domingo, 25 de abril de 2010

Otra manera de proponer cambios en la Universidad de Puerto Rico: una alternativa.


Someto que antes que nada tenemos un problema de paradigma en lo que respecta a perspectiva educativa. Hay importantes sectores y actores en este proceso que simplmente se niegan a aprender lo cual siendo un panorama universitario es tremendamente irónico al grado de provocar preocupaciones fundamentales. De hecho hay ciertos actores cuyas decisiones responden a anticuadas y anacrónicas filosofías autoritarias y sus engendros de sistemas disciplinarios son basados en las penas (tal cual sistemas religiosos tradicionales) y las penitencias, la Universidad como un purgatorio académico en la que las almas estudiantiles pecaminosas -por incumplir con el dogma escolástico- y perdidas reciben castigos de sacerdotales profesores y administradores clérigos. Ciertamente horroriza intelectualmente las cosas y los embelecos medievales y feudales que surgen como directrices administrativas.

En vez de aprender las lecciones de la crisis eligen no hacer caso de esas lecciones. Estoy convencido que el que se niega a enfrentar los retos de manera abierta y prudente lo hace no tan solo a su propio riesgo sino del pueblo. Quisiera que todos entiendan mis palabras: No debemos volver a los días de comportamiento imprudente y de excesos desenfrenados que estan en el corazón de esta crisis, donde demasiados fueron motivados solamente por el apetito por beneficios exagerados y asignaciones cuantiosas para programas de prioridades cuestionables.

Necesitamos reglas fuertes contra la clase de riesgos sistémicos que hemos visto. Y tenemos una responsabilidad de escribir y de hacer cumplir reglas para proteger a la comunidad universitaria completa, para proteger a los ciudadanos, y para proteger nuestra economía. Sí, reglas deben ser desarrolladas de una manera que no sofoquen las innovaciones y las iniciativas de la comunidad universitaria. Propongo que se trata de un necesario ejercicio democrático ya que la Universidad se rige por una minoría exigua y burocrática que se aferra a sus renglones de poder (presupuestario) con vehemencia y desprovistos de canales participativos efectivos.

Las viejas maneras que nos llevaron a esta crisis no pueden perdurar. Que algunos insistan en esas viejas costumbres autoritarias y elitistas acentúa la necesidad del cambio y que cambien ahora mismo. No se puede permitir que la historia se repita. Así que estamos pidiendo que la Universidad completa se una a nosotros en un esfuerzo constructivo para poner al día las reglas y la estructura reguladora necesaria para hacer frente a los desafíos de este nuevo siglo.

TRANSPARENCIA Y RESPONSABILIDAD. Estamos proponiendo un reacondicionamiento ambicioso del sistema regulador universitario. Pero quiero acentuar que estas reformas están arraigadas en un principio simple: Debemos fijar reglas claras que promuevan la transparencia y la responsabilidad. Es la manera como vamos a asegurarnos que se recompense el funcionamiento honesto y equitativo dentro del sistema.

Primero, proponemos nuevas reglas para proteger a los estudiantes y un nuevo e independiente organismo de protección financiera para hacer cumplir esas reglas.

El organismo de protección financiera debe tener el poder de asegurar que los ciudadanos consigan la información presupuestaria necesaria de manera clara y sucinta, y de prevenir los abusos.

La carencia de reglas claras en el pasado significó que teníamos la clase incorrecta de decisiones gerenciales y una nube oscura que tapaba el funcionamiento financiero del sistema.

PREVENCIÓN DE ABUSOS. En segundo lugar, tenemos que eliminar los privilegios y las excepciones que estan en el corazón de la crisis, estas debilidades engendraron descuidos, y abuso sistémico.

Ahora, una de las razones principales que esta crisis pudo ocurrir es que nadie es responsable de proteger el sistema entero- como un conjunto. Es decir los administradores estaban encargados de ver los árboles, pero no el bosque.

Debemos crear un ente independiente y autónomo que vele los descuidos y que pueda reunir personas de diferentes sectores para compartir la información, para identificar deficiencias en la reglamentación, y para abordar los problemas que no caben en un esquema tradicional de organización.

La única manera de evitar una crisis de esta magnitud es asegurar que no puedan tomarse las decisiones y riesgos que amenazan a nuestro sistema financiero entero, y cerciorarse de que tengamos los recursos para resistir incluso la peor de las tormentas económicas.

COOPERACIÓN GLOBAL. Finalmente, necesitamos cerrar los boquetes que existen no solo dentro de esta Universidad pero con universidades de diferentes países.

Ahora habrá los que defienden el estatus quo, siempre los hay. Habrá los que discutan que debemos hacer menos o nada. Habrá los que se agarran de una historia revisionista repleta de falsedades y mentiras, o que tienen memorias selectivas y no parecen recordar lo que justamente estamos pasando… Pero a ellos solamente les digo esto: ¿Usted cree realmente que la ausencia de reglamentaciones sanas es buena para el sistema financiero de la Universidad? ¿Usted cree la crisis resultante, la dificultad conmovedora que estamos pasando es de alguna manera bueno para nuestra economía y el pueblo? ¿Es esto bueno? El mundo entero vive limitaciones, eso no es excusa para nada, sin embargo no todas las instituciones de nuestra isla gozan de un presupuesto cuantioso (con todo y las fluctuaciones implicadas) como el de la Universidad de Puerto Rico. De lo que se trata, y es simple, es de como se distribuyen los recursos pero este ejercicio requiere premisas claras e informaciones detalladas lo que brilla por su ausencia en el sistema universitario.

Creo que el papel de la buena administración no es apropiarse de abundancias sino ampliar el alcance de los recursos… proporcionar los principios de base y el terreno de juego justo… que permitirán que mejoremos el potencial creativo e innovador de nuestra gente. Nosotros sabemos que es el dinamismo de nuestra gente lo que ha sido la fuente del desarrollo de nuestra Universidad. Tenemos que reconocer que lo necesario va más allá apenas de las reformas que menciono porque lo que ocurrió no es simplemente una falta de la regulación o de la legislación. Es también una falta de responsabilidad- es fundamentalmente una falta de la responsabilidad… donde los problemas- incluyendo problemas estructurales de nuestro sistema financiero -fueron ignorados en vez de solucionados. Era y es una falta de la responsabilidad.

HORA DE RECONSTRUIR LA CONFIANZA
Restauración de la buena voluntad y asumir responsabilidades es el corazón de lo que debemos hacer.

Quiero instarlos a que demuestren que llevan la obligación en el corazón de poner mayor esfuerzo en ayudar a los estudiantes. Para ayudar a las comunidades que se beneficiarían de las instituciones de desarrollo comunitario que podríamos apoyar. Para proponer alternativas creativas para mejorar la educación financiera y mediante el ejemplo ayudar a los que viven y trabajan fuera del sistema universitario. Y, por supuesto, abrazar la reforma financiera de la Universidad, no resistirla.

Sí, tenemos que tomar medidas extraordinarias como consecuencia de una crisis económica extraordinaria.

Hay los que sugerirían que debamos elegir entre las restricciones y la innovación. Si hay una lección que podemos aprender a partir del año pasado, es que esto es una opción falsa. Reglas de sentido común no obstaculizan el desarrollo, lo hacen más fuerte, equitativo y seguro.

Nos incumbe poner a funcionar las reformas que eviten que suceda esta clase de crisis otra vez, las lecciones dolorosas pero importantes que hemos aprendido, nos ayudarán a trasladarnos de un período de irresponsabilidad institucional, un período de crisis, a uno de responsabilidad plena.

Significa abordar los problemas subyacentes que nos llevaron a este tumulto y devastación en el primer lugar. La crisis nació de la falta de la responsabilidad, lo repito porque es esencial que aprendamos las lecciones de esta crisis, y no condenarnos a repetirla. Es absolutamente irresponsable plantear que los hechos económicos actuales no eran predecibles, solo un mero ejemplo ilustra la deficiencia: el impacto de los fondos llamados ARRA se sabía que eran de una duración fija y dada. Desde que se aprobaron y asignaron se conocen sus términos y la interrogante que se deduce es cómo no se hicieron las proyecciones adecuadas. Esperaban qué cosa, simplemente una irresponsabilidad mayor. Y no te equivoques, es exactamente lo qué sucederá si permitimos que este momento pase -- un resultado que es inaceptable.

Algunos han olvidado que detrás de cada estudiante universitario, hay una familia que mira al futuro, para abrir un negocio o unirse al mundo profesional, o formar un nuevo hogar. Lo que sucede aquí tiene consecuencias verdaderas a través de todo nuestro país.

Hemos hablado de la necesidad de construir un nuevo fundamento para el desarrollo económico en el siglo XXI. Y, dada la importancia de la Universidad de Puerto Rico, la reforma financiera universitaria es absolutamente esencial. Sin ella, nuestra casa continuará sacudiéndose sobre las arenas de los diferentes retos de los tiempos, dejando a nuestras familias, negocios y la economía vulnerable a las crisis futuras. Necesitamos un sistema auditable y claro.

En vez de luchar en contra de este esfuerzo, se deben unir. No sólo en el mejor interés de nuestro país, pero en el mejor interés de nuestra Universidad.

Ahora, hay una discusión legítima que ocurre sobre cómo mejor atajar y conjurar los problemas en este proceso. Pero lo que no es legítimo es sugerir que las llamadas medidas cautelares se lleven a cabo unilateralmente, sin que medie completa transparencia y ejecutando recortes que afectan desigualmente a la comunidad. Decir que los estudiantes quieren estudiar puede ser un buen eslogan (aunque insisto que estudiante se define precisamente como alguien que quiere estudiar por ende decir estudiantes que quieren estudiar es algo repetitivo e innecesario), pero no exactamente un reflejo de las propuestas sugeridas que lo que hacen es atentar contra de los deseos de estudiar de los estudiantes (ves que es repetitivo). De hecho, el sistema tal y como están las cosas es el que llevó a una serie de desajustes masivos. Solamente con reformas podemos evitar un resultado similar en el futuro. La reforma es un voto para poner fin a los desajustes. Esa es la verdad.

No sólo salvaguardará nuestro sistema univesitario contra la crisis; también hará nuestro sistema más fuerte y más competitivo inculcando confianza en la comunidad y en el pueblo. La Universidad depende de esa confianza. Lo cierto es que por la ausencia de reglas claras y de prácticas sanas, la gente no confia en nuestro sistema universitario y sospecha que el presupuesto no es balanceado sobre objetivos equitativos. Como vemos, nos perjudica a todos. La reforma traería una nueva y necesaria transparencia y ayudará a asegurarse de que estas clases de operaciones ocurren en la claridad del día.

Posdata.- El Comité Negociador de los Estudiantes ha presentado un documento titulado 'Propuesta Preliminar' que resume interesantes y viables medidas e ideas, favor ver en los comentarios o en (http://www.scribd.com/doc/30443721/Propuesta-Preliminar-del-Comite-Negociador).

Este documento es evidencia clara y contundente que la Universidad como sistema crece y se beneficia notablemente de un ambiente de intercambio de informaciones, recomendaciones y opiniones lo que verdaderamente define una universidad del pueblo. Es muy lamentable y hasta juega con lo inconcebible que tengamos que pasar por un conflicto tan angustioso para lograr lo que a todas luces es positivo, creativo y educativo. Francamente al menos dentro del sistema universitario solo la existencia de sectores elitistas que defienden sus beneficios a brazo partido justifica los hechos que vivimos.

El precedente jurídico que opera en la controversia es:
"Los derechos fundamentales de expresión y asociación que en nuestra Constitución se consagran acompañan tanto a maestros como a estudiantes durante su permanencia en los predios...A pesar de que la intervención de los tribunales en casos en que media gran tensión entre estudiantes universitarios y los administradores de la institución puede ser una fuerza positiva y conducente a la solución pacífica de las disputas, lo ideal sería que las mismas se solucionaran mediante el uso pacífico del diálogo en el que reine la cordura y la sensatez de las partes, o de algún procedimiento de arbitraje que hicieran posibles acuerdos sin intervención judicial." -Esaúl Sánchez Carambot, Roberto Ortiz Feliciano, demandantes y recurridos v. Federico M. Matheu, Director, Colegio Universitario de Humacao, demandado (113 D.P.R. 153; 1982)

15 comentarios:

Propuesta Preliminar del Comité Negociador de los Estudiantes dijo...

Propuesta Preliminar del Comité Negociador

El pasado 13 de abril de 2010 el Consejo General de Estudiantes (CGE) convocó una Asamblea General de Estudiantes en las instalaciones del Teatro y en dos anfiteatros de la Facultad de Educación. El quórum se estableció con el registro de 2,100 estudiantes, sin embargo durante la Asamblea la asistencia sumó 3,000 estudiantes.

La primera moción que el estudiantado riopedrense aprobó fue la creación de este Comité Negociador. El Comité está compuesto por ocho integrantes de los Comités de Acción por facultad, seis miembros de la directiva del CGE, un miembro del Comité de Estudiantes en Defensa de la Educación Pública (CEDEP) y un miembro del Comité Contra la Homofobia y el Discrimen (CCHD). El Comité Negociador quedó constituido por 16 personas, cuyos nombres y delegación la encontrará en la Certificación Número 27 del CGE para el año académico 2009-10.

En cumplimiento del mandato directo e inequívoco al diálogo y a la negociación presentamos las siguientes propuestas iniciales. Las mismas persiguen lograr aquellos reclamos que el estudiantado estimó de principal importancia. Además, a la luz de declaraciones públicas de la administración y del gobierno que sugieren fuertemente la probabilidad de confrontación, deseamos establecer un ambiente armonioso de negociación y pacífico en el ejercicio de derechos fundamentales.

Ambiente de Negociación
Exigimos que se elimine cualquier tipo de sanción disciplinaria contra el estudiantado que ha participado y participará de las actividades concertadas, que han sucedido en semanas pasadas y que sucederán durante esta semana, y semanas posteriores de no lograr acuerdos satisfactorios.

También exigimos que se desista en la utilización de la Policía de Puerto Rico, Policía Municipal o la Guardia Universitaria como instrumento disuasivo y represor del ejercicio de derechos fundamentales, tales como el derecho a la libertad de expresión y pacífica asamblea. Es menester mencionar que al utilizar este mecanismo la administración universitaria incumplirá con la Política Institucional de No Confrontación establecida en la Certificación Número 86 del año académico 2002-03. Deseamos enfatizar que ninguna persona responsable por estos asuntos, entiéndase la Junta de Síndicos, Presidencia y Rectoría incurrirá en la utilización de estos mecanismos.

Por otro lado, entendemos que lograr acuerdos con la Junta de Síndicos es indispensable para obtener los reclamos que el estudiantado nos ha encomendado. Aunque creemos que una reunión con Presidencia es un paso importante, el interés del estudiantado es que las reuniones sean con la Junta de Síndicos para llegar a acuerdos vinculantes. Exigimos así la divulgación de toda información financiera y contable relacionada con la administración de nuestra Universidad con tal de poder establecer una negociación balanceada y certera.
Reclamos Iniciales

1. Derogación de la Certificación 98 del año 2009-2010 y el compromiso de no volver a implementarla. Las exenciones de matrícula son una herramienta esencial en la consecución de la misión de nuestra Universidad y algún cambio que las restrinja resultará contraproducente. Sobre las nuevas concesiones de exenciones de matrícula, éstas no deben congelarse ya que queremos atraer nuevo talento puertorriqueño a nuestra Universidad.

(sigue)

Propuesta Preliminar del Comité Negociador de los Estudiantes dijo...

(desde anterior)
2. Alternativas y soluciones para el problema presupuestario

a. Ley Declarando Estado de Emergencia Fiscal y Estableciendo Plan Integral de Estabilización Fiscal para Salvar el Crédito de Puerto Rico, Ley Núm. 7 de 9 de marzo de 2009. Excluir a la Universidad del cómputo de recaudos gubernamentales funge en detrimento de la educación pública y del crecimiento económico. Exigimos que se incluya a nuestra Universidad en la participación de estos fondos para paliar con la crisis presupuestaria por la que está pasando nuestra Universidad. La educación es el principal motor económico de un país. No se puede limitar el acceso a la totalidad de los recaudos de los cuales se nutre la fórmula presupuestaria de nuestra Universidad. A la luz de la experiencia, en el pasado hubo que incluir retroactivamente a nuestra Universidad en la participación de fondos especiales que se crean de tiempo en tiempo. No deseamos que esto vuelva a ocurrir y que por inadvertencia o falta de voluntad sectores del estudiantado se vean afectados.

b. Redistribución de los fondos del American Recovery and Reconstruction Act.
La manera en que se distribuyeron estos fondos, particularmente la relación de la asignación presupuestaria entre nuestra Universidad y el Departamento de Educación, no es cónsona con el interés de reestablecer el crecimiento económico de Puerto Rico. Debe reformularse esta distribución de fondos para que la mayoría de este dinero vaya al fondo general de nuestra Universidad y se pueda desarrollar el capital intelectual necesario para rescatar a una economía en crisis.

c. Cuentas por cobrar de nuestra Universidad. Nuestra Universidad tiene que llevar a cabo todos los esfuerzos dentro de su alcance (e.g., limitar acceso de licitación de subastas, presentar acción por cobro de dinero, etcétera) para recuperar el dinero que se nos adeuda. Por ejemplo, la Administración debe llevar a cabo todos los esfuerzos posibles para recuperar inmediatamente la deuda de 37 millones de dólares que Triple-S, MCS y Humana tienen pendiente de pago. Este dinero podría distribuirse en la compra de materiales, mejoramiento de infraestructura y tecnología. En fin, podría utilizase para disminuir la precaria situación fiscal en la que se encuentra nuestra Universidad.

Asimismo, el Departamento de Salud y el Departamento de la Familia adeudan al Recinto de Ciencias Médicas unos de 19 millones de dólares. Estos son sólo unos ejemplos de las muchas más cuentas por cobrar pendientes. Exigimos que se divulguen las finanzas de nuestra Universidad con tal de poder evaluar el desempeño de la administración en esta labor.

d. Fórmula de presupuesto. Con tal de asegurar el presupuesto de nuestra Universidad para futuras generaciones, exigimos que se aumente de la fórmula por la cual nuestra Universidad recibe su presupuesto.

e. Creación de Proyecto de Ley de Incentivos en Inversión Universitaria. Aunque existen actualmente leyes que están dirigidas a este asunto, la Universidad debe ser capaz de poner sus recursos, tanto de infraestructura, docentes y estudiantiles en pro del servicio comunitario y público, para el beneficio económico de la institución. La idea sería crear una estructura organizacional dentro de la Universidad que se dedique a identificar aquellas subastas de contratos de agencias públicas para hacerlas llegar a las facultades pertinentes. De esta forma se podría incentivar el aumento de la fórmula del presupuesto de la UPR.

(sigue)

Propuesta Preliminar del Comité Negociador de los Estudiantes dijo...

(desde anterior)

f. Adoptar las recomendaciones de Sierra Club. Trabajar con esta organización ambiental que desarrolla estrategias innovadoras para reducir el consumo energético en las universidades, dependencias públicas y empresas privadas. Sierra Club ofrece servicios gratuitos de análisis de estructuras y patrones de consumo energético para lograr ahorros y reducir gastos. Han llegado a acuerdos con cientos de universidades norteamericanas que han redundado en ahorros millonarios. Además, la Universidad de Puerto Rico tiene el deber de estar a la vanguardia de las iniciativas ambientales y de conservación de recursos. El Comité Negociador propone que nuestra Universidad se integre al programa de Campus Verde de Sierra Club para así lograr eficiencia en el consumo de recursos energéticos y reinvertir esos ahorros en servicios a los estudiantes.

g. Procesos disciplinarios. El derogado Reglamento General de Estudiantes establecía un proceso disciplinario en el cual una junta compuesta por dos estudiantes y un profesor asignado por Rectoría recibía y resolvía las querellas por violación al reglamento. Esta junta, mejor conocida como la Junta de Disciplina, tenía la función de recibir las querellas que radicara rectoría contra estudiantes particulares e iniciar un proceso de vista administrativa en el cual al estudiante se le daba la oportunidad de defenderse de la querella, con ó sin representación legal. La Junta citaba al estudiante y a los abogados del Recinto a dicha vista administrativa con tal de escuchar a todas las partes. La Junta recopilaba dicha información y, desde un punto de vista universitario y legal (asesorada por un abogado), emitía una recomendación a rectoría. Dicha recomendación recogía además la opinión de profesores y estudiantes, todos ávidos participantes de la vida universitaria. Rectoría, después de recibir la recomendación, podía hacer suya la misma o no aceptarla y emitir una sanción disciplinaria distinta a la recomendada. En el caso de que Rectoría no acogiera la recomendación de la Junta, en el expediente de apelación constaba la recomendación original para ser considerada en dicho proceso. El Comité Negociador exige que la Universidad de Puerto Rico se comprometa institucionalmente a enmendar el Reglamento General de Estudiantes y revertir la decisión de excluir de los procesos disciplinarios a la Junta de Disciplina. Rechazamos la utilización de recursos externos para resolver situaciones que se suscitan en el ámbito universitario. La Junta de Disciplina debe ser el foro de primera instancia para resolver las querellas administrativas que redunden en sanciones disciplinarias. De esta manera, la Universidad ahorraría cientos de dólares en pagos a abogados de bufetes externos a la misma.

h. Operación del Teatro. La administración del teatro debe pasar nuevamente a manos del Departamento de Drama con tal de maximizar los ingresos que esta Universidad recibe. Se busca generar una actividad económica auto-sustentable para atender las necesidades del departamento (talleres para estudiantes) y fomentar el crecimiento cultural de la comunidad metropolitana. Se estima que esta medida puede redundar como mínimo en un incremento en fondos de sobre $100,000 anualmente, calculado sobre dos producciones. Aunque pueda parecer poco, estos esfuerzos son necesarios en aras de mantener una sana administración presupuestaria.

(sigue)

Propuesta Preliminar del Comité Negociador de los Estudiantes dijo...

(Desde anterior)

i. Certificación 14 de 2009-2010. La Junta de Síndicos aprobó el pago de ingresos dejados de devengar al ex-Presidente Antonio García Padilla cuando éste decidió renunciar a su cargo. No vemos razonable que se le pague dinero, porque durante este tiempo el ex-Presidente estuvo devengando ingresos en calidad de Presidente y otra persona ocupaba el cargo de Decano de la Escuela de Derecho. Es una duplicidad injustificada y este tipo de excepciones no son cónsonas con la precaria situación fiscal en que nuestra Universidad actualmente se encuentra.

j. Creación de un Fondo en Pro de un Recinto Verde. A medida que se tomen en consideración diferentes propuestas que reduzcan el costo operacional de la Universidad y a través de un análisis detallado de costo-beneficio se puede depositar en este fondo un porciento del dinero ahorrado. Este dinero se dirigiría a la inversión en programas a largo plazo que equiparían a nuestra Universidad para ser más sustentable. Por ejemplo, energías alternas, reuso de aguas para sistemas de riego y sanitarios, un programa extenso de reciclaje donde la Universidad, utilizando su misma infraestructura existente, se encargue de recoger, dividir y vender los materiales y la composta recogida.

k. Alternativas Open Source para Blackboard, Oracle y Microsoft. Hoy día el flujo de información y conocimiento a través del Internet ha creado iniciativas para compartir sistemas, programas y recursos tecnológicos gratuitos. Estos recursos son comparables y hasta más eficientes que Blackboard y Microsoft. Algunas alternativas a Blackboard son Sakai y Moodle. Además, Open Office puede servir como alternativa a Microsoft Office Suite. Además, el nivel de utilización de Blackboard y su pobre funcionamiento en el recinto es de aproximadamente ocho por ciento (8%); claramente, el dinero que se utiliza para este costoso servicio está siendo desperdiciado por pobre implementación.

l. Reglamentación ó Estandarización de Emisión de Contratos. Debemos asumir como práctica compulsoria la solicitud de detalles específicos a contratistas para evitar costos innecesarios. Estos estudios lo deben realizar personas dentro de la comunidad universitaria, de acuerdo al expertise y áreas de interés. Además, se debe incluir como parte del contrato que los change orders no se efectuarán.

m. Añadir al estudiantado en los procesos de auditoría. A través de programas de créditos, se podría mantener a estudiantes creando reportes de auditoría en tiempo real de los gastos de la universidad y la distribución de fondos en general, cual sería particularmente útil para crear análisis de costo-beneficio. Además, habilitaría la identificación eficiente de fondos disponibles, gastos innecesarios y promovería la trasparencia en los procesos. Estudiantes y docentes a nivel graduado se podrían utilizar como recursos.

3. Garantías para que no se implementen nuevas alzas en los costos de matrícula.

4. Garantías para que no se vendan recintos a entidades privadas.

Estas son nuestras recomendaciones iniciales para solucionar los problemas presupuestarios que aquejan a nuestra Universidad. Estamos seguros y seguras que con mayor creatividad e innovación nuestra Universidad puede convertirse en un centro de producción de conocimiento y actividad económica, educativa y cultural para nuestro país. Estos esfuerzos a largo plazo podrían asegurar la estabilidad fiscal de nuestra Institución y salvaguardar la educación pública para nuestros hijos e hijas.

El Comité Negociador está dispuesto a buscar alternativas para evitar los aumentos en costos y recortes en beneficios que esta administración ha presagiado. Exigimos que se respete el reclamo estudiantil en torno a una negociación vinculante con la Junta de Síndicos. No esperamos más que ese mínimo de deferencia ante un reclamo estudiantil abrumador.

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Pregunta que se desprende del testimonio (contra):
Diga, Sr. Gobernador, ya que no fue estudiante de la Universidad de Puerto Rico, ¿ha visitado el recinto de Rio Piedras en alguna ocasión? (dependiendo de respuesta preguntar los motivos relacionados)

Pregunta de seguimiento...
Usted ha planteado que estudiar en la Universidad de Puerto Rico es un privilegio, (entregando copia de la Ley de la Universidad) ¿podría ilustrarnos en que parte de la Ley de la Universidad de Puerto Rico establece que el estudiar en la Universidad de Puerto Rico es ciertamente, como Ud. ha planteado un privilegio?

Pregunta de seguimiento:
Permita que le asista, en la Ley la palabra privilegio aparece mencionada en solo tres instancias, Sr. Gobernador por favor (mostrando sección marcada) en la página 4, en el inciso 16 se refiere a qué ente de la Universidad, le pregunto Sr. Gobernador si no es en referencia y cito "[c]omposición de la Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico"?

Pregunta de seguimiento:
Bien las otros únicas dos veces en que se menciona la palabra y concepto privilegio aparecen en la página 14 en referencia y cito nuevamente "[d]e los Bienes y Recursos de la Universidad de Puerto Rico", bueno tal vez en estas menciones se alude al privilegio de estudiar que ha mencionado, veamos, por favor Sr. Gobernador lea los incisos A y B, son breves...
¿Nos podría indicar si en esos incisos en que se menciona la palabra y el concepto privilegio se establece el privilegio de estudiar?

Pregunta de cierre:
Habiendo auscultado la Ley de la Universidad de Puerto Rico, Sr. Gobernador, y ante la imposibilidad de encontrar dónde se establece claramente el alegado 'privilegio de estudiar' , nos podría decir dónde se establece, define o plantea con naturaleza de ley dicho privilegio?

Documento Por Una Universidad Democrática de Excelencia dijo...

Un grupo de profesores hemos producido una Declaración sobre el estado de situación de la Universidad. Si está de acuerdo con el mismo le solicitamos que lo suscriba. Instrucciones al final del documento.

Grupo de profesores/as por una Universidad Democrática de Excelencia Académica

Declaración
I. El cuadro de transformaciones que han venido aconteciendo en el sistema de la Universidad de Puerto Rico so pretexto de las medidas cautelares: amenaza con prescindir de una buena parte de los profesores/as por contrato, amenaza con la eliminación de las exenciones de matrícula, con reducciones dramáticas de las ofertas de verano, con un cambio del máximo de cupo de estudiantes por sección, con la eliminación de los descargues por investigación, congelación de ascensos, entre otros; con toda probabilidad se producen en consonancia con las estipulaciones en ley. No obstante, hemos arribado a una nueva sensibilidad de época en la que reconocemos que algo puede estar en ley pero no necesariamente es justo.

Estos cambios descansan igualmente en una expropiación sistemática del poder decisional de los profesores y en un recrudecimiento del control del proceso de trabajo al interior de un imaginario de excelencia que descansa en el criterio mercantil de la productividad. Lo anterior se expresa también vía una progresiva centralización de las decisiones en instancias externas a los Departamentos y Facultades (Recursos Humanos, Asuntos Académicos, Decanato de Estudios Graduados e Investigación) y en el aumento de profesores en situaciones de vulnerabilidad contractual. La expropiación cada vez mayor del poder decisional de los profesores se tramita vía el sesgo eminentemente legalista de la Universidad el cual se traduce en una intimidación de los profesores vía certificaciones, notificaciones del Registrador e informes de Directores y Decanos estipulados en formatos de la productividad antagónicos al quehacer académico e intelectual. La burocratización como forma de gobierno igualmente mina el poder decisional de los profesores/as e incrementa su desvalorización reproduciendo y fortaleciendo las jerarquías de poder existentes.

Se trata, a su vez, de la presencia de un poder cínico que opera desde el simulacro de la participación y con la complicidad de un sector de profesores, en un contexto donde, es de todos conocido la inefectividad del cualquier resolución por parte de los profesores/as y en el que el poder sobre los asuntos de la Universidad lo tiene la Junta de Sindicos y las distintas administraciones de gobierno de turno.

Estas transformaciones no comienzan ni terminan con las presentes medidas cautelares. El cambio paradigmático desborda también la gestión de la presente administración al tiempo que la política partidista, si bien sus flancos abiertamente represivos (aparato policiaco, fuerza de choque) están siendo confrontados en el presente. Se trata de toda una transformación sistémica cada vez más contraria a los valores universitarios.

(sigue)

Documento Por Una Universidad Democrática de Excelencia dijo...

(desde anterior)

II. Es evidente que el tiempo que se dedica a la formación (educación) está adquiriendo la misma importancia que el que se dedica al trabajo, cuando no lo eclipsa. Este reconocimiento requiere que la mayor inversión de capital sea destacado al proceso de producción de conocimiento puesto que son muchos los que caracterizan las economías contemporáneas como “economías del conocimiento” en tanto expresión de un sistema de producción donde los elementos intangibles son cada vez más centrales. Tenemos que seguir defendiendo el lugar que ocupa la Universidad como espacio privilegiado de esa producción de conocimiento. No es posible propiciar la producción de una economía del conocimiento sin los recursos materiales e intelectuales necesarios para producir conocimiento.

III. Defendemos la Universidad como el espacio en el cual se lleva a cabo la actividad del pensar como forma de vida consistente. Defendemos igualmente la singularidad del conocimiento que se produce en la Universidad y que como profesores producimos. Estamos abocados a la tarea de pensar el universo físico y social desde protocolos específicos del sistema de la ciencia, las artes y la filosofía y esta producción de conocimiento requiere de un contexto reflexivo que no puede estar sujeto a criterios utilitarios o de rentalibilidad.

Al presente, la Universidad se encuentra amenazada por una serie de poderes internos y externos y estos poderes externos también encuentran a su vez una correspondencia interna pues muchas de las políticas institucionales se aprueban ante la indiferencia de muchos colegas, excepto cuando sus privilegios se encuentran amenazados. Entre los poderes externos también se encuentra una creciente desvalorización del trabajo de los profesores afianzada institucional y mediáticamente.

Defendemos la posibilidad de una Universidad protegida de los vaivenes económicos y políticos y de las fuerzas que obstaculizan su autonomía. Existe un desconocimiento generalizado en la sociedad acerca de los modos de funcionamiento de la Universidad y no sólo de la Universidad sino del sistema público de educación en general. Se conocen sus aciertos y sus conflictos a través de la comunicación mediática.

IV. Los conflictos y las resistencias que se han producido en el sistema de la Universidad de Puerto Rico en los últimos años han gravitado alrededor del drama del cierre o apertura de los portones de los Recintos. El efecto de este drama es que la pugna alrededor de los portones se constituye en un eje central de la contienda, ocluyendo parcialmente el debate sobre las cuestiones sustantivas que la motivan. Todo agenciamiento universitario tendría que hacerse acompañar de las explicitaciones teóricas y políticas que le dan sentido. Esto no se logra con palabras maestras (privatización, neoliberalismo, etc.) sino con la discusión detenida y profunda en todos los contextos (salones de clase, medios de comunicación, etc.) del sentido de los agenciamientos.

(sigue)

Documento Por Una Universidad Democrática de Excelencia dijo...

(desde anterior)

Defendemos una Universidad que contribuya a complejizar los imaginarios de democracia actualmente existentes. Si bien históricamente la democracia ha sido colapsada con el requisito del número (los más, los muchos, la muchedumbre, las mayorías) es evidente que tenemos que comenzar a discutir los asuntos por sus méritos y no en función de si hay poca o mucha gente detrás de ellos. Entendemos que el problema de la democracia y el número no tiene nada que ver con portones abiertos o portones cerrados por lo cual proponemos una Universidad que trascienda la dicotomía adentro o afuera, propicie la vinculación de la Universidad con el pueblo de Río Piedras y promueva una Universidad democrática de excelencia por venir hacia la que tendríamos que trabajar.

V. Frente a estas condiciones proponemos como agenda para el presente y el futuro inmediato trabajar detenidamente y movernos para hacer viable lo siguiente:

1. Que las decisiones que se tomen en torno al sistema de la Universidad de Puerto Rico sean tomadas por los diversos componentes de la comunidad universitaria, según sea el caso y que la utilización de los recursos legales se supediten a las consideraciones estrictamente académicas.

2. La eliminación de toda instancia deliberativa a través de las cuales se hace el simulacro de la participación pues no es que los profesores/as no tengamos instancias de deliberación, es que las mismas han sido cooptadas a partir de disposiciones que han transformado la centralidad de la deliberación democrática de los asuntos que competen a la Universidad.

3.Que se instauren mecanismos de participación directa en los procesos decisionales a todo lo largo y ancho del sistema y que los principios de elección de personal pasen directamente vía el sistema de democracia directa a los cuerpos facultativos en pleno.

4. Que pensemos en la posibilidad real de reestructurar o eliminar instancias administrativas caducas y excesivamente onerosas a la Universidad, en favor de atender las necesidades académicas fundamentales a la actividad docente como son, la investigación y la divulgación e internacionalización de las mismas.

5.Que se proteja el principio de libertad de cátedra contra todo asedio particularmente el que se deriva de las instancias administrativas.

6. Proponemos que se retomen los esfuerzos por impulsar una nueva ley universitaria que garantice la autonomía fiscal y académica de la Universidad, esto es, que emancipe a ésta del control antidemocrático político-partidista, que emana del estatuto vigente. Mientras siga vigente la ley actual cualquier noción de autonomía universitaria y de universidad democrática será sencillamente una falacia.

Los profesores que suscribimos este documento optamos por asumir una posición de enunciación y discursiva de autovaloración y de reapropiación de nuestros poderes decisionales.

28 de abril del 2010.
Para suscribir este documento usted deberá responder a romanmadel@gmail.com indicando: Suscribo el documento por una Universidad Democrática.

Derecho o privilegio dijo...

El debate sobre derecho o privilegio es uno, someto, un poco mas complicado, si pensamos que los derechos son universales e incondicionales, el ejercicio seria uno parecido al que planteas (este planteamiento lo hago en comentario de un articulo de otro portal), derecho a estudiar se refiere a la educacion digamos escolar y todo lo otro incluyendo la UPR son privilegios (aunque te advierto que el derecho a la educacion escolar es a su vez un deber de proveer del Estado y un deber familiar de enviar menores a la escuela)... pero no es cierto que los derechos, digo todos, son universales e incondicionales, un ejemplo que salta a la vista es el derecho a vacaciones por maternidad que se basa en lo que llaman discriminacion positiva (un juicio a favor de un grupo social que el Estado entiende debe proteger o ayudar), en ese mismo criterio existen los derechos de los menores en lo que respecta al derecho penal, etc. De hecho son muy poco los derechos universales e incondicionales. El derecho a estudiar en la UPR es un derecho condicionado a criterios de admision, cualquier ciudadano que cumpla o llene los requisitos de entrada tiene derecho de estudiar en la UPR que a su vez es un derecho condicionado al cupo de la UPR. El privilegio de estudiar constituye un concepto aplicable a estudiantes admitidos por consideraciones especiales como lo puede ser estudiantes que son admitidos por ser talentosos en cierta disciplina o arte que la Universidad entiende debe apoyar, esos estudiantes que entran mediante lo que llaman pruebas de habilidades (ejemplo bellos oficios admite estudiantes que aunque no cumplen todos los criterios de entrada, logran resultados sobresalientes en dichas pruebas). La diferencia estriba en que un derecho, aunque condicionado, presupone que puedes demandar o exigir a base de su existencia, se supone que no puede existir arbitrariedad ni prejuicios en sus aplicaciones. Un privilegio se solicita pero es discrecional aunque debemos apuntar que el Estado de Derecho como un todo mira con detalle lo que llaman criterios exclusionistas pero es en respecto a las prohibiciones constitucionales por discrimen.
Hay un principio fundamental que debe establecerse que rige alegadamente todo el funcionamiento del Estado y se conoce como el Principio de legalidad, en pocas palabras significa que no es legal que exista una norma, una regla o una ley que no se defina claramente. Aplicado significa que para que existan privilegios (como en otro campo existen los privilegios de exclusion en el campo penal) los mismos tiene que estar escritos, descritos y aprobados por una criatura de ley, no pueden ser inferidos de principios generales. En el caso de la UPR, el panorama de derechos adquiere la caracteristica de que la UPR al ser una entidad del pueblo, por definicion es una entidad abierta a todos los ciudadanos; cualquier ciudadano puede entrar a la UPR, y cualquier ciudadano puede pedir ingreso a la UPR y debe (derecho) ser considerado en igualdad de condiciones y mediante un debido proceso justo.

ESTRECHEZ DE MIRAS CON LA UNIVERSIDAD dijo...

Afirmar el Gobernador en un mensaje de presupuesto que la Universidad de Puerto Rico implica un “gasto”, en vez de la inversión de futuro que en realidad es, contribuye a trastocar las prioridades del País y a devaluar el prestigio de nuestra Casa de Estudios, que ha traducido en desarrollo social y económico los fondos que históricamente se le han confiando.La Universidad, como editorialmente hemos planteado, necesita cambios, muchos de ellos profundos, en cuanto a la configuración y redirección de sus partidas presupuestarias. Y esos cambios, además de lo estructural, deben ser cónsonos, también muy puntualmente, con la crisis economica del País y la estrechez fiscal del Gobierno.

Pero con su pobre opinión proyectada en su mensaje sobre lo que representa la Universidad, el gobernador Luis Fortuño no sólo no aporta a la búsqueda de soluciones, sino que tampoco contribuye a la planificación y desarrollo de nuestro principal centro docente, que tantos profesionales ha formado durante más de 100 años y que sigue representando la mayor y más esperanzadora opción de futuro tanto para la generación presente como para las que seguirán.

El conocimiento es la mejor herencia que podemos ofrecerles a nuestros jóvenes y el Estado tiene la obligación, moral y constitucional, de proporcionar las herramientas para lograrlo. Herramientas para la consecución de una universidad eficiente, que no desperdicie un centavo, pero que no escatime en el derroche de valores y de medios al alcance de cuantos aspiran a aprender en sus aulas.

Por eso es necesario que las autoridades universitarias, con el apoyo del Gobierno, acepten el reclamo de diálogo planteado por los estudiantes y abandonen las actitudes poco edificantes que han asumido ante la comunidad universitaria y ante el País.

Corresponde, pues, a la Junta de Síndicos, al presidente de la Universidad y a la rectora interina del Recinto de Río Piedras tender sus manos y escuchar y analizar lo que se les propone, para en una actitud de respeto y de amor a la institución, presenten sus propias propuestas y entre todos se llegue a soluciones universitarias por el bien de los estudiantes, los profesores, los empleados, los administradores y, sobre todo, Puerto Rico. Trasladar la discusión de los problemas universitarios a los tribunales equivale a admitir el fracaso del diálogo, porque se escoge la voz de la interpretación fría del Derecho sobre la voz del entendimiento y el consenso.

La Universidad no se puede medir en dólares y centavos como ha pretendido hacer el Gobernador en su mensaje de presupuesto, al equiparar los fondos públicos que recibe con un mero gasto, un costo alto e improductivo para cada contribuyente. La Universidad tiene que medirse en su esencia, en el rol que juega en el desarrollo económico, social, científico, cultural, moral, de nuestro País.

Debe medirse en el ejemplo y la contribución de los miles y miles de hombres y mujeres que han pasado por la institución y que han dejado huella en la construcción del Puerto Rico que soñamos, generación tras generación, para nuestros hijos y para los hijos de nuestros hijos.

También debe verse en otros renglones importantes, como es el de la tangible capacidad de Puerto Rico para exportar talentos y conocimiento, y con lo cual se afina nuestra competitividad y se nos crean mejores escenarios para el intercambio en la actual economía global.

Por todo esto, no pueden verse los recursos destinados a la Universidad como un gasto presupuestario, sino como lo que es: una inversión en el desarrollo integral de nuestro País.

Definitivamente tienen que haber ajustes fiscales y cambios en la UPR, pero los mismos no pueden ser conducidos con la estrecha y mecánica visión que, sobre nuestro principal centro docente, tiene la cúpula gubernamental.
Editorial/ El Nuevo día
29 Abril 2010

UPR y el concepto de 'standing' del pueblo en la controversia dijo...

La UPR es una universidad en una isla, no es una isla separada, el Pueblo tiene 'standing' (legitimación) lo que significa derecho a saber y participar en las decisiones porque de cada dólar del presupuesto del Estado, casi 10 centavos son asignados a la UPR y porque una cantidad impresionante (la mayoría) de los estudiantes universitarios mantienen relaciones paterno-filiales activas con sus familias, es totalmente cierto cuando los estudiantes plantean que su lucha es en defensa de los intereses del Pueblo...

Más sobre derecho y privilegio dijo...

para ser claro sostengo que es un derecho antes que nada porque la universidad al ser del Estado, implica que es un ente publico, el acceso a la universidad se da en dos planos fundamentales: el acceso como ciudadano (entrar y disfrutar de sus facilidades) y el acceso a su programa de estudios (ser admitido como estudiante). Ambos son derechos que tiene todo ciudadano. Lo que sucede es que como te he tratado de explicar, los derechos en su inmensa mayoria no son universales e incondicionales, otros ejemplos: derecho a conducir un auto, condicionado a que seas elegible y que pases un examen de conductor, derecho a ser electo legislador, condicionado a un requisito de edad y que sepas leer y escribir, derecho a ser hospitalizado y tratado de emergencia, condicionado a que sea diagnosticado como una persona enferma o lesionada de gravedad... en el caso de la UPR, tienes derecho a estudiar en la UPR si eres ciudadano y reunes los criterios de admision (las condiciones), no es un privilegio discrecional, cualquiera que sea ciudadano y llene los requsitos puede exigir ser admitido, los privilegios no se exigen, se solicitan y son otorgados de acuerdo a su naturaleza... hay privilegios como he explicado que si son discrecionales (bellos oficios, ser atleta o musico), Juan del Pueblo no puede exigir que lo admitan por ser atleta sino es considerado como un atleta potencial de parte del Departamento de atletismo a base de sus criterios sean lo que sean sin embargo Juan del Pueblo si es graduado de escuela superior con promedio alto y, pasa el examen de entrada con un puntaje alto puede exigir ser admitido y tiene derecho a que sea admitido...

Más allá de la Babel universitaria dijo...

La decisión del juez José R. Negrón Fernández se suma a la confusa madeja de opiniones y decisiones sobre el conflicto universitario. El juez ha decretado que la Universidad deje sin efecto el receso indefinido y reabra los portones no más tarde del 3 de mayo.

Curiosamente, esta decisión lo que hace es obligar a la administración a reabrir el Recinto mientras los estudiantes continúan en huelga indefinida. Esto es, la Universidad se reabre, pero continuará cerrada. La Policía deberá retirarse del control de los portones para ser sustituida por los grupos estudiantiles.

Mientras tanto continúa el diálogo de sordos que caracteriza esta tragicomedia, y que se repite con cada cambio de partido en el poder, en la cual distintos bandos políticos se disputan el control de la Universidad.

Aun así ha habido adelantos importantes. Por un lado los estudiantes han logrado que se reabra el Recinto y que la huelga se extienda a todo el sistema. Por otro, la Junta de Síndicos ha nombrado un comité negociador y declarado que no venderán ni privatizarán recintos, ni aumentará las matrículas. Las negociaciones se han abierto y se han ofrecido algunas garantías. ¿Cuál es, pues, el objetivo de continuar una huelga indefinida?
...Nada ha cambiado. Los sindicatos quieren usar la universidad como foco inspirador para una huelga general. Mientras el partido en el poder busca una excusa para desmantelar la fortaleza y liderato del Recinto de Río Piedras en el sistema universitario socavando su presupuesto.

Mientras tanto, los profesores y estudiantes que trabajamos por hacer valer la misión docente e investigativa de la Universidad tenemos que soportar con paciencia los atropellos de todos estos grupos. Pero todavía estamos a tiempo para evitar el triste final de los arrogantes constructores de la Torre de Babel que fueron dispersados sobre la faz de la tierra.

Lo sensato sería permitir que se reanuden las clases mientras se continúan las negociaciones.

Por otra parte, es necesario reconocer la realidad y partir de ella para transformarla: existe una crisis fiscal y la Universidad está afectada por ella, hay que buscar cómo ser más eficientes. Si bien la matrícula básica no debe aumentarse, hay que reconocer que los estudiantes del sistema UPR son también los de mayores ingresos.

En este momento, el sistema de la UPR subsidia una parte de nuestras clases adineradas que paga menos por la educación universitaria de sus hijos que por los colegios privados en los que estudiaron. Hay unidades que pueden consolidarse y generar ahorros en gastos de administración. Asimismo, la Junta de Síndicos debe divulgar el presupuesto de la institución y ser transparente sobre contratos de consultoría y puestos de confianza. Reapertura, transparencia y negociación son las bases para cualquier solución.

Prof. Emilio Pantojas
http://www.elnuevodia.com/columna-masalladelababeluniversitaria-695540.html

Merma de $200 millones en UPR dijo...

El presupuesto de la Universidad de Puerto Rico (UPR) para el próximo año fiscal contempla una merma de $134 millones en los gastos operaciones, según datos de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP).

Pero esta reducción alcanza los $200 millones cuando se computan las partidas de mejoras permanentes (planta física) y de subsidios, incentivos y donativos.

En total, el presupuesto consolidado para el año fiscal 2010-11 asciende a $1,371 millones en comparación a $1,571 millones del año fiscal en curso, que culmina el 30 de junio

El presidente de la UPR, José Ramón de la Torre, había anticipado a El Nuevo Día que la institución enfrentaría un déficit, que oscilaba entre $150 a $200 millones.

Anticipando este cuadro, De la Torre propuso una plan de recortes de $100 millones, que recibió el repudio de la comunidad universitaria.

El malestar generado esta propuesta y otro plan para conseguir ahorros a través de un cambio en la política de exenciones de matrícula precipitaron la huelga estudiantil, que comenzó en el Recinto de Río Piedras y que se ha propagado a casi todo el sistema universitario.

Los recortes en detalle

El presupuesto recomendado por la OGP contiene recortes en varias áreas medulares.

La partidas de nómina sufren un recorte de $61.6 millones; materiales y suministros $33.5 millones; facilidades y pagos de servicios $11.6 millones, y equipo $2.8 millones.

Específicamente, propone una rebaja de $27 millones en el presupuesto del Recinto de Río Piedras y de $10 millones para Mayagüez, entre otros recintos.

Hasta la Junta de Síndicos recibe un recorte de $2 millones.

La propuesta, sin embargo, no contempla cambios en los presupuestos de los recintos de Aguadilla, Carolina, Cayey y Utuado.

Además, el presupuesto del Recinto de Ciencias Médicas refleja un aumento de $9 millones.

Las razones del déficit

El documento de OGP explica que las disminución en el presupuesto responde a una merma en la fórmula de financiamiento de la UPR “producto de la reducción en los recaudos del Fondo General” y los fondos del Programa de Reinversión y Estímulo Económico Federal (ARRA).

La UPR recibe el 9.6% de las rentas que ingresan al Fondo General del Tesoro Estatal.

La justificación de OGP, sin embargo, no reconoce que la Ley 7 de Emergencia Fiscal redujo la base de ingresos que se utiliza para computar la aportación gubernamental.

Esta ley también excluyó de la base de la fórmula de la UPR los recaudos generados por las nuevas medidas tributarias adoptadas en dicho estatuto.

Como resultado de estas acciones, la UPR perdió acceso a unos $100 millones, según cálculos de la administración universitaria.

Por Cynthia López Cabán / End.cynthia.lopez@elnuevodia.com

Junta de Síndicos no intervendrá por ahora dijo...

La Junta de Síndicos de la Universidad de Puerto Rico (UPR) no intervendrá en la huelga estudiantil hasta que se diluciden los casos pendientes en los tribunales, mientras que el movimiento huelgario se extendió ayer a los recintos de Bayamón y Mayagüez.

La UPR tiene 11 recintos. Nueve unidades decretaron huelgas indefinidas o paros. Sólo el Recinto de Ciencias Médicas y Aguadilla han rechazo unirse a la huelga.

“Las decisiones que tome la Universidad están cimentadas en la decisiones de la rama judicial”, afirmó Ygrí Rivera, presidenta de la Junta Síndicos, a El Nuevo Día.

Explicó además que no ofrecería otras declaraciones sobre el conflicto huelgaria por “deferencia” a los tribunales.

“No voy a decir nada porque estamos a la espera de ver qué puede decidir el tribunal”, insistió la ex jueza.

La administración universitaria recurrió al Tribunal Supremo para tratar de revertir una orden del juez superior José Negrón, que anuló el receso académico y administrativo decretado por la rectora interina del Recinto de Río Piedras, Ana Guadalupe.

Con esta decisión, los estudiantes de Derecho Jorge Farinacci y Fernando Moreno prevalecieron en su petición para que se garantice el derecho a la libertad de expresión y de asociación de los universitarios.

También queda pendiente otro pleito que radicó la UPR contra el presidente del Consejo General de Estudiantes de Río Piedras, Gabriel Laborde, para que no impida el libre acceso al campus universitario, entre otros casos.

Sólo discuten números

Anoche la Junta de Síndicos se reunió para analizar el presupuesto de la institución, que enfrenta un déficit para el próximo año fiscal de $200 millones.

Pero no estaba en agenda discutir el borrador preliminar preparado esta semana por el Comité Especial. Este organismo tenía la encomienda de responder a la propuesta preliminar del Comité Negociador de Estudiantes de Río Piedras. “Eso sigue bajo análisis”, respondió Rivera sobre las peticiones de los universitarios.

Para ponerle fin a esta huelga, el Comité Negociador exigió a la Junta de Síndicos que derogue la directriz que impuso una moratoria en las exenciones de matrícula y que abra los libros para conocer la realidad fiscal de la institución y proponer alternativas al dilema deficitario, entre otras peticiones. Pidió además negociar directamente con la Junta, solicitud que nunca aceptó el cuerpo.

En cambio, la Junta creó el Comité Especial para responder a los reclamos estudiantiles. A pesar de la urgencia del asunto, Rivera aseguró que el documento no se discutiría anoche.

“No se va a presentar”, respondió.

Existe una estrategia

La lentitud para atender los reclamos estudiantiles y la falta de voluntad de diálogo de la administración universitaria obedece a una estrategia para vencer al movimiento estudiantil, aseguró el analista Ángel Rosa.

“Van a dilatar la resolución para que los estudiantes sientan la fatiga y tengan un problema para justificar la continuidad del conflicto sin ninguna conquista”, afirmó el catedrático del Recinto de Mayagüez.

Apuntó además que la duración del paro busca que otros estudiantes preocupados por su planes de estudio o personales empiecen a exigir el levantamiento del paro. La táctica de la administración sirve otros propósitos, pues busca desarticular el movimiento estudiantil y debilitar un reducto de afirmación nacional, que es un escollo para el proyecto anexionista, argumentó Rosa.

El estudiante Arturo Ríos Escribano reconoció el cálculo de la administración y del Gobierno, pero aseguró que subestiman el alcance de la huelga.

“Nuestra perseverancia, la presión pública y el costo político de este proceso los a llevar a la mesa de negociación”, apuntó Ríos Escribano. “Esto le va a costar al Partido Nuevo Progresista las próximas elecciones”, agregó.

Por Cynthia López Cabán / End.cynthia.lopez@elnuevodia.com