viernes, 29 de febrero de 2008

¿Por dónde ando? Ponderando, ponderando…





Perdido en mi pensamiento voy en busca de mi lugar… Antonio Cabán Vale

Los eventos de estos días obligan a pensar. Seduce el divagar entre imágenes, expresiones, replanteamientos y rebeldías creativas. Así estoy y voy, nutrido por esta secuela de cosas increíbles, que de veras están ocurriendo y hay que creer aunque desafía poderlo entender, asistido porque en mi propia existencia vivo experiencias de, por un lado, absurdos oficializadas, saltimbanquis haciendo piruetas para justificar sus acciones y por otro, de retos innecesarios y moralidades cacofónicas. Arrinconado pienso cómo reaccionar y busco entre mis voces, y aquí voy, algo alocado, ojala, posiblemente alucinarte, mejor.

Piensan revivir la controversia del uso del tracto de terreno entre Fajardo y Luquillo y recuerdo estas palabras:
“Esto lo sabemos: la tierra no pertenece al hombre, sino que el hombre pertenece a la tierra. El hombre no creó el tejido de la vida, sino que simplemente es una fibra de él. Todo lo que haga al tejido, se lo hará a sí mismo. Lo que ocurre a la tierra ocurrirá a los hijos de la tierra. Lo sabemos. Todas las cosas están relacionadas como la sangre que une a una familia.”

Una de las múltiples versiones de las palabras del Jefe Seattle en respuesta a la oferta de compra de las tierras de su tribu.

La estrategia que se esgrime contra los maestros, los orfebres del futuro de nuestra isla, me recuerda el famoso requerimiento con el que le exigían sumisión los conquistadores a los indios:
“Y si así no lo hicieseis o en ello maliciosamente pusieseis dilación, os certifico que con la ayuda de Dios nosotros entraremos poderosamente contra vosotros, y os haremos guerra por todas las partes y maneras que pudiéramos, y os sujetaremos al yugo y obediencia de la Iglesia y de Sus Majestades, y tomaremos vuestras personas y de vuestras mujeres e hijos y los haremos esclavos, y como tales los venderemos y dispondremos de ellos como Sus Majestades mandaren, y os tomaremos vuestros bienes, y os haremos todos los males y daños que pudiéramos.”

Ultimátum en castellano leído antes de que comenzara cualquier batalla y que los indios no entendían, oficializado por notario y sello, que antes de otro episodio de genocidio exculpaba a los colonizadores y a sus reyes de las muertes y el sufrimiento de los indígenas.
En 1492 había aproximadamente cien millones de indígenas viviendo en América. En 1692, la población indígena total superaba apenas los 4.5 millones de habitantes, según datos proporcionados por la organización Survival Internacional. Durante el mismo período (1503-1660) las remesas totales hacia España alcanzaban los 181.333 kilos de oro y 16.886.815 kilos de plata según los Libros de Cuentas de la Casa de Contratación.

Y por otro lado suspenden la paralización de Paseo Caribe, proceso de debate jurídico que se ha convertido en un ejercicio gimnástico de racionalización construccionista que como todo enredo tipo Rubik Cube jurídico y falto de sentido moral ulterior puede llevar a inclusive hacer a personas inteligentes a desviarse de lo obvio y de lo fundamental. Puede llevar a juristas de renombre a plantear que disposiciones de la ley hipotecaria tienen de alguna manera más importancia que los fundamentos constitucionales. Para contraste hago una paráfrasis de unos textos provenientes de la doctrina federal aplicada a la conservación de sitios históricos, veamos:

Estos sitios especiales son los sitios reales donde acontecimientos significativos históricos ocurrieron y representan las ideas que formaron nuestro pueblo porque ellos poseen el valor excepcional o la calidad de ilustrar o expresar la herencia de Puerto Rico. Esto es que están asociados con los acontecimientos que han hecho una contribución significativa a, y son identificados con, o que excepcionalmente representan, el amplio patrón nacional de la historia de Puerto Rico y del cual un entendimiento y la apreciación de dicha historia puede ser adquirida y que son un vínculo común entre todos los puertorriqueños.

Incluyo trozos de los textos oficiales en ingles que afirman porque por ejemplo, conservar una pradera donde ocurrió una batalla histórica tiene perfecto sentido, lógica y valor. “These special places are the actual sites where significant historical events occurred, or where prominent Americans worked or lived, and represent the ideas that shaped our nation.” “Because they possess exceptional value or quality in illustrating or interpreting the heritage of the United States.” “..exceptional places. They form a common bond between all Americans.”

Sin embargo si es Puerto Rico, si es nuestra historia, si fueron nuestra batallas, que fácil se le hace hasta a jueces olvidar o simplemente no valorar lo nuestro por encima de sortilegios legales e intereses millonarios.

En El Burlador de Sevilla, de Tirso de Molina, don Juan Tenorio mata al padre de una de sus amantes. Al morir, don Gonzalo lo amenaza con la justicia divina y don Juan, burlándose, le dice: Qué largo me lo fiáis… El final de don Juan y su vida de engaños es cuando don Gonzalo se le aparece en la imagen de un convidado de piedra.

Hoy somos muchos que nos preguntamos ¿cuán largo se lo están fiando a Paseo Caribe?

Y finalmente por un rato pienso en los legados que construyen todos estos personajes de nuestra actualidad, como se justifican, como se niegan que en tonos muy grises están redactando sus vidas en largos pasajes cuestionables en negación continua de que sus principios han finalizado como recuerdos irónicos, y para ser chocante pienso en el príncipe que regresa del cautiverio, reasume el poder, y se enfrenta al imperio más grande de su época, y para ilustrar como los fines no justifican los medios terminó siendo un monstruo de Hollywood.

Vlad Tepes es un héroe en Rumania por su resistencia a las invasiones turcas, para algunos historiadores, fue un heroico defensor de la independencia de su país y del cristianismo, mientras que para otros alguien que torturaba para divertirse, por puro placer.
Fue a partir de 1462 cuando Vlad ganó su apodo de Tepes (empalador). Empaló entre 50.000 y 100.000 personas. En 1461, durante la guerra con los turcos, su ejército era solo de 10.000 hombres, y los turcos poseían un inmenso imperio. Sin embargo, los valacos lucharon con ferocidad, y llegaron a derrotar en varias ocasiones a los turcos, capturando un gran número de rehenes.
El 11 de enero de 1462 Vlad envía una carta al rey de Hungría (aliado de los turcos) comunicándole que había empalado a 23.884 prisioneros. Alzó una obra monstruosa con más de 23.000 empalados en postes de madera y metal. Tras la tortura, Vlad mandaba decapitar a todos los cuerpos.
El empalamiento era introducir una estaca por el ano y dejar que el cuerpo resbalase por el poste hasta que el cuerpo quedaba totalmente atravesado, saliendo la punta por la boca.
Lo cierto es que Vlad había utilizado este macabro ejercicio de tortura y muerte previamente. Su primera acción brutal fue en 1459. Convocó una gran fiesta para hablar de la paz. Los nobles invitados y sus familias fueron a su castillo donde se celebraría la fiesta. Los soldados los aniquilaron a todos. Empalados, torturados, quemados… cualquiera que pudiera pretender su trono fue exterminado.
Tuvo el poder en el sur de Rumania de 1456 a 1462 tiempo durante el cual mató a cien mil de las quinientas mil personas que habitaban la población. Su notoriedad lo transformó en, y nosotros lo conocemos como Drácula mediante la pluma literaria de Bram Stoker y las películas.

Hoy pienso en el legado que están dejando algunos en su paso actual por la vida y pienso en Vlad.

Y por eso sigo ponderando.

Cosas veredes, amigo Sancho.