viernes, 3 de agosto de 2007

dos cuentos al margen

y esa noche el policia llega a su casa en morovis despues de coger par de pones, esperar un rato en el peaje en lo que llegaba el último relevo.. su hija se despierta a ver a su padre llegar de trabajo en san juan para preguntarle como esta..viejo qué hiciste.. el oficial coge a su hija en la falda y le cuenta como arrestó a un joven que trataba de llevarle agua y comida a un manifestante de una protesta.. la hija mira con dudas en los ojos..por llevar qué...el oficial le dice que el arrestado llevaba agua y comida en un bulto.. ahh como la merienda que me prepara mami dice su hija esforzándose por entender.. y porqué protestan... el oficial le trata de explicar que hay un edificio para millonarios que se construye en donde antes habia un área para todos.. al acostar a su hija el oficial llega al cuarto donde su esposa duerme, en la mesa de noche ha dejado una nota: 'no le pongas las noticias a la nena que se ve cuando la policía...' y mientras se prepara para descansar piensa que no sabe que ha hecho...

el ingeniero se apura el palo de más que se está dando cuando su pana el arquitecto regresa del baño, el ingeniero le dice: chico por más que le dije que hicieran menos habitaciones, que dejaran espacio para estacionamientos del fortín..el arquitecto igualmente embuído de una extraña melancolía suspira y dice: si hombre y yo que hasta le decía que si hubiesemos diseñado unas áreas comunes de acceso general con el fortín, jardines, una plaza..y el ingeniero interrumpe: …y por más que le dije que no pegaran las construcciones a la orilla del mar, se lo dije mil veces..