martes, 24 de julio de 2018

Socialistas Democráticos de América/ "Democratic Socialists of America". ¿Qué es y quiénes son...???


¿Debemos iniciar una nueva conversación y acercamientos con la izquierda en los Estados Unidos...??? ¿Es el compromiso de cambio social el motor que impulse los cambios politicos incluyendo opciones de libre determinación...??? ¿Quiénes son y qué postulan los llamados 'Democratic socialists", y cuándo debemos sentarnos en la mesa para intercambiar impresiones y compromisos...???
Por ejemplo, ¿qué puede haber en la agenda para la visita de Alexandria Ocasio-Cortez, una declarada "Democratic socialist", a Puerto Rico...???
Establezcamos una premisa general: cada vez más personas se vuelven perplejas y agitadas: ¿por qué? el gobierno no funciona, la división política congela las decisiones necesarias, el grado de desigualdad es obsceno, las principales figuras políticas como el presidente Trump y RR se revelan como egomaníacos y bufones, la clase trabajadora sigue en declive luchando por sobrevivir con múltiples empleos, la infraestructura está decayendo porque las carreteras y los puentes son ruinas permanentes, las corporaciones globales desmantelan la industria, transportan los recursos económicos a dominios globales financieros más rentables que no financian la producción, ni invierten en hacer cosas, sino que viven multiplicando la deuda pública y privada. El racismo abunda, la agitación social está marcada por las protestas recurrentes y la brutalidad policial. Los trabajadores se enfrentan al desempleo, la disminución de los salarios, la reducción de los beneficios y el debilitamiento de los sindicatos para luchar por su causa. La falta de vivienda es una vergüenza continua e intratable. A nuestro alrededor, los estudiantes luchan por sobrevivir viviendo en la pobreza y enfrentando un futuro de peor pobreza. Escuelas cerradas y maestros explotados.
Las personas, cada vez más, tienen inquietantes dudas sobre lo que ha estado sucediendo a su alrededor. ¿Por qué miles de votantes elegibles deciden no ir a las urnas? Los estudiosos coinciden en que el capitalismo está en una profunda crisis.
Las disfunciones y las angustias del capitalismo no son un misterio. Es razonable pensar que un modelo basado en la codicia que enfatice la acumulación de ganancias máximas como un valor filosófico, junto con la competencia caníbal, inevitablemente causará una acumulación de males sociales.
Los partidarios de las cosas como son nos aseguran que no debemos preocuparnos demasiado; la mano invisible del mercado levantará a los que lo merecen y trabajará duro para mejorar su posición. Esta ilusión finalmente beneficia a los intereses corporativos que la defienden. La experiencia muestra que la mano invisible, manipulada por sus titiriteros corporativos y sus publicistas despiadados, solo hace que los pobres sean aún más pobres e indefensos. Tienes derecho a guardar silencio, mirar hacia otro lado y sufrir.
Marx observó que el sistema capitalista requiere que masas de desempleados estén disponibles para el trabajo cuando los tiempos deprimidos necesiten carne fresca para la máquina. La mayoría de los economistas convencionales postulan que el desempleo es una característica recurrente de nuestro sistema.
La gente que vivía en el pasado bajo el feudalismo y las monarquías que lo siguieron creían, de la misma manera, que sus sistemas fueron ordenados, esencialmente a través de la voluntad divina hasta que más y más personas desafiaron esa noción.
La inteligencia humana ahora está lista para ir más allá de la democracia política y crear una democracia económica: un sistema donde los ciudadanos estén a cargo de las decisiones económicas que impactan sus vidas a través de las acciones que ordenan a través de diversas formas de gobierno comunitario y de base. Ciudadanos en posición de estar completamente empoderados y animados a cambiar procesos económicos dañinos que les traen inestabilidad y angustia: en los Estados Unidos lo llaman Alternativa Democrática Socialista. El socialismo democrático supone que debe haber algún grado de planificación económica pública, guiada democráticamente. Ese tipo de dirección organizada de la economía eliminaría los constantes ciclos de desaceleración de la libre empresa. La producción para satisfacer las necesidades sociales movería el desarrollo económico hacia la satisfacción de los requisitos de vida de la ciudadanía en lugar de los objetivos de lucro de las empresas.
Un compromiso con la democracia económica requiere que la planificación nacional se integre con una planificación regional descentralizada y generalizada de base. Existe un prototipo existente en el movimiento cooperativo.
Un objetivo socialista importante es la democracia en el lugar de trabajo, con la autogestión y el control de las empresas por parte de los trabajadores. Los empleados en las empresas ayudarían a tomar decisiones sobre los problemas de producción y cómo el ingreso excedente ("ganancia") se distribuye, comparte e invierte. Esas responsabilidades estarían en manos de los trabajadores y los representantes de los consumidores en las juntas mixtas de trabajadores y consumidores. Los trabajadores tendrían la responsabilidad (y la capacitación) de aprender las habilidades de una administración competente. 

La impresionante Cooperativa Industrial de Mondragón en España es un modelo que podría adaptarse.
La igualdad es un valor central en el pensamiento socialista y se perseguiría con determinación. Se establecerían fuertes impuestos progresivos, calibrando las tasas impositivas con la capacidad de pago. No hay incomodidad entre los socialistas, que son abolicionistas de la pobreza, sobre reducir las enormes disparidades en la riqueza a través de políticas de redistribución. Las nuevas disposiciones de bienestar garantizarían que todos los ciudadanos tengan amplios recursos para satisfacer sus necesidades a lo largo de la vida. Esa noción se presenta en un documento de 2011 de los Socialistas Democráticos, Una Declaración de Derechos Sociales y Económicos para el Siglo XXI.
Argumenta que los derechos de los ciudadanos deberían extenderse más allá de los de la democracia política (como las garantías de libertad de expresión y religión) para incluir los de la democracia económica (como las garantías de una educación y un ingreso decente). DSA identifica una gama de derechos económicos / sociales para todos: un trabajo de salario mínimo vital; vivienda asequible y segura; cuidado de salud apropiado; alimentación y nutrición adecuada; educación pública gratuita y de alta calidad, incluida la universidad; seguridad de ingresos durante toda la vida; un ambiente físico saludable; amplio tiempo de ocio; y un derecho a pertenecer libremente a sindicatos y organizaciones cívicas de su elección. Estos principios hacen eco de la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos de 1948.
Aquí hay un compromiso con beneficios justos y no discriminatorios para todos, sin excepción. Se prestará especial atención a aquellos que tradicionalmente han sido desfavorecidos y descartados: personas sin hogar, pobres, discapacitadas, trabajadores, mujeres, la comunidad LGBT, entre otras minorías.
Un nuevo marco para los asuntos humanos se establecerá solo a través del tiempo a través de educación intensiva, protesta, impulso político y una lucha para mantener el voto final del pueblo frente a la feroz obstrucción de la élite.
El tiempo, sin embargo, para comenzar es el presente. El actual panorama político inestable e inquietante indica que es crucial para nosotros pensar de manera innovadora, considerar organizarnos de maneras que produzcan menos familias pobres y desfavorecidas y un nivel de vida decente para todos, al tiempo que se configura un estilo cooperativo y humano relaciones entre personas
El socialismo democrático, entre todas las alternativas, es probable que lleve esa concepción al discurso público y la disputa política. 

Tom Paine, un verdadero profeta de la Revolución Americana, caracterizó esa época tumultuosa de conflicto y transformación con estas palabras:
"Tenemos todo en nuestro poder para comenzar de nuevo el mundo".
Basado en el artículo de Jack Rothman PhD, disponible en el enlace:
Otras referencias
NotaEd .: traducción libre, redacción adicional y editado por pachi / ROF

17 comentarios:

Racismo y capitalismo dijo...

Entonces, lo que importa básicamente es esto: el cambio social requiere una oposición seria y organizada al status quo. Cuanto más busca el cambio social, mejor organizados están sus defensores dentro de esa oposición seria que debe existir. Derrotar a un político en particular requiere menos organización que derrotar a un partido político y eso, a su vez, requiere menos que hacer una transición a una economía mejor y diferente.
DuBois entendió que el impulso del capitalismo hacia la autodestrucción eventualmente provocaría esfuerzos desesperados por salvar el sistema.
La repulsión se está construyendo hacia las pantallas de humo de la hipocresía, el racismo y el nacionalismo, apenas ocultando el fracaso continuo del capitalismo para proporcionar los empleos y los ingresos que las personas necesitan. DuBois dividió sus esfuerzos políticos entre apelar a los afroamericanos para abrazar el anticapitalismo y los socialistas para abrazar el antirracismo.
El racismo en los Estados Unidos se había establecido profundamente en la economía, la política y la cultura de los Estados Unidos desde su inicio. Se había ajustado al capitalismo y viceversa. Su interdependencia o asociación estaba profundamente estructurada. Así, por ejemplo, el capitalismo estadounidense podría usar el racismo para resolver los problemas de dos de sus peores características: la inestabilidad y la desigualdad. Los ciclos económicos que aquejaban al capitalismo amenazaban a toda la clase trabajadora con el desempleo periódico, la pobreza, etc. Esa amenaza constante así como las recurrentes caídas en sí mismas amenazaba con provocar la oposición de la clase trabajadora al capitalismo como sistema. El racismo facilitó la descarga de los riesgos y costos de la inestabilidad a la comunidad afroamericana que fue contratada por última vez, primero despedida. Una gran parte de la población blanca podría escapar de la inestabilidad del capitalismo o sufrir menos por ello. Los argumentos racistas luego culparon a los afroamericanos por su desempleo y pobreza al contrastarlo con el de la mayoría de los blancos. El racismo y el capitalismo se reforzaron mutuamente de esta manera.
De manera paralela, la incesante desigualdad creciente del capitalismo amenaza a toda la clase trabajadora con una pobreza relativa ya menudo también absoluta.
El racismo asigna a los afroamericanos al fondo de las distribuciones de ingresos y riqueza (a través de contrataciones racistas, vivienda, educación, políticas públicas y actitudes). Muchos blancos se sienten menos amenazados por el impulso del capitalismo a una desigualdad cada vez mayor porque una parte desproporcionada de esa desigualdad se vierte en la comunidad afroamericana. Los blancos tienen una exhibición constante de "podría ser peor" que fluye de las condiciones de vida de esa comunidad.
Una asociación entre el anticapitalismo y el antirracismo dentro de los movimientos sociales y en el discurso público podría disolver el refuerzo mutuo entre el racismo y el capitalismo y así promover el cambio social progresivo. El capitalismo de hoy incluye contradicciones que empujan hacia esa disolución.
Así que la supremacía blanca representa la ansiedad sobre el descenso a las condiciones que el capitalismo y el racismo habían permitido anteriormente a la mayoría de los blancos.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

“Soy redactor de la revista socialista Jacobin y miembro de DSA, y esta es la verdad: a largo plazo, los socialistas democráticos quieren acabar con el capitalismo. Y queremos hacerlo mediante la búsqueda de una agenda de reformas en un esfuerzo por frenar una política centrada en la jerarquía de clases y la desigualdad en los Estados Unidos. El objetivo final es transformar el mundo para promover las necesidades de todos en lugar de producir ganancias masivas para un pequeño puñado de ciudadanos. Reunir los recursos de la sociedad para satisfacer las necesidades básicas de las personas es un principio de la socialdemocracia, que ha sido promocionado internamente por gran parte del movimiento obrero y muchos de sus partidarios políticos entre los liberales... Esta es una visión que compartimos. Pero también queremos más... Un estado de bienestar robusto en una economía que todavía está organizada en torno a las ganancias de los capitalistas puede mitigar las peores desigualdades ... Nuestro objetivo no es controlar los excesos del capitalismo durante algunas décadas... queremos poner fin a la sumisión de nuestra sociedad al mercado.”
NotaEd: traducción libre y edición por Pachi/ROF

https://www.vox.com/first-person/2018/8/1/17637028/bernie-sanders-alexandria-ocasio-cortez-cynthia-nixon-democratic-socialism-jacobin-dsa

Democrats More Positive About Socialism Than Capitalism dijo...

Por primera vez en la medición de Gallup y en la última década, los demócratas tienen una imagen más positiva del socialismo que del capitalismo. Las actitudes hacia el socialismo entre los demócratas han cambiado materialmente desde 2010, y hoy el 57% tiene una opinión positiva. El principal cambio entre los demócratas ha sido una actitud menos optimista hacia el capitalismo, que cayó al 47% este año.

Democrats view socialism more positively than capitalism now — and it could signify a major shift for the party dijo...

Los demócratas tienen una visión más positiva del socialismo que del capitalismo, según una encuesta publicada por Gallup. La encuesta, que mostró que el 57% de los demócratas tienen una visión positiva del socialismo, en comparación con solo un 47% de la visión favorable del capitalismo. La encuesta también mostró caídas masivas en la favorabilidad del capitalismo para los estadounidenses más jóvenes, de 18-29 años de edad, cuya visión positiva del sistema económico se ha reducido en 12 puntos desde 2016, al 45%.

https://www.businessinsider.com/democrats-view-socialism-more-positively-than-capitalism-now-2018-8

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Los demócratas tienen una visión más positiva del socialismo que del capitalismo, según una encuesta publicada por Gallup. La encuesta, que mostró que el 57% de los demócratas tienen una visión positiva del socialismo, en comparación con solo un 47% de la visión favorable del capitalismo. La encuesta también mostró caídas masivas en la favorabilidad del capitalismo para los estadounidenses más jóvenes, de 18-29 años de edad, cuya visión positiva del sistema económico se ha reducido en 12 puntos desde 2016, al 45%.
Los jóvenes culpan al capitalismo por las crisis en la vivienda y la salud, y la caída de los salarios. Entonces, la palabra "socialismo" regresa cuando un nuevo movimiento político echa raíces. Y los Socialistas Democráticos de América (DSA), un movimiento en rápido crecimiento, ha atraído a ex comunistas y encendido a los millennials. El DSA es ahora la organización socialista más grande de los EE. UU. Ya que la creciente membresía, que se ha cuadruplicado desde las elecciones a alrededor de 49,000, ha insuflado nueva vida a una opción política que alguna vez estuvo latente. Han surgido nuevas sucursales, desde Montana hasta Texas y Nueva York. Entonces la alternativa socialista ha sido adoptada por otros millennials que no se identifican con ninguna institución política en particular. Lo logran a través de movimientos de protesta como Occupy y Black Lives Matter, alimentados por la frustración de tomar en serio la profundización de la desilusión con el capitalismo, la desigualdad de ingresos y el secuestro corporativo del gobierno democrático.
Pregunte qué es el socialismo, y miran hacia la campaña del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.
"Realmente me gustó el esbozo sucinto de Labor: para muchos, no para pocos. Ese es un gran resumen de lo que es el socialismo. Es el control democrático de la sociedad en la que vivimos. Eso incluye el cuidado de la salud universal. Educación universal. Vivienda pública. Control público de los recursos energéticos. Propiedad estatal de los bancos. Eso es lo que entiendo que es el socialismo ". En el corazón de las ideas que inundan ese espacio hay un debate sobre el papel del Estado después de décadas de conservadores que pintaban al gobierno como opresivo.
Hay pocos socialistas elegidos para un cargo público, la más destacada es Kshama Sawant del partido Alternativa Socialista, que ganó un asiento en el consejo municipal de Seattle en 2013 y condujo un aumento en el salario mínimo de la ciudad a $15 por hora. Fue reelegida hace dos años y prometió un impuesto a los ricos en un estado sin impuestos. En julio, el concejo municipal aprobó unánimemente un impuesto municipal del 2.25% sobre las personas que ganan más de $250,000 al año. Sawant es una marxista que quiere ver a la industria como propiedad pública o cooperativas de trabajadores. Pero ella reconoce que hay un largo camino por recorrer.
https://www.theguardian.com/us-news/2017/sep/02/socialism-young-americans-bernie-sanders

Capitalism's Fault That Young People Prefer Socialism dijo...

En 1954, a menudo blandido como la marca máxima para el movimiento laboral estadounidense, la proporción del ingreso nacional total que llega al 10 por ciento más alto de la población era "solo" aproximadamente del 32 por ciento, según un análisis de la izquierda. Instituto de Política Económica. En 2012, por el contrario, el 10 por ciento superior capturó el 48 por ciento de todos los ingresos, mientras que casi el 11 por ciento de los trabajadores estaban representados por un sindicato. Aunque el capitalismo todavía tiene obviamente sus defensores, cada vez hay más evidencia de que los millennials se están alejando de él. Según una encuesta de Gallup publicada el lunes, más demócratas ven el socialismo positivamente (57 por ciento) que el capitalismo (47 por ciento). Y la discrepancia de edad es evidente: entre todos los jóvenes de 18 a 29 años, incluidos los conservadores y los republicanos, una pequeña mayoría (51 por ciento) encuestados tenían alto socialismo, mientras que menos-45 por ciento-tenían cosas bonitas para decir sobre el capitalismo.

Democratic socialism derangement syndrome? Why hysteria about the rise of the progressive left misses the mark dijo...

La falla fundamental de desigualdad e injusticia social del capitalismo es lo hace que los jóvenes prefieren el socialismo: los demócratas tienen una visión más positiva del socialismo que del capitalismo, según una encuesta publicada por Gallup. La encuesta, mostró que el 57% de los demócratas tienen una visión positiva del socialismo, en comparación con solo un 47% de visión favorable del capitalismo. La encuesta también mostró caídas masivas en la favorabilidad del capitalismo para los más jóvenes, de 18-29 años de edad, cuya visión positiva del sistema económico se ha reducido en 12 puntos desde 2016, al 45%.
Los jóvenes culpan al capitalismo por las crisis en la vivienda y la salud, y la caída de los salarios. Entonces, la palabra "socialismo" regresa cuando un nuevo movimiento político echa raíces. Y los Socialistas Democráticos de América (DSA), un movimiento en rápido crecimiento, ha atraído a ex comunistas y encendido a los millennials. El DSA es ahora la organización socialista más grande de los EE. UU. Ya la creciente membresía, que se ha cuadruplicado desde las elecciones a alrededor de 49,000, ha insuflado nueva vida a una opción política que alguna vez estuvo latente. Han surgido nuevas sucursales, desde Montana hasta Texas y Nueva York. Entonces la alternativa socialista ha sido adoptada por otros millennials que no se identifican con ninguna institución política en particular. Lo logran a través de movimientos de protesta como Occupy y Black Lives Matter, alimentados por la frustración de tomar en serio la profundización de la desilusión con el capitalismo, la desigualdad de ingresos y el secuestro corporativo del gobierno democrático.
Pregunte qué es el socialismo, y miran hacia la campaña del líder del Partido Laborista, Jeremy Corbyn.
"Realmente me gustó el esbozo sucinto de Labor: para muchos, no para pocos. Ese es un gran resumen de lo que es el socialismo. Es el control democrático de la sociedad en la que vivimos. Eso incluye el cuidado de la salud universal. Educación universal. Vivienda pública. Control público de los recursos energéticos. Propiedad estatal de los bancos. Eso es lo que entiendo que es el socialismo ". (Sigue...)

Democratic socialism derangement syndrome? Why hysteria about the rise of the progressive left misses the mark dijo...

(Desde anterior). En el corazón de las ideas que inundan ese espacio hay un debate sobre el papel del Estado después de décadas de conservadores que pintaban al gobierno como opresivo.
Hay pocos socialistas elegidos para un cargo público, la más destacada es Kshama Sawant del partido Alternativa Socialista, que ganó un asiento en el consejo municipal de Seattle en 2013 y condujo un aumento en el salario mínimo de la ciudad a $ 15 por hora. Fue reelegida hace dos años y prometió un impuesto a los ricos en un estado sin impuestos. En julio, el concejo municipal aprobó unánimemente un impuesto municipal del 2.25% sobre las personas que ganan más de $ 250,000 al año. Sawant es una marxista que quiere ver a la industria como propiedad pública o cooperativas de trabajadores. Pero ella reconoce que hay un largo camino por recorrer.
Habiendo vivido la peor crisis financiera en una generación y un mercado de trabajo despiadado mientras enfrentan una creciente deuda estudiantil y la amenaza inminente de los estragos del clima, los millennials - en la cúspide de convertirse en el mayor bloque de votantes elegibles y un grupo social masivo - se han desilusionado del capitalismo y, también, según una encuesta YouGov 2016, ahora ve el socialismo de manera más favorable.
También saben que la redistribución de la riqueza es clave para avanzar en la justicia racial, ya que la desigualdad se basa principalmente en las líneas raciales. Los Millenials en general piensan que redistribuir la riqueza es una muy buena idea. Según una encuesta de 2017 de Reuters / Ipsos, más del 75 por ciento de los adultos creen que los ricos deberían pagar más en impuestos. Una encuesta de Economist / YouGov realizada el mismo año concluyó que Medicare para Todos, una piedra angular del renovado movimiento socialista, cuenta con el respaldo del 60 por ciento. Según un sondeo de Morning Consult / Politico, el 63% de los votantes registrados respalda la gratuidad de la matrícula universitaria, mientras que Civis Analytics descubrió que el 52% de los encuestados respaldaba una garantía federal de empleo. ¿Aumentar el salario mínimo a $ 15 por hora? Una encuesta de Pew muestra que el 52 por ciento está detrás de esa propuesta. Y cuando se trata de sacar dinero corporativo de la política, una encuesta de Ipsos encuentra que el 57 por ciento están a bordo.
Pero, en última instancia, ninguna cantidad de acosos e la derecha conservadora puede cambiar el hecho de que el socialismo es una tradición orgullosa, si olvidada. Desde la fundación del Partido Socialista de Estados Unidos de Eugene Debs a comienzos del siglo XX, hasta los "socialistas del alcantarillado" que gobernaron Milwaukee durante casi 60 años, hasta dirigentes socialistas democráticos de derechos civiles como Martin Luther King Jr.
Los tiempos cambian, la economía cambia, la gente busca el cambio.

The Alexandria Ocasio-Cortez Effect dijo...

El efecto Alejandría Ocasio-Cortez. Ocasio-Cortez predica que "el movimiento por la justicia económica, social y racial no conoce el código postal". Los activistas radicales por una nueva política se han aferrado a esta fe, pero la socialista democrática de 28 años, cuya sorpresiva victoria en Nueva York la convirtió en una de las figuras políticas más reconocidas en la nación, está decidida a demostrarlo. Ocasio-Cortez ha dicho desde el principio que no va a ir a lo seguro. En cambio, habla de una estrategia de movimiento: apostar por los triunfos posibles, pero también buscar "construir poder" y "hacer que las carreras improbables se vuelvan inestables para el próximo ciclo". Esa es una manera inteligente de utilizar la nueva prominencia para "avanzar en la delantera “líneas para la justicia económica y social en todas partes ". Y no se equivoquen, Alexandria Ocasio-Cortez tiene mucha prominencia recién descubierta.
“No dejen que nos dividan en distritos rojos y azules y nos digan dónde es "posible" y dónde es "imposible". Todo es posible ", dice la candidata que se identifica como organizadora. "El status quo no es una opción", le dice a una multitud entusiasta. "No hay otro camino que seguir para luchar por la justicia económica, social y racial".

Return of Socialism dijo...

Alexandria Ocasio-Cortez ha catapultado el término "socialista democrático" de nuevo al centro de atención. La palabra "socialismo" aparece en todos los medios tras la reciente victoria primaria sorpresa en Nueva York de Alejandría Ocasio-Cortez, que es miembro del Partido Socialista Democrático. Ha habido reacciones mixtas al resurgimiento de la palabra, y presumiblemente las ideas que significa. Es un resurgimiento porque hace un siglo el socialismo era una parte definida de la mezcla política.
Primero algunos antecedentes. El primer socialista en el Congreso de los Estados Unidos fue Victor L. Berger, quien fue elegido en 1910 para representar a Milwaukee, Wisconsin. El segundo fue Meyer London de la ciudad de Nueva York, elegido en 1915. Eugene V. Debs del Partido Socialista de América se postuló para presidente en 1904, 1908, 1912 y 1920. En las elecciones de 1912, su mejor actuación, obtuvo el 6% de la votación Su carrera de 1920 fue desde la prisión, donde cumplía una condena por sedición, desde la década de 1920 hasta la de 1960, el espectro del comunismo en el extranjero se utilizó para atacar a los disidentes. Los socialistas de todo tipo, así como los sindicalistas, los activistas de los derechos civiles, incluso los liberales centristas, fueron tachados de "amenaza roja".
El Susto Rojo de 1919-1920 fue la salva inicial del ataque a la disidencia. Debs fue a prisión por un discurso; otros fueron deportados; publicaciones fueron cerradas La represión fue intensa: una era posterior, el macartismo en la década de 1950, fue otro ejemplo de cómo "la política contaminó la etiqueta socialista".
Uno de los pocos que se atrevió fue el congresista del Partido Laborista estadounidense Vito Marcantonio, quien representó a East Harlem desde 1930-1950.
Pero en la mayoría de los casos, se usaron términos como "progresivo" e "izquierda” en lugar de "socialista". (La frase "la izquierda" viene, como la designación derechista, del arreglo de asientos de la Asamblea Nacional francesa en 1789). Más tarde, los socialistas de diversos tipos como Bernie Sanders y el fallecido Ron Dellums se presentaron como demócratas.
Pero 2018 es un juego de pelota completamente nuevo. El "socialismo" ha vuelto a aparecer en el vocabulario político.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

21 de agosto de 2018: el cincuenta y siete por ciento de los demócratas tiene una visión favorable del socialismo. Según Gallup, los puntos de vista favorables del capitalismo del Partido Demócrata han disminuido del 56 por ciento hace dos años al 47 por ciento ahora. Como resultado, por primera vez, los demócratas ahora tienen una visión mucho más positiva del socialismo que el capitalismo.
El miércoles, Fox News informó que el 36% de la población general está a favor de un movimiento hacia el socialismo. Incluso los medios conservadores como Fox han tenido que reconocer el cambio en la percepción pública. Tenga en cuenta que en una encuesta, el 23 por ciento de los encuestados afirmó que Fox News era poco creíble, sus cifras, desde una perspectiva suspicaz pueden de facto intentar minimizar la tendencia.
De hecho, desde 2015, la membresía en el grupo Demócratas Socialistas de América se multiplicó por siete, de alrededor de 6.000 a 43.000 a principios de julio. Entonces, la membresía en los Socialistas Democráticos de América, la organización socialista más grande en Estados Unidos ( y notemos no la única), se está disparando, especialmente entre los jóvenes, otras encuestas han destacado la apertura que siente la llamada generación del milenio hacia ideas socialistas..
¿Qué explica esta irrupción? ¿Y a qué nos referimos, en 2018, cuando hablamos de "socialismo"?
No desenterremos la antigua retórica comunista, veamos otra manera de expresar el objetivo de incorporar el concepto de lucha de clases al debate contemporáneo.
Lo que el socialista busca es libertad. En el capitalismo, nos vemos obligados a ingresar al mercado solo para vivir o tal vez sobrevivir acaso. Entonces los socialistas escuchan "el mercado" y piensan en el padre y la madre ansiosos, desesperados por no poder mantener a su familia y, bajo el capitalismo, nos vemos obligados a someternos al jefe.
El argumento socialista contra el capitalismo no es solo que nos hace pobres. Es que no nos hace libres, nos esclaviza. Cuando mi bienestar depende del capricho corporativo, cuando las necesidades básicas de la vida fuerzan la sumisión al mercado y la sumisión al trabajo, no vivimos en libertad, sino bajo dominación. Los socialistas quieren poner fin a esa dominación: establecer la libertad del jefe autoritario y los bancos explotadores.
Bernie Sanders invoca el 1 por ciento. La Sra. Ocasio-Cortez habla para la "clase trabajadora", "gente trabajadora" o "familias trabajadoras". El 1 por ciento y la clase trabajadora son diferencias políticas. Divide a la sociedad en dos, declarando a un lado el gobernante ilegítimo del otro; un lado el usurpador de la libertad, el poder y la promesa del otro.
Una de las razones por las que candidatos como Alexandria Ocasio-Cortez hablan el idioma de clase social con tanta fluidez es que es fundamental para sus identidades, es fundamental, es socialista.

NotaEd.: traducción libre, edición y redacción adicional por pachi / ROF
The new socialists
https://www.nytimes.com/2018/08/24/opinion/sunday/what-socialism-looks-like-in-2018.html

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Elecciones en Estados Unidos: quiénes son los Demócratas Socialistas, el fenómeno político que impulsa a EE.UU. más a la izquierda
Ángel Bermúdez (@angelbermudez)
BBC Mundo
Son uno de los fenómenos políticos del momento en Estados Unidos. Los Demócratas Socialistas (DSA, por sus siglas en inglés) multiplicaron por 10 su número de afiliados entre 2015 y 2018.
De unos 5.000 miembros aumentaron a más de 52.000 y siguen creciendo.
Lo han hecho cargando consigo una de las etiquetas con peor imagen en la historia política de la principal potencia mundial: socialismo.
Paradójicamente, gran parte de su crecimiento se lo deben al actual presidente republicano, Donald Trump.
"Hemos experimentado varios repuntes en la membrecía: cuando Trump ganó la elección, cuando tomó posesión de su cargo y, prácticamente, cada vez que el gobierno ha tomado alguna decisión muy opresiva o que ha molestado a mucha gente en los últimos dos años", explica Kristian Hernández, copresidenta del capítulo del Norte de Texas del DSA, a BBC Mundo.
En las próximas elecciones de mitad de período del 6 de noviembre, los Demócratas Socialistas contarán con 64 candidatos, de los cuales 5 buscan curules en el Congreso Federal, 1 optará a una gobernación y 25 competirán por escaños en los parlamentos estadales.
No han sido postulados, sin embargo, bajo las siglas del DSA sino como aspirantes del Partido Demócrata, en cuyas elecciones primarias participaron y triunfaron.
Algunas de estas victorias causaron enorme sorpresa.
Es el caso, por ejemplo, de Alexandria Ocasio-Cortez, una "millennial" latina que logró hacerse con la candidatura a la Cámara de Representantes por el circuito 14 de Nueva York.
La joven de 28 años se impuso a Joe Crowley, quien ocupa un escaño desde 1999 y era visto como posible sustituto de Nancy Pelosi como portavoz de los demócratas en el Congreso.
La socialista latina de 28 años que sorprendió marcando un hito en la política de Nueva York
Ocasio hizo campaña sin aceptar aportaciones de grandes empresas, con mucho activismo social y gastando menos de una cuarta parte del presupuesto de su competidor.
Si ella gana las elecciones se convertirá en la mujer más joven en ocupar un escaño en la Cámara de Representantes.
(Sigue ...)

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

(Desde anterior)
El fenómeno Sanders
La estrategia aplicada por Ocasio fue similar a la del senador Bernie Sanders durante las primarias por la candidatura presidencial demócrata en 2016.
No es algo casual. Ella trabajó como voluntaria en la campaña de Sanders, quien siempre se ha presentado como un demócrata socialista aunque formalmente nunca ha pertenecido al DSA.
"Es imposible pensar que el DSA hubiera llegado hasta donde se encuentra hoy si no hubiera sido por la candidatura de Sanders por la nominación presidencial", dice Daniel Schlozman, profesor asociado de Ciencias Políticas de la Universidad John Hopkins, en conversación con BBC Mundo.
Muchas de las propuestas del senador demócrata, como la idea de ofrecer un sistema de salud universal (Medicare for all) o la idea de instituir una educación universitaria gratuita, fueron fundamentales para atraer a su campaña -y en algunos casos al DSA- a las generaciones más jóvenes, en quienes Sanders parecía despertar mayor fervor que Hillary Clinton.
"El crecimiento del apoyo al DSA entre los millennials es la otra cara de la caída de la popularidad del capitalismo", explica Schlozman.
"Esta generación tuvo que pasar por una recesión muy severa ocasionada por la especulación, los préstamos bancarios imprudentes y la falta de regulaciones; lo que causó un enorme crecimiento de las deudas universitarias y cuyos estándares de vida no van a ser automáticamente más altos que los de sus padres. Entonces, hay una apertura hacia algo que no es el capitalismo, que en muchos casos no les ha ayudado".
Una encuesta de Gallup divulgada en agosto pasado indica que, en promedio, 37% de los estadounidenses tienen una imagen favorable del socialismo, frente a 56% que tienen una visión más positiva del capitalismo.
Sin embargo, hay grandes diferencias entre los grupos etarios.
Entre quienes tienen de 18 a 29 años de edad, 51% tiene una visión favorable del socialismo y 45% del capitalismo, que ha sufrido en este grupo una caída de 12 puntos desde 2010.
La valoración del socialismo es peor cuanta mayor edad tienen los encuestados, lo que puede guardar relación con el hecho de que las generaciones mayores crecieron y vivieron durante la Guerra Fría.
La peor nota la obtiene los mayores de 65 años: solo 28% tiene una imagen positiva del socialismo.
Schlozman considera que lo que ocurre en estos momentos es más la pérdida de atractivo del orden establecido que un apoyo claro a favor del socialismo.
"Hay que advertir también que hay mucha gente que votó por Sanders pero que no pertenece al DSA. Son dos fenómenos distintos aunque relacionados", apunta.
(Sigue ...)

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

(Desde anterior)
Un movimiento híbrido
Aunque ahora se ha convertido en un fenómeno político, el DSA tiene una extensa trayectoria.
"Forma parte de una larga tradición socialista en la vida estadounidense, son descendientes del Partido Socialista de Estados Unidos, creado a inicios del siglo XX", apunta Schlozman.
El DSA se creó en la década de 1980 como fruto de la fusión de dos grupos de izquierda: el Comité Organizador del Socialismo Democrático (que era heredero del extinto Partido Socialista de Estados Unidos) y el Nuevo Movimiento Americano (una alianza de intelectuales progresistas con vínculos con los partidos izquierdistas clásicos).
Como organización política no suele postular candidatos bajo sus propias siglas.
“Hay algunas excepciones que se postulan por el Partido Verde o directamente como demócratas socialistas pero, en general, reconocemos que el sistema bipartidista están tan arraigado que es mucho más fácil ganar postulándose por el Partido Demócrata", señala Hernández.
"Creo que es una idea muy sabia para el DSA postularse con la tarjeta del Partido Demócrata, el cual -a su vez- obtiene energía, ideas y talento", afirma.
El experto señala las dificultades para clasificar al DSA. "No son un grupo de presión tradicional ni tampoco un partido político, sino una especie de movimiento social de base. Son un poco de todo", agrega.
Del "Medicare for all" al fin del capitalismo
Schlozman destaca que, desde el punto de vista ideológico, el DSA es muy diverso.
"Por una parte, hay gente partidaria de un estado de bienestar liberal que ofrezca programas universales públicos y, en el otro extremo, tienes gente que quisiera cambios mayores en el orden social que no plantean reformar sino acabar con el capitalismo", afirma.
Los primeros se encontrarían más cómodos en las filas del Partido Demócrata mientras que los últimos no tanto.
Un elemento fundamental para el crecimiento acelerado del DSA ha sido la propuesta de un sistema de salud universal (Medicare for all), que se popularizó durante la campaña de Bernie Sanders.
Hernández señala que, en estos momentos, ese es el tema principal de la agenda nacional del DSA.
"Ha sido muy efectivo para cambiar la forma como las personas hablan sobre el sistema de salud, cómo perciben que debería ser un derecho humano y que no deberíamos tener que escoger entre pagar la renta y comprar los medicamentos que necesitamos. La gente se da cuenta de que el sistema de salud está hecho para generar ganancias económicas".
"Usamos eso como plataforma para hablar de otros asuntos que la gente normalmente no vería".
"Creo que el tema de la salud ha servido para atraer a mucha gente al DSA, para que se hagan una idea de lo que defendemos. Antes de la postulación de Bernie yo nunca me había considerado socialista", apunta la joven de 19 años de edad, nacida en Estados Unidos e hija de inmigrantes mexicanos.
Pero más allá de la propuesta de programas públicos universales, que pueden tener una acogida amplia entre gran parte del electorado estadounidense, el DSA cuestiona el funcionamiento mismo del sistema capitalista y habla de temas como la lucha de clases o la construcción del "poder de la clase trabajadora“
(Sigue ...)

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

(Desde anterior)
Para mí no hay un gran salto entre ambos asuntos. Si piensas, por ejemplo, en el cambio climático te das cuenta de que la principal causa son las corporaciones. Cuando haces esa conexión, no pasa mucho tiempo antes de que veas que el problema es el capitalismo. Se trata de este enorme sistema que hace casi imposible que consigas las cosas que necesitas, una vivienda, agua, salud", señala Hernández.
"Muchos somos partidarios de que los trabajadores sean dueños de los medios de producción. Defendemos la democracia en cada aspecto de la vida. No somos partidarios de dar más poder al Estado o de crear un estado de bienestar que depende del Estado porque eso no sería una verdadera democracia. Los trabajadores deberían tener injerencia directa en su trabajo y en la forma como se manejan las cosas. Creo que eso se parece más a lo que sería vivir en el socialismo", agrega.
Schlozman, sin embargo, considera poco útil esa etiqueta.
"Hay una gran brecha entre Dinamarca y la China de Mao. Llamar socialismo a ambas cosas no es muy útil. Obviamente hay una gran disparidad dentro del DSA entre lo que son fundamentalmente políticas reformistas y las políticas revolucionarias".
"Lo que no queda claro cuando miras las encuestas es cuánto apoyo hay para el reformismo y cuánto a la revolución. No creo que mucha gente haya pensado en lo que significa, en las diferencias y adónde quieren ir. No he visto ninguna evidencia de que haya un amplio apoyo popular a la propiedad social de los medios de producción", apunta el experto.
"Yo creo que esto se trata más de Medicare for all", concluye.

Tomado de
https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-46066139?SThisFB

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Los socialistas demócratas creen que tanto la economía como la sociedad deben manejarse democráticamente, para satisfacer las necesidades públicas, no para obtener ganancias para unos pocos. Para lograr una sociedad más justa, muchas estructuras de nuestro gobierno y economía deben transformarse radicalmente a través de una mayor democracia económica y social.

https://www.dsausa.org/about-us/what-is-democratic-socialism/#discredited

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Lo que no se debate en Puerto Rico: el surgir de la izquierda como un movimiento socialista en los Estados Unidos, el Democratic socialists esta organizado y presente en 47 estados, hay otros grupos como Socialist Alternative que en Seattle han logrado grandes avances: Maria Svart, la directora nacional de los socialistas demócratas de América, dijo: "Estamos construyendo el ala socialista de un movimiento más amplio ... pero al mismo tiempo somos una organización que quiere construir a largo plazo” ... La DSA registró un aumento en la membresía, a fines de 2017 tenía más de 32,000 partidarios que pagaban cuotas en todo el país. Actualmente la DSA cuenta con más de 50.000 miembros activos. En 2017, la DSA enumeró 85 capítulos locales, dos capítulos estatales, 29 capítulos socialistas demócratas jóvenes y 63 comités organizadores. A partir de abril de 2018, ha desarrollado 181 capítulos en 47 estados y casi todas las ciudades principales.
https://www.theguardian.com/us-news/2018/oct/26/america-midterms-democrats-socialism-bernie-sanders?fbclid=IwAR1eRnRbNHzwmmHpn4NWcxXIJkHTmc2AC6S4Fz9Y52W4CEJDEz91e_m96Xg
https://www.dsausa.org/chapters/