jueves, 23 de agosto de 2018

La cosecha necesaria...


Por verse si germina algo nuevo... Nuestra realidad, las estructuras sociales que nos esclavizan y engañan, los mecanismos de gobierno que nos traicionan y los sistemas económicos heredados por nuestra isla han producido una sociedad al borde de una falla catastrófica y sistémica, estamos justo por caer en el precipicio de la mayor pobreza social y cultural de nuestra historia en más de cien años. A pesar de la producción de riqueza sin precedentes, la desigualdad económica es más obscena que nunca. Las industrias dañan irreversiblemente el medio ambiente a medida que los mercados del capitalismo inhumano continúan recompensando a las entidades corporativas con beneficios paradójicos generados por la explotación de los recursos, la negación de fuentes sostenibles y la opresión de la gran mayoría. En estos tiempos, el futuro de Puerto Rico depende de su capacidad y talento para crear, imaginar, inventar, soñar y realizar una nueva isla para un nuevo tipo de futuro, por lo que es importante analizar y comprender los diferentes aspectos sociales, económicos, e ideas políticas que podemos desarrollar, es urgente entender que nuestras necesidades y las limitaciones que enfrentamos son señales de los cambios por venir. Comienza por comprender qué alternativa necesitamos para sustituir el sistema actual, cómo se vería y cómo podría funcionar; en otras palabras, comienza por comprender el socialismo. Es mi profunda convicción que la ruta del cambio requiere sobrepasar los discursos tradicionales, debemos crear un nuevo lenguaje de libertad económica e igualdad social, eso creo y humildemente propongo.
pachi/ ROF

13 comentarios:

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Antes que me pregunten, la rosa roja ha sido simbolo eterno de los sentimientos humanos más puros, pasionales y sinceros. La rosa roja, también, siempre ha sido un símbolo importante de los movimientos antiautoritarios. El símbolo de la rosa roja se hizo popular entre los partidos políticos socialistas y socialdemócratas en la Europa Occidental posterior a la Segunda Guerra Mundial. El símbolo de una rosa roja en un puño es utilizado por la Internacional Socialista y muchos de sus partidos miembros como el Partido Socialista Francés (PS). El Partido Laborista británico ha usado una rosa roja como su símbolo desde finales de los años ochenta; la rosa reemplazó el símbolo anterior del partido, la bandera roja.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Einstein.- «Una locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener resultados diferentes. Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo»

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

21 de agosto de 2018: el cincuenta y siete por ciento de los demócratas tiene una visión favorable del socialismo. Según Gallup, los puntos de vista favorables del capitalismo del Partido Demócrata han disminuido del 56 por ciento hace dos años al 47 por ciento ahora. Como resultado, por primera vez, los demócratas ahora tienen una visión mucho más positiva del socialismo que el capitalismo.
El miércoles, Fox News informó que el 36% de la población general está a favor de un movimiento hacia el socialismo. Incluso los medios conservadores como Fox han tenido que reconocer el cambio en la percepción pública. Tenga en cuenta que en una encuesta, el 23 por ciento de los encuestados afirmó que Fox News era poco creíble, sus cifras, desde una perspectiva suspicaz pueden de facto intentar minimizar la tendencia.
De hecho, desde 2015, la membresía en el grupo Demócratas Socialistas de América se multiplicó por siete, de alrededor de 6.000 a 43.000 a principios de julio. Entonces, la membresía en los Socialistas Democráticos de América, la organización socialista más grande en Estados Unidos ( y notemos no la única), se está disparando, especialmente entre los jóvenes, otras encuestas han destacado la apertura que siente la llamada generación del milenio hacia ideas socialistas..
¿Qué explica esta irrupción? ¿Y a qué nos referimos, en 2018, cuando hablamos de "socialismo"?
No desenterremos la antigua retórica comunista, veamos otra manera de expresar el objetivo de incorporar el concepto de lucha de clases al debate contemporáneo.
Lo que el socialista busca es libertad. En el capitalismo, nos vemos obligados a ingresar al mercado solo para vivir o tal vez sobrevivir acaso. Entonces los socialistas escuchan "el mercado" y piensan en el padre y la madre ansiosos, desesperados por no poder mantener a su familia y, bajo el capitalismo, nos vemos obligados a someternos al jefe.
El argumento socialista contra el capitalismo no es solo que nos hace pobres. Es que no nos hace libres, nos esclaviza. Cuando mi bienestar depende del capricho corporativo, cuando las necesidades básicas de la vida fuerzan la sumisión al mercado y la sumisión al trabajo, no vivimos en libertad, sino bajo dominación. Los socialistas quieren poner fin a esa dominación: establecer la libertad del jefe autoritario y los bancos explotadores.
Bernie Sanders invoca el 1 por ciento. La Sra. Ocasio-Cortez habla para la "clase trabajadora", "gente trabajadora" o "familias trabajadoras". El 1 por ciento y la clase trabajadora son diferencias políticas. Divide a la sociedad en dos, declarando a un lado el gobernante ilegítimo del otro; un lado el usurpador de la libertad, el poder y la promesa del otro.
Una de las razones por las que candidatos como Alexandria Ocasio-Cortez hablan el idioma de clase social con tanta fluidez es que es fundamental para sus identidades, es fundamental, es socialista.

NotaEd.: traducción libre, edición y redacción adicional por pachi / ROF
The new socialists
https://www.nytimes.com/2018/08/24/opinion/sunday/what-socialism-looks-like-in-2018.html

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Los problemas en general sentidos con el capitalismo -aumento de la desigualdad, estancamiento de los salarios e inestabilidad severa- han llevado a grandes cambios políticos y culturales a nivel mundial. Pero también podemos ver esto en un mayor apetito por buscar alternativas al capitalismo. Una encuesta de Gallup este mes que analiza las actitudes de Estados Unidos hacia el socialismo y el capitalismo dijo por primera vez desde que la organización comenzó a rastrear el tema en 2010 que los demócratas tienen una imagen más positiva del socialismo que el capitalismo. Sus sentimientos positivos hacia el capitalismo se han desplomado. En un campo están aquellos que creen que el socialismo implicaría un cambio fundamental en la estructura de nuestra economía, para deshacer por completo la división de personas de nuestro sistema actual en categorías de empleado y empleador. Para aquellos que creen que el socialismo significa un cambio estructural, esta relación sería reemplazada por una comunidad democrática de personas que producirían bienes o servicios. Esta misma comunidad sería la propietaria colectiva del excedente que producía y decidiría cómo usarlo de manera democrática. En otras palabras, este escenario implica el desmantelamiento de la relación empleador / empleado.
Socialists Need To Fight For Economic Change -- Not Just Another Version Of Capitalism

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

En salud, educación universitaria pública gratis y reformas migratorias, las ideas socialistas cada vez más son las propuestas respaldadas por el pueblo y abrumadoramente. La velocidad con la cual las demandas de la izquierda se están moviendo desde un sueño marginal a una propuesta principal es como nada de lo que hemos visto en décadas.
En mi opinión, la principal lección que debemos tomar es esta: no nos detengamos.
Incluso cuando los centristas se burlen de nosotros por probar los límites de lo posible, y cuando los derechistas intentan provocar histeria, debemos seguir articulando claramente nuestras demandas de una sociedad más justa, más igualitaria y menos opresiva. La izquierda debe afirmar estas demandas en un escenario tan grande como sea posible. Al abordar estos temas en elecciones o ponerlos en el centro de atención en las protestas que atraen la atención de los medios nacionales, podemos exponer la lógica democrática y redistributiva de esas demandas a millones de personas.
Tenemos más espacio para maniobrar políticamente de lo que creemos, y ciertamente más de lo que los moderados creen. Debemos ser optimistas y audaces al proponer políticas que beneficien a la mayoría de la clase trabajadora. Y a medida que parte de esta energía progresiva se transforme en la curiosidad socialista, deberíamos dar la bienvenida a los reclutas con afecto y con los brazos abiertos. Deberíamos organizar a los nuevos socialistas en grupos políticos independientes para estas demandas, y para las docenas de otras que aún no se han articulado.
La izquierda está ganando la batalla de las ideas en este momento. La abrumadora mayoría de la gente ha llegado a algunas de nuestras principales propuestas de políticas en cantidades de tiempo increíblemente cortas. Sigamos empujando.
https://jacobinmag.com/2018/08/medicare-for-all-free-college-tuition-abolish-ice-polls-bernie-sanders-socialists

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Los burgueses y su insensibilidad, RR no percibe la otroriedad (también conocido como alteridad y constituye un concepto clave de la enajenación del sujeto ante el colectivo, opuesto a la identidad y se refiere, o se intenta referir, a quienes son o es «otro») con el cual se refiere a las clases trabajadoras, asalariados y los pobres. A distanciado como lo pudimos ver durante todo el proceso posMaria, desde el recinto cómodo del Centro de convenciones.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Miles de pobres y viejos muertos, en qué momento hablamos de genocidio por Discrimen y negligencia. Las relaciones públicas y la publicidad no revive los miles de muertos que el Discrimen y la negligencia han ocasionado. Se abre la Caja de Pandora puertorriqueña, a nivel mundial de comentario crítico lo que es evidencia de un gobierno que discrimina contra la mayoría, no cuentan los pobres y los viejos por eso no los contaron ni los cuentan para tomar decisiones políticas. Frente al genocidio hablan de monumentos y fiestas como los romanos en la era imperial: Discrimen institucional en una isla que es diferente para los muchos y los muy pocos. Momento de construir una alternativa socialista.

Becoming Serfs dijo...

De trabajadores a siervos: Usted sabe las estadísticas. La desigualdad de ingresos no ha sido tan pronunciada en más de un siglo. El 10 por ciento superior tiene el 50 por ciento de los ingresos del país, y el 1 por ciento superior tiene el 20 por ciento de los ingresos del país. Y los trabajadores luchan con salarios de menos de $ 10 por hora, colocándolos por debajo del umbral de pobreza, mientras que los ingresos del CEO promedio de una corporación importante son más de 300 veces el salario de su trabajador promedio, un aumento masivo dado que en En la década de 1950, el CEO promedio ganaba 20 veces más de lo que ganaba su trabajador. Esta desigualdad de ingresos es global. El 1 por ciento más rico de la población mundial controla el 40 por ciento de la riqueza mundial. Y está empeorando
Vivimos en un nuevo feudalismo. Nos han despojado del poder político. Los trabajadores están atrapados en trabajos de baja categoría, obligados a endeudarse y a salarios estancados o en descenso. Pobreza crónica y condiciones de trabajo explotadoras.
Entonces, ¿cuál es la decisión? O rebelarse o convertirse en siervos del siglo XXI, obligados a vivir en la miseria y brutalmente oprimidos por la policía militarizada y el sistema de seguridad y vigilancia más sofisticado de la historia humana, mientras los oligarcas reinantes continúan revolcándose en una riqueza y opulencia inimaginables.

NotaEd: traducción libre, alguna redacción y edición por pachi/ ROF

Becoming Serfs dijo...

De trabajadores a siervos: Usted sabe las estadísticas. La desigualdad de ingresos no ha sido tan pronunciada en más de un siglo. El 10 por ciento superior tiene el 50 por ciento de los ingresos del país, y el 1 por ciento superior tiene el 20 por ciento de los ingresos del país. Y los trabajadores luchan con salarios de menos de $ 10 por hora, colocándolos por debajo del umbral de pobreza, mientras que los ingresos del CEO promedio de una corporación importante son más de 300 veces el salario de su trabajador promedio, un aumento masivo dado que en En la década de 1950, el CEO promedio ganaba 20 veces más de lo que ganaba su trabajador. Esta desigualdad de ingresos es global. El 1 por ciento más rico de la población mundial controla el 40 por ciento de la riqueza mundial. Y está empeorando
Vivimos en un nuevo feudalismo. Nos han despojado del poder político. Los trabajadores están atrapados en trabajos de baja categoría, obligados a endeudarse y a salarios estancados o en descenso. Pobreza crónica y condiciones de trabajo explotadoras.
Entonces, ¿cuál es la decisión? O rebelarse o convertirse en siervos del siglo XXI, obligados a vivir en la miseria y brutalmente oprimidos por la policía militarizada y el sistema de seguridad y vigilancia más sofisticado de la historia humana, mientras los oligarcas reinantes continúan revolcándose en una riqueza y opulencia inimaginables.

NotaEd: traducción libre, alguna redacción y edición por pachi/ ROF

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Una interrogante se va fraguando a medida que sectores socialistas más radicales empiezan a impulsar con éxito su agenda en los Estados Unidos, ¿ qué esperan sectores de la supuesta izquierda que hoy se identifican como soberanistas, incluyendo miembros del PPD, para proponer una agenda socialista...??? Cuando repiten su compromiso con los trabajadores, la justicia social y los Derechos humanos, ¿saldrán del closet de capitalistas “light”...??? En un momento en que sectores de la población se está radicalizando, cuando los movimientos populares se unen en torno a demandas "radicales" y la organización comunitaria de base, puede ser útil extraer inspiración colectiva del pasado. Las irrupciones sociales en innumerables ocasiones han remodelado la historia, han reconfigurado el terreno de la lucha de clases de tal manera que la clase dominante al menos por un momento, estuvo a la defensiva y obligada a hacer concesiones que hoy vemos intentan borrar y enterrar.
Una de las demostraciones más notables del radicalismo profundamente arraigado de la "gente común" ha sido casi olvidada, incluso por los historiadores: a saber, el proyecto de ley de seguro de desempleo para los trabajadores. A pesar de que, en esencia, no tuvo cobertura de prensa y de una hostilidad extrema por parte de la comunidad empresarial y la administración, se desarrolló un movimiento de masas detrás de este proyecto que había sido redactado por el Partido Comunista. La tremenda presión popular que se ejerció aseguró eventualmente una sorprendente victoria en la primavera de 1935, el apoyo generalizado al proyecto de ley probablemente sea un factor que muestre cómo la población izquierdista estuvo presente, vigente y activa en la década de 1930 y un precedente de lo que puede volverse cuando una fuerza política articula sus agravios.
Brinkley resume: "El fracaso de los movimientos políticos más radicales para echar raíces en la década de 1930 refleja, en parte, la ausencia de una tradición radical en la cultura política".
Pero estemos claros los ideales eran la abolición de la pobreza y la inseguridad económica lo que se vislumbró como un ataque frontal a los fundamentos del capitalismo como la apropiación privada de la riqueza, la determinación de los salarios por el mercado y el mantenimiento de un ejército de desempleados.
Así fue que 1935 se convertiría en el año del "Segundo New Deal", cuando la administración Roosevelt giró a la izquierda en respuesta al masivo descontento y desilusión con sus políticas. El senador socialista Huey Long se había convertido en un héroe al denunciar a los ricos y proponer su programa Share Our Wealth, una crítica implícita del conservadurismo del New Deal. El "sacerdote de la radio", el padre Charles Coughlin, había adquirido una estatura heroica entre millones al "hablar constantemente de un salario digno, de ganancias para el agricultor, de sindicatos laborales protegidos por el gobierno e insistir que los derechos humanos se coloquen por encima de los derechos de propiedad. Él enfatiza la "maldad" del "financismo privado y la producción con fines de lucro". Su organización inmensamente popular, la Unión Nacional por la Justicia Social, no era un mero instrumento políticamente anodino. Se consagraron principios como la nacionalización de las "necesidades públicas" como la banca, la luz y el gas natural; control de toda la propiedad privada para el bien público; un "salario anual justo que permitiera a todos los ciudadanos que quieran y puedan trabajar para mantener y educar a su familia".
Tal es la historia de los trabajadores, tal es el manto de olvido que los medios exitosamente tejen para esconder dichas luchas y los esfuerzos para suprimir la agenda política y las voces de los oprimidos ha tenido éxito con demasiada frecuencia, borrando así la memoria de las luchas populares.
Si podemos resucitar tales historias, pueden resultar útiles en nuestra propia era de crisis, a medida que nacen nuevas luchas contra la opresión.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

La investigación ha demostrado que la desigualdad económica podría ser un contribuyente significativo a la enfermedad mental. Mayores disparidades en la riqueza y el ingreso se asocian con una mayor ansiedad y estrés en todos los niveles de la escala socioeconómica, la pobreza tiene un impacto negativo en el desarrollo de los niños y puede contribuir al deterioro social, emocional y cognitivo. Una sociedad diseñada para satisfacer las necesidades de todos podría ayudar a prevenir muchos de estos problemas antes de que comiencen.
Para hacer frente al dramático aumento de la angustia mental y emocional, debemos ir más allá de un enfoque en el individuo y pensar en el bienestar como un problema social.
What a Society Designed for Well-Being Looks Like
https://www.yesmagazine.org/issues/mental-health/what-a-society-design-for-well-being-looks-like-20180912?utm_medium=email&utm_campaign=YTW_20180914&utm_content=YTW_20180914+CID_3a58e48b2a7b6e0ca7425d920c5743f5&utm_source=CM&utm_term=What%20a%20Society%20Designed%20for%20Well-Being%20Looks%20Like

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

El Centro de Información Censal (CIC) de la Universidad de Puerto Rico en Cayey anunció hoy que la desigualdad económica en Puerto Rico creció de 2016 a 2017 y de 2013 a 2017.

La entidad indicó que este crecimiento hizo que Puerto Rico clasificara como el tercer país más desigual entre los 101 países que publicaron estos datos durante el periodo 2013 a 2017. Asimismo, se expuso que estas diferencias sociales entre familias en Puerto Rico fueron mayores que para cualquier país en las Américas que publican datos en el Banco Mundial.

Roberto Ortiz-Feliciano dijo...

Entonces, como Lenin preguntaría: “¿Qué se debe hacer?”. Si tengo razón, ¿cómo podemos en el movimiento socialista convencer a nuestras hermanas y hermanos de lo correcto de este argumento y reclutarlos para que se unan? ¿Una lucha pensada para derrotar al capitalismo y poner en su lugar el gobierno socialista? Esto, sostengo, es la lucha más crítica de nuestro tiempo, o en cualquier otro momento. Es, literalmente, la lucha por la vida de nuestro planeta y toda la vida en él. El fracaso es impensable.
Aquí, a grandes rasgos, es lo que sugiero es el camino a seguir, el camino para finalmente, y razonablemente rápido, tener un nuevo partido socialista, que pueda competir por el poder y ganar:
Debe ser un nuevo partido socialista porque no creo que los partidos y sectas socialistas actuales puedan o vayan a hacer lo que sea necesario. Esto no es porque estos partidos y sectas tienen la política equivocada. Tienen una excelente política, y admiro mucho a estos partidos y sectas y al trabajo heroico que hacen. Pero lo que tristemente he llegado a la conclusión es que no tienen la capacidad de unirse, de formar un solo partido socialista. Son demasiado doctrinarios y muy a menudo compiten entre sí. Demasiado ligado a su marca específica de socialismo, y a su análisis específico de lo que se necesita hacer, y cómo debe hacerse. Por supuesto, espero que algunos de sus miembros se unan para armar este nuevo partido socialista de amplia base. ¿Por qué? Porque no lo veo como estar en competencia con los partidos y sectas socialistas existentes; y porque serían personas con una sólida perspectiva socialista que podrían ser de gran ayuda para organizar el tipo de partido socialista más amplio e inclusivo que estoy imaginando.
https://www.laprogressive.com/socialism-or-barbarism/?utm_source=LA+Progressive+NEW&utm_campaign=bc2d171489-LAP_News_4_15_April_17_PC4_15_2017_COPY_01&utm_medium=email&utm_term=0_61288e16ef-bc2d171489-286937657&mc_cid=bc2d171489&mc_eid=542442877c