domingo, 31 de agosto de 2008

Ponderación boricua, colaboración de Diana Arzola.





Cuando desde unos puestos políticos el mismo gobierno se encarga de revertir el orden establecido, al fomentar la ruptura y la corrosión de los principios que nos han dado cohesión a la identidad nuestra durante tantos siglos, a la larga el caos que impera al tratar de aplastar lo nuestro, no se puede camuflagear por mucho tiempo con cambios cosméticos y surge el desasosiego en nuestro pueblo. El propósito solapado pero agresivo, de liquidar los remanentes de la cultura boricua y suplantarlos por lo foráneo aunque de inferior escala, una vez mas, ha quedado develado en el Paseo Caribe.

Hasta que grado llega la hospitalidad al permitir que aplasten con influencias ajenas todo aquello que nos dio razón de ser y forjo la autenticidad de lo que hoy somos como Pueblo! Si este lugar que habitamos llamado Borikén ha de mejorar en calidad de vida, es precisamente al defendernos de todo aquello que pretenda corromper los valores que aglutinan la esencia nuestra. Siglos atrás, en un momento dado, desde los muros del Fortín San Gerónimo se libro esa misma batalla contra una invasión nefasta.

Desde el 1898 los EEUU pusieron en JAQUE la economía de Borikén con su modelo económico de explotación, primeramente bajo el monocultivo de la caña de azúcar, luego bajo la manufactura e industrialización. Su sistema, basado en la Usura y como consecuencia de ella, la inflación cíclica o el encarecimiento de los precios, el factor creador de miseria y dependencia en masa, ha mostrado ser mejor instrumento del neo-colonialismo para acorralar a nuestro Pueblo, sumiso por más de un siglo. Con la ayuda del mismo gobierno nuestro, al desplazarnos de nuestras propias tierras, pretenden marginarnos del lugar que nos corresponde entre las naciones saludables del mundo con una economía propia y prospera.

Hoy no hay nada distinto al pasado. Tan solo cambia el estilo. Sigue el despedazamiento de las tierras nuestras bajo nuestras propias narices. El desenfreno del neoliberalismo aspira mayor dominio de nuestro terruño. Para alcanzar sus metas, siembran desestabilización con la venta y el trasiego de drogas y armas para desarticular las comunidades boricuas. Ahora también infringen un golpe de estado previo a las elecciones, para seguir creando desasosiego en nuestro pueblo y desmenuzarlo sin oposición alguna y en nombre de una democracia ajena!

No alcanzan nuestro estirpe y linaje. Tenemos una cultura muy arraigada y como últimamente quedo demostrado, la podemos trazar hasta la cultura maya. Por eso el afán de robarse hasta las huellas y remanentes de esa cultura halladas en Ponce. Los trogloditas del norte han venido a saquearnos, mas nuestra esencia perdurara como el mismo Dios lo ha estipulado.

Unidos, venceremos.

Diana Arzola


nota de rof- la anterior es una colaboración enviada al autor del blog, el cual agradece todo insumo y aportación.