3% de todos los votantes elegibles en el estado;

62.000 votantes hispanos elegibles en Hawaii, el 7% de todos los votantes elegibles en el estado;

749.000 votantes hispanos elegibles en Illinois, el 8% de todos los votantes elegibles en el estado;

116.000 votantes hispanos elegibles en Indiana, el 2% de todos los votantes elegibles en el estado;

113.000 votantes hispanos elegibles en Maryland, el 3% de todos los votantes elegibles en el estado;

256.000 votantes hispanos elegibles en Massachusetts, el 6% de todos los votantes elegibles en el estado;

183.000 votantes hispanos elegibles en Michigan, el 2% de todos los votantes elegibles en el estado;

224.000 votantes hispanos elegibles en Nevada, el 14% de todos los votantes elegibles en el estado;

645.000 votantes hispanos elegibles en New Jersey, el 11% de todos los votantes elegibles en el estado;

525.000 votantes hispanos elegibles en New México, el 38% de todos los votantes elegibles en el estado;

1.6 millones de votantes hispanos elegibles en Nueva York, el 12% de todos los votantes elegibles en el estado;

138.000 votantes hispanos elegibles en Carolina del Norte, el 2% de todos los votantes elegibles en el estado;

140.000 votantes hispanos elegibles en Ohio, el 2% de todos los votantes elegibles en el estado;

125.000 votantes hispanos elegibles en Oregon, el 5% de todos los votantes elegibles en el estado;

289.000 votantes hispanos elegibles en Pennsylvania, el 3% de todos los votantes elegibles en el estado;

46.000 votantes hispanos elegibles en Rhode Island, el 6% de todos los votantes elegibles en el estado;

3.8 millones de votantes hispanos elegibles en Tejas, el 25% de todos los votantes elegibles en el estado;

104.000 votantes hispanos elegibles en Utah, el 6% de todos los votantes elegibles en el estado;

183.000 votantes hispanos elegibles en Virginia, el 3% de todos los votantes elegibles en el estado;

217.000 votantes hispanos elegibles en Washington, el 5% de todos los votantes elegibles en el estado; y,

106.000 votantes hispanos elegibles en Wisconsin, el 3% de todos los votantes elegibles en el estado.

Referencias:



Enlaces relacionados:

Boricuas en los Estados Unidos, 2007. (un resúmen estadístico)

Nace una nueva nación hispanoamericana: los Estados Unidos; con addendum 20.03.10

Latinos en línea: cerrando la brecha. (Estados Unidos)

Zaoco- bailando el derecho a la identidad: Ballet Hispánico...

Zaoco- bailando el derecho a la raza...Revisado 16.03.10

3 comentarios:

Maria Reinat Pumarejo dijo...

Se ha dicho que l@s Latin@s son "el gigante dormido", y ¿qué si el gigante despierta?, y ¿qué si el gigante decide aliarse con los afroamericanos y otros grupos históricamente oprimidos en los EEUU (no caer en las trampas del esquema racial)? Es mucho el poder que tenemos, y los tea baggers, en su latinofobia, lo perciben y lo resienten. Más vale despertar antes que después. Tremendo tu artículo.

Irene Hernandez dijo...

A empaparse todo el mundo con informacion de pura cepa e intelectualidad profunda...

David dijo...

Pachi.

De hecho que hay racistas en todos los paises, y personas mal informadas. En Puerto Rico hay mucho discrimen y racismo no por el color de la piel, sino por origen etnico. Preguntale a los dominicanos y cubanos y haitianos en PR. La objecion mayor no es contra los hispanos en EU, sino por los inmigrantes ilegales. Deben resistir la tentacion de caer en extremismo latino y reconocer que ciertamente la inmigracion ilegal en EU es un problema que hay que resolver de una manera u otra. Creo que hay espacio para muchas personas en EU, pero se debe proveer un mecanismo para que los ilegales sean legalizados, pues la raiz del problema es el desplazamiento de los ciudadanos legales por los ilegales.