sábado, 30 de junio de 2007

Re: Inmigración

“No como el gigante descarado de fama griega con brazos victoriosos a horcajadas de tierra a la tierra;
Aquí a nuestras puertas bañadas por el mar y a la puesta del sol estará parada una mujer poderosa con una antorcha, cuya llama es el relámpago encarcelado, y su nombre la madre de exiliados.
De su mano el faro brilla intensamente dando la bienvenido a todo el mundo; sus ojos suaves ordenan al puerto tendido por puentes que dos ciudades enmarcan.
“¡Guarden, tierras antiguas, su pompa legendaria!” grita ella con labios silenciosos. “Denme sus cansados, sus pobres, sus masas agrupadas que anhelan respirar libertad. Los desgraciados rechazados de sus orillas. Envíen estos, los sin hogar, los atormentados a mí, ¡Levanto mi lámpara al lado de la puerta de oro!””
-poesía inscrita en la Estatua de la Libertad.
Compañeros,
el primer registro de esclavitud africana en América Colonial (lo que conocemos como los Estados Unidos) es de un barco holandés que trajo veinte negros registrados y los vendió a la colonia inglesa de Jamestown, Virginia, en 1619 como criados. Entre 1680 y 1786 unos 2,130,000 esclavos negros fueron traídos a las colonias británicas de América, incluyendo las Antillas. Después de la Revolución americana (1775-1783), la población de esclavo explotó, alcanzando aproximadamente 1.1 millones en 1810 y más de 3.9 millones en 1860. Mientras los estimados del número de esclavos traídos a Norteamérica varían y no puede ser declarados como ciertos y exactos, lo conocido es que la población de esclavos en los Estados Unidos se registró como de 4 millones por el Censo del 1860.
totalmente se estima que probablemente 12,000,000 de esclavos fueron víctima de la trata de esclavos, algunos dicen que un número igual, falleció en las incursiones de esclavos africanas y durante su camino a América.
tremenda historia de inmigración…
entre 1820 y 1920, aproximadamente 34 millones de personas inmigraron a los Estados Unidos, tres cuartas partes de ellos quedándose a vivir permanentemente. ¿serán los hijos de ellos los que están en contra de los inmigrantes...? ¿o serán los hijos de los primeros inmigrantes europeos que llegaron a la tierra de las razas indígenas que son las verdaderas etnias originarias?
ante la reciente noticia referente al proyecto fallido de reforma inmigratoria se plantea ante nosotros la necesidad de asumir una posición en lo que respecta a posibles y eventuales problemas de derechos humanos y civiles. Para adelantar dicha discusión he preparado una serie de notas periodísticas e información pertinente que puede ilustrar aspectos contradictorios de la problemática.
adelanto que como creyentes en los derechos fundamentales, primeramente no le debemos negar la existencia del derecho de expresión a los que se oponen a cualquier reforma inmigratoria ni siquiera a los que por razones racistas o discriminatorias rechazan la presencia, llegada o inclusión de extranjeros a Puerto Rico, pero habiendo planteado eso, igualmente debemos ser firmes en exigir consideraciones dignas, justas y razonables en el tratamiento de dichos extranjeros además de proponer audazmente alternativas a las políticas raciales segregacionistas.
una consideración especial se la debemos reservar a la poca visibilidad que ha tenido el tema de la inmigración en el temario puertorriqueño en estos meses que dicho debate ha sido prioritario.
nos debe causar sospechas que un precandidato al puesto de gobernador y que actualmente es comisionado residente en Washington haya mantenido tan bajo perfil en dichas discusiones (por no decir que ha desaparecido de dicha polémica) y específicamente la poca o ninguna mención de parámetros relevantes de la situación en lo que respecta a la situación de los inmigrantes dominicanos a la isla.