miércoles, 5 de diciembre de 2007

La impropiedad de Paseo Caribe y la verdad censurada.

No hay manera de describir una atrocidad, una monstruosidad, un hurto y una fundamental falta de verguenza y honradez con disimulos y medias verdades.

Nota introductoria- El comentario que escribí referente al artículo que incluyo fue censurado por la dirección de endi.com alegando que y cito “Tu comentario no ha sido publicado por contener palabras impropias.” Les invito a leer dicho comentario y me digan cuáles son dichas palabras impropias. Endi.com se equivoca, las palabras que escribí solo son reflejo de una realidad impropia.

Expresión particular sobre Paseo Caribe

05-Diciembre-2007 Antonio Fernós
Catedrático de Derecho
Vox Populi Vox Dei (La voz del pueblo es la voz de Dios)

Cuando todo esto concluya, si los edificios de Paseo Caribe permanecen incólumes como entes privados sobre terrenos de dominio público o ganados al mar, sólo quedará allí el más grotesco monumento a la traición al pueblo y al Estado de Derecho. Y la infamia será la corona de los autores, cómplices y colaboradores. El Proyecto Paseo Caribe constituye un asalto al pueblo puertorriqueño por apropiación de terrenos de dominio público. El proyecto consta de varios edificios construidos sobre predios y terrenos ganados al mar y, por ende, de indubitable carácter de dominio público e impedido de ser objeto de comercio o titularidad privada. El trámite, el expediente, la consideración y concesión de permisos para este complejo de edificios ha ocurrido dentro de la mayor irregularidad. Este proceso, ocurrido de 1998 al 2004, revela una actitud de crasa negligencia y grave menosprecio de la diligencia debida en el desempeño de su deber ministerial por funcionarios públicos, así como abogados, notarios y registradores de la propiedad. Dos de estos edificios se han completado y otros dos más están casi terminados. Sobre ellos, es de suponer, gravan y obran ya garantías y obligaciones reales y personales. Reconozco la complejidad y gravedad que esto impone sobre la situación, pero no puedo legitimar o validar todo este esquema de corrupción pública y de fraude a la fe y propiedad pública. Es de suponer y anticipar que haya terceros de buena fe, pero entre ellos no están el desarrollador señor Arturo Madero y sus empresas ni las empresas Hilton. Son ellos los responsables frente a estos terceros de buena fe y se les debe exigir responsabilidad civil contractual y extracontractual. El Estado ha incurrido en responsabilidad, pero tiene el deber de reclamar la reivindicación de la titularidad de aquello imprescriptible y la indemnización por lo que, aun siendo de su propiedad, no recibió la debida compensación. Esta compensación es, a mi juicio, responsabilidad solidaria de las empresas Hilton y las empresas desarrolladoras del proyecto. Determinar la identidad de éstas es responsabilidad del Departamento de Justicia; la adjudicación será judicial. Sin perjudicar a legítimos terceros de buena fe, tanto Hilton como Paseo Caribe y las empresas responsables, deberán restituir al pueblo de Puerto Rico, su legítimo titular, toda porción de terreno ganado al mar por relleno o de la zona marítimo terrestre ocupado desde 1949 al presente. Es deber imperativo histórico y cultural del pueblo de Puerto Rico, restituir los terrenos del Parque San Jerónimo según éstos se definieron al producirse la cesión por la Corona española a Estados Unidos en 1898 como acto de soberanía, y por Estados Unidos al pueblo de Puerto Rico por la legislación orgánica colonial y legislación congresional especial. Todo se identificó claramente como “reserva militar” en planos, mapas y escritos incluso judiciales. Todo este escandaloso episodio de la historia gubernamental del País debe quedar para siempre en la memoria del Gobierno y del pueblo para que no se repita esta trágica secuencia de actos de negligencia, descuido, indiferencia e incumplimiento del deber por funcionarios públicos y de desprecio por el interés privado. No puede presumirse de vivir un sistema democrático constitucional bajo el Estado de Derecho si estos eventos ocurren y quedan impunes. El Gobierno del pueblo queda emplazado. Suya es ahora la responsabilidad. La voz que clama justicia es la voz del pueblo. http://www.elnuevodia.com/XStatic/endi/template/content.aspx?se=columna&id=325688

Comentario a un artículo bien escrito.
Mucho se ha escrito sobre este embarazoso proceso de hurto y pillaje, mucho he escrito yo sobre este bochornoso capítulo de herejías ilegales y menoscabo fundamental de nuestro sistema democrático. Reconozco y declaro sin ambages que el artículo del profesor Fernós sintetiza brillantemente los, debo obligadamente decirlo así, desméritos de la controversia principal y sus subyacentes controversias asociadas. Es una joya este artículo por su redacción sincrética y fina puntería, ironía que tan buen desempeño intelectual producto a su vez de un curtido esfuerzo investigativo y analítico sea motivado por un desplante monumental a nuestros valores patrios como lo es el mal llamado Paseo Caribe. Ya nadie que no esté atado por vínculos monetarios o embarrados e implicados por los desmanes cometidos se atreve a asumir una defensa racional de este desmadre mayúsculo. A nivel internacional ha habido construcciones inclusive más caras que al descubrirse que fueron erigidas sobre fundamentos de fraude y corrupción similar han sido destruidas. Simplemente tiene que ser así porque de lo contrario estamos legalizando la opresión, porque es opresión del pueblo permitir que una exigua minoría haga y deshaga con el patrimonio, simplemente tiene que ser así porque de otra manera estamos monstruosamente dando vuelta al reloj de la historia para regresar al feudalismo, simplemente tiene que ser así porque sino estamos divinizando el delito. He dicho y vuelvo a decir este embeleco, esta mole elitista en vez de puerta de entrada a la capital de una isla libre, es portón que encarcela nuestra libertad como pueblo. No hay mucho qué decidir, lo pendiente debe realizarse con prudencia y mesura pero hay que hacerlo: tumben a Paseo Caribe.

pd (para los editores de endi.com)

impropiedad.

(Del lat. impropriĕtas, -ātis).

1. f. Cualidad de impropio.


impropio, pia.

(Del lat. improprĭus).

1. adj. Falto de las cualidades convenientes según las circunstancias.


soez.

(De or. inc.).

1. adj. Bajo, grosero, indigno, vil.


http://buscon.rae.es/draeI/

como verás en ambos casos la prmera acepción de la palabra tiene más que ver con la esencia ilícita de Paseo Caribe que con supuestas expresiones mal utilizadas y en ningún momento necesariamente 'palabras impropias' significa palabras soeces así que tal vez el impropio son ustedes señores amantes de la censura injustificada y la violación del derecho de expresión.