lunes, 26 de marzo de 2012

Ecobarrios y ecociudad: exhortación de un temario necesario para San Juan, Santurce y Río Piedras...


Superado el momento de suspenso espero que de inmediato se pase al debate urgente: el concepto metropolitano sustentable. No se trata de cultos a personalidades ni guerras de egos...

Las nociones del desarrollo sostenible y de la ciudad sostenible son parte del trabajo crítico que el momento actual exige. Sin embargo este tema es a menudo fragmentado y el desarrollo sigue siendo propuesto y producto del antojo de sectores "corporativos" que si acaso en ocasiones intentan teñir de tonos verdes sus propuestas atropellantes al ambiente y que marginan a comunidades desventajadas económicamente. Esos dos aspectos pueden encubrir las transversalidades críticas que mienten dentro de los asuntos del desarrollo y de la ciudad.


Es apropiado adoptar un acercamiento reflexivo que examine lo teórico, lo empírico y los razonamientos científicos de estos términos y a base de estos planteamientos debatir los objetivos y las prioridades. Por lo tanto, quisiéramos ver en los planteamientos todas las disciplinas científicas implicadas en estos temas, una representación en coherencia pero también respetando las diferencias, lo práctico, lo epistemológico, y lo directamente testimonial de las comunidades. Para alcanzar este debate precisamos que no sean ni exclusivas ni exhaustivas las agendas, las conversaciones y los foros, sino un marco que pueda ayudar a situar su acercamiento.


Se trata de unir en una misma visión tanto el ecobarrio como la ecociudad.

El consenso sugiero es cada vez mayor en los ámbitos académicos, profesionales e institucionales, se trata de: la mezcla de usos de espacios, la movilidad sostenible, la vitalidad del espacio público, la aplicación eficiente de las energías renovables, la gestión de la demanda de agua, la consideración de los residuos como recursos, la inserción urbana de la biodiversidad y de los ciclos naturales, la cohesión y la justicia social, la atención prioritaria a las cuestiones de género y generación, la salud democrática y la participación ciudadana son cada vez más los ingredientes ineludibles frente a las maniobras cuyo único objetivo es decorar de verde la maquinaria de la explotación inmobiliaria.


La idea de ecociudad aparece no como una modalidad de intervención, sino como una meta, como un objetivo de transformación del tejido urbano, en coherencia con esta perspectiva los ecobarrios no son piezas intercambiables o desechables de máquinas y maquetas urbanas, sino las unidades básicas de esa red fundamental de la ecociudad.

La ecociudad es una meta viva, un conjunto de objetivos interdependientes y en continua retroalimentación de la evaluación colectiva de los resultados, es la ecociudad como proceso hacia dicha meta. Desde esta perspectiva, la idea de ecobarrio no es un modelo prefijado ni una etiqueta sino un programa de transformación de los barrios realmente existentes basado en sus realidades, potencialidades y cultura de comunidad.



Favor ver:
A San Juan ha llegado el... Guacabó... (con addendum del 30.09.10)
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2010/09/san-juan-ha-llegado-el-guacabo.html

La avaricia y el imperio expropiado de Donald Trump.
http://losretosdigitales.blogspot.com/2011/07/lavaricia-y-el-imperio-expropiado-de.html



La foto que precede es una toma aérea del área metropolitana de San Juan...

¿De qué se trata...???


Se trata de recomponer la ciudad en clave de Sol...

Mientras que el diseño de ecociudades ha sido tema de la ciencia ficción por décadas, hacer realmente tal realidad es un fenómeno más reciente, que proviene del imperativo moral.


Para que una ecociudad viva, debe capturar los corazones y las mentes de todos los niveles de gobierno, empresas y los residentes, si no, el propósito y la función de la infraestructura de la ciudad no serán utilizadas completamente ni serán mantenidas correctamente.


Es importante realizar que una ciudad no es simplemente una colección estática de edificios y de caminos, consiste de un espacio vivo orgánico, dinámico y de desarrollo en el cual la gente se adapta o modifica a la vez que dichos espacios se adaptan o modifican.

Si tales adaptaciones o modificaciones no son consistentes y armónicas con el diseño ecológico y la realidad ambiental, la ecociudad es destinada a fracasar ya que su realidad depende de superar la imaginería y convertirse en una realidad cotidiana normal.


El problema de la vivienda está a la deriva y es una realidad altamente visible, los ricos se hacen más ricos, los pobres, más pobres, y el centro (estratas medias) rápidamente se convierte(n) en los nuevos pobres. Vivienda es la necesidad costosa que los pobres no pueden solucionar solos, y, por supuesto, se exacerba en ciudades como San Juan. Arrendatarios de rentas bajas (30 por ciento promediable del universo) hacen frente a una escasez de alternativas. Pero no solamente es un problema de arrendatarios. El sistema actual se polariza negativamente contra la adquisición de viviendas (nuevos hogares), evolucionar de arrendatarios a dueños es difícil, demasiado difícil. Hay cuestiones de energía. Hay cuestiones de valores. La justicia social es la misión fundamental de la reorganización ambiental, pero requiere un cambio radical de objetivos de nuevos proyectos, una nueva mirada orientada por una filosofía totalmente diferente.


La gente que lucha atrapada por la pobreza responde al espacio saludable y a la consolidación silenciosa de la paz residencial tanto como cualquier otro sector social. Quizás más.

En asuntos de política ambiental, hemos vivido la decepción demasiado a menudo tanto en la macroescala de comunidades como del Caño como en la microescala de expropiaciones de viviendas para dar paso a proyectos privados.

¿No es un error ofrecer solamente soluciones individuales a problemas comunitarios y sociales - como si el "nosotros y nosotras" fuese irrelevante y que no debe desempeñar un rol como criterio prioritario?

¿No es un error visualizar esos grandes espacios urbanos en estado de abandono, edificios vacíos y predios estériles solamente desde el prisma de iniciativas de capital privado y potencial de ganancias comerciales?

¿No es un error el considerar como desarrollo y obras solamente propuestas diseñadas para los sectores afluentes mientras seguimos marginando vastos sectores sociales?

Los problemas arraigados en los comportamientos de miles y hasta millones de personas se deben tratar en su justa escala de miles y millones.

Lo que llamamos la naturaleza es siempre una red de mosaicos interrelacionados -microclimas y habitats. No se trata de un solo sistema sino muchos, trabajando en una sinergia salvaje. Y esta visión es aplicable a nuestros paisajes humanos también.

La justicia, dijo el poeta William Stafford, nos tomará millones de movimientos intrincados. Una palabra, un paso, un gesto, y canalizar el diálogo hacia la creación de los ecobarrios necesarios en vías de aglomerar la ecociudad.

Estos son los debates que necesitamos urgentemente.



Favor ver referente a la crisis del mercado de viviendas en Puerto Rico:

Yo tengo ya la casita: el fracaso de la torre de Babel de la construcción de viviendas.
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2010/03/yo-tengo-ya-la-casita-el-fracaso-de-la.html


Yo tengo ya la casita- actualización y corroboración de tesis.
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2011/02/yo-tengo-ya-la-casita-actualizacion-y.html


¿Se hunde la industria de viviendas en Puerto Rico? perspectivas diferentes e impresiones en contraste...
http://ortizfeliciano.blogspot.com/2011/07/se-hunde-la-industria-de-viviendas-en.html



Favor ver:
Para muestra de una propuesta de desarrollo sustentable, visiones de lo ecourbano...
http://losretosdigitales.blogspot.com/2012/03/para-muestra-de-una-propuesta-de.html


posdata.- de obras, sobras, zozobras y maniobras...


El área metropolitana de San Juan visto desde el espacio parece una mancha de cemento y contaminación... ¿es esta la obra de la que hay quienes se enorgullecen...?
El Viejo San Juan amenazada la comunidad tradicional y abandonados los comercios mientras siguen construyendo para los ricos...
Santurce, la avenida Fernández Juncos es una zona de desastres urbanos y los barrios y barriadas olvidados...
Río Piedras, riopedrenses amenazados de ser desplazados, Cupey-Caimito una frontera perdida...
Puerto Nuevo al garete, comunidades del Caño traicionados....

....ahhh pero hay un campo de golf municipal...

6 comentarios:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

"Le voy a enviar un abultado catálogo de las obras de San Juan contra las que ella tendrá de competir para que sepa todo lo que se está haciendo en San Juan." - Jorge Santini"
A ver: desplazamiento de las comunidades de sanjuaneros tradicionales;
desatención a los comerciantes del Viejo San Juan, Calle Loíza y Río Piedras;
el desierto urbano de la avenida Fernández Junos;
ultraje y desplazamiento del pueblo riopedrense;
lo decrépito de Puerto Nuevo;
y Cupey ¿es parte de San Juan..???
Jummmm.... durante la incumbencia de Santini "durante los pasados 10 años, confirmó ..la Oficina del Censo de Estados Unidos al publicar los números finales del Censo de 2010. La reducción más grande entre los principales municipios la tuvo San Juan, con una pérdida de 39,048 habitantes..."(Primerahora)

de obras, sobras, zozobras y maniobras... edificios abandonados, ruinas, locales cerrados y en desuso, predios baldíos... dijo...

"En la actualidad, tanto Santurce como Río Piedras son dos sectores de San Juan que sufren un estado de deterioro y decadencia. Durante años el gobierno estatal y municipal ha propuesto innumerables planes y programas para la rehabilitación integral de dichos centros urbanos, pero, los mismos no han sido efectivos. Como consecuencia estos sectores tienen un inventario considerable de estructuras desocupadas y abandonadas."
- coalicion artistas de puerto rico
http://coapr.org/profiles/blogs/el-desarrollo-de-santurce-como

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Vamos sin apasionamientos sectaristas, hablando de a verdura, sin cultos a personalidades ni egotripeos de un lao' u otro, vamos hablando a verdura, todo Puerto Rico especialmente los sanjuaneros, los cangrejeros de Santurce y los ríopedrenses si quieren oír hablar de obras, de realidades, de propuestas que le resuelvan, de lo que hay de verdad en las calles y avenidas, de comunidades , barrios y barriadas, de lo que le importa a la gente, vamos de caminar a pie en la ciudad, de esperar la guagua, de buscar trabajo, de buscar una casa, de sentirse seguros o inseguros, de los tiroteos y los inocentes muertos y heridos, vamos candidatos dejen de estar hablando mierda y retratándose y empiecen a hablar lo que la gente quiere saber u escuchar, 'ta de bueno de publicidad, de jingles, vamos a hablar de verdura es la que hay...

Carlos Alberto Velázquez López dijo...

Honestamente no leo muchos blogs, pero le tengo que felicitar por su escrito sobre las Ecociudades, ecobarrios y ecourbanismo. Buenisimo.

en espera de alternativas: el pueblo de Río Piedras dijo...

En ocasiones una noticia trágica tiene la capacidad de servir de chispa ante una situación profunda y prolongada de crisis. Ocurrió con la muerte de David Sanes en el proceso de Vieques, tal vez ocurra con el reciente episodio de una violación extremadamente violenta de una mujer en un edificio abandonado propiedad del gobierno en Río Piedras pero depende de que el temario subyacente se active mediante reclamos enérgicos y una narrativa agresiva de exigir los cambios necesarios.
De eso se trata, de oponer a las narrativas existentes, visiones alternativas. El evento trágico es metáfora violenta tanto de la inercia como del proceso de desplazamiento urbano que ha impuesto el gobierno capitalino en el pueblo de Río Piedras.
La inercia como destructor del tejido urbano.
Una de las constantes al pensar en el Río Piedras del 2012 es la idea de cambio (de paradigma, de enfoque, de pensamiento...). La situación en la que nos encontramos, que pese a lo que digan muchos no es coyuntural (ojalá lo fuera) sino estructural, nos obliga a seguir incidiendo en esa idea, en la necesidad de cambio. Los materiales que componen la fibra social de Río Piedras son tóxicos y exigen por justicia un trato desde distintos enfoques, a nivel práctico y teórico, de ámbitos en los que una transformación es no sólo necesaria, sino urgente. Las nuevas maneras de concebir los planes de infraestructuras o gestionar el problema de los residuos tanto materiales como humanos hacen hincapié en aspectos prácticos para afrontar el cambio. Así pues nos encontramos con la teoría de las necesidades de desarrollo a escala humana. No se trata de artificialmente esbozar planos de espacios sino de integrar los replanteamientos de los espacios en funciones con la comunidad residente y visitante.
Las necesidades ante las que nos encontramos son provocadas fundamentalmente por la insostenibilidad del modelo al que han sometido a Río Piedras que opera al unísono de manera contraproducente con la desatención masiva de los problemas cotidianos. Los cambios necesarios no son producto de la propuesta enajenada de un conceptualista adistanciado (e inmune) a la realidad riopedrense sino nuestras necesidades como sociedad y las salidas viables para la situación, pero no se produce porque está siendo sustitudo por un enfoque destructor que es la inercia del sistema en el que estamos inmersos. Éste es un sistema que confunde crecimiento con desarrollo, que niega la posibilidad a las personas de participar en la creación de su entorno, que no contempla umbrales máximos sumido en la falacia del cuanto más, mejor, que genera necesidades falsas cuya satisfacción sólo se ve cumplida mediante objetos (siendo en realidad la producción de esos objetos una necesidad del sistema para seguir existiendo), que niega la finalidad de los recursos, que haga prevalecer los derechos individuales frente a los derechos colectivos, etc.
El esquema maquiavélico de propiciar un proceso de ruinas y escombros urbanos para proceder luego a sustituir quiruúrgicamente la fibra social con una maqueta artificial ha probado ser una estrategia de crisis oficializada.
Este aspecto destructor (también denominado violador) es aquel que para satisfacer una determinada necesidad, termina afectando negativamente la satisfacción de otras necesidades por eso la inercia, que satisface nuestra necesidad (si es que se la puede denominar así) de seguir como hasta ahora, precisamente lo que produce es que no se dé la respuesta adecuada al reto del cambio.
Los planes del gobierno municipal son doblemente culpables: culpables por desatender la realidad y culpables por imponer una dinámica que produce marginalidad y desplazamiento social.

Abandono en el Viejo San Juan dijo...

"Abandono en el Viejo San Juan...se ha convertido en un dolor de cabeza para invitados y una odisea para los que allí residen debido a un aparente descuido que ha sufrido el casco urbano. Aunque la intención del alcalde de la capital, Jorge Santini, es convertir el principal lugar turístico del país en una ciudad peatonal con espacios abiertos como los que hay en Europa –mediante el ambicioso proyecto The Walkable City–, lo cierto es que en el ínterin en el casco antiguo de San Juan hay un salpafuera en el tránsito, impera la inseguridad por la falta de policías nocturnos y los fines de semana, los proyectos de construcción y readoquinamiento son un caos y la suciedad de calles residenciales y desperfectos en las aceras son comentados por visitantes, residentes y comerciantes, siendo estos últimos los que más sufren del asunto..."una ciudad que es el destino número uno en Puerto Rico y pudiera ser una maravilla y no lo es por el abandono que ha tenido. No hay iluminación en las aceras, hay muchos robos de automóviles porque la vigilancia desaparece los fines de semana, no hay un plan de tráfico para el casco urbano y hay muchas calles abandonadas”...datos provistos por la Policía de Puerto Rico muestran un alza en los vehículos hurtados. En lo que va de año, 29 carros han sido robados de la zona y han ocurrido más de 109 apropiaciones ilegales. En efecto, según las estadísticas, los días y horas de fechoría son mayormente en noches y madrugadas durante los fines de semana. “..[l]os pillos tienen esto aquí de supermercado de autos. ¿Y el Alcalde? Bien gracias. No se quiere reunir con nosotros. Ha hecho mutis... se le olvida que el Viejo San Juan somos todos y los residentes jugamos un papel importante en sus planes de desarrollo”...“La verdad es que a la ciudad la mantienen viva sus habitantes y esta es una joya que no debemos perder”..." (Primerhora)
http://www.primerahora.com/XStatic/primerahora/template/content.aspx?se=nota&id=644129