viernes, 21 de marzo de 2014

Puede parecer una locura lo que estoy a punto de decir ... Porqué estoy feliz... ("Happy" de Pharrell Williams) (*)

...la única cosa que tenemos que temer es al miedo mismo - sin nombre, irracional, injustificado terror que paraliza los esfuerzos necesarios para convertir el retroceso en avance... palabras de Franklin Delano Roosevelt.


El famoso actor Peter Ustinov conocido tanto por sus dotes histriónicos como por su profunda personalidad humanista fue abordado sobre el rol de las Naciones Unidas que tantas veces criticaba. Después de citar el hecho del monto gastado por los gobiernos del mundo en armas en comparación con fondos para los niños, Ustinov dijo:

"Creo que el pesimismo está totalmente desactualizado. Creo que es un lujo romántico. No creo que nadie puede permitirse ser pesimista... Es decir, hay tantas cosas que pueden salir mal, más el optimismo es lo único posible que nos puede salir bien. Siempre he pensado que un optimista es una persona que sabe exactamente lo triste que el mundo puede ser... Esa es la diferencia real. No, no me siento optimista porque lo prefiera sino porque simplemente tiene que ser. Es una obligación ser optimista."- Peter Ustinov en entrevista en la BBC

Algunos de los mejores análisis de la crisis financiera de 2007-2008 se han producido por Gillian Tett de Financial Times. Tett comenzó a advertir sobre la implosión financiera desde 2005, más o menos.

Gillian Tett tiene un doctorado en antropología social y es la Editora-directora (Estados Unidos) del Financial Times.

Antes del 2007, para la mayoría de los economistas,  la investigación de patrones sociales parecía irrelevante o sospechosa. 

Desde la crisis de 2007, sin embargo, cada vez más economistas se declaran conscientes de que sus modelos no necesariamente predicen el comportamiento económico: la cruda verdad del asunto es que la gente y los negocios exhiben a menudo todo tipo de comportamiento irracional.

Incluso Alan Greespan ha admitido (en su testimonio ante el Congreso de Estados Unidos) su incapacidad de predecir la crisis como resultado de un defecto de su forma de pensamiento. 

Los modelos económicos son falibles porque no toman en cuenta, en su complejidad, el elemento humano. 

Suposiciones comunes de la estructura de incentivos dentro de los bancos, por ejemplo, estan totalmente fuera de lugar. Los bancos no minimizan el riesgo (aunque lo cacarean muy de verdad lo que les interesa son las comisiones y el valor de colaterales expuestas en los préstamos: lo embargable), por el contrario, orientados a competir e incrementar su cuota de mercado ("market share"), viven proponiendo el riesgo que disimulan con análisis convenientes cortados y entallados por los mejores sastres (léase asesores) y planes de negocios "too good to be true". Luego la debacle del sector inmobiliario los expone como en su desnudez al emperador.

Se ha asumido durante mucho tiempo que las economías deben aprender a "compartir el dolor" para afrontar los cambios y el agotamiento de los recursos. Algunas culturas están mejor preparadas para hacerlo que otras.

¿Cómo, entonces, pueden contribuir los antropólogos a estos nuevos debates económicos? Uno puede sugerir los siguientes temas: cohesión, complejidad y crédito. ¿Qué es lo que permite a las personas permanecer juntos...?, y ¿cómo compartimos el dolor de la redistribución de recursos...???

La complejidad es una cuestión muy importante. Vivimos en una sociedad cada vez más conectada. Más que nunca, la gente tiene las tecnologías para participar en la sociedad, para formar parte de la economía y el sistema del mundo social. Sin embargo, la economía mundial es tan compleja que muy pocas personas entienden cómo funciona, tenemos que confiar en que la gente (a cargo) sabe lo que están haciendo. Al desplomarse el cuadro normal de las circunstancias económicas, igual se desplomó la credibilidad, desaparece la confianza y surgen todo tipo de expresiones del caos: en un mismo debate escuchas unos proponer destruir el aparato del gobierno mientras otros proponen mayores regulaciones e iniciativas públicas: dos propuestas totalmente inconexas en aparente sugerencia ante el mismo problema.

El tercer tema es el crédito, cuyo funcionamiento se basa en la confianza. En nuestra sociedad compleja, pocas personas discuten la confianza como problema fundamental de la economía, sin embargo su existencia es vital para viabilizar uno de los instrumentos más importantes para promover actividad empresarial y consumo.



La mayoría de nosotros piensa en la antropología como el estudio de la cultura humana que se realiza principalmente a través de trabajos de campo entre los grupos tribales "primitivos". La antropología suele estar asociada con la comprensión de las civilizaciones antiguas, sin embargo, los investigadores modernos sostienen que la antropología tiene mucho más que ofrecer como una herramienta indispensable para complementar otros campos de investigación, como la economía.

La fuerza de la antropología, en este momento, diría que viene tratando de hacer sentido simbólico de su experiencia, en lugar de mirar hacia atrás. Lo importante no es tener sentido del pasado sino una mirada del presente.

La antropología es, ante todo, una forma de pensar que se puede aplicar a cualquier aspecto de la vida humana, distinguiéndose por intentar explicar la diversidad humana. Como una herramienta, la antropología ofrece perspectivas únicas en la dimensión informal de la vida social y cultural, hace hincapié en los contrastes entre lo que la gente dicen y lo que hacen y entre la estructura formal de la sociedad y lo que realmente sucede.

Oportunidades (o al menos nuevas circunstancias) se abrieron por la crisis financiera de 2008 y la exposición de grietas en la hegemonía intelectual de la economía de libre mercado; y recomienda seguir más allá del fundamentalismo de mercado. Las ideas generales dan poder a los resultados concretos de la investigación de campo: la máscara de la ideología neoliberal ha sido arrancada de la política de la economía mundial. 

Hablando específicamente de finanzas, los cómos y cuáles, las infraestructuras y operaciones, los canales y formas, los hechos en conflictos dialécticos que yacen tras el discurso acaramelado de las relaciones públicas de los sectores de interés (las tribus modernas). Esto permite a los antropólogos más aventajados y relevantes hacer lo que siempre han hecho mejor: prestar atención a los pequeños detalles técnicos, las prácticas y tendencias, los guiños y epistemologías de la vida cotidiana en sistemas más amplios. Producen una literatura que contiene ideas y evidencias de los mundos de las finanzas y sistemas sociales a la que haríamos bien en prestar atención. 



A veces hay demasiada crítica sin suficiente investigación. Las cosas nunca son tan simples como "abstracción", "ficción", o simplemente "fraude". Aunque es ampliamente reconocido que la estrategia es importante para la sociedad, las organizaciones y los mercados, los procesos por el que las ideas estratégicas, teorías y modelos influyen en las personas, organizaciones y mercados permanecen bajo estudio mínimo.

¿Cómo son las expectativas afectadas por la crisis económica?

Podemos evaluar el impacto de la crisis financiera del 2008 en el optimismo disposicional de estudiantes universitarios, una medida ampliamente utilizada de expectativas generalizadas para el futuro.

Según un estudio (University of Rochester, University of Pennsylvania, Duke University) de tres grupos de estudiantes, graduados desde 2007 a 2009, encontramos que el optimismo disposicional es un rasgo individual estable y robusto. Nos encontramos que la crisis económica de 2008 se ha enfrentado en estas nuevas generaciones con un optimismo disposicional notable aunque no necesariamente apoyada en conocimientos claros de qué los espera en el futuro...

Un riesgo más sutil, pero pernicioso, es la complacencia, el dejar que todo siga de mal en peor, el sucumbir....


Si bien es cierto que las dimensiones y el probable impacto de la crisis económico-financiera y, sin duda, las soluciones deben ser descubiertas, para una comprensión completa del dilema (o dilemas), el impacto cultural se convierte en sí mismo en un obstáculo tanto para la recuperación como los cambios necesarios. Como planteaba Ustinov, el optimismo es necesario para lograr las iniciativas; el pesimismo y el cinismo como asunto de definiciones retrasa, inhible y hasta mata las ideas.

Para utilizar la imagen de la copa medio llena o medio vacía, quienes quieren ver el desbordamiento, siendo optimistas, tienen (el potencial de lograr) consecuencias de gran alcance. Los mismos hechos, las mismas circunstancias, totalmente diferente disposición.



El futuro es difícil, pero no imposible, y la realidad en sus justos tonos y detalles, es el único escenario (no logramos materializar las ilusiones vanas, las utopías ideológicas ni debemos permitir que las sombras de los temores e inseguridades nos paralicen cuando de moverse se trata). Pero en el camino, habrá problemas, dolor. ¿Vale la pena la insistencia sobre lo inevitable de lo evitable? La respuesta es un sí rotundo. Pero no parece tan obvio cuando debemos empezar la odisea. En cualquier caso, son cuestiones fascinantes como el zarpar a un viaje sin estar completamente seguros de nuestros mapas.

Solíamos tener un sentido real del pragmatismo, siempre haciendo hincapié en las soluciones que mezclan todas las herramientas disponibles. Este espíritu de un mañana que puede ser moldeado, diseñando y planificado, ha estado bajo ataque implacable por ambos extremos del eje político tristemente insípido de la izquierda intolerante hasta la furibunda derecha, de maneras diferentes comparten su pasión por el fracaso inevitable. Si no podemos superar esta ola de furia dogmática, entonces sí, el futuro es sombrío.

En un nivel, puedes entender la causa de la actitud pesimista de hoy. Y en efecto, propuestas económicas a veces pueden traer tantos problemas como los que resuelven. Tenemos que mantener la rendición de cuentas y crítica implacable, constante. La transparencia no es asunto de ética, es mera sobrevivencia y requisito procesal.



Con los ojos abiertos y un montón de buena voluntad, podemos superar este fetiche tonto del cinismo nuestro de cada día. La vil mentira es plantear categóricamente que no hay soluciones. Es el desafío avanzar, proponer, construir, cambiar, creer... El reto es trabajar con un sentido de propósito y no sólo hipnotizados por los cantos de sirenas de los beneficios o ganancias (aguardando hambrientas en los peñascos). Propósito produce ganancias y no al revés. Reinvertimos el dinero, el dinero existe para moverse más allá de los latones (tipo galletas Sultana) que enterramos en modernos escondrijos financieros (tal vez en Suiza, Panamá o las islas Cayman), lo sacamos para construir nuestro propósito, para darle vida útil, no al revés (la verdad inescapable, el dinero ahorrado pierde potencial de crecimiento, en pocas palabras se desgasta, pierde valor, decrece...). De hecho, parece que la mayoría de la gente entiende que sin una actitud optimista, con visión de futuro, innovación y progreso nos movemos a un ritmo lento que no logra escapar del pantanal y el lodo.

Para medir verdaderamente el poder del optimismo, ayuda suponer el contexto de una cultura de pesimismo que no promueve sino que reprime. Una extraña mórbida penumbra.

Puedes entender, repito, la causa de la actitud pesimista de hoy: "Future shock" (incertidumbre crónico ante lo vendidero) es algo muy real. Muchos de nuestros conciudadanos no quieren siquiera pensar en el mañana - una razón más para insistir en los debates. Lo que es, sugiero, importante es reconocer el fetiche del cinismo, el culto al pesimismo, como hasta un manera esnob (elitista) de apartarte de las masas, del vulgo o de la polis: el pesimismo no es tanto un sistema de creencias sino una disposición actitudinal que colorea de tonos sombríos casi cualquier perspectiva, ciertamente hay una cosa como el pesimismo crítico pero es completamente supeditado a la impugnación de la información que resta de manera casi emotiva la credibilidad de los enfoques de los datos. 



El pesimismo no tiene contenido apreciable o crítica inherente, es reacción racionalizada a lo sumo. De hecho, se podría argumentar que el pesimismo general es sólo un tipo de disfunción cognitiva o de conducta reflexiva, algunas de las mismas características del cinismo. Pero el cínico tiene contenido vestigial que se remonta históricamente a la escuela griega del cinismo. Los cínicos originales fueron precursores de los estoicos, criticaban el materialismo (de ahí su desapego por las ciencias y el razonamiento lógico), y tenían la creencia de que el sufrimiento tiene raíces en la cultura del deseo. Las acepciones modernas todavía conservan por lo menos el mismo sabor heterodoxo de la amargura, ese gusto obsesivo por el disgusto y el desprecio solapado de las capacidades de la predicción científica: viven (o subsisten entre gruñidos y constantes quejas), aunque no lo aseveren, condenados al destino. 

Como los conocemos sabemos que hasta ante lo delicioso y apetitoso insisten que algo malo debe haber o esconder...

El humor del pueblo lo retrata fielmente cuando ante el saludo normal de "Buenos días...", el cínico y el pesimista contestan: "¿qué tienen de buenos...???" 

Moraleja de que si insistes en ser infeliz no hay manera de alegrarte.

De modo que el colmo de un cinico es ser realista si partimos de la premisa que la realidad entreteje tanto avances como fracasos, y que ciertamente los fracasos debidamente interpretados abren las puertas a un futuro logro. Igual el colmo del pesimista es tener que aceptar dichos logros como muestras o evidencias de los adelantos del optimismo realista.

En todo caso se impone crear las agendas a base de proyecciones realistas y necesidades medidas por los datos y darse a la tarea.

Es agenda de urgencia el propulsar la creación de nuevas empresas de todos los tamaños, desde la microempresa, la empresa familiar, la empresa comunitaria hasta valientes esfuerzos de emplazamientos corporativos a mayor escala. Es agenda de urgencia resembrar, diversificar y proveer alternativas agrícolas y alimentarias mediante fincas artesanales, empresas agropecuarias y valientes propuestas de empresas agrarias. Es agenda de urgencia realambrar, potenciar mediante sistemas fotovoltaicos a distintos niveles, masificar y liberar la red cibernética, activar sistemas de retención de agua de lluvia a todos los niveles e independizar a la isla de la esclavitud energética. Agendas urgentes que todas requieren compromiso, oportunidades facilitadoras y sentido de propósito: referencia directa al optimismo aplicado como fuerza pragmática. 

Así que levamos ancla, atentos al horizonte, saboreando el viento salado debemos fijar el propósito impulsando creer en nuestras empresas, en nuestra gente y enfocados en la sustentabilidad como botín, pero para mí, primero es propósito, brújula y compás para encarar incertidumbres...



Permita hablar sobre qué es confianza y lo que no es, y cómo un sentido de propósito y de confianza hace la diferencia. Nuestros mayores recursos son nuestra gente. Gente que debemos valorar y desarrollar con una intensidad apasionada, motivación, educación de calidad y buen ejemplo. Sobre todo, en estos terribles momentos más que nunca, necesitamos construir un ambiente de confianza adecuada. Nuestra gente tiene todo el talento, inteligencia y capacidad necesaria para producir los éxitos que necesitamos para avanzar hacia una nueva economía, necesitamos ideas, creatividad, entusiasmo, iniciativas, resumo en precisamente ese concepto fundamental de la confianza.

¿Cómo desarrollar verdadera confianza? La primera etapa de verdadera confianza es saber que podemos aprender a través de muchas cosas, incluyendo las fallas, sin errores no habría ciencias naturales, precisamente de eso se trata, de hacer ajustes, recalibraciones, reformas y alternativas. En las variables y sus misterios se encuentra el arte. La verdadera confianza es abrazar el optimismo, incluso frente a grandes dificultades. Esperanza es la única respuesta y no es sentarse a esperar a Godot sino salir a buscarlo aunque no sepamos por dónde anda ni que aventuras esperan en el viaje. 

Investigaciones han demostrado que creemos que gente cínica y negativa es más inteligente que los optimistas pero simplemente no es verdad. De hecho la imaginación y la creatividad surgen del optimismo pero languidecen y agonizan bajo el asedio del pesimismo. Es el propósito; y las posibilidades que nacen de la necesidad, y ante la necesidad y los retos las rutas son la imaginación y la creatividad lo que nos hará una nación de solucionadores de problemas en lugar de agriados sin futuro.  Horizontes. Algunos desafortunados caminan mirando justo por delante de sus pies – es difícil conseguir un sentido de posibilidad de esa forma y ver delante de ti. Otros, quizás la mayoría de nosotros, vamos viendo hacia adelante y ligeramente abajo y pasamos la vida caminando bastante bien aunque nos demos uno que otro tropiezo o resbalón. Se trata de tener visión. Cuando logramos ver con propósito es cuando logramos grandes cosas, y salir del atolladero es una gran cosa.



Propósito ofrece la posibilidad de construir organizaciones verdaderamente importantes y lo que diferencia a la gente; irónicamente tal vez de hecho es lo que hace ganar dinero también. Los miles de experimentos por lograr la bombilla eléctrica que fracasaron fueron la ruta del mundo moderno de la tecnología.

Las dos etapas finales en verdadera confianza son, en primer lugar, coraje y en segundo lugar actuar inspirado. 

Extrañamente van de la mano. 

Nunca podemos avanzar sin la determinación y el coraje de actuar. También necesitamos seguir actuando y haciendo lo que valga la pena. Nada empieza perfecto. Valor es actuar cuando tememos, no cuando estamos sin miedo.

Enfrentado a la peor adversidad y el desastre, Winston Churchill proclama que el pesimista ve dificultades en cada oportunidad mientras el optimista ve oportunidades en cada dificultad. Escoge. 

Tenemos grandes desafíos, que se exponen en cualquier plan de desarrollo nacional. Ellos son: 
La creación de puestos de trabajo y medios de ampliar la infraestructura; 
la transición a una economía sustentable; 
la transformación de los espacios urbanos y rurales; 
mejorar la educación y la formación vocacional; 
proporcionar atención médica de calidad; 
luchar contra la corrupción y mejorar la rendición de cuentas; 
en fin el viaje es incierto, los mapas inseguros pero es la ruta a la transformación y la unión de todas las personas sin prejuicios, discrímenes ni arbitrariedades, incluyendo a los puertorriqueños que viven en el extranjero y en los Estados Unidos. 

Los optimistas hacemos limonada con los limones y vemos el vaso medio lleno. Es una cualidad admirable: la más reciente investigación muestra que el temple de una disposición positiva con una pequeña dosis de realismo es la mejor manera de aumentar la resiliencia y lograr metas. 

El cálculo es la matemática del cambio y el movimiento. Si bien la capacitación en el cálculo es, sin duda, valiosa en la economía, el optimismo, que es la confianza en los cambios y movimientos, es igual de importante en la economía.



Leibniz dijo:

“El ser perfecto, en virtud de su perfección misma, debe crear el mejor de los mundos posibles, por lo cual se entiende aquel mundo que contiene el máximo de realidad, el máximo de esencia. Porque todos los posibles mundos son composibles, es decir compatibles entre si. Hay una infinidad de mundos posibles, compatibles y, entre tantos, necesariamente uno debe contener una materia más rica y mejor organizada."

Hay una idea muy arraigada en Leibniz y que ha sido muchas veces comentada -en general entendida muy mal, superficialmente, decir que el mundo es el mejor de los posibles.

Es posible todo lo que no es francamente e insosteniblemente contradictorio; por ejemplo, un círculo cuadrado es imposible porque justamente hay contradicción entre la circularidad y el cuadrado. Son posibles, diría Leibniz, como posibilidad abstracta, pero no real, no son composibles: es decir, por ejemplo, que aunque existen en la mitología y la literatura (y hubo siglos de gente que juraban que eran reales) no puede haber un organismo que sea mujer y pez, o hombre y caballo... no hay posibilidad real, una posibilidad concreta, y así mismo no hay mundo óptimo, no hay paraiso en la Tierra; sino lo mejor de lo posible, el que tiene mayor grado de perfección posible, tomando la realidad en conjunto como premisa, lo cual es plantear que sea lo más perfecto dentro del conocimiento pleno de que nunca va ser enteramente perfecto.

Por ahora en lo que ensayas ser optimista, 
sonreir ante la adversidad y hasta feliz, 
recomiendo esta tonada (*) pegajosa:
"Happy"

martes, 11 de febrero de 2014

En búsqueda de una filosofía para la crisis económica: postulando el tantum cuántico...

La elección de un ancla depende del tamaño y tipo de su barco, 
y el clima que suele encontrar, 
aunque siempre se debe estar preparado para lo peor, 
la verdadera prueba siempre vendrá en las peores condiciones adversas.
(Consejo de marino)
Tanto (tal) como necesario, o, ya que es necesario, es una traducción libre del principio ignaciano "tantum cuántico". Si la motivación, los medios o las consecuencias no son buenas, la "tantum cuántica" postula que no lo hagas. Como una expresión popular dice: "el fin no justifica el medio". Varios medios pueden emplearse para lograr un objetivo particular, no podemos valorar los medios igualmente. Algunos de los medios pueden ser superiores a otros y algunos otros fáciles y prácticos. Si estamos atrapados por los medios mientras evaluamos una propuesta, entonces podemos perder el objetivo de discernir los medios más adecuados que nos llevarán al cumplimiento de la meta.
Como somos humanos, existen prejuicios y nociones preconcebidas que controlan la selección de los medios para alcanzar la meta. Nosotros podemos sujetarnos a ciertos medios (afinidades, lealtades), que, en lugar de llevarnos a la meta, sólo pueden distraernos y nos distancian de las mejores alternativas, procesos o rutas. Aquí lo más importante es la convicción en cuanto a lo que realmente queremos. Si nos gustaría tener una experiencia de la selva, no nos debemos perder en los detalles de un árbol en particular. Pero si los medios se convierten en la principal preocupación, entonces es una indicación que no damos suficiente importancia a la meta. Puede ser difícil para nosotros elegir lo que significa que no estamos exentos de 'exorbitantes adjuntos', que pueden obligarnos.
San Ignacio de Loyola describe este discernimiento sobre cómo utilizar nuestras facultades hacia nuestras metas mediante el empleo de la actitud de tantum cuántica. "Estamos para usarlos en cuanto [tantum cuántica] que nos llevan a nuestro fin último y deshacernos de ellos en cuanto [tantum cuántica] nos obstaculizan en la búsqueda del fin para el cual fuimos creados".
La vida de San Ignacio se centraba notablemente. 
Los retos de nuestros días son sin duda diferentes a los del siglo XVI; pero son, creo, análogos. El siglo XVI, como la actual, fue una época de rápido y radical cambio cultural. Fue testigo de la subida del humanismo antropocéntrico, el nacimiento del estado secular y la autonomía de lo social y las ciencias físicas.
La característica clave de la espiritualidad ignaciana es que se conoce como una espiritualidad práctica.
En una nota obligada de actualización destacamos que el actual Papa Francisco es por cierto el primer jesuita en ser seleccionado para dirigir la Iglesia Católica y podemos observar, hasta desde lo temprano en sus desempeños, variantes sustanciales en la forma, manera y contenido, digamos, social y humanista de su papado. Es de especial interés su mensaje de apertura, tolerancia a la vez que de clara denuncia de aspectos, vamos, deshumanizantes de la economía global.
El siglo XVI registró experiencias tempranas de la globalización. Fue la gran edad del descubrimiento: preferir antes de la queja, construir. La educación popular estaba en pleno apogeo. Aprovechando el nuevo deseo de aprender, Ignacio rápidamente se dedicó a fundar escuelas, colegios y seminarios. Los esfuerzos educativos de los jesuitas se cuentan entre sus mayores servicios. Desde el momento en que lanzaron su primera escuela en 1548, los jesuitas han creído que una educación de calidad es el mejor camino para vidas significativas de liderazgo y servicio. Han comprendido que las artes liberales, las naturales y las ciencias sociales y las artes escénicas, unido a todas las otras ramas del conocimiento, eran un medio poderoso para desarrollar líderes con el potencial para influenciar y transformar la sociedad.
La educación como un llamado a la excelencia humana: para el máximo desarrollo posible de todas las cualidades humanas. Es un llamado al pensamiento crítico y los estudios, un llamado a desarrollar toda la persona, mente y corazón, intelecto y sentimientos.
La pedagogía ignaciana incorpora cinco elementos claves de la enseñanza: contexto, experiencia, reflexión, acción y evaluación.
Contexto - ¿qué necesita ser conocido sobre medio ambiente, trasfondo, comunidad y potencial?
Experiencia - ¿cuál es la mejor manera de participar en el proceso?
Reflexión - ¿cómo entender el problema o la situación más profundamente? Aquí se utilizan memoria, comprensión, imaginación y sentimientos a captar el significado esencial y valor para descubrir su relación con otras facetas del conocimiento humano y actividad y a apreciar sus implicaciones en la continua búsqueda de la verdad.
Acción - ¿cómo obligar a moverse más allá del conocimiento a la acción? Oportunidades que desafían la imaginación y la voluntad para elegir el mejor posible curso de acción del ejercicio por lo menos deben ser un paso hacia ese objetivo educativo aunque sólo conduce a nuevas experiencias, más reflexiones y acciones consecuentes dentro del área del tema bajo consideración.
Evaluación - ¿cómo evaluar el crecimiento?
Notemos en dicha estructura metodológica la misma relación racional que distingue el Método científico, notemos que el "misticismo" (valor espiritual) se consigna dentro de la lógica racional como fuerza de inspiración e integración a la cosmovisión y no como retranca o muro de contención ante el desarrollo del conocimiento. Es por lo tanto la fe para saber y conocer y en el análisis de los misterios y los problemas del mundo y la humanidad, la fe aplicada y creativa en que se puede inteligentemente concluir racionalmente debates e interrogantes.
El legado de San Ignacio de Loyola se fundamenta en el establecimiento de la Orden de los jesuitas y se ha perpetuado especialmente mediante la función social de dicha orden y su insistencia en crear escuelas y universidades que la vasta mayoría existen al día, tras siglos de existencia, como instituciones educativas destacadas. 
Es igual su legado, presente en su vida y obra, ciertas características claves: 
Discernimiento: Ignacio era un maestro de la vida práctica y el arte de la toma de decisiones. Se distinguió cuidadosamente entre fines y medios, la elección de los medios más adecuados para lograr el fin a la vista. En el uso de los medios que aplica consistentemente el principio al que hemos dedicado este escrito: "tantum quantum ", en cuanto ayude, pero no más. A este respecto enseña la disciplina de la indiferencia, en el sentido de desapego de todo lo que no se ha de buscar por sí misma (lo superfluo o innecesario). 
Adaptabilidad: Ignacio siempre prestó mucha atención a los tiempos, lugares y personas y se encargó de elaborar leyes generales de una manera tal que permitan la flexibilidad en la aplicación. 
El respeto de las capacidades humanas y naturales: Aunque Ignacio se condujo principalmente en los medios espirituales, tuvo en cuenta las capacidades naturales, el aprendizaje, la cultura y las costumbres como dones para el servicio de Dios. Por este motivo, mostró un gran interés en la educación.
Es el principio subyacente del "Tantum Quantum", que lo que puede funcionar es adoptado y evaluado mientras que lo que resulta ineficaz se descarta.
Hobbes y el cuantum tántico.
La naturaleza, según Hobbes, no une y armoniza, sino que divide y se dispersa, para que los individuos se unan colectivamente debe ser no por cualquier relacionalidad inherente, sino sólo por restricción (normas) — como los enlaces de los átomos por las fuerzas en un cuerpo material, los sujetos se entrelazan por la voluntad de la sociedad política. 
Hobbes dice que "cantidad" se refiere a lo que está representado por lo que respondemos: la respuesta a quantum est [cuánto] no es magnitud o cantidad, pero tantum, cómo, como el "cuantum tantum" sugiere, cantidad para Hobbes es un término relacional, lo que quiere decir que la cantidad es siempre definida por las relaciones implicadas.


El análisis cuántico puede ser la clave para resolver algunos de los problemas científicos más difíciles. 
(NASA y Google)

viernes, 3 de enero de 2014

Nota general sobre una controversia que gira sobre una error fundamental de idioma.

Recuerdo una frase de Albert Einstein, 
dijo, que todo debe ser tan simple como puede ser, pero no más simple...


"Cuando la ley es clara y libre de toda ambigüedad, 
la letra de ella no debe ser menospreciada bajo el pretexto de cumplir su espíritu". 
Artículo 14 del Código Civil de Puerto Rico, 31 LPRA sec. 14.

El concepto ‘salarios’ ("wages") en la Ley Federal del Seguro Social, 42 U.S.C.A., sec. 409(a), se define como una remuneración por concepto del empleo, que no esté expresamente excluido por el estatuto: 42 U.S.C.A. Sec. 409(a) indica lo siguiente: "[...] "wages" means remuneration [...] and remuneration paid after 1950 for employment, including the cash value of all remuneration (including benefits) paid in any medium other than cash [...]"


El contrato de trabajo está regido por las leyes laborales estatales y federales, así como por el Código Civil de Puerto Rico. El artículo 20(7) de la Ley 379 del 15 de mayo de 1948, según enmendada, 29 L.P.R.A. §288(7), define el contrato de trabajo. El Artículo 1233 del Código Civil de Puerto Rico, 31 L.P.R.A. §3471, regula la manera en la que las cortes deben interpretar los contratos, incluyendo el contrato de empleo. Éste dispone que las cortes deben hacer cumplir el tenor literal de un contrato escrito a no ser
que las palabras sean contrarias a la intención de las partes. 

sueldo(solĭdus). Remuneración regular asignada por el desempeño de un cargo o servicio profesional.

salario(salarĭum, sal). Paga o remuneración regular.

emolumento(emolumentum, utilidad, retribución). Remuneración adicional que corresponde a un cargo o empleo. 

pensión(pensĭo, -ōnis). Cantidad periódica, temporal o vitalicia, que la seguridad social paga por razón de jubilación, viudedad, orfandad o incapacidad.

retiroSueldo, haber o pensión que perciben los retirados.


El salario (sueldo) es la compensación financiera que recibe un empleado por realizar un compromiso de trabajo, y es parte de un paquete de compensación de los empleados.


Una deducción legal es un ajuste al monto salarial que se extrae y transfiere para cumplimiento de una obligación o responsabilidad legal y legítima, como el caso de las deducciones del ingreso bruto para allegar aportaciones para fines tributarios.


La diferencia entre el salario bruto y el salario neto es que el salario bruto se refiere a la cantidad total que una persona genera antes de hacer las deducciones tales como impuestos. 


Salario neto, por otra parte, se refiere a la cantidad que quede (balance) cuando se realizan todas las deducciones tales como impuestos, es en términos monetarios la cantidad de efectivo (aunque se efectúe mediante cheque, depósito directo u otro mecanismo o instrumento de pago) que un individuo recibe en realidad luego que los ajustes ordinarios, tales como las deducciones legales, se restan; se calcula tomando los ingresos brutos de un individuo y restando las deducciones, etc..


El salario bruto anual se conoce como el sueldo anual del empleado. El salario neto refleja los montos según sean el caso, es un concepto informal, no es usual ni común que se interprete como el sueldo anual del empleado sino en el caso de documentos como las planillas de contribuciones sobre ingresos en las que se especifica que dichas cantidades son el, por ejemplo, ingreso ajustado.


Cuando se dice o informa que un ciudadano se gana XX cantidad de sueldo, se refiere la expresión al salario bruto. En el argot de administración se le conoce al ingreso neto como "take home pay", no resulta ser el estándar para identificar el nivel salarial o el sueldo anual.


Controversia: Se ha alegado que un cambio en el esquema de deducciones al plan de retiro de la judicatura es inconstitucional, a ver:



ARTICULO V. DEL PODER JUDICIAL

Sección 10. Retiro de los jueces.
La Asamblea Legislativa establecerá un sistema de retiro para los jueces, retiro que será obligatorio cuando hubieren cumplido setenta años de edad.

ARTICULO VI. DISPOSICIONES GENERALES
Sección 10. Compensación adicional por servicios; prórroga del término o disminución de sueldo de funcionario público; sueldo por más de un cargo.
Ninguna ley concederá compensación adicional a un funcionario, empleado, agente o contratista por servicios al gobierno, después que los servicios hayan sido prestados o después que se haya formalizado el contrato. Ninguna ley prorrogará el término de un funcionario público ni disminuirá su sueldo o emolumentos después de su elección o nombramiento. Ninguna persona podrá recibir sueldo por más de un cargo o empleo en el gobierno de Puerto Rico.


Falacia de la alegación de la supuesta inconstitucionalidad radica en un error fundamental de mala interpretación del lenguaje implicado ya que la deducción no es, en el caso que se propone, una rebaja del sueldo anual, léase ingreso bruto. sino un ajuste en el esquema legítimo de las deducciones legales que donde se refleja es en el ingreso neto. Un cambio en lo que se conoce como el "sacrificio salarial" y que se refiere a la deducción como una transferencia prospectiva del activo, dicho activo no se pierde, ni se gasta, ni se consume, todo lo contrario, se invierte, hasta que se convierte en parte del plan de anualidades una vez el ciudadano se jubila.

Si el ajuste a las deducciones al sistema de retiros de los jueces no se interpreta como una rebaja del sueldo anual o ingreso bruto, y por ser una deducción legal constituye solamente una transferencia de una parte del activo no podemos concluir que las disposiciones constitucionales se hayan violentado.

Sería equivalente dicha equivocación a alegar que un plan de ahorros (una forma de inversión "para el futuro" como lo es el concepto de plan de retiro), mediante el cual se deduzca del salario una partida para efecto de ahorros del empleado (similar ejercicio), igualmente fuese una pérdida de dinero lo cual raya tal vez en el absurdo total. 

En todo caso si se establece que la deducción no es parte del ingreso bruto se convierte en una anomalía de contabilidad, una cifra fantasma para efectos reales.

Anotaciones:

1.- Veamos que para efectos del IRS (Internal Revenue Service del gobierno federal) contribuciones de un empleador a un plan de jubilación calificado no se incluyen como los ingresos para efectos contributivos.
http://www.irs.gov/pub/irs-pdf/p721.pdf

2. El ingreso bruto (que se conoce como el sueldo anual) es el ingreso total antes de deducir impuestos. El ingreso bruto es todo el dinero obtenido legalmente mediante contrato legítimo de trabajo en un año sumado para llegar a un total anual. Esto incluye los dividendos, intereses, reintegros, la pensión alimenticia y deducciones legales que se hayan sustraido.

3. Los planes de jubilación (retiro). Contribuciones mensuales se descuentan del sueldo para proporcionar una parte del costo de estos beneficios de acuerdo al programa y sus características. El importe pagado en el programa está disponible a la jubilación en los pagos anualizados, son ingresos transferidos al programa de retiro cuya vigencia (entrega al beneficiario/retirado) es posdatada de acuerdo a la fecha de jubilación. La cantidad exacta de deducciones de retiro retenidas de la remuneración básica está establecido por la ley. Observe que estas deducciones son exentas del impuesto sobre ingresos. Al referirse al ingreso bruto (sueldo anual) dicha suma incluye las deducciones realizadas para el programa de retiro, es decir que las cantidades deducidas son parte integral del sueldo ya que sino fuesen cantidades fantasmas para efectos de la contabilidad.

Favor ver anotaciones adicionales en la subsiguiente sección de Comentarios, gracias. ROF (.08.01.14)

jueves, 21 de noviembre de 2013

Wittgenstein visita la Laguna Grande en Las Croabas...un relato de otoño caribeño (ficción)


Esperamos el anochecer tras encontrarnos con los dos croabeños que nos aguardaban al lado de su yola. Luego de los saludos remamos hasta el centro de la bahía, mientras esperábamos aproveché para preguntarle al alemán sobre la propuesta de llegar a la verdad del misterio sin contar con sendos estudios y solo recuentos de hechos.


Dijo: "El mundo es todo. El mundo es la totalidad de los hechos, no solo de las cosas y las expresiones. El mundo está determinado por los hechos, todos los hechos. La totalidad de los hechos determina tanto lo que es el caso, y también todo lo que no es el caso que nos puede interesar. Los hechos en el espacio lógico son el mundo. El mundo se divide en hechos. Cualquiera puede ser el caso, o no ser el caso, y todo lo demás permanece igual.

¿Cuál es el caso que nos ocupa...??? ¿Las teorías, las excusas y explicaciones, los documentos que reflejan procesos burocráticos y reglamentos, o los hechos que han acontecido y acontecen...???

El hecho, la existencia de los hechos. Un hecho es una combinación de objetos (entidades, cosas). Es esencialmente una cosa o un acto que puede ser parte integrante de un hecho posterior. En la lógica nada es accidental: si una cosa puede ocurrir en un hecho, la posibilidad del hecho debe estar ya prejuzgado en el asunto. 

(Una entidad lógica no puede ser meramente posible. Es fruto, la lógica, de todas las posibilidades reales, y todas las posibilidades son hechos no meras suposiciones.)

Del mismo modo que no podemos pensar en los objetos espaciales en absolutos sin contornos ni imágenes sin dimensiones, aparte del espacio ni fuera del tiempo, no podemos pensar en un objeto aparte de la posibilidad de su relación con otras cosas. Si puedo pensar en un objeto en el contexto de un hecho, no puedo pensar en ello aparte de la posibilidad del contexto. Valga por tanto la prioridad del contexto y las circunstancias en conformar el hecho, por lo tanto presupone la posiblidad de entender el hecho.

En el hecho, objetos dependen unos de otros, como los eslabones de una cadena. En el hecho, los objetos se combinan de una manera definida aunque desconozcamos dichas definiciones y relaciones de causas y efectos. La manera en que los objetos se mantienen unidos (o separados) en el hecho es la estructura racional del hecho. La forma es la posibilidad de la estructura. La estructura del hecho consiste en las estructuras de los hechos atómicos, esos hechos particulares indivisibles, originarios e iniciales... La totalidad de los hechos existentes es el mundo. La totalidad de los hechos existentes también determina que no existen otros hechos. La existencia y la no existencia de los hechos es la realidad. Como lo entendemos y expresamos es mediante el lenguaje, mediante la proposición que ofrecemos de nuestra realidad.



En la proposición el pensamiento se expresa perceptiblemente por los sentidos. Nosotros usamos el signo sensiblemente perceptible (signo sonoro o escrito, etc.) de la proposición como una proyección del posible estado de cosas. El método de proyección es el pensamiento del sentido de la proposición: el signo por el que expresamos la idea. Y la proposición es el signo proposicional en su relación con el mundo. Para la proposición pertenece todo lo que pertenece a la proyección, pero no lo que se proyecta. Por lo tanto, es la posibilidad de lo que se proyecta. En la propuesta, por lo tanto, su sentido no es todavía contenida, pero la posibilidad de expresarlo. ("El contenido de la proposición" significa el contenido de la proposición significativa.) En la proposición está contenida la forma de su sentido, pero no su contenido . El signo proposicional consiste en el hecho de que sus elementos, las palabras, se combinen en ella de una manera definida. El signo proposicional es un hecho. La proposición no es una mezcla aforma e inconexa de palabras (tal como el tema musical no es una mezcla de tonos). La proposición es elocuente.

Una proposición sólo puede decir cómo es una cosa, no lo que es. El postulado de la posibilidad de los signos simples es el postulado de la determinabilidad del sentido. Una proposición sobre un complejo está en relación interna a la proposición sobre sus partes constituyentes. Un complejo sólo puede ser dado por su descripción, y esto será ya sea para bien o para mal. La proposición en la que se habla de un complejo, si este no existe, no se vuelve sin sentido, sino simplemente falsa. Que un elemento proposicional significa un complejo puede ser visto a partir de una indeterminación en las proposiciones en las que se produce. Sabemos que todo lo que aún no está determinado por esta proposición. (La notación para la generalidad contiene un prototipo.) La combinación de los símbolos de un complejo en un símbolo simple puede ser expresado por una definición. Hay uno y sólo un análisis completo de la proposición. La proposición expresa lo que expresa de una manera definida y claramente determinable. La proposición es elocuente.

Una expresión es presentada por una variable, cuyos valores son las proposiciones que contengan la expresión. (En el caso límite de las variables se convierten en constantes, la expresión de una proposición.) Una expresión sólo tiene sentido en una proposición. Cada variable puede ser concebida como una variable proposicional.



La determinación de los valores es la variable. La determinación de los valores de la variable se realiza mediante la indicación de las proposiciones cuya marca es la variable común. La determinación es una descripción de estas proposiciones. La determinación se ocupará únicamente de los símbolos, no con su significado. Y sólo esto es esencial para la determinación, que es sólo una descripción de los símbolos y no afirma nada acerca de lo que simboliza. La manera en la que se describen las proposiciones no es esencial. Concibo la propuesta en función de las expresiones contenidas. El signo es la parte del símbolo perceptible por los sentidos .

Para reconocer el símbolo en el signo debemos tener en cuenta el uso significativo. El signo determina una forma lógica única, junto con su aplicación lógica sintáctica. Si un signo no es necesario, entonces no tiene sentido. Ese es el significado de la navaja de Occam. (Si todo en el simbolismo funciona como si un signo tiene significado, entonces tiene sentido.)

Una proposición posee características esenciales y accidentales. Accidentales son las características que se deben a un modo particular de producción del signo proposicional. Esenciales son aquellas que sólo permiten la proposición expresar su sentido.

La totalidad de las proposiciones es el lenguaje. La mayoría de las proposiciones y preguntas no son falsas, pero (sino que) carecen de sentido. No podemos, por tanto, responder a las preguntas de este tipo en absoluto, sino sólo indicar su falta de sentido. Propone implica escoger la pregunta adecuada, encontrar el sentido justo de la cuestión.

El hombre posee la capacidad de construcción de idiomas, en el que todos los sentidos se pueden expresar, sin tener una idea de cómo y qué significa cada palabra - al igual que se habla sin saber cómo se producen los sonidos individuales. La proposición es una imagen de la realidad. La propuesta es un modelo de la realidad. A primera vista, la proposición - tal y como está impreso en papel, por ejemplo - no parece ser una imagen de la realidad que se trata. Pero ni, tampoco, la partitura parece a primera vista ser una pieza musical, ni nuestra escritura fonética (letras) parecen ser una imagen de nuestro lenguaje hablado. Y sin embargo, estos simbolismos llegan a ser imágenes, incluso en el sentido ordinario de la palabra, de lo que representan. Es obvio que percibimos una proposición de la forma como una imagen. Aquí el signo es, obviamente, una semejanza del significado.


El disco, el pensamiento musical, la partitura, las ondas de sonido, todos dependen el uno del otro en esa relación interna pictórica y expresiva que tienen entre el lenguaje y el mundo. Para todos ellos la estructura lógica es común. Es el hecho de que hay una regla general por la que el músico es capaz de leer la sinfonía de la partitura, y que hay una regla por la que se podría reconstruir la sinfonía de la línea del registro musical, y a partir de esto de nuevo - mediante la regla - construir el sonido, aquí reside la similitud interna entre estas cosas que a primera vista parecen ser totalmente diferentes. Y la regla es la ley de la proyección de la sinfonía en el idioma de la banda sonora. Es la regla de la traducción de ese lenguaje en la partitura. Es la posibilidad de que todos los símiles, todas las imágenes de nuestra lengua, se basan en la lógica de la representación.

Esto lo vemos en el hecho de que comprendemos el sentido del signo proposicional. La proposición es una imagen de la realidad, por el estado de cosas presentado por ella entiendo la proposición. Y entiendo la proposición, sin que su sentido haya sido explicado. La proposición muestra su sentido. La propuesta muestra cómo están las cosas, si es verdad. Y dice, qué hacer aunque desconozca porqué ni cómo. Un ejemplo claro es el fuego, sin conocer sus razones ni explicaciones al percibir la imagen conocemos el sentido, quema, esto ha sido ha sido claro desde la prehistoria cuando los primeros seres humanos (y animales) se topan con el fuego.

¿Cuán importante es saber, en el caso de la Laguna Grande, conocer las razones que justifican y explican la luminiscencia para poder entender el momento por el cual atraviesa el fenómeno y los hechos asociados a su existencia como bahía luminiscente..???

Una proposición es la descripción de un hecho. A medida que la descripción de un objeto lo describe por sus propiedades externas, hasta insospechadamente, describe la realidad de sus propiedades internas. Como hemos planteado en el ejemplo del fuego. La proposición construye un mundo con la ayuda de un andamiaje lógico, por lo que realmente se puede ver en la propuesta de todas las funciones lógicas que posee la realidad si es verdad. Uno puede sacar conclusiones incluso de una proposición falsa. Volviendo al ejemplo de fuego de que es el aliento de un dragón o una obra de un dios iracundo o un mago invisible, comoquiera quema.

Entender una proposición significa saber lo que es el caso, si es verdad. (Por lo tanto, se puede entender sin saber si es cierto o no.) Se entiende hasta si uno no entiendes todas sus partes constituyentes. La traducción de un idioma a otro no es un proceso de traducción de cada proposición de la primera en una propuesta de la otra, sino sólo las partes constituyentes de las proposiciones que se traducen.

El significado de los signos simples (las palabras) se deben explicar, si vamos a entender. Por medio de las proposiciones nos explicamos a nosotros mismos. Es esencial que puedan comunicarse nuevos sentidos. La proposición nos comunica un estado de cosas, por lo tanto, debe estar esencialmente relacionada con el estado de cosas. Y la conexión es, de hecho, su imagen lógica. La proposición sólo afirma algo, en la medida en que es una imagen válida.

Un nombre es sinónimo de una cosa, y otro para otra cosa, y están conectados entre sí. Y así todo, como un cuadro viviente, presenta el hecho. La posibilidad de proposiciones se basa en el principio de la representación de objetos por signos. Mi idea fundamental es que las "constantes lógicas" de los hechos no se pueden representar. La proposición es una imagen de la situación sólo en la medida en que es lógicamente articulada. En la proposición deben ser narradas exactamente tantas cosas distinguibles que hay en el estado de cosas, que se representa. Deben poseer la misma multiplicidad lógica (matemática).


La realidad es comparada con la proposición. Las proposiciones pueden ser verdaderas o falsas sólo por la manera que sean imágenes de la realidad. Si no se observa que las proposiciones tienen un sentido independiente de los hechos, uno puede creer fácilmente que lo verdadero y lo falso son dos relaciones entre los signos y las cosas significadas con igualdad de derechos.

Un ejemplo para explicar el concepto de la verdad. Un punto negro en papel blanco, la forma de la mancha puede describirse diciendo de cada punto del plano si es blanco o negro. Pero para ser capaz de decir que un punto es negro o blanco, tengo que saber primero en qué condiciones un punto se denomina blanco o negro. El punto en el que el símil se rompe es este: podemos indicar un punto en el papel, sin saber lo que son blanco y negro, pero una proposición sin sentido no corresponde a nada en absoluto, ya que significa que no hay cosa (valor de verdad), cuyo propiedades se denominan "falso" o "cierto". Cada propuesta debe tener ya un sentido, la afirmación no puede darle un sentido, por lo que afirma es el propio sentido. Y lo mismo con la negación, etc.

Una propuesta presenta la existencia y la no existencia de los hechos. La totalidad de las proposiciones verdaderas es la ciencia. El objeto de la filosofía es la aclaración lógica de los pensamientos. Filosofía no es una teoría, sino una actividad (un verbo, una aproximación inquisitiva, una interrogante siempre implica acciones de responder). Una obra filosófica consiste esencialmente en elucidaciones. El resultado de la filosofía no es una serie de "proposiciones" , sino hacer propuestas claras. La filosofía debe aclarar y delimitar drásticamente los pensamientos que de otro modo son, por así decirlo, opacos, inciertos, difusos y borrosos. La psicología no está más cerca de la filosofía, que cualquier otra ciencia natural. La teoría del conocimiento es la filosofía de la psicología.

La filosofía limita el ámbito disputable de la ciencia. Se debe limitar lo pensable y lo impensable, y debe limitar lo impensable dentro y a través de lo pensable. Todo lo que se puede pensar, se puede pensar con claridad. Todo lo que se puede decir se puede (debe) decir con claridad. Las proposiciones muestran la forma lógica de la realidad. La exhiben, la muestran, la comunican.



Ahora entendemos nuestra sensación de que estamos en posesión de la concepción lógica, claro, si todo está bien en nuestro simbolismo. Se puede hablar, en cierto modo de las propiedades formales de los objetos y hechos, o de las propiedades de la estructura de los hechos, y en el mismo sentido de las relaciones y las relaciones de las estructuras formales. La existencia de una propiedad interna de un posible estado de cosas no es expresado por una proposición, sino que se expresa en la proposición que presenta ese estado de cosas, por una propiedad interna de esa proposición. Sería tan absurdo atribuir una propiedad formal de una propuesta para negarla.

En el sentido en el que hablamos de las propiedades formales, podemos hablar también de conceptos formales. Conceptos formales no pueden, como conceptos propios, ser presentados por una función. Por sus características, las propiedades formales, no son expresadas por las funciones. La expresión de una propiedad formal es una característica de ciertos símbolos.

El signo significa que las características de un concepto formal es, por lo tanto , un rasgo característico de todos los símbolos , cuyos significados caer bajo el concepto.

Por tanto, la expresión del concepto formal es una variable en el que sólo este rasgo característico es constante. Para todas las variables presenta una forma constante, que poseen todos sus valores, y que pueden ser concebidos como una propiedad formal de estos valores. Dondequiera que se utiliza de otra manera, es decir, como un concepto de la palabra, surgen pseudoproposiciones sin sentido.

Conceptos formales se representan en el simbolismo lógico por variables, no por funciones . El concepto formal ya está dado con un objeto. No se puede, por lo tanto, introducir objetos que caen bajo un concepto formal y el concepto formal como ideas primitivas. No se puede, por lo tanto, por ejemplo, introducir el concepto de función y funciones especiales como las ideas primitivas, o el concepto de número y los números definitivos. La pregunta sobre la existencia de un concepto formal no tiene sentido. Ninguna proposición puede responder a esa pregunta.

El sentido de una proposición es su acuerdo o desacuerdo con las posibilidades de la existencia o la no existencia de los hechos. La proposición más simple, la proposición elemental, afirma la existencia de un hecho.

Uno no puede distinguir formas entre sí diciendo que uno tiene esta propiedad, pero el otro tiene otra, porque esto supone que hay un sentido en la afirmación de una de las propiedades de una u otra forma. Aquí desaparece la cuestión disputada.

El sentido de una proposición es su acuerdo o desacuerdo con las posibilidades de la existencia y la no existencia de los hechos. La proposición más simple, la proposición elemental, afirma la existencia de un hecho.

Es obvio que en el análisis de las proposiciones debemos llegar a proposiciones elementales, que consisten en nombres en combinación inmediata.

La pregunta que surge es ¿cómo llegamos a la conexión proposicional...???


Incluso siendo el mundo infinitamente complejo, de modo que cada hecho se compone de un número infinito de hechos, y cada hecho se compone de un número infinito de objetos. La especificación de todas las proposiciones verdaderas primarias describe el mundo completamente. El mundo está completamente descrito por la especificación de todas las proposiciones elementales: cuáles son verdaderas, y cuáles falsas.

Es posible que existan todas las combinaciones de los hechos, y otros que no existen. Estas combinaciones corresponden al mismo número de posibilidades de la verdad y la falsedad de proposiciones elementales. La verdad, las posibilidades de las proposiciones elementales, significan las posibilidades de la existencia y la no existencia de los hechos.


Parece probable, incluso a primera vista, que la introducción de las proposiciones elementales es fundamental para la comprensión de los otros tipos de proposiciones.

De hecho, la comprensión de las proposiciones generales depende de las proposiciones elementales.

(Volvemos a hacer referencia a las implicaciones de la navaja de Ocaam: existiendo varios teoremas sobre un hecho, la verdad suele ser representada en el teorema más simple.)

Los grupos de las condiciones que pertenecen a la verdad, las posibilidades de una serie de proposiciones elementales pueden ser ordenadas en una serie dialéctica. Entre los posibles grupos de condiciones de verdad hay dos casos extremos: En el primer caso, la proposición es verdadera para todas las posibilidades de las proposiciones elementales. Decimos que las condiciones de verdad son tautológicas. En el segundo caso, la proposición es falsa para todas las posibilidades. Las condiciones son contradictorias.
En el primer caso llamamos a la proposición una tautología, en el segundo caso una contradicción.

La proposición es la que revela la verdad que buscamos, la tautología y la contradicción no dicen nada. La tautología es incondicionalmente verdadera, y la contradicción, admisiblemente, nunca cierta: ambas, la tautología y la contradicción existen sin sentido, y sólo tienen validez y valor ulterior en el contexto de una proposición.

Las cosas más importantes están ocultas debido a su simplicidad, cercanía y familiaridad. Tanto en el misterio de esta laguna como en todo en la vida y el mundo, si sabemos la pregunta, si podemos formular la interrogante, sabemos la respuesta aunque desconfiemos de su simpleza y claridad.

Está claro que en la descripción de la forma más general de la proposición sólo lo que es esencial es lo que se puede describir, de lo contrario no sería la forma más general. Que hay una forma general se demuestra por el hecho de que no puede haber una otra proposición cuya forma no se podría haber previsto (es decir construido). La forma general de la proposición es la siguiente: Tal y tal, los hechos, son el caso..."

La voz pausada, perfectamente entendible hasta con el acento indiscutible daba por terminada su oferta, en eso empezaban a brillar tímidamente los primeros destellos luminiscentes contra la yola.

Luego de regreso a la orilla le pregunté a Pechú (uno de los croabeños al que conozco desde mis años escolares): "¿qué te pareció lo que nos dijo el alemán...???"

Tras una breve pausa dijo: "...'Toy de acuerdo.., es como decía mi abuelo, si parece mierda, y apesta, no tienes que haber visto el culo para saber que es mierda..."




NotaEd: 
El arte que ilustra es de René Magritte, los paisajes son fotos de Las Croabas, Fajardo. 
Ludwig Wittgenstein tuvo un papel central, aunque controvertido, en la filosofía analítica del siglo 20. Él sigue influyendo en el pensamiento filosófico actual en temas tan diversos como la lógica y el lenguaje, la percepción y la intención, la ética y la religión, la estética y la cultura. Hay dos etapas comúnmente reconocidos de Wittgenstein de pensamiento- la temprana y la tarde. El primer Wittgenstein se resume en su Tractatus Logico-Philosophicus. Al mostrar la aplicación de la lógica moderna de la metafísica, a través del lenguaje, proporcionó nuevos conocimientos sobre las relaciones entre el mundo, el pensamiento y el lenguaje, y por lo tanto sobre la naturaleza de la filosofía. Es el último Wittgenstein, en su mayoría reconocido en las Investigaciones filosóficas, que dio el paso más revolucionario en la crítica de toda la filosofía tradicional. (Stanford Encyclopedia of Philosophy)
"Nuestra vida es como un sueño. Pero en las mejores horas nos despertamos lo suficiente como para darnos cuenta de que estamos soñando. La mayor parte del tiempo, sin embargo, estamos profundamente dormidos." (Wittgenstein)
"Nada es tan difícil como no engañarse."(Wittgenstein)
René Magritte fue uno de los pintores surrealistas más conocidos y famosos de todos los tiempos, sin embargo, no fue sino hasta cumplidos unos 50 años, cuando finalmente fue capaz de llegar a algún tipo de fama y reconocimiento por su trabajo. Fue extremadamente influyente en la transformación del surrealismo, en un movimiento de arte pop. Gran parte de la obra creada por René Magritte, toma lo cotidiano, los objetos normales, y reorganiza los datos y ubicaciones, y obliga al espectador a tomar una mirada más profunda a lo que estaba delante de ellos, y lo que la imagen realmente representaba.
"Si el sueño es una traducción de despertarse, la vida es también una traducción del sueño." (Magritte)
- ROF/pachi.