jueves, 21 de noviembre de 2013

Wittgenstein visita la Laguna Grande en Las Croabas...un relato de otoño caribeño (ficción)


Esperamos el anochecer tras encontrarnos con los dos croabeños que nos aguardaban al lado de su yola. Luego de los saludos remamos hasta el centro de la bahía, mientras esperábamos aproveché para preguntarle al alemán sobre la propuesta de llegar a la verdad del misterio sin contar con sendos estudios y solo recuentos de hechos.


Dijo: "El mundo es todo. El mundo es la totalidad de los hechos, no solo de las cosas y las expresiones. El mundo está determinado por los hechos, todos los hechos. La totalidad de los hechos determina tanto lo que es el caso, y también todo lo que no es el caso que nos puede interesar. Los hechos en el espacio lógico son el mundo. El mundo se divide en hechos. Cualquiera puede ser el caso, o no ser el caso, y todo lo demás permanece igual.

¿Cuál es el caso que nos ocupa...??? ¿Las teorías, las excusas y explicaciones, los documentos que reflejan procesos burocráticos y reglamentos, o los hechos que han acontecido y acontecen...???

El hecho, la existencia de los hechos. Un hecho es una combinación de objetos (entidades, cosas). Es esencialmente una cosa o un acto que puede ser parte integrante de un hecho posterior. En la lógica nada es accidental: si una cosa puede ocurrir en un hecho, la posibilidad del hecho debe estar ya prejuzgado en el asunto. 

(Una entidad lógica no puede ser meramente posible. Es fruto, la lógica, de todas las posibilidades reales, y todas las posibilidades son hechos no meras suposiciones.)

Del mismo modo que no podemos pensar en los objetos espaciales en absolutos sin contornos ni imágenes sin dimensiones, aparte del espacio ni fuera del tiempo, no podemos pensar en un objeto aparte de la posibilidad de su relación con otras cosas. Si puedo pensar en un objeto en el contexto de un hecho, no puedo pensar en ello aparte de la posibilidad del contexto. Valga por tanto la prioridad del contexto y las circunstancias en conformar el hecho, por lo tanto presupone la posiblidad de entender el hecho.

En el hecho, objetos dependen unos de otros, como los eslabones de una cadena. En el hecho, los objetos se combinan de una manera definida aunque desconozcamos dichas definiciones y relaciones de causas y efectos. La manera en que los objetos se mantienen unidos (o separados) en el hecho es la estructura racional del hecho. La forma es la posibilidad de la estructura. La estructura del hecho consiste en las estructuras de los hechos atómicos, esos hechos particulares indivisibles, originarios e iniciales... La totalidad de los hechos existentes es el mundo. La totalidad de los hechos existentes también determina que no existen otros hechos. La existencia y la no existencia de los hechos es la realidad. Como lo entendemos y expresamos es mediante el lenguaje, mediante la proposición que ofrecemos de nuestra realidad.



En la proposición el pensamiento se expresa perceptiblemente por los sentidos. Nosotros usamos el signo sensiblemente perceptible (signo sonoro o escrito, etc.) de la proposición como una proyección del posible estado de cosas. El método de proyección es el pensamiento del sentido de la proposición: el signo por el que expresamos la idea. Y la proposición es el signo proposicional en su relación con el mundo. Para la proposición pertenece todo lo que pertenece a la proyección, pero no lo que se proyecta. Por lo tanto, es la posibilidad de lo que se proyecta. En la propuesta, por lo tanto, su sentido no es todavía contenida, pero la posibilidad de expresarlo. ("El contenido de la proposición" significa el contenido de la proposición significativa.) En la proposición está contenida la forma de su sentido, pero no su contenido . El signo proposicional consiste en el hecho de que sus elementos, las palabras, se combinen en ella de una manera definida. El signo proposicional es un hecho. La proposición no es una mezcla aforma e inconexa de palabras (tal como el tema musical no es una mezcla de tonos). La proposición es elocuente.

Una proposición sólo puede decir cómo es una cosa, no lo que es. El postulado de la posibilidad de los signos simples es el postulado de la determinabilidad del sentido. Una proposición sobre un complejo está en relación interna a la proposición sobre sus partes constituyentes. Un complejo sólo puede ser dado por su descripción, y esto será ya sea para bien o para mal. La proposición en la que se habla de un complejo, si este no existe, no se vuelve sin sentido, sino simplemente falsa. Que un elemento proposicional significa un complejo puede ser visto a partir de una indeterminación en las proposiciones en las que se produce. Sabemos que todo lo que aún no está determinado por esta proposición. (La notación para la generalidad contiene un prototipo.) La combinación de los símbolos de un complejo en un símbolo simple puede ser expresado por una definición. Hay uno y sólo un análisis completo de la proposición. La proposición expresa lo que expresa de una manera definida y claramente determinable. La proposición es elocuente.

Una expresión es presentada por una variable, cuyos valores son las proposiciones que contengan la expresión. (En el caso límite de las variables se convierten en constantes, la expresión de una proposición.) Una expresión sólo tiene sentido en una proposición. Cada variable puede ser concebida como una variable proposicional.



La determinación de los valores es la variable. La determinación de los valores de la variable se realiza mediante la indicación de las proposiciones cuya marca es la variable común. La determinación es una descripción de estas proposiciones. La determinación se ocupará únicamente de los símbolos, no con su significado. Y sólo esto es esencial para la determinación, que es sólo una descripción de los símbolos y no afirma nada acerca de lo que simboliza. La manera en la que se describen las proposiciones no es esencial. Concibo la propuesta en función de las expresiones contenidas. El signo es la parte del símbolo perceptible por los sentidos .

Para reconocer el símbolo en el signo debemos tener en cuenta el uso significativo. El signo determina una forma lógica única, junto con su aplicación lógica sintáctica. Si un signo no es necesario, entonces no tiene sentido. Ese es el significado de la navaja de Occam. (Si todo en el simbolismo funciona como si un signo tiene significado, entonces tiene sentido.)

Una proposición posee características esenciales y accidentales. Accidentales son las características que se deben a un modo particular de producción del signo proposicional. Esenciales son aquellas que sólo permiten la proposición expresar su sentido.

La totalidad de las proposiciones es el lenguaje. La mayoría de las proposiciones y preguntas no son falsas, pero (sino que) carecen de sentido. No podemos, por tanto, responder a las preguntas de este tipo en absoluto, sino sólo indicar su falta de sentido. Propone implica escoger la pregunta adecuada, encontrar el sentido justo de la cuestión.

El hombre posee la capacidad de construcción de idiomas, en el que todos los sentidos se pueden expresar, sin tener una idea de cómo y qué significa cada palabra - al igual que se habla sin saber cómo se producen los sonidos individuales. La proposición es una imagen de la realidad. La propuesta es un modelo de la realidad. A primera vista, la proposición - tal y como está impreso en papel, por ejemplo - no parece ser una imagen de la realidad que se trata. Pero ni, tampoco, la partitura parece a primera vista ser una pieza musical, ni nuestra escritura fonética (letras) parecen ser una imagen de nuestro lenguaje hablado. Y sin embargo, estos simbolismos llegan a ser imágenes, incluso en el sentido ordinario de la palabra, de lo que representan. Es obvio que percibimos una proposición de la forma como una imagen. Aquí el signo es, obviamente, una semejanza del significado.


El disco, el pensamiento musical, la partitura, las ondas de sonido, todos dependen el uno del otro en esa relación interna pictórica y expresiva que tienen entre el lenguaje y el mundo. Para todos ellos la estructura lógica es común. Es el hecho de que hay una regla general por la que el músico es capaz de leer la sinfonía de la partitura, y que hay una regla por la que se podría reconstruir la sinfonía de la línea del registro musical, y a partir de esto de nuevo - mediante la regla - construir el sonido, aquí reside la similitud interna entre estas cosas que a primera vista parecen ser totalmente diferentes. Y la regla es la ley de la proyección de la sinfonía en el idioma de la banda sonora. Es la regla de la traducción de ese lenguaje en la partitura. Es la posibilidad de que todos los símiles, todas las imágenes de nuestra lengua, se basan en la lógica de la representación.

Esto lo vemos en el hecho de que comprendemos el sentido del signo proposicional. La proposición es una imagen de la realidad, por el estado de cosas presentado por ella entiendo la proposición. Y entiendo la proposición, sin que su sentido haya sido explicado. La proposición muestra su sentido. La propuesta muestra cómo están las cosas, si es verdad. Y dice, qué hacer aunque desconozca porqué ni cómo. Un ejemplo claro es el fuego, sin conocer sus razones ni explicaciones al percibir la imagen conocemos el sentido, quema, esto ha sido ha sido claro desde la prehistoria cuando los primeros seres humanos (y animales) se topan con el fuego.

¿Cuán importante es saber, en el caso de la Laguna Grande, conocer las razones que justifican y explican la luminiscencia para poder entender el momento por el cual atraviesa el fenómeno y los hechos asociados a su existencia como bahía luminiscente..???

Una proposición es la descripción de un hecho. A medida que la descripción de un objeto lo describe por sus propiedades externas, hasta insospechadamente, describe la realidad de sus propiedades internas. Como hemos planteado en el ejemplo del fuego. La proposición construye un mundo con la ayuda de un andamiaje lógico, por lo que realmente se puede ver en la propuesta de todas las funciones lógicas que posee la realidad si es verdad. Uno puede sacar conclusiones incluso de una proposición falsa. Volviendo al ejemplo de fuego de que es el aliento de un dragón o una obra de un dios iracundo o un mago invisible, comoquiera quema.

Entender una proposición significa saber lo que es el caso, si es verdad. (Por lo tanto, se puede entender sin saber si es cierto o no.) Se entiende hasta si uno no entiendes todas sus partes constituyentes. La traducción de un idioma a otro no es un proceso de traducción de cada proposición de la primera en una propuesta de la otra, sino sólo las partes constituyentes de las proposiciones que se traducen.

El significado de los signos simples (las palabras) se deben explicar, si vamos a entender. Por medio de las proposiciones nos explicamos a nosotros mismos. Es esencial que puedan comunicarse nuevos sentidos. La proposición nos comunica un estado de cosas, por lo tanto, debe estar esencialmente relacionada con el estado de cosas. Y la conexión es, de hecho, su imagen lógica. La proposición sólo afirma algo, en la medida en que es una imagen válida.

Un nombre es sinónimo de una cosa, y otro para otra cosa, y están conectados entre sí. Y así todo, como un cuadro viviente, presenta el hecho. La posibilidad de proposiciones se basa en el principio de la representación de objetos por signos. Mi idea fundamental es que las "constantes lógicas" de los hechos no se pueden representar. La proposición es una imagen de la situación sólo en la medida en que es lógicamente articulada. En la proposición deben ser narradas exactamente tantas cosas distinguibles que hay en el estado de cosas, que se representa. Deben poseer la misma multiplicidad lógica (matemática).


La realidad es comparada con la proposición. Las proposiciones pueden ser verdaderas o falsas sólo por la manera que sean imágenes de la realidad. Si no se observa que las proposiciones tienen un sentido independiente de los hechos, uno puede creer fácilmente que lo verdadero y lo falso son dos relaciones entre los signos y las cosas significadas con igualdad de derechos.

Un ejemplo para explicar el concepto de la verdad. Un punto negro en papel blanco, la forma de la mancha puede describirse diciendo de cada punto del plano si es blanco o negro. Pero para ser capaz de decir que un punto es negro o blanco, tengo que saber primero en qué condiciones un punto se denomina blanco o negro. El punto en el que el símil se rompe es este: podemos indicar un punto en el papel, sin saber lo que son blanco y negro, pero una proposición sin sentido no corresponde a nada en absoluto, ya que significa que no hay cosa (valor de verdad), cuyo propiedades se denominan "falso" o "cierto". Cada propuesta debe tener ya un sentido, la afirmación no puede darle un sentido, por lo que afirma es el propio sentido. Y lo mismo con la negación, etc.

Una propuesta presenta la existencia y la no existencia de los hechos. La totalidad de las proposiciones verdaderas es la ciencia. El objeto de la filosofía es la aclaración lógica de los pensamientos. Filosofía no es una teoría, sino una actividad (un verbo, una aproximación inquisitiva, una interrogante siempre implica acciones de responder). Una obra filosófica consiste esencialmente en elucidaciones. El resultado de la filosofía no es una serie de "proposiciones" , sino hacer propuestas claras. La filosofía debe aclarar y delimitar drásticamente los pensamientos que de otro modo son, por así decirlo, opacos, inciertos, difusos y borrosos. La psicología no está más cerca de la filosofía, que cualquier otra ciencia natural. La teoría del conocimiento es la filosofía de la psicología.

La filosofía limita el ámbito disputable de la ciencia. Se debe limitar lo pensable y lo impensable, y debe limitar lo impensable dentro y a través de lo pensable. Todo lo que se puede pensar, se puede pensar con claridad. Todo lo que se puede decir se puede (debe) decir con claridad. Las proposiciones muestran la forma lógica de la realidad. La exhiben, la muestran, la comunican.



Ahora entendemos nuestra sensación de que estamos en posesión de la concepción lógica, claro, si todo está bien en nuestro simbolismo. Se puede hablar, en cierto modo de las propiedades formales de los objetos y hechos, o de las propiedades de la estructura de los hechos, y en el mismo sentido de las relaciones y las relaciones de las estructuras formales. La existencia de una propiedad interna de un posible estado de cosas no es expresado por una proposición, sino que se expresa en la proposición que presenta ese estado de cosas, por una propiedad interna de esa proposición. Sería tan absurdo atribuir una propiedad formal de una propuesta para negarla.

En el sentido en el que hablamos de las propiedades formales, podemos hablar también de conceptos formales. Conceptos formales no pueden, como conceptos propios, ser presentados por una función. Por sus características, las propiedades formales, no son expresadas por las funciones. La expresión de una propiedad formal es una característica de ciertos símbolos.

El signo significa que las características de un concepto formal es, por lo tanto , un rasgo característico de todos los símbolos , cuyos significados caer bajo el concepto.

Por tanto, la expresión del concepto formal es una variable en el que sólo este rasgo característico es constante. Para todas las variables presenta una forma constante, que poseen todos sus valores, y que pueden ser concebidos como una propiedad formal de estos valores. Dondequiera que se utiliza de otra manera, es decir, como un concepto de la palabra, surgen pseudoproposiciones sin sentido.

Conceptos formales se representan en el simbolismo lógico por variables, no por funciones . El concepto formal ya está dado con un objeto. No se puede, por lo tanto, introducir objetos que caen bajo un concepto formal y el concepto formal como ideas primitivas. No se puede, por lo tanto, por ejemplo, introducir el concepto de función y funciones especiales como las ideas primitivas, o el concepto de número y los números definitivos. La pregunta sobre la existencia de un concepto formal no tiene sentido. Ninguna proposición puede responder a esa pregunta.

El sentido de una proposición es su acuerdo o desacuerdo con las posibilidades de la existencia o la no existencia de los hechos. La proposición más simple, la proposición elemental, afirma la existencia de un hecho.

Uno no puede distinguir formas entre sí diciendo que uno tiene esta propiedad, pero el otro tiene otra, porque esto supone que hay un sentido en la afirmación de una de las propiedades de una u otra forma. Aquí desaparece la cuestión disputada.

El sentido de una proposición es su acuerdo o desacuerdo con las posibilidades de la existencia y la no existencia de los hechos. La proposición más simple, la proposición elemental, afirma la existencia de un hecho.

Es obvio que en el análisis de las proposiciones debemos llegar a proposiciones elementales, que consisten en nombres en combinación inmediata.

La pregunta que surge es ¿cómo llegamos a la conexión proposicional...???


Incluso siendo el mundo infinitamente complejo, de modo que cada hecho se compone de un número infinito de hechos, y cada hecho se compone de un número infinito de objetos. La especificación de todas las proposiciones verdaderas primarias describe el mundo completamente. El mundo está completamente descrito por la especificación de todas las proposiciones elementales: cuáles son verdaderas, y cuáles falsas.

Es posible que existan todas las combinaciones de los hechos, y otros que no existen. Estas combinaciones corresponden al mismo número de posibilidades de la verdad y la falsedad de proposiciones elementales. La verdad, las posibilidades de las proposiciones elementales, significan las posibilidades de la existencia y la no existencia de los hechos.


Parece probable, incluso a primera vista, que la introducción de las proposiciones elementales es fundamental para la comprensión de los otros tipos de proposiciones.

De hecho, la comprensión de las proposiciones generales depende de las proposiciones elementales.

(Volvemos a hacer referencia a las implicaciones de la navaja de Ocaam: existiendo varios teoremas sobre un hecho, la verdad suele ser representada en el teorema más simple.)

Los grupos de las condiciones que pertenecen a la verdad, las posibilidades de una serie de proposiciones elementales pueden ser ordenadas en una serie dialéctica. Entre los posibles grupos de condiciones de verdad hay dos casos extremos: En el primer caso, la proposición es verdadera para todas las posibilidades de las proposiciones elementales. Decimos que las condiciones de verdad son tautológicas. En el segundo caso, la proposición es falsa para todas las posibilidades. Las condiciones son contradictorias.
En el primer caso llamamos a la proposición una tautología, en el segundo caso una contradicción.

La proposición es la que revela la verdad que buscamos, la tautología y la contradicción no dicen nada. La tautología es incondicionalmente verdadera, y la contradicción, admisiblemente, nunca cierta: ambas, la tautología y la contradicción existen sin sentido, y sólo tienen validez y valor ulterior en el contexto de una proposición.

Las cosas más importantes están ocultas debido a su simplicidad, cercanía y familiaridad. Tanto en el misterio de esta laguna como en todo en la vida y el mundo, si sabemos la pregunta, si podemos formular la interrogante, sabemos la respuesta aunque desconfiemos de su simpleza y claridad.

Está claro que en la descripción de la forma más general de la proposición sólo lo que es esencial es lo que se puede describir, de lo contrario no sería la forma más general. Que hay una forma general se demuestra por el hecho de que no puede haber una otra proposición cuya forma no se podría haber previsto (es decir construido). La forma general de la proposición es la siguiente: Tal y tal, los hechos, son el caso..."

La voz pausada, perfectamente entendible hasta con el acento indiscutible daba por terminada su oferta, en eso empezaban a brillar tímidamente los primeros destellos luminiscentes contra la yola.

Luego de regreso a la orilla le pregunté a Pechú (uno de los croabeños al que conozco desde mis años escolares): "¿qué te pareció lo que nos dijo el alemán...???"

Tras una breve pausa dijo: "...'Toy de acuerdo.., es como decía mi abuelo, si parece mierda, y apesta, no tienes que haber visto el culo para saber que es mierda..."




NotaEd: 
El arte que ilustra es de René Magritte, los paisajes son fotos de Las Croabas, Fajardo. 
Ludwig Wittgenstein tuvo un papel central, aunque controvertido, en la filosofía analítica del siglo 20. Él sigue influyendo en el pensamiento filosófico actual en temas tan diversos como la lógica y el lenguaje, la percepción y la intención, la ética y la religión, la estética y la cultura. Hay dos etapas comúnmente reconocidos de Wittgenstein de pensamiento- la temprana y la tarde. El primer Wittgenstein se resume en su Tractatus Logico-Philosophicus. Al mostrar la aplicación de la lógica moderna de la metafísica, a través del lenguaje, proporcionó nuevos conocimientos sobre las relaciones entre el mundo, el pensamiento y el lenguaje, y por lo tanto sobre la naturaleza de la filosofía. Es el último Wittgenstein, en su mayoría reconocido en las Investigaciones filosóficas, que dio el paso más revolucionario en la crítica de toda la filosofía tradicional. (Stanford Encyclopedia of Philosophy)
"Nuestra vida es como un sueño. Pero en las mejores horas nos despertamos lo suficiente como para darnos cuenta de que estamos soñando. La mayor parte del tiempo, sin embargo, estamos profundamente dormidos." (Wittgenstein)
"Nada es tan difícil como no engañarse."(Wittgenstein)
René Magritte fue uno de los pintores surrealistas más conocidos y famosos de todos los tiempos, sin embargo, no fue sino hasta cumplidos unos 50 años, cuando finalmente fue capaz de llegar a algún tipo de fama y reconocimiento por su trabajo. Fue extremadamente influyente en la transformación del surrealismo, en un movimiento de arte pop. Gran parte de la obra creada por René Magritte, toma lo cotidiano, los objetos normales, y reorganiza los datos y ubicaciones, y obliga al espectador a tomar una mirada más profunda a lo que estaba delante de ellos, y lo que la imagen realmente representaba.
"Si el sueño es una traducción de despertarse, la vida es también una traducción del sueño." (Magritte)
- ROF/pachi.

1 comentario:

roberto 'pachi' ortiz feliciano dijo...

Debemos insistir que hay instancias en que son más esenciales las preguntas que las respuestas... ante dudas persistentes, ante el valor inconmensurable y la unicidad ("uniqueness") de la bahía luminiscente, existiendo alternativas que no invocan riesgos... declarar el entorno de Laguna Grande un santuario ambiental y por ende desistir de proyectos de impacto es simplemente lógico.
"Despues de muerto, no se puede gozar", canta el Gran Combo para luego en ese mismo son enfrentarnos con la pregunta: "¿y si no reencarno na'..???"
...Sin una teoría racional que explique lo sucedido, los hechos son contundentes, el apagón coincidió con el inicio de las excavaciones y se detuvo, reaparececiendo la luminiscencia, al detenerse la obra, a esto le añades evidencia de presencia de asfalto (asociado a la obra), lo exageradamente cercano de las excavaciones al cuerpo de agua y otros factores. Podemos, sin dudas, exigir el final absoluto de la obra: lo que Dios te da, San Pedro lo tiene que bendecir. Sobreviene la lógica y el sentido común al estado momentáneo de zozobra de la ciencia (llámalo prudencia) además del contexto avallasador del contexto de unicidad ("uniqueness") del fenómeno que tanta importancia exige y demanda: prudencia. Referente a la intervención de la EPA, y cualquier agencia debemos estar claros que la luminiscencia como cosa de hecho es por su rareza y unicidad uno de los procesos naturales menos estudiados y comprendidos dentro de la ciencia ambiental. Podemos suponer que reglamentos y normas existentes no se basan en una comprensión completa y exhaustiva de un fenómeno que por cierto no existe en el resto de la jurisdicción de los Estados Unidos por lo tanto es sospechosa de entrada todo pronunciamiento que asuma esa premisa fundamental de que no saber a ciencia cierta lo que tratan regular.