jueves, 10 de mayo de 2018

La falacia y fracaso del reformismo.

La falacia y el fracaso del reformismo. ¿Qué significa esto? La intención de evitar privatizaciones masivas y recortes de gastos sin enfrentar el problema sino tratando de ser “listos, civiles y oportunos”. Todo el mundo sabe lo que significan estas políticas: más recortes, peores niveles de vida, más desempleo, más desesperación. ¿Y para qué? Está claro incluso para un hombre ciego que Puerto Rico nunca pagará estas enormes deudas. En privado (e incluso en público), los economistas burgueses admiten este hecho evidente. Sin embargo, continúan apretando a la gente y empujándolos más allá de los límites de la resistencia humana. 
No se pueden imponer más recortes sin el riesgo de provocar una explosión social. Y ese es el marco que el gobierno y los poderes establecidos buscan más que nada desactivar. Ese es su problema, saben que lo que viene es tan desastroso que crea las condiciones objetivas para propiciar una rebelión y lo que han tramado es neutralizar de antemano esa situación, nada mejor que engañar y engatusar a ciertos líderes que se creen listos y reflejan un pobre nivel de solidaridad. Eso más el incremento de la opresión, más el endurecimiento represivo, más la campaña de temor, y de ese modo seguir exprimiendo al pueblo.
La radicalización de las masas se demostró muy claramente en el primero de mayo de 2017, cuando la gente marchó masivamente para rechazar más austeridad. Pero después de movilizar a las masas, en 2018, algunos líderes inmediatamente ondearon la bandera blanca y cedieron, marcharon aparte hacia un objetivo esquivo de negociar sin unir la lucha, negociando reformas y recortes reducidos, una estrategia para salvar el culo.
Esta vergonzosa capitulación ha provocado una decepción generalizada que ha empeorado cuando los moderados han agregado un insulto a la injuria criticando a las otras protestas al igual que los derechistas más reaccionarios, sin reconocer que están siendo usados de tontos útiles y cómplices de una trampa represiva. 
En este juego están jugando un papel que solo va en contra de todos los trabajadores, incluidos ellos. Pero si aceptas los límites del capitalismo, debes aceptar las leyes del capitalismo. Eso significa obedecer la crisis del capitalismo de la manera que los capitalistas la quieren, sustrayendo ganancias, aumentando la brecha de ingresos, y concentrando riquezas, esto inevitablemente significa imponer más austeridad a la clase trabajadora entregando grandes cantidades de dinero público al sector financiero que no será agradecido ni generoso, su servilismo no detendrá el hacha sobre su cabeza.
En su ceguera reformista, creían que podían persuadir al establishment de hacer concesiones a través de negociaciones. Pero como predijimos, las negociaciones no llevarán a ninguna parte.
Ante la implacable oposición de los banqueros que tenía el efecto de movilizar a las masas, la gente estaba preparada para luchar contra la austeridad en un movimiento para cambiar la sociedad y que llamaba a los trabajadores a unirse, en ese momento lo peor es dividir las fuerzas, es exactamente lo que quieren que hagas. El legendario veni, vidi y vici que se consigue al dividir la oposición, y luego tarde siempre es muy tarde.
Pero como reformistas y ebrios con un sentido oportunista del momento, ni siquiera consideraron tal posibilidad. En cambio, pensaron que podrían usar las movilizaciones como "palanca" para obtener un mejor trato. 
Al final, todos enfrentamos un trato aún peor, menos derechos, menos sueldos, menos empleos garantizados, más privatizaciones.
Ahora el gobierno se está preparando para llevar a cabo recortes salvajes. Esto inevitablemente sumergirá a Puerto Rico en una profunda crisis. El gobierno no oculta sus intenciones, han pronosticado que casi un millón más de puertorriqueños y puertorriqueñas tendrán que abandonar la isla, y ya han condenado al 25% del pueblo que son de mayor edad a la miseria. Esto en gran parte debido a la crisis del liderazgo reformista. 
Bajo tales condiciones es imposible mantenernos unidos por mucho tiempo, veremos lo que sucedió antes, los líderes reformistas haciendo tratos que olvidan su membresía pero aseguran su cómoda salida de la isla, quien sea que permanezca apague las luces. Et tu, Brute? 

- pachi / ROF

Malas buenas palabras o buenas malas palabras: ser o no ser.


De por qué las verdaderas “malas palabras” riman con reprimir y agresiones; mientras que un buen carajo o puñeta pueden ser liberadores: más allá de la retórica.
De los fenómenos estudiados por los científicos sociales, pocos son tan potentes y conmovedores como escenas de acción colectiva bajo amenazas de represión. La represión de los movimientos sociales se refiere a los intentos de individuos, grupos o actores estatales (por ejemplo, la policía) de controlar, limitar o prevenir la protesta. Históricamente, los movimientos sociales han sido grandes fuerzas para el cambio social.
Herbert Marcuse (1898-1979) fue uno de los miembros más destacados de la Escuela de Frankfurt o el Instituto de Investigación Social (Instituto para la Educación Social) en Fráncfort del Meno. La Escuela de Frankfurt se formó en 1922, pero se exilió a principios de la década de 1930 durante el reinado del Tercer Reich.
Marcuse presenta dos nuevos términos. La represión básica se refiere al tipo de represión o modificación de los instintos que es necesaria "para la perpetuación de la raza humana en la civilización" (Marcuse). En este nivel, la represión no se presta a la dominación ni a la opresión. La represión excedente, por otro lado, se refiere a "las restricciones requeridas por la dominación social" (Marcuse).
Es en esta idea donde se encuentran Marx y Freud.
Para la gran mayoría de la población, el alcance y el modo de satisfacción están determinados por su propio trabajo; pero su trabajo es trabajar para un aparato que no controlan, que opera como un poder independiente al que los individuos deben someterse si quieren vivir. Y se vuelve más extraño cuanto más especializada se vuelve la división del trabajo. Los hombres no viven sus propias vidas sino que realizan funciones preestablecidas. Mientras trabajan, no satisfacen sus propias necesidades y facultades, sino que trabajan en la alienación. (Marcuse)
El uso del aparato requiere conformidad con el aparato. Esto es lo que Marcuse quiere decir con el principio de rendimiento. La teoría de la represión de Marcuse y el reconocimiento de dos formas de represión es una herramienta teórica útil.
Para Foucault, las formas de subjetividad o identidad no son el resultado de la represión de algún deseo primordial. Más bien, las identidades se forman a través del poder y ciertas prácticas discursivas. Si, por el contrario, el poder es fuerte, esto se debe a que, como comenzamos a darnos cuenta, produce efectos en el nivel del deseo, y también en el nivel del conocimiento. (Foucault)
Una de las características más importantes del trabajo de Marcuse es su análisis dialéctico de la sociedad. En su trabajo trata de llamar la atención sobre la coexistencia de posibilidades de liberación y el posterior desarrollo de los mecanismos de dominación. Nuestra sociedad produce las condiciones necesarias para la libertad mientras que al mismo tiempo produce una mayor opresión.
Una de las principales preocupaciones de Marcuse en todo su trabajo es la racionalización de la dominación.
El punto de Marcuse es que en las sociedades industriales avanzadas ya no existe el problema de adquirir los recursos necesarios para la existencia o incluso la vida óptima para los miembros de esas sociedades. El problema es con la distribución justa de los recursos.
El primer capítulo del Hombre unidimensional comienza con la siguiente oración: Una no-libertad cómoda, suave, razonable y democrática prevalece en la civilización industrial avanzada, una muestra del progreso técnico. (Marcuse)
La persona que piensa críticamente exige un cambio social. El pensamiento unidimensional no exige cambio ni reconoce el grado en que el individuo es víctima de las fuerzas de dominación en la sociedad.
La idea de una falta de libertad democrática se refiere a la aceptación libre de la opresión y la represión excedente.
El propósito del pensamiento dialéctico era revelar las contradicciones sociales y superar esas contradicciones a través del cambio social.
Marcuse muestra cómo los términos, ideas o conceptos que tienen su origen en las luchas por la liberación pueden usarse para legitimar la opresión. El concepto de tolerancia alguna vez se usó como concepto crítico. Según Marcuse, el término se usa ahora para legitimar opiniones y políticas opresivas.
La subjetividad humana en su forma presente es el producto de sistemas de dominación. Liberamos a la sociedad de sus sistemas de dominación librándola de las formas de subjetividad formadas por esos sistemas y reemplazándolos con nuevas formas de subjetividad. Es por eso que Marcuse estaba tan interesado en el movimiento feminista. Vio en este movimiento el potencial para un cambio social radical. El cultivo de una nueva sensibilidad transformaría la relación entre los seres humanos y la naturaleza, así como las relaciones entre los seres humanos.
Y tal vez por eso vemos el recrudecimiento del machismo agresor y la misoginia entre las fuerzas dedicadas a reprimir los movimientos sociales vis a vis el liderato que han desarrollado las feministas como fuerza de cambio social.
La búsqueda de Marcuse de una subjetividad radical que podría servir como un ímpetu para la transformación social lo llevó al movimiento feminista. El 7 de marzo de 1974 Marcuse dio una conferencia en la Universidad de Stanford titulada, "Marxismo y Feminismo" y declara: Creo que el movimiento de liberación de las mujeres de hoy es, tal vez, el movimiento político más importante y potencialmente el más radical que tenemos. (Marcuse)
Entonces, las teorías de los movimientos sociales pueden iluminar los procesos de cambio y el tema de la represión de los movimientos sociales merece una atención mucho mayor.
¿Qué implica abogar por la "legalidad" y los "derechos civiles"? 
Básicamente, los derechos tienen que ver con la protección contra la represión y la violencia. Estos incluyen la libertad de asociación, la libertad de acción, la libertad de expresión, la libertad de pensamiento y el derecho a la seguridad de la propiedad. La historia deja en claro que estos derechos son en realidad fundamentales y, aunque se interpretan como derechos individuales, en el contexto del cambio social, son derechos colectivos. 
Entonces esto nos lleva a la "legalidad". ¿Cuál es la característica más importante del estado de derecho? Es preservar los derechos simples y fundamentales de los ciudadanos, y como hemos insistido, los derechos civiles y humanos simples y fundamentales se condensan en el derecho a buscar el cambio social según y cuando sea necesario.
También es cierto que el propio estado es a menudo el autor de la represión contra sus propios ciudadanos por acciones totalmente legítimas dentro de casi cualquier definición de derecho individual fundamental: el derecho a la expresión y su derecho correlacionado a protestar.
También se debe decir que los derechos legales no pueden separarse de la idea de democracia. La democracia exige fundamentalmente que las personas puedan abogar por las políticas sociales y los cambios que prefieren. Los resultados sociales deberían ser el resultado de un proceso que permita a todos los ciudadanos expresar sus intereses y preferencias, ese es el axioma básico de la democracia. 
Lo que este valor democrático descarta es la idea de que el estado tiene un plan superior y que es legítimo que el estado reprima e intimide a los ciudadanos en sus esfuerzos por influenciar y forjar el cambio social. 
Un conjunto legal y constitucionalmente arraigado de derechos civiles y políticos (definimos una constitución) tiene la autoridad final de decidir la dirección de la sociedad  con o sin intervenciones del estado, y el hecho de un proceso electoral periódico no puede y no debe facultar a un gobierno a conspirar contra la mayoría por elemental derecho democrático fundamental. 
En pocas palabras, las personas no renuncian a sus derechos cuando emiten su voto y un gobierno electo nunca puede sustituir las voces de los pueblos como pretende hacer cuando los estados reprimen el derecho a la expresión y la protesta. Someto.

- pachi / ROF

miércoles, 9 de mayo de 2018

Lo que NO nos dice el gobierno de RR y la Junta de control fiscal.


Lo que NO nos dice el gobierno de RR y la Junta de control fiscal. En 2017, Estados Unidos construyó alrededor de 28,5GW de infraestructura generadora de electricidad, 25GW de escala de utilidad y aproximadamente 3,5GW de energía solar distribuida. 

Al restar los 11.8GW de retiros de fósiles a escala de servicios públicos rastreados por el EIA, el nuevo volumen neto de generación fue de 16.7GW de capacidad de generación, de los cuales el 94.7% provino de fuentes renovables.

Específicamente enfocados en la nueva capacidad de generación a escala de servicios públicos, las energías renovables totalizaron 12,321MW de 25,041MW de esa nueva capacidad. 6.759MW de las energías renovables son eólicas y 5.170MWAC de esa energía solar, con 392MW de 'otras energías renovables'. Esos totales generaron energías renovables 49.2% de la nueva capacidad generadora de electricidad a escala de servicios públicos ...

Estados Unidos realmente NO ha construido nueva generación de combustibles fósiles a gran escala desde cerca del cambio de milenio (2000); note que en Puerto Rico (el gobierno de RR y la Junta de control fiscal mediando esquemas privados) se propone lo que NO se propone en los Estados Unidos.

2016 fue un año increíble para la construcción de energía limpia, se instalaron aproximadamente 27GW de capacidad a escala de servicios públicos. 62% de eso fueron renovables - 16.7GW. 7.8GW de viento y 7.7GW de energía solar fueron construidos. El volumen renovable a escala de servicios públicos en 2016 fue un 35% más alto que en 2017. 2016 fue un año récord para instalaciones de energía solar a escala de servicios públicos.

Según datos publicados por la Agencia de Información Energética (EIA), la energía renovable durante la primera mitad de 2016, incluida la energía hidroeléctrica, biomasa, geotérmica, eólica y solar (incluida la solar distribuida), proporcionó el 16.9 por ciento de generación eléctrica. En todo el 2015, ese número fue del 13.7 por ciento. La energía renovable hidroeléctrica fue del 9,2 por ciento de la generación eléctrica durante el primer semestre de 2016. Para todo 2015 fue del 7,6 por ciento.

La energía de carbón ha bajado un 20 por ciento después de haber caído un 14 por ciento entre 2014 y 2015. El gas natural solo ha subido un 7,6 por ciento. Así que la energía eólica y solar (aumentando un 23 por ciento y un 31 por ciento, respectivamente) están compensando gran parte de esa nueva generación.

El sector de energía eléctrica se encuentra en medio de una transición.

El Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL) y Bloomberg New Energy Finance (BNEF) producen perspectivas anuales que evalúan las tendencias a largo plazo en la energía renovable, lo que ayuda a comprender los cambios en este sector.

Solar y eólica son dos fuentes importantes y familiares de energía renovable. Pero la lista de energía alternativa prometedora y ampliamente utilizada está creciendo.

Poder del océano. Los movimientos rítmicos y potentes de la corriente y las olas del océano pueden impulsar generadores eléctricos para producir una corriente constante y una gran cantidad de energía, que luego sería transportada a la tierra a través de cables. Presentan una tentadora promesa de energía limpia.

Biomasa. La electricidad producida por plantas o subproductos animales se denomina energía de biomasa. Las plantas de energía de biomasa típicamente queman directamente materia prima como astillas de madera, desechos agrícolas, algunos tipos de basura o estiércol animal para producir electricidad. O pueden convertir los materiales en gases combustibles y luego quemarlos para generar energía. La energía de biomasa representa el 12% de la generación de energía renovable del país. La biomasa se utiliza en todo el mundo para la generación de electricidad. Suecia, por ejemplo, depende de la biomasa para el 30% de su energía, la mayor parte de la cual se utiliza para calentar hogares y negocios y operar fábricas.

Celdas de combustible. Las pilas de combustible producen energía a través de reacciones químicas que combinan hidrógeno con oxígeno. Cuando un combustible rico en hidrógeno como el gas natural o el biogás fluye a través de una celda de combustible y reacciona con oxígeno, produce electricidad, calor y agua. Las celdas de combustible, que emiten aproximadamente la mitad de las emisiones de una planta de energía de combustibles fósiles, no son lo suficientemente baratas como para convertirse en una fuente de energía primaria, pero están siendo utilizadas por un creciente número de compañías para proporcionar energía de respaldo y reducir su carbono huellas. Las pilas de combustible también se están abriendo paso en el mundo automotriz para crear automóviles sin emisiones.

Una explosión del pasado. Energía hidroeléctrica. ¿Recuerda que AEE era la Autoridad de Fuentes Fluviales? La energía hidroeléctrica es una de las fuentes más antiguas de electricidad en la historia de la humanidad y es utilizada por todos los estados del país. La primera planta hidroeléctrica comercial del mundo entró en funcionamiento en Fox River de Appleton, Wisconsin, en 1882. La energía hidroeléctrica es también la mayor fuente de energía renovable, representando solo más del 6% de la generación eléctrica, 92% de la producción de energía renovable en 2014. El estado de Washington, en particular, depende de la energía hidroeléctrica para más del 70% de su electricidad.

El caso de Comerio es muy interesante. Comerio perdió su fuente eléctrica, se quedó a oscuras y desconectada de la red, la antigua instalación hidroeléctrica no estaba en uso y no podía ser reacondicionada para producir electricidad, ¿es Comerio una metáfora de recursos abandonados que tienen un potencial de "nueva vida"?

Cómo ha sugerido con voz enérgica Casa Pueblo, la conversación es tremendamente sesgad a favor de fuentes de hidrocarburos. El por qué de este debate viciado puede ser evidente, dicho de otro modo, estamos ante el peligro de ser recolonizados por un sector de generación eléctrica que en el mundo se encuentra perdiendo vigencia. - Pachi / ROF



miércoles, 25 de abril de 2018

1ero de mayo de 2018,...


Se espera que más de 100,000 de personas tomen las calles para protestar el 1ero de mayo. La manifestación se llevará a cabo en ciudades de toda la isla, también se celebrarán protestas en los Estados Unidos.
Los dos eventos principales se celebrarán en diferentes puntos de San Juan. Lo que podría percibirse como un error táctico, sugiero que resulta ser un punto estratégico porque ambos eventos tienen el potencial de ser grandes concentraciones dirigidas en gran parte a los mismos objetivos.
¿Y qué?
Un análisis de economistas de la Universidad de Harvard y de la Universidad de Estocolmo concluye que las protestas de hecho tienen una gran influencia en la política, pero no de la manera en que se podría pensar. Su investigación muestra que la protesta no funciona porque las grandes multitudes envíen una señal a los responsables de las políticas, sino porque las protestas activan políticamente a vastas cantidades de personas. Como resultado, el tamaño de la protesta realmente importa. Los investigadores argumentan que el resultado de las protestas no son los efectos inmediatos, pero la forma en que motivan a los asistentes, e incluso a los que no son participantes pero creen que las demandas son justas, urgentes y necesarias.
Durante siglos, tanto de derecha como de izquierda, ha sido un artículo de fe que, en momentos de agudo descontento social, Usted y yo, y todos y todas los que conocemos salimos a la calle, exigiendo cambios. Las estructuras y patrones de comunicación que se desarrollan cuando diferentes grupos, sectores y comunidades trabajan juntos y, como en el 1ero de mayo, trabajan hacia el mismo objetivo a través de diversos lugares y diferentes formas y maneras, es que ponen el aceite en la máquina de la democracia básica y fundamental: gente en las calles que expresan y exigen cambios.
Y el ritmo continúa.
Los organizadores locales invierten su tiempo meticulosamente, planean, estructuran y proyectan lentamente lo que equivale a una gran obra de teatro público, y luego construyen sobre la marcha nuevas estructuras a medida que crecen sus planes. La protesta es expresiva en el sentido más confabulado, una obra maestra de control y logística. Es estratégico, es como si los músculos del pueblo hacen ejercicio, y cobran mayor fuerza y flexibilidad. Y eso hace toda la diferencia.
Después de este 1ero de mayo nada cambiará inmediatamente, pero nadie en sus justos cabales espera cambios repentinos, pero al mismo tiempo nada será igual.
Más vibrante que las elecciones, las voces de la gente resonarán alto y claro, haciendo que cada palabra sea audible para todos y todas, solo un político estúpido se atreverá a ignorar que incluso sus seguidores piden cambios.
Es el anuncio de un cambio en el estado de ánimo nacional, el punto de inflexión de la línea argumental y el poder de un movimiento de pueblo. Como se canta: el pueblo ha dicho basta y echado a andar...
Se convertirá, en otras palabras, en la más rara de las representaciones públicas: el evento que hace que la historia cambie. La democracia directa es una empresa desgarrada y apasionada: los subrepresentados, los oprimidos, los marginados y los insatisfechos se unen y, fortalecidos por los números, unidos, fuerzan el cambio.
Lejos de decir la verdad a los poderes establecidos, las protestas masivas parecen decir la verdad a través del poder, ahora las personas sin voz son un medio en las calles, más poderoso que las comunicaciones corporativas, más fuerte que las relaciones públicas y más político que los partidos políticos.
El cambio no llega a través de los canales oficiales y gubernamentales, esto significa que el movimiento de pueblo está arraigado a través del ojo institucional de una nueva cultura. El sueño de la expresión de la política colectiva muestra cómo la protesta arraigada se ha convertido en una identidad política, la fuerza del nosotros y nosotras que somos todos y todas: esto es lo que quiere la gente, y todos saben que lo que la gente quiere, la gente logrará tarde o temprano.
Empoderamiento, derechos humanos, descontento, justicia, cesar los abusos, denunciar los atropellos y la corrupción, ya sabes de qué se trata, de cierres injustificados y arbitrarios de escuelas públicas, de rebajar pensiones a casi una cuarta parte de la población, de agresiones a los que trabajan incluyendo a los oficiales policiales que han de vivir un episodio clave de sus vidas: se unen al pueblo aunque sea de manera velada o escogen quedarse solos con sus lamentos y quejidos.
¿Por qué importa?
Porque estamos aquí y somos la inmensa mayoría, cada vez más.
El gobierno es un negocio desordenado, quisquilloso, lento y frustrante, y la gente se cansa y se harta de sus excusas.
Las protestas masivas, a lo largo de la historia han llegado en un momento en que la población ha sido afectada por las políticas gubernamentales. La respuesta de los medios, los políticos y otras partes del establecimiento serán interesante de seguir; ¿se ahogarán en el mar de descontento, o reaccionarán y escucharán a la gente...???
La investigación social e histórica sugiere que los movimientos de protesta tienen un impacto significativo en las elecciones.
¿Están los políticos en funciones listos para firmar sus renuncias y enterrar sus carreras?
El movimiento moderno de derechos civiles surgió de una larga historia de protesta social que dejó un legado duradero, cambiando para siempre la faz de la democracia moderna. Puerto Rico a través de protestas masivas pudo hacer que la Marina más poderosa del mundo abandone Vieques.
Nadie puede dudar de la fuerza de la gente. Nos vemos en la calle... 
- pachi/ROF

Referencia

lunes, 2 de abril de 2018

S.O.S... se hunde Puerto Rico... segunda parte

Deuda pública vs privada: ¿Cuál es la verdadera emergencia? 
La deuda es dinero adeudado, y el interés generalmente se carga sobre el monto de la deuda. Las instituciones privadas son propiedad de individuos y compañías; las instituciones públicas son propiedad y están controladas por el gobierno y financiadas con dinero de impuestos. Tanto las instituciones públicas como las privadas aprovechan el financiamiento de la deuda para financiar sus operaciones y crecimiento, pero las implicaciones a largo plazo de la deuda privada frente a la deuda pública pueden ser bastante diferentes.
La deuda privada es la deuda acumulada por individuos o empresas privadas. La deuda privada puede tomar muchas formas; un préstamo personal, una tarjeta de crédito, un bono corporativo o un préstamo comercial, por ejemplo. La deuda pública, o deuda nacional, es la suma de las obligaciones financieras incurridas por todos los organismos gubernamentales de un condado. Esta deuda puede ser acumulada por el gobierno directamente o por una agencia gubernamental en cualquier nivel.
Lo alarmante es, de los ingredientes para una crisis económica: alta deuda privada. 
Si miramos las crisis financieras en todo el mundo, que datan del siglo XIX: aunque la mayoría de estas crisis no se consideran causadas fundamentalmente por una deuda privada excesiva, el hecho es que fueron precedidas por un aumento en la deuda privada.
Una y otra vez, esa es la historia que encontramos: una gran crisis financiera está precedida por un aumento de la deuda privada en relación con el PIB. De hecho, parece ser el ingrediente requerido para una crisis: que el nivel absoluto de deuda privada es alto para empezar. 
Casi todas las instancias de crecimiento rápido de la deuda total, junto con los altos niveles generales de deuda privada, han provocado crisis. 
Para decirlo con mayor detalle: para las principales economías, si la relación deuda privada / PIB es al menos del 150 por ciento, y si esa proporción crece al menos un 18 por ciento en el transcurso de cinco años, entonces es probable que haya una gran crisis.
La deuda privada en los Estados Unidos, tomando dicho marco comparativo de ejemplo, con relación al PBI, es del 156 por ciento. Eso es más bajo que el 173 por ciento alcanzado en 2008, pero sigue siendo casi el triple del nivel -55 por ciento- que en el 1950, era que todos los economistas concurren fue de mayor crecimiento y menor desigualdad de ingresos.
Es sorprendente la poca atención que ha recibido el problema de la deuda total, la proporción extremadamente alta de la deuda privada con respecto al PIB. 
La acumulación de mayores niveles de deuda privada impide el crecimiento económico. El dinero que de otro modo se gastaría en inversiones comerciales, automóviles, viviendas y vacaciones se desvía cada vez más hacia pagos de la creciente deuda, especialmente entre los grupos de ingresos medios y bajos que componen la mayor parte de la población y cuyo gasto es necesario. para impulsar el crecimiento económico. 
La deuda privada, una vez acumulada, restringe la demanda. Además, la deuda privada excesiva puede contribuir a uno de los grandes problemas de nuestro tiempo: la creciente desigualdad de ingresos.
La condición ideal para el crecimiento es tener menos capacidad (es decir, el suministro de viviendas, fábricas, etc.) que la demanda, junto con una baja deuda privada.
¿Entonces, qué debemos hacer? Primero, debemos deshacernos de la ilusión de que si podemos controlar la deuda del gobierno realmente habremos abordado el problema. 
La baja deuda del gobierno tiene sus virtudes, sin embargo, el enfoque principal debe estar en la reducción de la deuda privada. Esto se conoce como "desapalancamiento". Pero nada de esto es probable que suceda hasta que superemos nuestra obsesión política exclusiva con la deuda pública y obtengamos una apreciación adecuada del papel que juega la deuda privada en las calamidades económicas.
Los apologistas dicen que tenemos un déficit estructural, y todos parecen estar de acuerdo en que esto es algo muy malo. Las finanzas son un costo de hacer negocios y nuestra economía se basa en la deuda: La deuda financia la inversión en capital nuevo, productividad y nueva tecnología. Pero, y en esto debemos ser claros, la deuda también se puede utilizar para apostar en otros instrumentos financieros, lo que nos ha llevado a nuestra situación actual. 
Claramente tenemos problemas estructurales: como institución pública hemos asumido altos niveles de deuda que en lugar de bajar la deuda privada la han elevado (casi al triple). 
Históricamente, se puede mostrar una correlación entre deuda excesiva (y poco productiva) del sector público y el déficit del sector privado. Simplemente tiende a ser el resultado de una política fiscal mal aplicada. 
Y entonces, ¿qué rol juega la estrategia de la austeridad? Cuando los gobiernos recortan el gasto, los hogares se endeudan más. Cuando los hogares y las empresas contraen más deuda de la que pueden pagar, a su vez, recortan el gasto. El nivel y el crecimiento de la deuda privada de un país, más que la deuda pública, predice las peores recesiones. 
Entonces, ¿qué debemos hacer para abordar el problema? La forma que se ha probado efectiva es con un buen crecimiento económico. La austeridad por definición contrae el potencial de crecimiento.
Entonces, el punto es lograr que la economía crezca, lo que bajará los déficits y atiende la deuda pública porque aumenta significativamente los recaudos. 
Pero, lo que es más importante, elevarás el denominador económico común.
- pachi/ ROF

Ver https://ortizfeliciano.blogspot.com/2018/03/sos-se-hunde-puerto-rico.html

jueves, 29 de marzo de 2018

S.O.S... se hunde Puerto Rico...

S.O.S.... Una de las razones clave y en gran parte ignoradas de esta crisis se esconde a simple vista: la creciente carga global de la deuda: la combinación de la deuda comercial y la deuda de la ciudadanía (personal y familiar). A pesar de que la deuda del gobierno ocupa todos los titulares, la deuda privada es más grande que la deuda del gobierno y tiene un mayor impacto en los resultados económicos. Dado que el PIB es en gran medida la suma de todos los gastos y, por lo tanto, los ingresos de los hogares y las empresas en una economía, si la deuda privada total se ha triplicado, eso significa que las empresas y hogares promedio tienen tres veces más deuda en relación con sus ingresos. Tanto la deuda privada como la deuda pública importan, pero de estas dos, es la deuda privada la que tiene un impacto mayor y más directo en los resultados económicos de la gente y no lo que el gobierno intenta hacernos creer.
El estancamiento de los ingresos, el subempleo y la inseguridad laboral son razones clave, pero el embrutecedor nivel de la deuda privada es una razón igualmente importante. La deuda descontrolada en su conjunto predice la calamidad para este país.
Cuando la deuda es alta, los consumidores y las empresas tienen que desviar una mayor parte de sus ingresos para pagar los intereses y el capital sobre esa deuda, y gastan e invierten menos como resultado. Esa es una parte muy real de lo que pesa sobre el sistema económico, suprime la demanda.
La mayoría de los hogares de ingresos medios y bajos (que es donde ha estado la mayor tasa de crecimiento de la deuda), así como la mayoría de las pequeñas y medianas empresas, pagan tasas de interés mucho más altas. Y además del interés, todos estos prestatarios tienen que pagar el saldo principal del préstamo. La alta deuda hace que estos prestatarios sean más reacios a gastar o asumir más deudas.
Además, miles de hipotecas están severamente hundidas en el caos. Muchas de estas hipotecas se suscribieron a valores que ya son imposibles de redimir. Los valores de las viviendas, y en muchos casos los ingresos, de estos prestatarios han disminuido. Todos estos prestatarios se encuentran ahora en un mundo donde los aumentos de ingresos y empleos están desapareciendo. Como ejemplo, solo piense en las hipotecas que tienen los jubilados y los empleados públicos.
Como se mencionó, el PIB equivale aproximadamente al gasto e ingreso agregado de las empresas y los hogares en un país, y la deuda privada de un país es la suma de los préstamos de los hogares/ familias y las empresas. Así que hablar de la "relación deuda / PIB" de un país es esencialmente lo mismo que hablar de la "relación préstamo privado a la renta" de ese país, entonces los hogares y las empresas generalmente están sobre apalancados, con una deuda promedio muy alta. Es mucho menos probable que puedan impulsar el crecimiento a través de más préstamos porque estamos "embrollados".
Puerto Rico ha llegado a un punto donde la deuda gubernamental y privada combinada es la más alta en la historia.
¿Qué mayor acusación se puede hacer de una teoría económica fallida que la de no haber previsto la mayor calamidad económica en la historia moderna?
Entonces, cuando la deuda ha subido demasiado, ¿cómo se disminuye la cantidad de deuda en relación con su PIB?
La austeridad es una opción política, no una necesidad económica, es una estrategia neoliberal para impulsar estrictamente a la élite económica.
Para la población en general, la austeridad es económicamente contraproducente, hay evidencia abrumadora de que la austeridad ha fallado, que aumenta el desempleo y la deuda privada, las estadísticas demuestran que la brecha económica ha crecido en base a la respuesta neoliberal a la crisis financiera.
Así que déjenme ser claro y contundente, la Junta y el gobierno nos están condenando al fracaso, la isla se está hundiendo y nuestra gente se está ahogando.
- pachi / ROF

viernes, 23 de marzo de 2018

La [IN]moralidad del nuevo normal


El fraude no solo está presente, sino generalizado, los escándalos se han vuelto comunes, prácticas sospechosas que muchos consideraron chocantes hace poco se han convertido en rutina, la poderosa élite política y financiera puede soportar tales críticas sin un impacto duradero porque el sistema de poder (gobierno) que los sostiene no es vulnerable a este tipo de crítica moral simbólica. 
Esto suena contra-intuitivo, no es útil explicar el engaño y la criminalidad de cuello blanco en nuestra economía cotidiana con diatribas idealistas sobre la ausencia de moral. Se supone la corrupción como simplemente una característica patológica o síntoma de la gestión moderna. En respuesta a una variedad de problemas que incluyen las falsas representaciones, el engaño, la influencia indebida, la fijación de políticas de intereses especiales y el aumento salarial de los ejecutivos y la concentración continua de riqueza, la idea de simplemente necesitar más moralidad o menos inmoralidad es profundamente defectuosa. 
Las prácticas económicas (incluido el uso del engaño, intimidación o desinformación) están respaldadas por un conjunto de prioridades y propuestas específicas. En otras palabras, nuestra economía neoliberal actual constituye un orden moral, nos guste o no, es negocio normal para los actores principales.
Podemos definir el neoliberalismo como un medio para promover el dominio del mercado e impulsar la transferencia del poder económico del sector público al privado. Y al perseguir los modelos neoliberales de crecimiento, se gasta una gran cantidad de energía del gobierno para asegurar el futuro, y lo que es bueno para las grandes empresas y corporaciones es bueno para la sociedad. Esa retórica enfatiza la importancia de los mercados libres mediante leyes flexibles que se suman a una gramática moral de valores sociales particulares en los que los patronos siempre deben salir beneficiados, normas y creencias en las que la igualdad y la justicia social simplemente están ausentes, vivan las ganancias privadas mientras los otros que se atengan a los sacrificios.
Los neoliberales hacen grandes reclamos en defensa de lo que llaman libertad económica. Las libertades sindicales, los reclamos colectivos y los derechos sociales son, desde esta perspectiva, construidos como enemigos de la libertad del mercado al igual que las intervenciones estatales en nombre del interés social amplio. 
El bien público, aunque lógicamente contradictorio, debe definirse como el bien privado, la normativa busca posicionar las políticas neoliberales como el verdadero interés público. Por lo tanto, las construcciones neoliberales simplemente vinculan el interés público con el sector privado. En otras palabras, lo bueno y necesario para los pocos ricos es, por supuesto y de todas maneras, bueno para los muchos pobres, incluso cuando son cada vez más pobres y los cada vez menos ricos, más ricos.
Estas ideas buscan infiltrarse en toda nuestra visión moral. La reestructuración neoliberal es, por lo tanto, un proyecto político, económico y moral que apunta no solo a la economía, sino también a la sociedad y la cultura. 
Como dijo una vez Margaret Thatcher: "La economía es el método, pero el objetivo es cambiar el alma". 
Y qué tipo de alma sino el alma de los muchos pobres resistiendo con paciencia y perseverancia en una interpretación distorsionada de los valores cristianos donde la humildad y la bondad es dejarse explotar y manipular sin quejarse.
Entonces, para comprender por qué las condiciones para el fraude están maduras y omnipresentes en todos los niveles del gobierno, debemos reconocer el corazón del proyecto neoliberal, un conjunto muy claro de normas, valores y actitudes que en un lenguaje moderno reafirman la "moral" de los pocos poderosos, aunque nos resulte tan difícil racionalizar o comprender: proponen justificar la desigualdad en toda su realidad y debemos aceptar los agravios y abusos con lealtad. 

pachi/ ROF