sábado, 2 de agosto de 2008

La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo. Platón


Dos días después de la resolución del Tribunal Supremo de Puerto Rico a favor de Paseo Caribe, habiendo asimilado siquiera mínimamente tanto el texto mayoritario (Hernández Denton) como los argumentos de la valiente disidencia-concurrencia de la Honorable Fiol de Matta, habiendo escuchado opiniones sobre este proceso y sus implicaciones, notando como el interés judicial definitivamente supedita los argumentos fundamentales constitucionales a consideraciones economicistas de tipo neoliberal y dan preeminencia al rol del interés capitalista mediante la primacía del derecho propietario privado (y muy en especial de los muy mal llamados desarrolladores [creo que el concepto desarrollo debe contener mayores valores que meramente construir lo que sea dónde sea para hacer dinero]), y de repente recuerdo la última novela de Grisham. ¿Por qué? Por las interrogantes y sugerencias que dicha literatura de ficción realista levanta:

¿Designan por méritos jurídicos o responden a intereses económicos los jueces del Supremo?
¿Está usted seguro que los grandes intereses no están manipulando las opciones y todo el proceso apelativo incluyendo el Tribunal Supremo?

John Grisham combina drama legal y político en su última novela. La apelación cuenta la historia de un ejecutivo multimillonario corporativo que decide intentar influenciar un caso de daños/ demanda destacado de contaminación industrial mediante la manipulación del Tribunal Supremo estatal en y hacia su favor.
Ésas (las preguntas que antecedieron éste párrafo) son las preguntas que intenta contestar (o siquiera plantear enérgicamente) en su/ la novela más reciente, La apelación, de John Grisham, la misma relata lo que ocurre luego un jurado condena por daños, un veredicto multimillonario, a una empresa química por contaminar el agua de una ciudad y provocar un gran aumento de casos de cáncer entre la población, y en la obra se denuncia cómo quienes tienen el dinero tienen también el poder y cómo la justicia puede ser más sucia que los crímenes que pretende castigar (saldrá a la venta, en lengua castellana, a finales del mes de agosto).
En una sala de tribunal apretada, un jurado entrega un veredicto multimillonario contra una compañía química acusada de contaminar el agua de un pueblo con desechos. La compañía química radica una apelación, pero para ganar, intenta controlar al Tribunal Supremo estatal. Mientras que asoman las nominaciones judiciales, el ejecutivo principal escoge a un juez confiado y lo manipula. Grisham - quién practicó la ley y sirvió en la cámara de representantes de Mississippi antes de su carrera literaria - proporciona un relato provocativo sobre las nominaciones judiciales y las campañas políticas en general.
La historia es del condado de Cary, una ciudad ficticia localizada apenas fuera de Hattiesburg, Mississippi. Por años, Krane Chemical era el patrono principal, hasta que residentes del condado de Cary comienzan a desarrollar cáncer a un ritmo cuatro veces mayor que el promedio nacional. Eventualmente, el agua potable comienza inclusive a oler mal y se contamina de tal manera que los residentes se ven obligados a utilizar agua embotellada para todo, incluso bañarse.
Baker v. Krane.
Jeanette Baker fue particularmente muy afectada. Dentro de dos años, ella vio a su hijo y después a su marido enfermarse y morir muertes dolorosas. El equipo de abogados de marido y esposa, Mary Grace y Wes Patton de Hattiesburg vio en Baker el demandado empático que podría sacudir a un jurado en una demanda contra de Krane. El matrimonio de abogados arriesga todo para llevar el caso. Se mudaron a un apartamento con dos dormitorios y dejando de atender a otros clientes, pidieron prestado tanto dinero como podrían conseguir para financiar los trabajos del proceso. Testigos expertos y ayudantes no salen barato.
La apelación.
Mientras la Sra. Baker y sus abogados esperan el veredicto de la apelación al Tribunal Supremo de Mississippi, circunstancias fuera de su control conspiran en su contra. Si las fuerzas en juego son acertadas en sus gestiones, el caso nunca tendrá una posibilidad real. ¿Conflicto de intereses?
Aunque Krane y el condado de Cary, Mississippi sean ficticios, hay paralelos en la vida real. Las actitudes inquisitivas de Grisham y las preguntas son también relevantes. Elegir a los jueces del Tribunal Supremo responde a una mayoría política y el dinero privado se permite en todas las elecciones. ¿Es posible obtener a juristas objetivos e imparciales con tal sistema? En la nueva novela de Grishham, los jueces del Supremo se venden, se mercadean y se compran.

Crítica de NY Times
If You Can’t Win the Case, Buy an Election and Get Your Own Judge. By Janet Maslin
THE APPEAL by John Grisham
“The Appeal” is John Grisham’s handy primer on a timely subject: how to rig an election. Blow by blow, this not-very-fictitious-sounding novel depicts the tactics by which political candidates either can be propelled or ambushed and their campaigns can be subverted. Since so much of what happens here involves legal maneuvering in Mississippi, as have many of his other books, Mr. Grisham knows just how these games are played. He has sadly little trouble making such dirty tricks sound real.
Building a remarkable degree of suspense into the all too familiar ploys described here, Mr. Grisham delivers his savviest book in years. His extended vacation from hard-hitting fiction is over. However passionately he cared about the nonfiction events he described in “An Innocent Man,” his strong suit remains bluntly manipulative, no-frills storytelling, the kind that brings out his great skill as a puppeteer. It barely matters that the characters in “The Appeal” are essentially stick figures. What works for Mr. Grisham is his patient, lawyerly, inexorable way of dramatizing urgent moral issues.
The jumping-off point for “The Appeal” is that a mom-and-pop law firm wins a big Mississippi verdict, triumphing over a chemical company that has spread carcinogenic pollutants. But this victory could turn out to be hollow, because the deep-pocketed corporate defendant isn’t giving up without a fight. The New York-based Krane Chemical swings into combat mode, first by taking stock of these small-town lawyers. The mom and pop are Wes and Mary Grace Payton: nice people, good parents, nearly broke. Krane’s stealth envoys quickly determine that it wouldn’t take much to push the Paytons over the edge.
But the Paytons themselves are little more than a nuisance to Krane. The precedent created by their case is what matters, and the company’s real objective is to make itself safe from similar attacks in the future. In order to arrange that, Krane needs the Mississippi Supreme Court. Another nuisance: Mississippi Supreme Court justices can’t simply be appointed. They have to be elected.
Now the stakes start to ratchet up. So a corrupt senator puts Krane’s greedy billionaire C.E.O., Carl Trudeau, in contact with Troy-Hogan, a mysterious Boca Raton firm that specializes in elections. There is no Troy. There is no Hogan. There is no record of the nature of the business conducted by this privately owned corporation, which is domiciled in Bermuda. For two separate fees, one acknowledged and the other, larger one delivered quietly to an offshore account, Troy-Hogan will do its magic. “When our clients need help,” says Barry Rinehart, Troy-Hogan’s main power player, who radiates the same expensive sartorial confidence that Trudeau does, “we target a Supreme Court justice who is not particularly friendly, and we take him or her out of the picture.”
This multipart process involves choosing a victim and creating rival candidates from scratch. Soon the stealth saboteurs have trained their sights on a justice named Sheila McCarthy. She is not a liberal ideologue, but she can be made to sound like one (“a feminist who’s soft on crime”).
She’s not an operator or a politician. She is unprepared for a campaign fight. And the only special interest group that ever supported her is suddenly a liability. (Anti-McCarthy mailings will trumpet the question “Why Are the Trial Lawyers Financing Sheila McCarthy?”) As Mr. Grisham points out in one of his book’s many moments of indignation, there’s no need for the architects of a smear campaign to answer such a question. All they have to do is keep on asking it.
Meanwhile the covert operators create their own man: Ron Fisk, a political newcomer. “They picked Fisk because he was just old enough to cross their low threshold of legal experience, but still young enough to have ambitions,” the book explains. Fisk is also new enough to be wowed by perks like private jets, which allow him to make so many more campaign stops than his rivals can, and by all the new attention lavished on him by his backers. He barely has time to wonder why they find him so appealing or where all those campaign funds are coming from.
“The Appeal” is clever enough to throw in a rogue third candidate, a clownishly unelectable figure who can draw publicity away from Sheila McCarthy. It also gives her liabilities like a sex life, provides her with an unhelpful zealot as a campaign adviser and underscores the terrible malleability of the voting public. According to a survey cited here, 69 percent of Mississippi’s electorate has no idea that the state’s Supreme Court justices run for office.
And this book has a keen ear for the baloney of biased rhetoric, particularly when it comes from the right. (Mr. Grisham makes no secret of his own political position. He has publicly supported the presidential campaign of Senator Hillary Rodham Clinton.) “Are you aware that Justice Sheila McCarthy is considered the most liberal member of the Mississippi Supreme Court?” a poll inquires. And once the gratuitous issue of gay marriage has been intentionally shoehorned into the campaign, the voice-over on a television ad can be heard asking, “Will liberal judges destroy our families?”
While the election looms, Krane trots out the phrase “junk science” when it appeals the verdict and attacks the expert testimony of a toxicologist, geologist and pathologist, among others who affirmed the effects of Krane’s toxic pollutant. And Ron Fisk, who finds himself giving many of his stump speeches from pulpits, learns to fine-tune his emphases on religion and family values. The extent to which he rails against sin depends on how close he is to the lucrative casinos of the Mississippi Gulf Coast.
“I must say that there is a lot of truth in this story,” Mr. Grisham points out in his author’s note. That point is already unmistakable in his book’s gallingly apt examples and its irrefutable tone. Only when he contrasts the difference between the cynical, venal, jaded rich and their noble, self-sacrificing victims does he court sloppiness and caricature. While the book notes that Wes Payton had to budget for each cup of coffee “and was always looking for quarters,” it presents Carl Trudeau, both stereotypically and ungrammatically, as “a hothead with a massive ego who hated to lose.”
http://www.nytimes.com/2008/01/28/books/28maslin.html?pagewanted=print

De regreso a Puerto Rico ante el cuadro muy real de hechos asociados al proceso de Paseo Caribe, con conocimiento de que actualmente hay la posibilidad, también muy real (y hasta vociferada por el senador de castro font: "Para buscar el control ideológico del Tribunal dejarán congeladas las plazas judiciales. Escuche el audio.
"Quiero decir categóricamente que este Senado no atenderá las vacantes del Tribunal Supremo". De esta forma el senador Jorge de Castro Font cierra totalmente cualquier avenida en el Senado para resolver la situación en el máximo foro judicial. -http://cl.news.yahoo.com/s/15052008/20/eeuu-senado-cocina-banquete-supremo.html) y cercana que tras las próximas elecciones (cuestión de solo tres meses y algo más luego para la transición) se nominen tres jueces nuevos al Supremo (mediando criterios de claro corte ideológico y presumiendo por las afinidades marcadas del senador de castro font y el candidato pnp josé fortuño con los grandes intereses económicos y 'desarrollistas'; -"El senador estadista Jorge de Castro Font acudió al proyecto (Paseo Caribe) para increpar a los manifestantes, pero se mantuvo detrás de una línea de agentes de Operaciones Tácticas. También reclamó el arresto de los activistas por obstrucción a la justicia y alteración a la paz, aunque él también lanzó improperios a los manifestantes."-http://www.primerahora.com/noticia/otras_panorama/noticias/jornada_violenta_y_subita_paralizacion/137728, y, "Fortuño defendió la determinación judicial que le da el visto bueno a la continuación de los trabajos en Paseo Caribe y que dictaminó que los terrenos no son de dominio público, sino, del desarrollador."- http://www.vocero.com/noticias.asp?s=Locales&n=116570), sabiendo que hemos visto como se está consolidando los sectores de los grandes intereses (campañas de apoyo a Paseo Caribe nuevamente como ejemplo: Rojo y los supuestos desarrolladores -"El caso de Paseo Caribe mantiene el ánimo de la industria por el piso. Hoy le tocó a ese desarrollo pero desconocemos cuándo le tocará a otro. Hay que mantener decisiones firmes, no se pueden revocar permisos y paralizar obras por errores de otro." -http://www.vocero.com/noticias.asp?n=107525&s=Negocios, los industriales, los grandes comerciantes, los banqueros, etc. ("Rafael Rojo, presidente de la Asociación de Constructores de Hogares, agrediendo en vivo por televisión a un senador de 69 años de edad. Las ironías con este señor no dejan de aparecer cada vez que sale en los medios. En un comentario anterior se había mencionado la paradoja de que Rojo, autoproclamado defensor del capitalismo y el libre mercado, exigiera intervención del gobierno para darle unos privilegios contributivos a sus socios constructores. Ahora Rojo, también autoproclamado defensor de la ley y el orden, agrede a Orlando Parga por tener una postura diferente a la suya...lo curioso es que el líder de los constructores de hogares [e]n esa misma entrevista, antes de la agresión, ...puso en duda la ideología anexionista de Orlado Parga, dando a entender que los estadistas se supone que apoyen en toda ocasión los intereses neoliberales que él representa. Pero Parga muy bien aclaró en varios medios que una cosa no tiene nada que ver con la otra: él es un veterano líder del movimiento anexionista pero eso no lo hace un lacayo de la derecha de este país." -http://enredos.net/tinta/rafael-rojo-y-su-agresion-a-orlando-parga// "“Usted debería convertirse en un dictador que decida donde se construye y donde no”.“No puede ser Tito Kayak el que establezca política pública”-Palabras del desarrollador Federico Stubbe al gobernador Aníbal Acevedo Vilá durante un encuentro con miembros de la Asociación de Constructores de Hogares.-http://amp-pr.org/antropico/?p=329) y como logran jugar el juego de los donativos y las influencias en ambos bandos azules y rojos ("...aparece como un donante importante del Partido Demócrata de Estados Unidos a finales de los años noventa y que se cambió al Partido Republicano y las campañas del Presidente George Bush desde el año 2000. Varios de los documentos de la Comisión Estatal de Elecciones sobre donaciones políticas de Madero a las campañas de Acevedo Vilá en 2004 están suscritos por el abogado y notario Ramón Velasco Escardille, quien ahora es testigo del gran jurado que investiga al Gobernador en relación a donativos políticos y presuntas ventas de influencia y lavado de dinero. Otras grandes cifras de donaciones del Madero observadas en el Political Campaign Contributions demuestran las bondades del desarrollador con el partido político de turno. La continua donación a las campañas políticas es un modus operandi muy normal en la industria de construcción en la Isla y en los Estados Unidos. Donde se está con todos y para todos." -[citas omitidas] http://pr.indymedia.org/news/2007/08/24767_comment.php):

¿no estaremos en la antesala de una gran, calculada y nefasta movida neoliberal (de visos cuasineofascistas) a gran escala de controlar hegemónicamente el sistema de derecho....???

Aquel que opina que el dinero puede hacerlo todo, cabe sospechar con fundamento que será capaz de hacer cualquier cosa por dinero. -Benjamín Franklin

Como decía en otro escrito previo, se acabó la época de la inocencia y la mística judicial; y como dice un adagio, la realidad puede ser mucho más increíble que la ficción.


ADDENDUM- Ejemplo de cómo baila la cumbia de los donativos políticos arturo madero (que de hecho donó importantes sumas tanto a acevedo vilá como a rosselló):

MADERO, ARTURO
SAN JUAN, PR 00917
DESARROLLADORA SAN GERONIMO/DEVEL
PRATS PALERM, ROBERTO L
VIA COMITE PRATS AL CONGRESO INC

06/17/2003 1000.00 23991295104

10/30/2003 1000.00 24990324476

08/06/2004 1000.00 24962464446


MADERO, ARTURO
SAN JUAN, PR 00917
LEMA DEVELOPERS/DEVELOPER
FORTUNO, LUIS
VIA FORTUNO 2004 INC

08/11/2003 1000.00 23992049083

11/25/2003 500.00 24990382906


FORTUNO, LUIS
VIA FORTUNO IN CONGRESS

06/13/2006 500.00 26960224672


MADERO-ARBOLEDA, ARTURO
SAN JUAN, PR 00907
LEMAR INVESTMENTS
ROMERO-BARCELO, CARLOS
VIA COMITE CARLOS ROMERO BARCLO AL RESCATE DE WASHINGTON

09/17/1997 500.00 98032632153

06/19/2000 1000.00 21036933547


MADERO-ARBOLEDA, ARTURO
SAN JUAN, PR 00907
LEMAR INVESTMENTS/PRESIDENT
ROMERO-BARCELO, CARLOS
VIA COMITE CARLOS ROMERO BARCLO AL RESCATE DE WASHINGTON

11/04/2003 1000.00 26960666418

03/12/2004 500.00 26950130642
Tomado de: http://myweb.ecomplanet.com/eldt6383/mycustompage0396.htm// el 03/08/2008 09:55 a.m.